miércoles, 8 de enero de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1922, Lo que enseña la muerte de un ser querido 2

Trato de "abrir el corazón" aquí, sin juicio a lo que estoy viendo que emerge dentro de mí, porque no todos los recuerdos en y hacia mis perros son algo lindo, aunque lo que puedo reconocer de ya en mi resistencia y ciertamente "dolor" en enfrentarlos en honestidad conmigo mismo, es que muchos de los recuerdos "negativos" (sino es que la totalidad de ellos), están en su mayor parte relacionados con los momentos en los que yo participé de una emoción como el enojo cuando mis perros no me obedecían, o la indiferencia cuando me pedían que los sacara y yo siempre me decía a mí mismo que estaba muy ocupado para atenderlos; quiero abrir aquí estos puntos, sin temor o pensamiento acerca de lo que se pueda pensar de lo que estoy escribiendo.

Justo unos meses antes de que muriera Luna, emergían pensamientos en los que me veía queriendo que falleciera, no sólo por la enfermedad que ya comenzaba a hacerse presente, sino incluso antes de eso, cuando me sentía "fastidiado" de tener que tomarme esos 30 minutos para salir a dar la vuelta con Luna, y de igual modo, como a manera de "auto castigo" me repetía a mí mismo de que me arrepentiría de ese deseo, porque al final la extrañaría mucho una vez que se fuera; una parte de mí ya no quería verla en la casa, en parte porque me daba mucha tristeza sentir que estaba atrapada entre estas paredes, y de igual modo le decía a mis padres que a la muerte de Luna lo mejor era ya no traer más perros a la casa; es irónico porque justo una semana antes de la muerte de Luna, llegó una perrita de la calle a quien mi hermana estaba buscando un hogar, y si, cómo es evidente, nos hemos quedado con esta nueva perrita; sin embargo, y parte de lo que puedo notar que ahora emerge con la presencia de este nuevo ser en la casa, es que nuevamente quiero crear esta "distancia", lo cual no sólo me ocurre con los animales, de igual modo me ocurre con las personas; como tratando de "no generar un lazo o conexión con ella", y no obstante, a medida que me he acercado más y más a esta perrita que pronto se convertira en un nuevo miembro de esta familia, más comienzo a darme cuenta que es inevitable que "las personas y los seres nos acontezcan, incluso si uno trata de poner un halo de indiferencia y sentirse lejano o esquivo de estas relaciones, incluso la ausencia de dichos seres también influye en uno"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme culpable por desear que Luna falleciera pronto, sobretodo en aquellos días que la veía con su semblante que parecía de alguna manera "triste", yo atribuía esa tristeza a su encierro en la casa, y sobretodo, ante más visitaba las prisiones, más comenzaba a ver reflejado el mismo "sistema carcelero" en mi relación con y hacia las mascotas que como seres humanos llevamos y encerramos en nuestras casas, simplemente porque queremos "esa presencia" allí, pero sin considerar realmente aquello de lo que privamos a esos seres; tal y como cuando uno quiere tener un ave y la encierra en una jaula; y si para nosotros perder la libertad y la posibilidad de ver a nuestros seres cercanos nos duele y nos quiebra, ¿cómo será para un ave perder el cielo, los árboles y la presencia de otras aves?

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que invariablemente si yo deseaba o no la muerte de Luna, eso no iba a evitar que muriera, ya que al final eso es algo completamente inevitable en ella y en todos, de modo que no tiene sentido alguno sentir culpa o juzgarme por dichos pensamientos o sentimientos, ya que de igual modo puedo ver que, aunque desde luego me habría gustado darle una mejor vida a Luna, la verdad es que de igual modo se le dio la mejor vida que pudo dársele, ya que no todos estamos en la posición de tener todo un rancho o de vivir en el campo para poder brindarles a los animales todo ese espacio que de hecho necesitan para su pleno desarrollo y felicidad.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que, apartar a los seres de uno antes de que mueran, en lugar de "ayudarnos a superar más fácilmente el proceso de la muerte", genera todo lo contrario, porque entonces comienzo a recriminarme por todos aquellos momentos en los que no estuve con Luna, en lugar de aprovechar al máximo todos y cada uno de ellos; viviendo y tratando a los demás de la misma forma que necesito tratarme a mí mismo = no dando por sentado los momentos, porque de hecho puede que ya no exista una segunda oportunidad después para hacer aquellas cosas que me repetí a mí mismo que podía hacer o terminar después, como de hecho he llegado ahora a hacerlo también incluso con los mismos proyectos que fueron en un inicio la excusa para no estar con mis seres queridos, porque justamente tenía que "alejarme de ellos" para atender únicamente a dichos proyectos, pero ahora incluso hacia éstos me he visto generando tal resistencia últimamente que, la verdad es que he llegado a uno de esos puntos donde la mayor parte de los días se me puede ir como agua entre los dedos simplemente "evadiéndome" de hacer dichos proyectos y trabajos; es irónico porque, de igual modo puedo notar que este mismo punto es el que ha hecho que últimamente me sienta tan vacío, ya que la pregunta asoma en el interior de mi consciencia sin siquiera tener que ser enunciada: ¿Qué estoy tratando de justificar y de evadir detrás de todos estos pretextos y de todas estas excusas? ¿Qué hay debajo de todos y cada uno de estos momentos en los que me veo evadiéndome? ¿Qué estoy evadiendo más allá de todo eso? ¿Qué puede ser tan aterrador de ver y reconocer en la simpleza de la honestidad conmigo mismo, como para que dentro de mí esté aprovechando todas y cada una de las posibles excusas en mi mente para simplemente NO VER LO QUE HAY ALLÍ?

Luna también suponía un recordatorio de "ese ser" por el cual no me hice responsable, ese ser que yo había traído a esta casa y al cual, con el paso de los años, poco a poco mi hermana menor fue a quien ella comenzó a seguir; Luna siempre dormía conmigo en mi cuarto, y dormía en mi cama a mi lado, así fue por muchos años, hasta la muerte de Rock, una vez que él murió, a los pocos años comenzó a dormir en el cuarto de mi hermana; sólo un par de veces se volvió a dormir en mi cuarto antes de que muriera; puedo ver que, una parte de mí deseaba de igual modo que muriera sólo para poder liberarme de ese compromiso que sentía que me ataba a ella, como si de alguna manera eso me impidiera hacer las cosas que hacía con libertad; sin embargo, aquí la ironía es que jamás dejé de hacer lo que quise, y ella jamás me detuvo de ello; en realidad sólo quería que se fuera de mi consciencia ese sentido de "deuda y obligación". Es gracioso porque, a medida que escribo ésto, uno de los factores que no tomo en cuenta, es lo mucho que este sentido de "militarización" que impuse sobre mi propio cuerpo y rutina, fue lo que me llevó a tener un carácter tan explosivo, con el cual yo mismo terminé haciéndole mucho daño a mis perros, los únicos que siempre habían estado allí para mí; porque al momento de regañarlos, mi forma de gritar... no sólo asustaba a los perros, también asusta a mi familia; yo mismo tomaba la correa y con la misma llegaba a pegarles y a ser sumamente violento, deliberada y excesivamente violento, un verdadero desgraciado... y es que en realidad, lo hacía porque dentro de mí trataba de descargar el enojo que sentía por los abusos que yo de igual modo padecía de las personas en mi entorno, el único problema es que me desquité con quienes no lo merecían.

Por eso mis perros fueron y son unos maestros para mí, porque tuvieron paciencia como nadie para enseñarme lo que nadie más podría haber enseñado con el mismo amor; al llegar a Desteni fue que cambié radicalmente estas prácticas, y mi consideración hacia ellos cambió completamente, también presté servicio en un albergue para perros, en parte admito que tratando de enmendar lo que hice inspirado sólo por la culpa, pero después esa práctica comenzó a convertirse en un ejercicio de consciencia, que me servía de recordatorio para ver los límites de lo que a veces somos capaces de hacer como humanos. Todo provocado por la misma rabia, la misma indiferencia, el mismo odio y rencor hacia nosotros mismos que simplemente proyectamos y toleramos en los demás, sólo porque nos falta el coraje para tomar ese paso que hace falta para nosotros parar el abuso que permitimos de afuera hacia adentro, y con ello poder parar aquel que entonces viene desde dentro hacia afuera, el cual desafortunadamente sale una vez que estamos en casa con nuestros seres queridos.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo dejar de juzgarme y sentir culpa por y hacia los errores que cometí en el pasado con Luna y Rock, por mi inmadurez y desconsideración, lo cual fue de hecho parte de lo que tanto Luna como Rock me mostraron acerca de mí mismo, y cómo empezar a tener esa consideración, no sólo hacia ellos, sino hacia los demás.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo desquitar mi enojo y mi rabia con mis seres queridos, en lugar de detenerme a contemplar esta, y ver lo que mi enojo me enseña de mí mismo en honestidad conmigo mismo, qué me dice acerca de la impotencia que siento frente a ciertos momentos en el que me siento el más insignificante y pequeño de todos, momento que me pega de manera tan brutal que entonces juego el papel opuesto y trato de parecer "dominante y autoritativo" sólo para no tener que verme en honestidad conmigo mismo y, armarme de valor para cambiar aquello que ya no estoy dispuesto a aceptar ni permitir en el abuso de y hacia mí o de otros hacia mí, y tratando de hacerlo sin que en el proceso lastime a mis seres queridos.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme culpable por aquellos momentos en el pasado en el que estallé con y hacia Rock o Luna, sin ver y darme cuenta de que, la forma de honrar lo que hicieron y trajeron en mí, es comprometiéndome a no volver a realizar o participar de dichas reacciones o de semejantes reacciones

Continúo en el próximo post