martes, 13 de agosto de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1897, Me siento perdido

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme perdido en medio de una decisión que no quiero tomar o enfrentar, pero que, en realidad sé que tengo que hacerlo y, ciertamente ha llegado un punto en el que, no puedo seguir postergando esta decisión.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que si me aferro lo suficiente a este punto de poder vivir del Arte, voy a poder llegar a alguna parte, cuando tal vez en realidad, lo único que estoy haciendo es huir, seguir huyendo y huyendo como lo he hecho toda mi vida; porque el motivo por el cual pasaba hora tras hora del día dibujando durante mi infancia, era porque no quería enfrentar, ni hacer nada de este mundo que me obligara a "participar e interactuar" con las personas, con sus ideas, así como cualesquiera de las cosas de este sistema; el arte era en cierta forma "fácil y no" porque podía justificar que "no tenía que tomar en consideración al resto del mundo para poder hacer lo que se me diera la gana"; como si allí hubiese encontrado un punto de "libertad de expresión"; sin embargo, desde luego que esto era sólo una ilusión, porque al final tenía que forzarme a mí mismo a dibujar cosas que a la gente le gustara, cosas que me permitieran seguir con este eterno cuento de "el artista", por eso es que fue fácil y no; pero de igual modo, fue y ha sido gracias al arte que aprendí a conectar con las personas de manera diferente, comencé a conectar con el mundo, porque el mundo fue en sí mismo "el origen de toda referencia a mi entendimiento de la realidad en mi pretensión por representarla de alguna manera".

Me encuentro en una lucha en este momento, por aferrarme a la oportunidad que presentan esta serie de puertas que se han abierto, y que ciertamente representan o fungen como otra "promesa" por alcanzar este ideal que tanto he estado persiguiendo = poder vivir del arte y, al hacer ésto, poder cumplir con otras metas; pero la sola apertura de estas puertas implican un compromiso de mi parte que, me obliga a dedicarme única y exclusivamente a éste, y desde luego mi mayor temor es que, al final esas puertas sean sólo un nuevo callejón sin salida, para descubrir al final que lo único que hice fue perder mi tiempo y mi dinero en algo que, al final no va a dejar nada más que un profundo vacío entre cada instante de mi vida en el que me haya visto a mí mismo tomando una y otra vez la misma decisión creyendo estúpidamente que algún día esto me llevaría a algo, pero ¿qué es aquello a lo que he querido que me lleve el arte? A mi liberación o a mi perpetuo ciclo de evasión?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que es estúpido tratar de vivir del arte, cuando en realidad cada oficio en este mundo es un arte en sí mismo que se domina con la práctica; porque yo no era bueno dibujando al inicio, me volví bueno haciéndolo; y en realidad puedo ver mientras escribo ésto que, parte de mi depresión se debe al hecho de que en realidad me siento atrapado en un oficio que amo y detesto hacer, porque desde luego que ha sido tanto lo que siento que me ha dado, en cada momento de mi vida, que siempre parece ser la única cosa que puede sacarme adelante cuando todo lo demás falla, pero me siento obligado de igual modo a hacerlo, porque en realidad no he desarrollado mis habilidades en ninguna otra cosa.

Y es aquí la decisión que debo de tomar: En unos días me confirmarán sobre la posibilidad de tomar un trabajo fuera de la ciudad; y va a implicar que yo cierre de tajo estos proyectos y oportunidades que se han abierto, tanto para entrar a la Academia de San Carlos a hacer una maestría en ilustración (trabajando precisamente en este transcurso de tiempo para alcanzar una beca que me permita costear el proyecto), como la oportunidad de exponer el trabajo en galerías que me permitan vender la obra (aunque no me interesa propiamente este mundo, poder vender algo de obra, para mí implica un ingreso económico que me permitiría seguir abriendo más y nuevas puertas) y por último seguir adelante con el proyecto del negocio de los tatuajes, el cual funge como otro proyecto para poder eventualmente llegar de igual modo a vivir de ello.

Continuo en otro post