jueves, 14 de febrero de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1160, Mi relación con el dinero 18

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo ver y reconocer en honestidad conmigo mismo que he aceptado que el dinero pueda comprar y pagar absolutamente todo en este mundo, incluyendo, pero no limitado a mi seguridad, confianza, estabilidad, plenitud sexual, etc., al grado que le he dado y otorgado en mi mente este poder sin cuestionarlo en lo absoluto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo colocar el dinero en separación de mí mismo al juzgarlo como bueno o malo, basado en mis creencias, ideales y valores que he puesto entorno y alrededor de éste

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definir el poder en y como el dinero y por consecuente me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo querer obtener dinero para entonces tener poder sobre mi propia vida y mi propia existencia, sin darme cuenta de cómo en esta relación le he dado al dinero todo el poder y control sobre mí, para que me dirija y así yo obedecer el flujo del mismo, obedeciendo a mi carencia y temor a no tener dinero cuando este haga falta

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo desear y querer dinero para entonces tener control y poder de mi vida, así como sobre la vida de otros seres humanos, tal y como en mi sueño, donde aparecían mujeres a las cuales podría pagarles para satisfacer mis deseos y fantasías, donde entonces el dinero está por encima de la vida y puede comprar la vida misma

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que he colocado al dinero por encima de la vida y por consecuente he creído y creado la creencia de que el dinero puede comprar la vida, sin ver que de hecho en la aceptación y permiso de cada ser humano al temor de y hacia el dinero, el dinero es literalmente Dios en este mundo

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que el Dinero es Dios en este mundo y que le he dado a éste el valor y poder sobre la existencia para comprarla, destruirla y moldearla a las necesidades del sistema mismo, para que el dinero nunca deje de existir, donde yo mismo he aceptado mi participación y permiso en el uso de materiales y productos que son dañinos para el ambiente con tal de sacar adelante mi trabajo, sólo para mantener el flujo del dinero andando

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que el único acto de amor posible con el dinero, es si este se da de manera incondicional para todos los seres humanos, puesto que esto sería un verdadero acto de Dios cuidando de la vida y no del sistema

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo negar e ignorar deliberadamente que he querido usar y acaparar el dinero para satisfacción de mis propios intereses, constituyendo así uno de los actos de maldad pura más comunes que de hecho se realizan y ejecutan a diario por cada ser humano dentro de este mundo, lo cual me hace igualmente responsable por toda la destrucción y la maldad que toma lugar dentro del mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar el dinero como algo malo cuando en realidad no es el dinero en sí mismo el que causa las atrocidades sino que somos todos y cada uno de nosotros en nuestra aceptación y permiso al valor que se ha colocado sobre éste, y la forma en que entonces dentro de mí mismo y dentro e cada ser humano se justifican las acciones y excusas que destruyen la vida y a nosotros mismos con tal de tener éste para satisfacer y cumplir las ideas, creencias, deseos y fantasías que hemos creado en nuestra mente acerca de la vida según los ideales del sistema

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que ni siquiera la espiritualidad se encuentra libre del uso y abuso del dinero, puesto que todos buscamos ser "el líder", "el shaman", "el maestro", "el gurú", "el ascendido" que en realidad profesa la misma ley de la atracción entorno al dinero para poder conseguirlo y obtenerlo a nuestra propia necesidad y satisfacción, sin ver que en realidad sólo alimentamos el mismo sistema que mantiene la pirámide y a todos los "maestros" en la cima de la misma definida primordial y principalmente por el dinero, donde sin importar lo que uno diga o haga, el dinero siempre hablará primero y hablará más fuerte que todas las voces, y este siempre se posicionará en aquel con derecho a dirigir a las ovejas en dirección al dinero

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer que mi deseo de convertirme en "hombre de medicina", no fue otra cosa más que mi deseo de tomar control y poder sobre otros seres humanos, para manipularlos y dirigirlos a mis intereses a fin de convertirme en uno de los miles de maestros y profetas y gurús que siguen el mismo principio de y entorno al dinero, en este sentido, puedo ver y darme cuenta de cómo perder el dinero en este momento de mi vida, ha sido de hecho una gran forma de apoyo para hacerme ver mi abuso y participación dentro de dicha creencia

Me comprometo conmigo mismo a promover el sistema del BIG (Basic Income Granted/Ingreso Básico Otorgado) hasta ver su implementación realizada y ejecutada plenamente dentro del mundo en igualdad

Me comprometo conmigo mismo a explorar y cambiar todas las ideas, creencias y acciones en las que me vea a mí mismo usando el dinero para de hecho comenzar a cambiar de ya mi participación dentro del mismo hasta que pueda de hecho deconstruir todas las formas de abuso que haya formado en y hacia el mismo

Me comprometo conmigo mismo a parar mi participación dentro de los sistemas espirituales de cualquier índole, pues no garantizan una forma de vida que de hecho sea la mejor para todos en igualdad

Me comprometo conmigo mismo a deconstruir la mente espiritual, hasta de hecho encontrar todos los puntos en los cuales me he separado a mí mismo de mi propio poder, incluyendo el sistema y religión de y hacia el dinero