martes, 20 de agosto de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1899, Cambiando mis creencias acerca del dinero

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que, siempre tuve muchos celos de las personas que, desde niños aprendieron a hacer negocios y a hacer dinero, mientras yo me justificaba cada vez que escuchaba una de estas historias o que incluso conocía personalmente a una de estas personas, de que yo no era tan bueno haciendo dinero porque no tenía la misma facilidad, ya fuera para relacionarme, para moverme, para hacer negocios, es decir: prácticamente cualquier pretexto porque la verdad es que, no tuve la necesidad de salir a buscarlo, porque afortunadamente crecí en una familia que pudo proveerme más de lo necesario para poder estar bien, y aunque en efecto comencé a trabajar desde niño, siempre entendí el trabajo bajo el mismo esquema en el que lo aprendí de mi familia, porque mi padre iba a una empresa y trabajaba todo el día hasta recibir su pago, y fue entonces que entendí o mejor dicho, aprendí que el dinero tiene que venir de un jefe, y que sólo puede recibirse teniendo un salario, entrando a un empleo.

Lo irónico es que, por muchos años también he mantenido esta creencia de que el trabajo bien hecho, es el trabajo duro, difícil, pesado y agotador por el cual uno recibe apenas un pequeño e insignificante salario mientras que, al ver como las personas que tenían o que ganaban mucho dinero no se "esforzaban o trabajaban tanto o tan duro", me parecía algo injusto, y siempre vi a las personas que hacían mucho dinero como personas egoístas o avaras, cuando en realidad, yo jamás aprendí, ni quise aprender otras formas de hacer dinero porque ¿Cómo iba a dejar mi zona tan cómoda en la que me encontraba sentado? ¿Cómo iba a dejar de hacer el mismo proceso que mis padres me habían enseñado y por el que tanto había tenido que ir día tras día a la escuela, creyendo que sólo haciendo una carrera y entrando a una buena empresa y subiendo a alguna dirección muy muy alta, se podía ganar bien?

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que deliberadamente yo tomé esa decisión de no aprender otras formas de hacer dinero, porque ni siquiera me atrevía a reconocer que yo mismo buscaba esas justificaciones para tenerlas presentes como el discurso que repetía una y otra vez para decir "por qué no soy tan bueno para hacer dinero", porque simple y sencillamente quería seguir viviendo a costa de mi familia, de las comodidades que había conocido; y puedo darme cuenta de cómo ahora, en este punto de mi vida que necesito salir y hacer más que un salario mínimo, no puedo, no sé hacerlo, porque no quería pensar que ese apoyo que recibía de mi familia pudiera irse en algún momento, y sin embargo, allí estaba la advertencia de mis padres todo el tiempo "No vas a poder contar siempre con nosotros", pero la ignoré, porque me parecía tan distante.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo justificar mis limitaciones diciendo "yo no tengo esa habilidad, no sé hacerlo, no soy tan bueno relacionándome o comunicándome con la gente, soy mejor haciendo simplemente el trabajo y dejando que otros se encarguen de administrar todo", en lugar de moverme a mí mismo para aprender esa habilidad que me faltaba

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que, aún cuando hacía servicio comunitario, trabajo de activismo "sin lucrar", todas esas experiencias costaban y requerían dinero, sin embargo, quería creer que "porque no estoy usando dinero, eso hace que esta labor sea BUENA, o que no esté MANCHADA por el lucro y el dinero", donde entonces el "dinero" es algo malo que debía alejar de mí, cuando en realidad yo no habría podido realizar dicha labor de no haber contado con la estructura y el apoyo de mi familia que tenía; salir a ayudar a las personas o los animales, siempre eran lujos que no supe medir, y por eso llegué a la conclusión tan "rápida y aventurada" de que no se necesitaba dinero para poder ayudar, sólo buenas intenciones e iniciativa, cuando de haber sido así, es decir, realizar dichas labores sin dinero, jamás habría podido salir a ayudar

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que las personas ricas o que tienen mucho dinero, son personas avaras o egoístas, porque "manejan dinero y el dinero es malo", sin cuestionar en realidad de dónde venía esta idea mía de que el dinero es algo "malo", ya que en realidad me sentía esclavizado en la escuela, y después en los diferentes trabajos que tuve a lo largo de mi vida, donde día con día estaba obligado a hacer y repetir algo que detestaba para poder tener las cosas que de verdad quería, y entonces veía y escuchaba de como las personas mataban por dinero, robaban por dinero, y hacer todo por conseguirlo, pero si uno conseguía mucho dinero muy rápido "ENTONCES NO ERA HONESTO" porque aparentemente sólo los que roban y quitan a los demás pueden tener o conseguir tanto dinero, y como el trabajo "humilde" tiene que ser jodido y aprisionante

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo ser íntimo conmigo mismo en mi relación con y hacia el dinero.

Me comprometo conmigo mismo a quebrantar todas mis creencias y mitos que he formado alrededor del dinero, para entonces asistirme y apoyarme a mí mismo a emplearlo y moverlo como lo que es, una herramienta