miércoles, 25 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1929,

Uno de los puntos más curiosos que han emergido durante mi estancia aquí en Panamá con otros Destonians, es la resistencia a aplicar perdón a uno mismo en voz alta frente a ellos... (lo cual he empezado a trabajar de manera práctica en y a lo largo de este día) es irónico porque, en las primeras fases del proceso, hablaría el perdón a uno mismo en voz alta, pero poco a poco me silencié a mí mismo debido a las reacciones de las personas en mi entorno, ya sabes, algunas veces al hablarlo en voz alta las personas (en especial las más cercanas) harían comentarios o como que incluso se burlarían de ello viendome y poniendo cara de: "¿qué le pasa a este fanático religioso?" Y a partir de ver esas reacciones en las personas me conté a mí mismo la historia de que "no podía hacerlo en público" porque de esa manera podía prevenir esas reacciones de las personas, y del mismo modo fue que dejé de compartir y de hablar acerca de Desteni.

Y es que en parte también puedo ver cómo en cierta forma necesitaba llegar a ese punto en mi vida en el que tenía que dejar de "hablar del proceso" y de tratar de hacer que otros lo vivieran y que otros cambiaran para empezar a vivirlo. Aunque muchas veces en lugar de hablar de algún punto en particular que estuviera viviendo en realción al proceso directamente, terminaría haciendo una completa perifrasis valiéndome de filósofos, psicólgos, etc., para hablar de ello, y así fue que comencé a "teorizar mi proceso" y a hacer de éste como si fuera una suerte de "estructura escolar", lo cual en cierta forma estuvo cool durante el proceso educativo porque lo hizo muy divertido lol.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir vergüenza de que otros Destonians me escuchen hablando perdón a uno mismo en voz alta, lo cual en realidad me refleja en la honestidad conmigo mismo que mi resistencia no es en sí al hecho de que ellos me estén escuchando, sino que yo he cargado esta resistencia en sí a hablar en voz alta el perdón a uno mismo y escucharme en mi perdón, para enfrentarme a mí mismo en mis palabras, evaluando simplemente cómo se sienten al hablarlas y qué tan genuinas son en realidad al momento de expresarlas. Para ir ajustando mi ser y la totalidad de este en linea con la honestidad con uno mismo, el sentido común en consideración de toda la vida en igualdad. 

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a escucharme a mí mismo incondicionalmente, sin juicios mentales que vengan del pasado o que proyecten hacia el futuro, simplemente veo y evaluo en honestidad conmigo mismo mis palabras, y siento al hablarlas si estoy siendo genuino en éstas, si me estoy llevando a donde quiero llegar dentro de mí con éstas, porque definitivamente necesito ir adentro y sacar toda la basura que aún se encuentre allí

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar mi propio perdón a uno mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que si me juzgo a mí mismo por la forma en que aplico, escribo o me expreso, voy a conseguir que este "sea mejor", cuando en realidad lo único que estoy haciendo es condicionando más y más mi propia expresión para volverla a una idea de la mente

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo creer que mis juicios acerca de otras personas e incluso de mí mismo son válidos, sin ver y darme cuenta en honestidad conmigo mismo que esa "validez" que le doy a los juicios proviene únicamente de mi participación dentro de los mismos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar mi actual posición dentro de mi proceso, como si pudiera decir realmente "estoy en este punto y me falta este otro para terminar", donde entonces el juicio de igual modo es alimentado por la ansiedad y la urgencia de "llegar a algún punto allá" donde nuevamente trato de levantar una imagen de mí mismo, lo cual ciertamente jamás ha sido parte de este proceso y dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo temer dejar ir de lo que aparentemente he venido a construir como la idea e imagen de "quién yo soy", creyendo que eso es lo valioso

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que al juzgarme a mí mismo me "prevengo" de arrepentirme de una determinada acción o palabra, sólo porque al momento de sentir "culpa", me estoy "arrepintiendo" y por lo tanto "puedo simplemente dejar ir este punto porque ya aprendí mi lección", sin ver y reconocer en honestidad conmigo mismo que no he parado los juicios, no he parado esos pensamientos en mi mente, donde la verdad es que lo único que hace falta para detenerlos es hacer exactamente lo mismo que los colocó allí en primer lugar = dejar de convencerme a mí mismo de que son ciertos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgarme a mí mismo con estas ideas de que "no tengo lo necesario para cambiar mi mente" cuando en realidad ese es el pretexto más absurdo en el que uno puede participar, es decir, es sólo un pensamiento jajaja, un pensamiento que puede cambiar en un instante si sólo cambio mi decisión acerca de cómo vivo mi propia vida y cómo me veo a mí mismo

Continuo en el próximo post