lunes, 8 de julio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1887, Soy más que aquello que creo conocer de mí mismo



Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que cualquier historia que haya creado en mi mente con y hacia otra persona en este mundo y realidad, no es de hecho real, pues aunque yo tengo una percepción de mí mismo, cada persona tiene de igual modo una percepción de mí, y al final ambas percepciones son completamente limitadas, al estar definidas en y por el conocimiento de aquello que he creído que tengo que construir sobre mí mismo para poder ser aceptado y reconocido por otros; hay cosas que yo puedo ver de mí mismo que otros no, hay cosas que no conozco de mí mismo que otros si, hay cosas que ni yo, ni los demás pueden ver acerca de mí, lo cual en realidad es una gran noticia, porque esto quiere decir que hay mucho más de mí que simplemente aquello que he creído conocer de mí mismo, y mientras escribo esto, puedo darme cuenta de cómo puedo pasar tanto tiempo hablando del pasado, aún tratando de definirme dentro de éste, y aunque otras personas me lo decían, la verdad es que no me detenía a escucharlas, es decir no prestaba atención de sus palabras cuando me decían ésto, y es que puedo ver todas estas luchas que he proyectado en mi mente con y hacia otras personas, donde me veo a mí mismo gritándoles o insultándolas por algo que aparentemente me dijeron o me hicieron, donde entonces yo recuerdo esos momentos y al mantenerlos presentes, esos momentos se convierten en la "excusa" con la que me mantengo a mí mismo huyendo de la responsabilidad que tanto el otro como yo generamos en y cómo ese momento y es en realidad fascinante porque en realidad cuando pienso en resolver un problema, no pienso en resolverlo de modo en el que pueda encontrar una solución que sea lo mejor para todos, sino que lo hago tratando de "ganar" la mejor posición, donde puedo sentirme a gusto con la imagen que veo de mí mismo para no tener que cambiar nada de mí, es el otro el que se equivoco, y entonces yo soy "superior", lo cual es completamente contradictorio porque al despojarme a mí mismo de la oportunidad de entender la totalidad del problema, reconociendo mi responsabilidad plenamente en honestidad conmigo mismo, encuentro una manera más abarcadora del problema en el cual yo formo parte de las variables que lo constituyen en mi sola participación del momento mismo, lo cual entonces me permite encontrar la mejor solución, no sólo para ese problema, sino para cualquier problema futuro al dotarme a mí mismo de las herramientas para caminar en y a través del o los puntos que emergen en mí y que me llevan a participar de eso.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que si la relación conmigo mismo no cambia, la calidad y desarrollo con las relaciones en mi entorno jamás cambiará y jamás se desarrollará, pues yo me encuentro siendo el principal punto de limitación al definirme a mí mismo con y en base a las ideas que me he aceptado y permitido a mí mismo a que existan tanto dentro como fuera de mí.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme de acuerdo a mis experiencias del pasado, que si bien han venido a conformar muchas de las cosas que hoy integran "el carácter" también es cierto que, puedo ver cómo en esta idea de mí mismo, yo soy quien le da valor a ciertos momentos más que a otros, yo soy el que trae en sus conversaciones con los demás las cosas que considera "importantes", y cuando hablo de mí mismo, lo que pongo en mis palabras para "presentarme y mostrarme ante los demás en y como una determinada imagen" es por consecuente la definición y la estructura de la relación que existe dentro de mí conmigo mismo, la cual ahora me veo proyectando hacia afuera en mi intento por justificar y validar "quien yo soy" ante los demás

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer en honestidad conmigo mismo, lo mucho que hablo de mis problemas, de mis experiencias negativas y de las cosas "malas que pasan en la existencia", para hacer de mí una víctima ante todo ello, donde entonces utilizo de pretexto el contexto actual que nos encontramos viviendo para no cambiar y tomar responsabilidad por mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo hablar de mis problemas y mi pasado con otras personas de manera continua y constante, sin darme cuenta cómo yo mismo he estado reafirmando la idea de que "yo soy lo que he sufrido", que si bien es cierto que estas experiencias me han ayudado a formar carácter y a volverme consciente de algunas cosas, esto no quiere decir en lo absoluto que eso sea lo único de mí, ni quiere decir que eso es todo lo que soy porque aparentemente es lo "más interesante e importante de mí", cuando en realidad soy yo quien ha puesto su interés en esas ideas, experiencias, creencias acerca de que: "las vidas que valen la pena verse, son como los dramas de series, películas, etc.", donde sólo la catástrofe es lo que "llama la atención y lo que vende", y puedo ver como he estado vendiéndome a través de estas ideas, por no decir literalmente prostituyéndome por estas ideas; y es irónico cuando comienzo a ver a mis propias experiencias de depresión o tristeza y me encuentro con esta pared que dice "no hay nada más y esto es todo lo que soy", cuando en realidad no he enfocado mi atención más que en un insignificante porcentaje de todo lo que soy; porque si, en efecto también me encuentro conformado por mi pasado, pero no soy únicamente esos momentos, los cuales en realidad suelen ser mucho menos que los buenos momentos o los momentos en los que aparentemente NO OCURRE NADA, y es que es aquí donde nuevamente me veo a mí mismo esperando por alcanzar algo, por ser algo, por convertirme en algo y esencialmente alcanzar nuevamente esta experiencia donde he creído que el destino intervendrá de alguna manera y llegará ese momento en el que TODO tendrá sentido, cuando ciertamente no es así en lo absoluto = YO TENGO QUE DARME SENTIDO A MÍ MISMO, a cada una de mis acciones, y aunque claro que puedo ir al pasado a tratar de encontrar y figurar sentido de esos momentos en los que me veía "esperando a que ocurriera algo en mi vida", la realidad es que de nueva cuenta me estaría aferrando a mi pasado para tratar de encontrar "un pretexto a quien soy o quien puedo llegar a ser", sin embargo, ahora que veo y reconozco esto en honestidad conmigo mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme de acuerdo a los problemas y traumas que he vivido en el pasado, al grado en el que, cuando hablo con las personas les comparto lo que he sufrido como si eso fuera lo único y más importante que he hecho y que haré, cuando en realidad esos traumas no son ni siquiera una "creación" mía, es decir lo son en términos de mi participación dentro de dichas experiencias de abuso que acepté y permití a lo largo de mi vida, así como la definición que me di a mí mismo dentro de estas experiencias, pero no fueron algo a que yo manifestara conscientemente, de modo que ¿por qué seguir hablando de ellos y adentrándome de nuevo en ese pasado si puedo darme cuenta de que lo único que estoy haciendo es alimentar de nuevo las definiciones que he impuesto sobre mí mismo como - Es que yo soy un artista que ha tenido una vida difícil" - cuando la realidad detrás de ello es que puedo ver esta obsesión por mi propio drama, para perpetuar eternamente esta historia acerca de "quien yo soy" que no es otra cosa excepto una excusa para no manifestar y traer aquí a la expresión mi máximo potencial como lo que en verdad puedo llegar a ser, porque eso implica literalmente hacerme responsable por mí mismo; implica dejar de utilizar el pasado como excusa para buscarme a mí mismo en estas experiencias que he definido como "importantes", porque siempre las reacciones de las personas al escucharme era, en muchos casos, el deseo de reconfortarme, y puedo ver mientras escribo ésto, que eso es precisamente lo que buscaba: "Ser reconfortado", ser "mimado y apapachado (como decimos en México)"


En y cuando me vea a mí mismo indagando en el pasado a ver momentos en los que haya tenido experiencias ya sean positivas o negativas, tomo un respiro, y observo en esos momentos ¿qué es lo que esas memorias están diciendo de mí mismo? Y cómo a partir de lo que veo que he creado de mí mismo en estas definiciones, puedo cambiarme a mí mismo y redefinirme a mí mismo en una forma que salga de esas limitaciones para poder traer al mundo la mejor versión de mí mismo

Me comprometo conmigo mismo a moverme y empujarme a mí mismo en las conversaciones con otras personas a traer la mejor expresión de mí mismo,