lunes, 29 de julio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1894

Poco a poco me he ido reintegrando a los círculos de personas y actividades que deje atrás, de igual modo se han abierto nuevas puertas y nuevas posibilidades que me encuentro explorando; creo que aún es pronto para poder decir a dónde me llevará ésto, sin embargo, en estos días, desde que comencé este proceso de conciliación tanto dentro como fuera de mí con aquellas personas y grupos de los que me separé en su momento, he podido notar que los pensamientos y más especificamente la culpa, remordimiento, juicios y, como que todo el desbarajuste y carga emocional que había puesto en esos momentos, de pronto perdió como que esa fuerza que yo mismo le había dado; es irónico porque, cuando me pongo a pensar sobre lo mucho que estos puntos en su momento representaron un "pretexto" lo suficientemente importante para alejarme completamente, apenas al instante siguiente de encontrarme con dichas personas, todas las "imaginaciones, pensamiento e ideas" que había proyectado acerca de dichos puntos quedaron completamente invalidados, lo cual en realidad creo que expone con bastante nitidez "la importancia" que de verdad tenían esos pretextos que decidí mantener en mi mente para mantenerme alejado y aislado de los demás...

Y no obstante, cuando pienso acerca de la cantidad de veneno que yo mismo he tragado dentro de dichos pensamientos, y en todo el dolor, así como todos esos momentos de frustración generados acerca de dichos momentos, simplemente parece absurdo lo mucho que, a lo largo de mi vida creí y cree esta destrucción dentro de mí mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo confiar en las imaginaciones y pensamientos que se presentaban en mi mente alrededor de dichos grupos o individuos, donde incluso y curiosamente las interpretaciones que se desprendían acerca de "cómo ellos" habían sido los "responsables" de que yo me sintiera de tal o cual forma, no habían sido más que eso = interpretaciones que yo mismo había creado.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo colocar el peso, valor e importancia en las experiencias energéticas emocionales y sentimentales, sobre las cuales actué y tomé la decisión de alejarme de otras personas en lugar de acercarme con dichas personas y resolver de manera práctica y real cualesquiera de esas diferencias, dudas e interpretaciones que estaban emergiendo en mi mente

Me comprometo conmigo mismo a hacerle frente a las situaciones, momentos y personas a las cuales me vea dándoles interpretaciones en mi mente en lugar de dirigirme y moverme a mí mismo eficientemente en el momento para aclarar y resolver lo necesario en lugar de dejarme ir y participar en las interpretaciones de mi mente

Creía tener claridad suficiente para caminar así el resto de mi vida, pero aún cuando tuviera claridad acerca de una o dos cosas en un determinado momento, eso no significa que ese momento de claridad con respecto de lo que tenía que hacer garantizaría que siempre tendré claridad en todo momento por el resto de mi vida; es allí donde reside el punto de mi participación en la arrogancia, al creer que ya tenía y sabía todo lo necesario rechazando todo y cualquier cosa que pudiera ser brindada por las personas en mi entorno, de las cuales deliberadamente me aparté creyendo saber más que ellos, creyendo estar en el espectro correcto del camino por así decirlo

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer en honestidad conmigo mismo que no tengo claridad acerca de tantas cosas, sin embargo al hacerme creer a mí mismo que "ya veo y conozco suficiente", entonces deposito mi confianza en ese "conocimiento e información" y yo mismo me cierro las puertas ante toda posibilidad de seguir creciendo, de seguir expandiendo, de seguir viendo y comprendiendo más allá de los esquemas que asumí como los únicos correctos, porque por mucho que tomara una acción determinada en un momento con cierta claridad, eso no quiere decir que la situación y las condiciones que forman la misma no vayan a cambiar en el futuro, de hecho mientras escribo ésto, me doy cuenta de lo arrogante que fui al asumir que las palabras del shaman "quiero ver cuanto duras" implicaban: "quiero ver cuanto aguantas sin Ayahuasca", cuando en realidad y, bajo este espectro, puedo ver que de igual modo esa respuesta que me dio reflejaba de igual modo esa condición que yo había puesto sobre mí mismo al encerrarme en esta idea de que "no necesito de nada, ni de nadie y puedo aislarme y vivir así el resto de mi vida" cuando nada de eso es en forma alguna real o práctico, sino incluso un abuso hacia mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tomarme personales las palabras del shaman, cuando me dijo "quiero ver cuanto duras" donde entonces fui yo quien no tomó ese punto de consideración en honestidad consigo mismo para ver más allá de lo que sólo quería ver

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo crear esta separación y enemistad con el shaman, sin ver y darme cuenta que, la guerra que estaba proyectando hacia él, era no más que la guerra que no me había dado a mí mismo el coraje de enfrentar dentro de mí en honestidad conmigo mismo

sábado, 27 de julio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1893, Enfrentando los viejos caminos 3

Creo que es increíble cómo la negación de aquello que tratamos de apartar de nuestra mente, indica justo el lugar al cual habremos de volver para enfrentar aquello que es necesario para cumplir con el compromiso que hayamos decidido y las preguntas que hayamos formulado.

Durante el transcurso de todo el día no puede hacer otra cosa excepto pensar en aquel momento en el que volvería a entrar al Inipi; así que me llevé conmigo una libreta para colocar frente a mí en cualquier oportunidad que encontrara durante el día los pensamientos y resistencias que se estaban manifestando dentro de mí, una de ellas como el enojo por ejemplo; tenía pensamientos en mi mente o mejor dicho, recuerdos de los pensamientos que solían circundar mi mente poco antes de tomar la decisión de retirarme del Inipi y del círculo de los Indios; una de estas imágenes consistía de mí destruyendo y quebrando el Inipi por completo, lo cual irónicamente hicimos todos juntos al mismo tiempo, pero como parte de una ceremonia que pretendía destruir lo que fuera que se estuviera trabajando en ese momento; es decir esa era la esencia misma del todo simbólico en estas ceremonias, procesos sumamente enriquecedores que nos ayudan a caminar los procesos del duelo, la sanación y, ciertamente reabren y despiertan la curiosidad por el "gran misterio" que es la vida.

Recuerdo que tenía imágenes en las que me veía a mí mismo agrediendo física y emocionalmente a los miembros del Inipi; imágenes que curiosamente sólo emergían tras haber ocurrido alguna situación que me hubiese mostrado algo de mí que me estuviera negando a ver, pero lo verdaderamente fascinante fue esto: Que una vez que reconocí ese enojo como el hecho de que me estaba evadiendo a mí mismo proyectando la responsabilidad por las acciones y las palabras en separación de mí; decidí aferrarme de cualquier excusa y pretexto para simplemente irme - una de estas excusas fue: "Es que no están de acuerdo con Desteni (ese era el pensamiento)", pero la verdad es que mucha gente no está, ni ha estado de acuerdo completamente con todo lo que soy o lo que vivo o lo que camino, pero eso no quiere decir que tenga que aislarme del mundo entero, porque al final, sólo hay una forma en la que podremos realmente lograr el objetivo último de este proceso = reencontrar nuestro reflejo en cada ser, en cada cosa y unirnos como uno e iguales para dar a otros lo mismo que nos gustaría recibir y eso implica y sencillamente que TENEMOS QUE ESTAR JUNTOS, TENEMOS QUE COLABORAR TODOS Y APOYARNOS INCONDICIONALMENTE. ¿Utópico? Es posible dependiendo la percepción, pero es también sentido común; unos podrán decir que es temor a aceptar el sufrimiento que rodea y se encuentra implícito en la vida, y que gracias a éste podemos apreciar las cosas más significativas de ella, y claro, pero hay dolor que puede prevenirse y además de ser innecesario, es nuestra responsabilidad cambiarlo y detenerlo, pues somos nosotros el origen y causa misma de su existencia.

Comencé a escribir perdón a uno mismo por estos pensamientos que emergían:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo imaginar que romía y quemaba el Inipi entero como un acto de "venganza", porque en realidad temía reconocer que "eso era lo que yo sentía cuando era confrontado conmigo mismo, sentía que me habían roto en mis cimientos, sin darme cuenta que esos cimientos que se estaban quebrando eran justo aquellas cosas que han sido implantadas a lo largo de mi vida por el sistema educativo, mis padres, la manipulación mediática, la propia ilusión y auto engaño de otras personas que, de igual modo adopté para escapar a mis propias mentiras cuando temía dar la cara a la realidad (lo cual esencialmente se volvió todo el tiempo)", sin embargo, en lugar de ver que = es la naturaleza misma del proceso pasar por la destrucción para empezar la creación y que todos y cada uno de los que nos encontrábamos allí eran de igual modo confrontados consigo mismos, yo decidí tomarme "personales" las palabras o las percepciones de otras personas, sin ver en honestidad conmigo mismo que incluso si ellos no estaban de acuerdo con Desteni ¿por qué no en lugar de huir de ellos, reconocí que incluso yo mismo estaba dudando de la eficiencia de mi propio proceso, y no porque el proceso de Desteni en sí mismo fuera el problema, sino porque simple y sencillamente yo no me estaba permitiendo a mí mismo dedicarme y entregarme de lleno al proceso hasta levantarme como un ejemplo de vida de la calidad, importancia y trascendencia de este proceso? ¿por qué busqué la forma de justificar y culpar a otros de sus acciones diciéndome a mí mismo que ellos son los que tienen que cambiar, en lugar de reconocer que yo puedo tomar ese punto de acción y cambio por mí mismo para levantarme en total integridad, aprendiendo a caminar a la par de las circunstancias que es y conforman la vida misma, de la cual sin importar si se anda por el camino rojo de los Indios o el camino de Desteni, todos estamos en el mismo barco? Simple y sencillamente porque no quería tener que hacer ese proceso yo mismo, ya que culpar al otro es como esperar que sea el otro el que haga el cambio hasta que yo esté "cómodo" y pueda seguir siendo y viviendo de la forma en que vivo, sin ver que en realidad lo que he hecho es dar las cosas por sentado, como las condiciones en las cuales puedo simplemente "ser deshonesto conmigo mismo" y aprovecharme de cierta circunstancia para no enfrentar aquello de lo que tanto estoy huyendo, porque al esperar y dar por sentado que esa excusa simplemente cubra la totalidad del problema, niego y me privo del potencial creador en mi vida y se lo delego a alguien más que podrá simplemente hacer lo que le venga en gana, porque yo habré soltado ese control y permitido que cualquiera lo asuma y me dirija a su antojo, por esta sola razón, puedo ver que soy de igual modo responsable por la existencia de la Elite que controla este mundo y el abuso que se ha ejercido sobre el mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que sólo existe un camino correcto, cuando en realidad todo cuanto pueda encontrar en esta vida supone una herramienta en sí para poder llegar al resultado; pues de todo cuanto existe en esta existencia puedo formar la pregunta ¿Quien soy yo en este momento? Y en dicho momento, puedo encontrar la puerta de y hacia mí mismo que me permitirá continuar encontrando más y nuevas cosas acerca de mí, todas perfectibles en y como la expresión incondicional de vida que soy, como el universo conociéndose a sí mismo a través de mí y de cada uno de nosotros.

En y cuando me vea a mí mismo dudando de mí mismo, de mi camino o mis principios, respiro y aterrizo el momento en mi escritura y analizo punto por punto en honestidad conmigo mismo y sentido común, si dicho momento o dicho punto puede y constituye un apoyo real para mí o un punto de fuga y deshonestidad, contraponiéndolo con los principios de la Unicidad y la Igualdad

Me comprometo conmigo mismo a parar mi participación en el aislamiento, para de hecho integrarme de vuelta a la vida e interacción con las personas y los grupos que dejé atrás, en los cuales encontré herramientas que pueden de hecho servirme de apoyo para mi proceso de perfeccionamiento en la expresión que soy de vida


jueves, 25 de julio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1892, Enfrentando los viejos caminos 2

Continuando con la publicación: https://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2019/07/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-1891.html

El día Martes en la noche he ido a hablar con uno de los miembros del círculo sagrado, comenté y compartí abiertamente todos los motivos que me llevaron a distanciarme del grupo; sentía un gran temor a medida que las palabras salían de mi boca, pues no sabía que "reacción" podría esperar de su parte; incluso llegué a imaginar diversos escenarios en los que simplemente se encontraba reunido todo el círculo y cada uno comenzaba a dictaminar su veredicto sobre la posibilidad o el rechazo absoluto de mi retorno; sin embargo y muy al contrario de lo que me imaginé, la persona con quien me encontré, me recibió entre brazos como un hermano, me dio la bienvenida a su casa y a considerar ésta de igual modo mi casa, había algunos invitados presentes, así que tuve que esperar unos minutos antes de que se fueran para poder hablar a solas con él.

Y uno a uno comencé a explicar los motivos de mi separación: Mi distanciamiento del grupo, las reacciones que tuve de mi parte hacia situaciones que no tenían que ver personalmente con cualesquiera de las personas dentro del grupo, mi conflicto por y hacia el camino de las medicinas sagradas, en términos de cómo me encontré a mí mismo justificando su uso simplemente para ir en busca de una experiencia en lugar de determinarme y moverme a mí mismo para hacer el trabajo que esperaba que cualesquiera de esas substancias hiciera por mí. Para mi sorpresa esta persona lejos de tener cualesquiera de las reacciones y situaciones que esperaba, me dijo: "La vida es hermosa, nadie dijo que fuera a ser fácil, este camino no es nada sencillo y todos estamos en el mismo bote, yo he estado en situaciones que provocaron mi distanciamiento muchas veces de las personas; es sólo una perspectiva, otra es que soy el Universo conociéndose a sí mismo; somos familia hermano; del camino no se puede huir, una vez que uno hace un compromiso, la vida nos pondrá en una posición donde nos obligará a cumplir ese compromiso hasta sus últimas consecuencias, la vida es un regalo, por mucho que tenga sus infiernos, es una oportunidad de estar aquí"

Al día siguiente me reuní de igual modo con los Indios Americanos, grupo que dejé hace 3 años, le conté brevemente algunas de las cosas que motivaron mi retorno, como el hecho de que, de pronto me encontré aquí sentado preguntándome ¿cómo fue que llegué a este punto de mi vida? Y descubriéndome a mí mismo como el único responsable de todo cuanto había creado en la misma, al tiempo que proyectaba la responsabilidad en otros para justificar la separación que de igual modo he estado aceptando en mí mismo.

El líder y su esposa me extendieron un abrazo y una cálida bienvenida; no tengo forma de describir lo que ese momento significó para mí, pues en mi mente había creado de igual modo tantos escenarios en el que se desprendían tantos resentimientos, aunque curiosamente cuando revisitaba las memorias encontrándome con ellos, jamás podía encontrar un "conflicto" per se, sino simplemente una reacción energética emocional mía hacia algo que ellos decían y que yo percibía como un ataque directo hacia mí, la mayoría de las memorias eran en realidad bastante gratas, pero estaba abocándome tanto a querer recordar únicamente las cosas que justificaban que "ya no participara" dentro de dicho grupo que al final, y como lo he hecho a lo largo de toda mi vida con todas mis relaciones, simplemente dejé ir todas y cada una de ellas, porque estaba tan avergonzado de mí mismo acerca de las cosas que me estaban mostrando de mí mismo y que me encontraba tan negado de resolverlas y responder a esas preguntas que dejé abiertas en mi interior, que toda mi vida he estado huyendo de estas situaciones, de estas personas, y me mantenía apartado afirmando y repitiendo para mí mismo "estos razonamientos" en los que me decía por qué yo estoy bien y los demás están mal, pero ¿era realmente cierto que aquellos motivos eran los correctos, o dicho de otra forma, que yo estaba en el espectro correcto mientras que los demás estaban mal? ¿o era simplemente que, al estar lejos de todos, podía repetir y confirmar para mí mismo aquellas mentiras que me estaba contando a mí mismo sin que nadie me contradijera, sin que me atreviera a replantearme si no será acaso que yo soy el que se encuentra equivocado? Porque puedo poner como pretexto que "ellos son los que están equivocados por X o Y porque ellos piensan o creen ésto y aquello", cuando en realidad jamás me he detenido a considerar el contexto y la profundidad desde la cual puede venir enraizada una determinada idea, porque al final la creencia puede ser lo que sea, pero lo que hay más allá de ella, lo que queda más allá de ésta, eso es lo fascinante

¿Por qué volví a estos círculos (lo cual no significa en lo absoluto que yo ahora deje mi responsabilidad por este proceso, sino al contrario, convertir estos caminos en un complemento el uno del otro para hacer de mí mismo la mejor versión posible)? Por la gente, justamente me preguntaba mi buddy al compartirle sobre este conflicto interno que llevaba dentro:

"Ok so list for me one reason you would say yes to go to the ceremony, but dig deep. See what it is, to spend all your money on it"

"En el momento que me fui, no tenía un sólo motivo para permanecer, todo el apoyo que necesito para aclarar las cosas para mí ya lo tengo en Desteni, el dinero al final lo utilicé para comprar mejor equipo para tatuar, me hice de materiales y de cosas prácticas para mi trabajo. Sin embargo, en este momento, volvería a una ceremonia para conectar nuevamente con la gente de ese círculo, quienes ciertamente me apoyaron para emprender cosas que no me atrevía a hacer, porque sentía su apoyo, su presencia y también para enfrentar mi temor de compartir nuevamente ese espacio junto a las personas a quienes ahora temo dar la cara. Quiero ir con claridad sobre mis pasos, no ya "pidiendo ayuda", parandome firme por aquello que vivo, sin por ello crear dependencia a la medicina. Ha pasado un año desde la última vez que tomé Ayahuasca. Y me he movido para probarme a mí mismo que puedo hacer las cosas sin depender o necesitar de una fuente externa para dicha claridad, pues todo cuanto necesito para hacerle frente a mi mente, al sistema y a la vida misma, ya está en mí. No iría por claridad, iría por la gente, por el espacio, por la convivencia con ellos. Es decir, no iría "buscando obtener claridad" pues claridad ya la tengo. Lo que quiero es dar la cara y trascender este temor de hacerme responsable por aquellas cosas que temo que otras personas vean de mí, hacerme responsable por aquellas cosas que la gente me muestra de mí que no quiero ver de mí mismo y por lo cual huyo a mis razones y mis pretextos cuando me niego a ver la verdad sobre mí. Quiero cambiar para hacer de mí un mejor ser humano y para eso tengo que caminar a través de aquellas cosas que ni siquiera me atrevo a ver, a escuchar o considerar de otras personas. La soledad no me gusta, jamás me ha gustado, sin embargo la he preferido sólo por el temor y la cobardía a verme a mí mismo, huyo de mí al huir de otros. Quiero poder pararme cada día frente al espejo y estar orgulloso de quien soy"

"Then go as that. If you want to of course. It is about who you are and going and that clarity, you give yourself permission and know yourself so you must decide and stand by the decision"



Hoy me reuniré con los Indios en un Inipi, pues ahora me corresponde hablar frente al grupo y de igual modo enfrentar ese momento. Continúo en el próximo post

Mi jornada hacia la Vida, Día 1892, Child sexual abuse



Unfortunately, I am able to show you places just like this in Mexico city also, and almost in every state. Mexico is the country #1 in Child sexual abuse, 3 of every 10 children is raped every hour...

There are things that are happening here in Mexico far worse than this, and I mean this video shows literally nothing in comparison that are very very very worse than this; the police finds bodies of recently born babies, from 5 to 8 months babies dumped like garbage in the border between Guatemala and Mexico, with a very particular pattern in all of them. Each one of them had SEMEN in the STOMACH; many people use and abuse the instinct to breast feed of the babies to make oral sex to man, the cost for "the use of the babies" goes from 500 hundred mexican pesos, and the entire life of the baby 10 thousand mexican pesos

If you are not familiar with the work the journalist called "Lydia Cacho" I suggest you to get in touch with the investigation that she has been doing and exposing around the child sexual labor in Mexico, she found that a lot of people on the top political spheres were actually the very responsible and directors of the entire market of child sexual labor, and now, due to her investigation she has been forced to leave the country do to the threats that she received by the criminal groups and the very government...



Please help us to stop this bullshit, this is an iniciative that we are pushing here in Mexico to change this https://chn.ge/2CPP8Rj

This is also our Facebook page - Ley Clara - Infancia Protegida

https://www.facebook.com/Ley-clara-Infancia-protegida-429940771097079/


martes, 23 de julio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1891, Enfrentando los viejos caminos 1

Estaba por no escribir el día de hoy, y aunque en mi mente trato de justificarme diciendo que "el problema es que no tengo mucha idea de que escribir", la verdad es que hay un sinnúmero de puntos que puedo abrir y sin embargo me veo escapando de ellos, es decir de abrirlos aquí para mí.

Por ejemplo, estaba leyendo este blog: 139 Inferioridad - Superioridad y Drogas y tal como menciona y comparte Carlos en su proceso, yo de igual manera me encuentro transitando por esta relación de superioridad e inferioridad con respecto a las drogas, donde por ejemplo veo cómo en mi relación con las drogas para "hacerme sentir superior" y hacerme creer a mí mismo que soy "bueno y correcto", traté de apartarme completamente tanto de las substancias como de los círculos de las personas con quienes realizaba el consumo de estas substancias, y como aparentemente he creado esta "separación" entonces "yo ya no formo parte de ese mundo", yo ya he "trascendido" mi relación con ese mundo, porque he creado esta distancia; sin embargo, en mi mente literalmente cree una "guerra" contra las personas de ese círculo, y prácticamente he creado este rechazo hacia todo cuanto vi, aprendí y conocí de mí mismo dentro de dichas experiencias, llevándome a este punto en el que, siento que he creado un "hueco" dentro de mí, un vacío que ni siquiera me he dado la oportunidad de voltear a ver, porque al apartar de mi vista todo cuanto existió y en todo cuanto EXISTÍ, ME ACEPTE Y PERMITÍ SER.

Ahora, lo curioso es que yo mismo me he puesto estas "trampas" en y hacia mí mismo, en las que me he forzado a mí mismo a negar los deseos que continúan emergiendo dentro de mí y de mi mente, es decir desde luego que decir NO y poner ese ALTO en los momentos que emerge el deseo es importante, sin embargo, el simplemente ver al deseo como algo malo en lugar de cuestionar el origen y los momentos en los que emerge el deseo de consumir alguna de estas substancias, no va a hacer otra cosa más que dejar ese hueco que, literalmente en su momento creí que estaba siendo "llenado" por las drogas, pero es que no se trata de la substancia en sí, sino de aquello por lo cual estoy recurriendo a estas substancias, tal y como cuando uno proyecta un juicio hacia otra persona = jamás se trata de la otra persona, ni es realmente "hacia el otro ese juicio", sino que ese rechazo que en realidad estoy llevando fuera de mí, existe de igual modo en y hacia mí como la imagen de aquello que no he aceptado plena y completamente en la expresión de quien yo soy.

Porque aquí lo interesante de esta visión, es que en realidad, lo que no quiero ver es que siempre me encuentro apartando a todas las personas y a todos los grupos y a todas las cosas que alguna vez han llegado a mi vida siempre que decido culparlas por esas cosas que me muestran de mí mismo aquello que jamás me atrevo a reconocer en mí mismo; si la paso mal o si me va mal en la vida, culpa esas 2 o 3 cosas de aquellas personas, de aquellas ideas y proyectos, a los cuales siempre he buscado una excusa o un pretexto para escapar de ellos; incluso cuando escribo aquí, me excusa y mi pretexto para alejarme de la escritura es que "alguien me está viendo". ¡Carajo, como si mi vida fuera tan importante como para que otros no estén más empeñados viviendo las suyas! Porque ciertamente, puedo pasar todo el día imaginando los escenarios más estúpidos sobre "lo que podrían llegar a pensar de mí las personas si hago esto o aquello", y nada de ésto ocurrirá realmente, la mayoría de las personas pasa el 90% del tiempo imaginando cosas que jamás van a ocurrir, y la mayor parte de esas imaginaciones es siempre en y alrededor de la idea de nosotros mismos que queremos proyectar hacia el mundo; pasamos también buena parte de ese tiempo imaginando que tal o cual persona nos odia, cuando en realidad ni siquiera piensa en nosotros, como de hecho de igual modo nosotros no pensamos en ellos, porque estamos ocupados haciendo otras cosas, o porque no son las personas más relevantes en nuestro mundo en este preciso momento. ¡TODOS LO HACEMOS! Ese es el delirio de nuestra esclavitud ilusoria, una prisión que siempre tiene las puertas abiertas por las cuales podemos salir, pero simplemente decidimos permanecer prisioneros. 

Hace un par de años, cuando dejé de participar tan activa y decididamente como lo hice en un inicio; lo cual siempre fue para mí ese momento del más decidido compromiso a hacer un cambio en mi vida porque había encontrado un grupo de gente con quienes quería estar y de quienes quería aprender porque para mí simplemente tiene y seguirá teniendo sentido cada palabra que dicen, y aún cuando sé que pueda no tener sentido en el momento que lo escucho, siempre ha demostrado permanecer de pie por sus palabras a lo largo del tiempo; me alejé sólo porque decidí permanecer sujeto a literalmente un berrinche que hice por salir en búsqueda de mi propia experiencia, es decir, de ir y deliberadamente ser deshonesto conmigo mismo y con las personas en mi entorno, justificándolo en y bajo "razonamientos" que, sinceramente al volverlos a encontrar y repasar ahora, no son más que mi justificación para hacerme permanecer a mí mismo como la víctima de cualquiera de estas excusas y pretextos que me he dicho a mí mismo que son "válidos" ahora porque aparentemente lo fueron en su momento, para no tener que tomar responsabilidad y dirección de mi vida.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que cuando pienso en volver a las drogas es un "pensamiento negativo que tengo que apartar", sin ver que en realidad, esto mismo me pasa con muchas otras cosas en mi vida dentro de mis relaciones con las personas a quienes a veces recuerdo con una experiencia energética de "afecto", y las tengo presentes constantemente como una droga, hasta puedo masturbarme recordando viejas parejas, pero al final si vuelvo a buscarlas, sólo lo hago porque quiero ir en busca de esa "energía" y al darme cuenta de que sólo voy en búsqueda de esta energía y veo "lo deshonesto que soy", me siento culpable y entonces vuelvo a pensar en esas cosas negativas acerca de la persona y lo utilizo como pretexto para mantenerme lejos de ellas y no llegar a acuerdos con dicha persona, o al menos conmigo mismo en el perdón a uno mismo, sobre todas aquellas cosas que decidí deliberadamente no ver y no enfrentar de mí mismo en su momento con dichas personas o en dichas circunstancias, sólo porque decidí que mis "ideas" eran lo suficientemente correctas o mejor dicho, que sonaban lo suficientemente "bien", para permanecer en ellas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que sólo porque las "drogas son drogas" y son algo "malo" está bien apartarlas, sólo porque otras personas también lo ven como algo malo, donde entonces trato de ser como este grupo que ve las drogas como algo malo porque de igual modo las usan como medio para culpar y proyectar la responsabilidad en separación de sí mismos, pero por ejemplo cuando me paro del lado opuesto y consumo cualquiera de estas substancias, entonces ahora pertenezco al otro grupo de personas que dicen que las drogas están mal, pero aún así las utilizo a escondidas, o si consumo drogas y lo digo abiertamente, entonces pertenezco al grupo de personas que consume drogas y cree que el resto de las personas que no las consume son quienes están mal porque son a quienes el sistema manipula en verdad (cuando en realidad nos tiene bien manipulados a todos y cada uno de nosotros LOLOLOLOLOLOLOL).

Me comprometo conmigo mismo a enfrentar mi relación en y hacia todas aquellas relaciones, personas, grupos y cosas de las que me haya deliberadamente alejado para entender dónde y cómo es que me he separado de esas personas al no querer ver y aceptar esas cosas de mí que de hecho me estaban mostrando acerca de mí mismo

sábado, 20 de julio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1890, Un amigo intenta suicidarse

Debo decir antes de empezar a escribir que, ciertamente me caga la sensación de sentirme observado al escribir, me caga sentir que las porquerías de mi mente quedarán expuestas ante el mundo que se creerá con el jodido derecho de juzgar y criticar todo cuanto puedan leer de mis palabras, 

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir que "me caga sentirme observado", cuando en realidad lo que estoy diciendo detrás de ello, es que me veo a mí mismo "escribiendo y haciendo esto para los demás", lo cual de hecho implica que "no estoy haciendo ésto por mí mismo en este momento, sino que me siento "acorralado" en y por mi propio deseo de atención y aceptación que en realidad busco dentro de las publicaciones que escribo; lo cual deviene a su vez de mi deseo de "ser reconocido", porque aparentemente una vez que me encuentre en dicha posición siendo reconocido y aceptado y querido, etc., podré encontrarme de alguna manera en "control" de estos pensamientos de preocupación acerca de "lo que podría decir o juzgar la gente al respecto

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que yo me he vuelto a mí mismo un esclavo de mi propio deseo de ser aceptado y reconocido, porque al mismo tiempo me veo y siento "prisionero" de estos pensamientos de preocupación acerca de los juicios y críticas de otras personas acerca de lo que digo y lo que escribo, en lugar de ver en simple sentido común que si camino en y a través del miedo que está generando esta preocupación de "ser rechazado" o "no ser aceptado", el deseo de literalmente "controlar las opiniones de otras personas" acerca de mí se esfuman al instante, tal y como de hecho he podido ver en ocasiones dentro de mí que, puedo permanecer inmutado ante estas "ideas y opiniones", donde literalmente la expresión "me vale madres lo que piensen" ha constituido el eje de liberación más eficiente del punto en si

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber querido controlar los pensamientos y opiniones de otras personas acerca de mí, proyectando una imagen en la cual tengo que invertir tiempo, atención, energía y básicamente la oportunidad que tengo aquí de ser y expresarme como vida, sólo para poder tener control de este punto..., dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer en honestidad conmigo mismo que no tengo y jamás tendré el control de lo que pueda existir dentro de las personas, puesto que en realidad nadie controla y domina al 100 por ciento lo que ocurre dentro de ellos, así como la mente consciente, subconsciente e inconsciente, de modo que ¿para qué perder siquiera el tiempo dedicando alguna forma de atención a esta imagen? Desde luego es importante mantenerse alineado con el sistema, eso lo reconozco en honestidad conmigo mismo por el simple sentido común que implica el ver y reconocer que existimos dentro de este sistema mundial en el cual hay que sobrevivir de acuerdo a "las reglas del juego", no obstante, de igual modo puedo ver que nada de esa imagen que presento ante los demás tiene que "definirme" en forma alguna, donde incluso se puede llegar al grado de tener reacciones emocionales por y acerca de la apariencia física y juicios hacia la ropa que uno usa, lo cual es en realidad absurdo puesto que, la ropa sirve a un propósito específico, la presencia y expresión física que soy en este mundo es lo que es, y aunque es perfectible, sólo puede ser perfectible dentro del contexto de su propia expresión única en la existencia.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo condicionar mis palabras a una imagen, donde incluso el hablar de una cierta forma para parecer "muy intelectual", es y forma parte de la idea misma creada en y alrededor de la imagen y dentro de esto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme a mí mismo en y como una personalidad intelectual ante los demás, porque aparentemente esa clase de imagen inspira "temor y respeto", lo cual sirve simple y sencillamente para continuar ocultando el temor de ser juzgado y criticado por otras personas, y en esencia para controlar sus opiniones acerca de mí, sin ver en honestidad conmigo mismo que, al colocarme en dicha definición y personalidad "intelectual" yo mismo estoy creando esta prisión para mí mismo que me separa de la vida y de la oportunidad de ser aquí y de expresarme aquí incondicionalmente; pues lo irónico es que la mente no está separada de mí, yo estoy participando en ella y me he convertido en ella y soy literalmente mi propia mente, junto con todos sus abusos, sus perversiones y sus facetas "oscuras" que deliberadamente me veo ocultando de las personas para no tener que enfrentarme a mí mismo en mi propia mierda, ya que en realidad el propósito mismo de mostrarme como alguien "bueno" y contrario a esa parte oscura y negativa, es simple y sencillamente por esta tacañearía de perseguir la clase de "experiencias" que aparentemente promete el sistema a todos aquellos que eligen obedecerlo, porque ciertamente uno elige ser esclavo pese a tener la puerta abierta 24/7 para hacer ese cambio que uno necesita

Me comprometo conmigo mismo a hacer del espacio de escritura una expresión incondicional donde puedo abrir todo cuanto existe en mí sin tapujos y sin imagen que enarbole o fomente una imagen que sólo me hace permanecer atrapado dentro del conflicto de los sistemas de consciencia mental.

Y ahora si, voy a abrir el punto que realmente quería traer en este post.

Hace un par de días, una persona cercana me mandó una nota de voz expresando su hartazgo por la vida, por su familia, por todas las situaciones que le rodeaban y básicamente su intención de suicidarse, aunque no sólo habló de ello, es decir literalmente se rajó el brazo de codo a palma con una navaja; sin embargo, aunque en otro momento habría reaccionado emocionalmente ya fuera llorando, enojándome (lo cual irónicamente incluso en aquellos momentos en los que emergían dichas reacciones cuando otras personas intentaron hacer lo mismo, podía ver detrás de dichas experiencias que sólo se trataba de una experiencia de chantaje y de manipulación tanto de mí hacia ellos, como de ellos hacia mí) o también crearía empezaría a comprometerme en ayudar a estas personas a salir adelante y a estar allí para ellos cuando así lo requirieran (lo cual en realidad no tiene nada de malo, de hecho incluso en esta ocasión no dejé de abrir la puerta y ofrecer apoyo, pero ya sabes ¿de qué sirve medio acabarse la vida tratando de salvar a una persona que esencialmente no tiene la menor intención de apoyarse a sí misma? Y vale madres si eres el mejor psicólogo, el mejor shaman o lo que sea, no puedes salvar a quien no quiere, ni tiene la menor intención de dar el primer paso a su "rehabilitación") y en esta ocasión permanecí simplemente sentado escuchando las que parecían ser "las últimas palabras de esta persona" (quien recibió intervención a tiempo por parte de la policía y paramédicos) simple y sencillamente permanecí tranquilo e incluso hasta algo indiferente en aquel momento.

Curiosamente podía ver de igual modo cómo en mi mente yo mismo estaba tratando de forzarme a "sentirme culpable" por no sentir algo en ese momento, porque aparentemente sentir ese miedo de perder a alguien es la "prueba de que se les ama o la definición de lealtad y amistad" o algo así, pero incluso a medida que escuchaba las palabras de esta persona y me mantenía mandándole un mensaje tras otro pidiéndole que me permitiera ir en su búsqueda y hablar para encontrar una solución, con cada mensaje que enviaba, y que de hecho me forzaba a seguir enviando porque otra parte de mí simplemente quería cerrar la puerta y decir "Sabes qué? Es tu decisión, es tu problema y ya que ni siquiera a ti te importa tu propia vida, por favor no me vuelvas a buscar y no me hagas ya perder mi tiempo"

Irónicamente me causó mas "shock" el ver estos pensamientos en los que me veía esperando que ese momento fuese de verdad el pretexto y excusa última para cortar definitivamente toda comunicación con dicha persona, como si su ausencia y partida representaran una suerte de "alivio" a ya no tener que "escuchar ni dialogar más con dicha persona". Y es que en realidad no es la primera vez que esta persona intenta algo así, ni han sido pocas las conversaciones en las que, de mil y un formas traté de encontrar ese punto en el cual pudiera "convencerla de hacer un cambio y de que el cambio en sí mismo es posible". 

Al ver a este momento en el que, ya no me dejaba "ser movido" tan fácilmente por la idea misma de "el suicidio" de esta persona, comencé a ver de igual modo dentro de mí cómo en su momento, cuando esta idea parecía "tener algún peso" en mi vida, podía fácilmente en esta manipulación, porque esencialmente yo mismo ya me estaba manipulando con esta idea, y ahora al ver a esta persona intentando hacerlo y ver que no me movía en lo absoluto, me dio incluso esta suerte de "claridad" con respecto de lo mucho que he estado de hecho trabajando en mí mismo para ver en el suicidio no más que un pretexto cobarde para no enfrentar lo que de hecho existe en uno mismo, porque invariablemente de las circunstancias, siempre se puede apelar a una solución, siempre se puede hacer un cambio, radical y doloroso a veces, desde luego, pero siempre se puede encontrar una solución

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que debería de "sentirme triste" al escuchar a esta persona decir que iba a suicidarse, cuando en realidad puedo ver que "esa tristeza" es el mismo chantaje emocional que yo trataba de hacerme a mí mismo y a las personas en mi entorno para entregarme al drama y hacerme la víctima dentro de mis propias justificaciones, las cuales curiosamente ya no estoy dispuesto a tolerar ni en mí mismo, ni en los demás, porque si hay algo que de verdad me molesta en mí mismo a estas alturas, es verme poniendo pretextos pendejos para cosas que sé y veo en honestidad conmigo mismo que tienen solución, y que la solución suele ser de lo más simple y sencillo que uno puede imaginar; hay cosas que no se pueden hacer prácticamente en este mundo, al menos no sólo, pero ni siquiera eso significa que, con un trabajo bien enfocado y canalizado no pueda modificarse y es por ésto que

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que soy "malo o un culero o insensible" por no "sentirme mal por esta persona", cuando en realidad simplemente quiero lo mejor para esta persona, y al ver que sus acciones no conducían ni pretendían lo mejor para sí misma, simplemente "no participé de su drama y su berrinche"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que el no sentir nada hacia el suicidio ya, significa que debo serle completamente indiferente, cuando en realidad, simple y sencillamente puedo seguir ofreciendo el apoyo, sin embargo la diferencia es que ahora veo y entiendo que yo sólo puedo llegar hasta cierto punto, porque es la otra persona quien tiene que cruzar la puerta.

Me comprometo conmigo mismo a ya no participar del chantaje y el drama que es el suicidio tanto dentro como fuera de mí y dentro de ésto

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que me vea a mí mismo participando en forma alguna de estas ideas o involucrándome con estas ideas, respiro y veo en honestidad conmigo mismo qué es aquello que siento y creo que no tiene solución, enfrento las excusas que me esté poniendo a mí mismo para hacer el trabajo necesario y de este modo me libero a mí mismo de cualquier pretexto para entonces conducirme a hacer el cambio necesario tanto dentro como fuera de mí

miércoles, 17 de julio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1889, Mi temor a tener hijos

Siempre que pienso o medito sobre la posibilidad de tener hijos, llego a imaginar cómo sería, me imagino trabajando desde casa para poder ponerle toda la atención necesaria y suficiente a ese ser humano, cuya responsabilidad por su educación, desarrollo y crecimiento, recaería primordialmente sobre mí y sobre la que fuera en su momento mi pareja; me imagino practicando algún arte marcial y realizando múltiples actividades de todo tipo; y claro, esa es la parte bonita, también imagino (y lo estoy viviendo ciertamente con el niño que ahora es mi alumno lol) los problemas, los desvelos, la paciencia necesaria para poder dirigir sus pasos y, desde luego, no desconsiderar esta posibilidad de que, no necesariamente se encuentre del todo convencido/convencida de que lo que le enseñe y comparta, será lo que querrá para sí o su vida, porque yo lo hice al rechazar buena parte de las ideas que mis padres compartieron conmigo y me mostraron, y sólo muchos años después estoy retomando sólo algunas cosas que de verdad considero genuinamente prácticas de las cosas que he tomado y aprendido de mi familia.

Me da miedo que mi hijo/hija, no tome o no aplique las herramientas de Desteni por ejemplo, aunque de igual modo, mientras escribo ésto, considero que mucho dependerá de mí en este sentido, es decir en que yo mismo sea eficiente al vivir las herramientas momento a momento, respiro a respiro, para volverme así una referencia real que pueda tomar como ejemplo en todo momento, porque ya sabes, el cambio se nota, la dedicación y disciplina también. Siento miedo y vergüenza de ver tantos patrones mentales aún asentados en mí, viéndome aún tan lejos de ser y expresar vida en y como uno mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de que mi hijo/hija, no tome o no acepte el proceso de Desteni, sin ver que en realidad invariablemente de si mi hijo/hija decide o no caminar este proceso con las herramientas de la Unicidad y la Igualdad, yo debo permanecer siempre como un ejemplo de vida, que si bien puede no ser tomado inicialmente, la referencia siempre estará aquí, el apoyo siempre estará aquí, las perspectivas y el conocimiento que pueda ofrecer siempre estará aquí para la consideración necesaria y suficiente del mismo, y quien sabe, dentro de y durante dicho proceso, es posible que incluso yo sea quien termine aprendiendo más y nuevas formas de vivir y expresar mi propio proceso, como de hecho lo he venido aprendiendo al dar clases a niños pequeños.

Y es que a medida que pienso más en cada detalle y en la profundidad sobre este punto, veo aun tantas carencias por mi parte (desde luego carencias que pueden enfrentarse y corregirse, pero ya sabes, carencias en este punto de mi vida que, de tener o ver un hijo en puerta, ciertamente creo que me llevarían con facilidad a poner el grito en el cielo lol) sobretodo vienen primordialmente las limitaciones económicas y es que claro que sería genial leerle a ese ser humano todos los días y ponerle el 100% de mi dedicación, sin embargo, esto sería bajo el supuesto de que pudiera trabajar desde casa, y ciertamente ni siquiera así podría ponerle toda la atención que quisiera, pues lo veo con las personas que tienen esa oportunidad de criar a los hijos en casa, pues deben contratar bastante gente (yo entre ellos) para que puedan hacerse "cargo" del niño/niña para dedicarse a los compromisos que, esencialmente, permiten el modo de vida que tienen. Y es decir, desde luego prefiero mil veces crear algo así para mí y para dicho ser humano, es decir, un entorno en el cual prácticamente pueda trabajar desde casa, que por ello emprender mi propio negocio es también tan importante, porque una de las cosas que definitivamente no quiero repetir en el patrón de mis padres, es entrar a una oficina de sol a sol, para sólo poder ver a mi hijo/hija los fines de semana (aunque si tuviera que hacerlo para poder ofrecerle lo mejor, lo haría, me entregaría por completo).

Por ejemplo una de las ambiciones que ha despertado en mí el trabajo como "docente" tanto para niños como adultos, es la posibilidad de ser o convertirme en maestro para mi hijo/hija, de ese modo técnicamente mi trabajo y mi labor como padre se encontrarían en cierta forma empalmadas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de tener hijos al pensar que, por ejemplo en este momento que no tengo un trabajo que me proporcione del ingreso necesario y suficiente para siquiera vivir en un espacio que pueda llamar "mío", el sólo pensar en la presencia y responsabilidad de un ser humano, me resulta hasta cruel para dicho ser humano, pues llegaría aquí sin tener siquiera la mitad del apoyo y estructura económica que yo recibí por parte de mis padres al nacer; y al sólo escribir ésto, ciertamente me siento como un fracasado y a mi mente vienen pensamientos como: "Voy a pasar solo el resto de mi vida y tal vez eso sería lo mejor, porque así no le haría daño a un ser que vendría a una vida de miseria y carencias"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme como un fracasado, sin ver y darme cuenta que al poner tal definición e idea sobre mí mismo, yo mismo estoy conduciendo mis acciones a permanecer y continuar pensando y actuando así a perpetuidad, en lugar de tomar las acciones necesarias aquí, en este momento para de hecho corregir y orientar mi camino a crear la clase de futuro que quiero para mí y para aquellos que compartan y caminen conmigo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo pensar el pensamiento "Voy a pasar sólo el resto de mi vida y eso sería lo mejor porque así le evito a otras personas el daño de la miseria y de las carencias", cuando en realidad dentro de dicho pensamiento, estoy diciéndome a mí mismo que no estoy tomando ni tomaré acciones al respecto de este punto, como si en verdad fuera imposible cambiar mi actual posición, cuando en realidad yo mismo me he probado antes que puedo salir adelante y conseguir lo necesario cuando es de verdad indispensable, así que dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo cambiar este pensamiento de "Voy a pasar solo el resto de mi vida y tal vez eso sería lo mejor, porque así no le haría daño a un ser que vendría a una vida de miseria y carencias", por la afirmación "Voy a dedicarme de lleno al proceso de perfeccionamiento, para de hecho enfocar mi atención en el cambio necesario en y sobre mi persona, para que al momento de establecer una relación con una pareja, podamos de hecho proveer todo lo necesario en caso de que tomemos la decisión de traer a este mundo a un nuevo ser humano"

Me comprometo conmigo mismo a prepararme, educarme y corregir lo necesario en mí mismo, a fin de convertirme en un ejemplo de vida que otros podrán tomar como referencia para su propio proceso, en especial el ser humano que tenga la oportunidad de traer a este mundo.

Me comprometo conmigo mismo a ponerme como meta el hacer de mí mismo un ejemplo de vida, que honre la vida como a uno mismo levantándose como los principios de la Unicidad y la Igualdad, para que sin importar si mañana o en 10 años llega ese nuevo ser humano, o mismo si no llega, pueda permanecer siempre como un punto de apoyo incondicional para quien sea que se presente dentro de mi mundo y realidad

miércoles, 10 de julio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1888, Aprendiendo de los niños




La semana pasada recibí un nuevo alumno para darle clases de pintura, tiene 3 años (por obvias razones no puedo tomar foto de su carita), pero aqui ya estamos trabajando en nuestra 5a sesión.
Siempre que he trabajado con niños, mi creatividad es puesta al límite, siempre están buscando algo nuevo que hacer, explorando y explotando el material en formas que al resto no parecen ya impensables o las tildamos de absurdas, no porque lo sean realmente, sino porque a nosotros nos enseñaron que solo existía una forma de usar las cosas y solo una forma de ver el mundo... y es allí cuando algo dentro de mi súplica a mi propia paciencia extender sus límites para permitirles explorar más allá de los límites que, no por menos es importante siempre cuidar, pues aunque uno quiere dejarlos correr y hacer lo que ellos quieran, también es necesario ir atendiendo a qué nadie pueda lastimarse con el material o, como en el caso de este niño con el que estoy trabajando, cuidar que no se caiga cuando comienza a subirse a todos los muebles o a llevarse las brochas con pintura a la boca. Y no obstante, todos ellos resultan en los reflejos más sinceros y directos que podemos llegar a tener para confrontar nuestros propios juicios e ideas acerca de los límites.
Cómo el día de hoy por ejemplo: Me encontraba muy cansado por el desvelo que había tenido la noche anterior, me quede realizando una práctica sobre piel sintética y al finalizar alrededor de las 3 am, puse mi alarma a las 8:30, tiempo suficiente para levantarme y desayunar con calma; y ya saben por donde va esto, me levante tarde, tome un licuado a toda velocidad, salí corriendo; ya para este momento yo estaba inmerso en una reacción de enojo hacia mi mismo (eres un pen$&@/! Esto te pasa por no levantarte a tiempo, etc, etc) y como suele ocurrir con el enojo, comencé a entrar en este juego de autovictimizacion acerca de las circunstancias, pensando incluso cosas como: “No me gusta dar clases a niños chiquitos, es muy desgastante, de todos modos no aprenden nada porque no están pensando en aprender a pintar, los padres solo quieren que se entretengan haciendo algo para poder tener un respiro de ellos, etc, etc)
En fin, mi padre se ofreció a llevarme, y en el camino me pidió que pusiera el GPS, trate de ponerlo aún dentro de aquella reacción, que si bien no estaba levantando la voz o profiriendo insultos, si estaba en esa actitud altanera, de esa que cae mal y que curiosamente siempre solemos desdeñar cuando la vemos en otros, porque uno puede ver perfectamente que es esta actitud de proyectar la culpa hacia afuera, pero llegamos justo a tiempo. Y al entrar al lugar para comenzar la clase, llegó aquel niño sumamente sonriente y alegre, emocionado de trabajar sabes? Y yo estaba ahí con mi actitud pedante, fingiendo una sonrisa y mi ánimo porque en realidad yo mismo llevaba todo el camino poniéndome el pie... y cuando el niño tomo el pincel con algunos botes de pintura, diciendo emocionado que le sirviera de todos los colores, y mojó su brocha con la pintura tentado a pintarme con ella, detuve su mano con la brocha y con una mirada en mi rostro que ya no podía esconder el enfado le dije: No seas grosero! No me pintes!
En ese momento la sonrisa del niño se esfumó, porque en realidad esa acción que el está realizando de querer pintarme, era una simple invitación a jugar con él; y es curioso porque por supuesto deben trazarse los límites, ya que no es correcto que vaya pintando el piso, los muebles o a las personas; pero es que en ese momento, justo cuando en mi voz ya era incapaz de esconder el enojo, y por más paciencia que quería tener de la situación, una parte de mí no podía dejar de gritar: ”¡Quédate quieto y ponte a hacer algo para que me dejes en paz!” Curiosamente esa queja viene disfrazada de un: “¡Es muy difícil aguantar niños! ¡No vale la pena por lo que me están pagando! ¡No quiero trabajar con niños chiquitos!”
Es irónico porque, apenas el día anterior los padres del niño me dijeron que estaban sorprendidos de la capacidad de atención que lograba tener el niño estando conmigo, cuando otros maestros no duraron más de dos días y dejaron de asistir a las clases, y con otros el niño simplemente no se disponía a trabajar, porque eran tan "institucionales" y le obligaban a trabajar y a hacer las cosas de una manera, que el niño no podía estar más de 5 minutos con ellos. Y siento que el simple y sencillo hecho por el cual logré esa "empatía" con el niño, fue porque simplemente lo traté como un igual; desde el día en el que llegué a darle clases, vi uno, sino decenas de reflejos de acciones y actitudes que me adentraron a un pasado del cual creía ya no tener memoria alguna; y sin embargo, aquí estaban frente a mí, mostrándome dónde es que aún no he madurado cierta actitud mía o por el contrario, donde yo he sido demasiado restrictivo conmigo mismo al creer que las cosas "bien hechas" sólo pueden ser de una forma. Creo que lo que más me sorprende, es ese pequeño vistazo que a veces permiten los niños al mostrar la absoluta seguridad en sí mismos al hacer las cosas, estén equivocados o no, simplemente harán lo que en su corazón deseen hacer, lo cual es un atisbo de nostalgia y a la vez, una oportunidad inigualable para permitirnos ser los aprendices de los niños.
Y la ironía de las circunstancias es que por y como consecuencia de esa reacción de enojo que no dirigí eficientemente en aquel momento, al final de la clase, hablé con los padres para decirles que era mejor dejar que el niño descansara de las clases, curioso porque aquí claramente está el juicio proyectado en separación de mí mismo ya que: ¿Quién necesita aprender a descansar, el niño o yo? Porque él estaba lleno de energía, yo era quien de hecho acudí cansado, desganado, y con la peor actitud; y ahora estaba culpando al niño de falta de ánimo para trabajar y de requerir un descanso de la actividad... y fue justo al sorprender mi propia deshonestidad en ese momento, que me di cuenta que cualesquiera de las reacciones ante ciertas actitudes del niño, como por ejemplo cuando llegan emocionados y te quitan las cosas de la mano sin pedírtelas y uno entonces les dice que tienen que decir "por favor", pero sólo porque en realidad queremos imponernos sobre otras personas, y nos metemos con los niños como nos metemos con cualquier persona que no esté de acuerdo con nuestras ideas...
Le pregunté al niño al final de la clase enfrente de sus padres: ¿Qué días te gustaría que viniera? Y me respondió "Ya no quiero que vuelvas"
Los padres lo tomaron a broma, y yo pretendí tomarlo así también, sólo porque en realidad no quiero perder el único empleo que tengo en este momento... pero vi en la expresión directa y firme de su mirada, con esa confianza que no alberga miedo en sus palabras, con esa expresión genuina que, uno sabe que no esconde nada porque no tiene nada que esconder, lo que en verdad emergía en él en ese momento. Y me di cuenta que quien se estaba engañando en ese momento, no era él, sino yo...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir culpa al ver sincera y directamente a lo que ha creado mi participación en la experiencia del enojo, así como en mí irresponsabilidad al no tomar en consideración las necesidades de mi cuerpo, para poder presentarme al 100 a dar las clases, para poder llegar abierto y dispuesto a aprender del niño tanto como él puede de hecho aprender de mí; la culpa no sirve de nada y es innecesaria, porque veo con claridad que aún tengo la oportunidad de aprender de este incidente y comprometerme conmigo mismo a caminar a través de estos momentos para poder dirigirme eficientemente y en ello darme a mí mismo la oportunidad de hacer de mí cada vez mejor maestro, no sólo para este niño en particular, sino para cada persona a quien pueda de hecho llegar a compartirle lo poco o mucho que pueda saber con respecto al dibujo, la pintura, y en esencia lo que me apasiona.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo ver a los niños como inferiores a mí, como ingenuos seres a los que hay que educar en las formas en que tienen que comportarse y obedecer, sin darme cuenta de que, una cosa es imponerse y otra distinta enseñar al otro que hay consideraciones que tiene que tener con y para los demás, como un simple acto de respeto y amor que, así como se expresa a uno mismo, hay que aprender a expresarlo a los demás, y si algo en el amor hacia mí mismo está dañado, al grado que con mis acciones o mis palabras termino dañando a los demás, puedo ver que entonces aún me estoy dañando a mí mismo de alguna manera que refleja ese daño en y hacia los demás, y entonces es que tomo responsabilidad por mí mismo en esos momentos para dirigirme eficientemente, de modo que pueda continuar en el proceso de perfeccionarme a mí mismo en la expresión que soy.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo quejarme de "tener que trabajar con niños", cuando en realidad es uno de los trabajos más gratificantes que he tenido, pese a las dificultades que de hecho implica, también aprendo mucho de mí mismo, acerca de observarme en el otro, y en ello entender nuestra naturaleza como seres humanos de una forma un poco más clara, y con ello el potencial que tenemos para de hecho hacer de este mundo un lugar que sea el mejor para todos.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo decir que "No quiero tener que volver a trabajar con niños", cuando en realidad estoy haciendo dicha declaración bajo y a consecuencia de un momento completamente inmerso en la emocionalidad del enojo, ante una situación en la cual en realidad "no quiero trabajar con niños en ese momento, porque no estoy en las condiciones óptimas para hacerlo, pero eso no quiere decir que NUNCA o JAMÁS quiera de hecho trabajar con niños, porque entonces yo mismo me quito la oportunidad de abrirme al potencial que existe en mí de convertirme en un gran maestro, y más irónico ahora que lo contrapongo con esta idea romántica que de igual modo he llegado a tener por momentos de "tener hijos", lo cual es algo que tal vez en su momento me gustaría tener, aunque desde luego, derivado de estas situaciones, es desde luego algo que me he enseñado a valorar y reflexionar mucho sobre el momento más óptimo para hacerlo.

Me comprometo conmigo mismo a caminar a través de este trabajo con niños, aprovechando todas y cada una de las oportunidades que me brindan para enfrentarme a mí mismo, abriéndome en y para con ellos en una forma en la que pueda de hecho vivir el principio de "Tomar de cada punto lo mejor con la finalidad de perfeccionarme a mí mismo"

lunes, 8 de julio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1887, Soy más que aquello que creo conocer de mí mismo



Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que cualquier historia que haya creado en mi mente con y hacia otra persona en este mundo y realidad, no es de hecho real, pues aunque yo tengo una percepción de mí mismo, cada persona tiene de igual modo una percepción de mí, y al final ambas percepciones son completamente limitadas, al estar definidas en y por el conocimiento de aquello que he creído que tengo que construir sobre mí mismo para poder ser aceptado y reconocido por otros; hay cosas que yo puedo ver de mí mismo que otros no, hay cosas que no conozco de mí mismo que otros si, hay cosas que ni yo, ni los demás pueden ver acerca de mí, lo cual en realidad es una gran noticia, porque esto quiere decir que hay mucho más de mí que simplemente aquello que he creído conocer de mí mismo, y mientras escribo esto, puedo darme cuenta de cómo puedo pasar tanto tiempo hablando del pasado, aún tratando de definirme dentro de éste, y aunque otras personas me lo decían, la verdad es que no me detenía a escucharlas, es decir no prestaba atención de sus palabras cuando me decían ésto, y es que puedo ver todas estas luchas que he proyectado en mi mente con y hacia otras personas, donde me veo a mí mismo gritándoles o insultándolas por algo que aparentemente me dijeron o me hicieron, donde entonces yo recuerdo esos momentos y al mantenerlos presentes, esos momentos se convierten en la "excusa" con la que me mantengo a mí mismo huyendo de la responsabilidad que tanto el otro como yo generamos en y cómo ese momento y es en realidad fascinante porque en realidad cuando pienso en resolver un problema, no pienso en resolverlo de modo en el que pueda encontrar una solución que sea lo mejor para todos, sino que lo hago tratando de "ganar" la mejor posición, donde puedo sentirme a gusto con la imagen que veo de mí mismo para no tener que cambiar nada de mí, es el otro el que se equivoco, y entonces yo soy "superior", lo cual es completamente contradictorio porque al despojarme a mí mismo de la oportunidad de entender la totalidad del problema, reconociendo mi responsabilidad plenamente en honestidad conmigo mismo, encuentro una manera más abarcadora del problema en el cual yo formo parte de las variables que lo constituyen en mi sola participación del momento mismo, lo cual entonces me permite encontrar la mejor solución, no sólo para ese problema, sino para cualquier problema futuro al dotarme a mí mismo de las herramientas para caminar en y a través del o los puntos que emergen en mí y que me llevan a participar de eso.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que si la relación conmigo mismo no cambia, la calidad y desarrollo con las relaciones en mi entorno jamás cambiará y jamás se desarrollará, pues yo me encuentro siendo el principal punto de limitación al definirme a mí mismo con y en base a las ideas que me he aceptado y permitido a mí mismo a que existan tanto dentro como fuera de mí.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme de acuerdo a mis experiencias del pasado, que si bien han venido a conformar muchas de las cosas que hoy integran "el carácter" también es cierto que, puedo ver cómo en esta idea de mí mismo, yo soy quien le da valor a ciertos momentos más que a otros, yo soy el que trae en sus conversaciones con los demás las cosas que considera "importantes", y cuando hablo de mí mismo, lo que pongo en mis palabras para "presentarme y mostrarme ante los demás en y como una determinada imagen" es por consecuente la definición y la estructura de la relación que existe dentro de mí conmigo mismo, la cual ahora me veo proyectando hacia afuera en mi intento por justificar y validar "quien yo soy" ante los demás

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer en honestidad conmigo mismo, lo mucho que hablo de mis problemas, de mis experiencias negativas y de las cosas "malas que pasan en la existencia", para hacer de mí una víctima ante todo ello, donde entonces utilizo de pretexto el contexto actual que nos encontramos viviendo para no cambiar y tomar responsabilidad por mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo hablar de mis problemas y mi pasado con otras personas de manera continua y constante, sin darme cuenta cómo yo mismo he estado reafirmando la idea de que "yo soy lo que he sufrido", que si bien es cierto que estas experiencias me han ayudado a formar carácter y a volverme consciente de algunas cosas, esto no quiere decir en lo absoluto que eso sea lo único de mí, ni quiere decir que eso es todo lo que soy porque aparentemente es lo "más interesante e importante de mí", cuando en realidad soy yo quien ha puesto su interés en esas ideas, experiencias, creencias acerca de que: "las vidas que valen la pena verse, son como los dramas de series, películas, etc.", donde sólo la catástrofe es lo que "llama la atención y lo que vende", y puedo ver como he estado vendiéndome a través de estas ideas, por no decir literalmente prostituyéndome por estas ideas; y es irónico cuando comienzo a ver a mis propias experiencias de depresión o tristeza y me encuentro con esta pared que dice "no hay nada más y esto es todo lo que soy", cuando en realidad no he enfocado mi atención más que en un insignificante porcentaje de todo lo que soy; porque si, en efecto también me encuentro conformado por mi pasado, pero no soy únicamente esos momentos, los cuales en realidad suelen ser mucho menos que los buenos momentos o los momentos en los que aparentemente NO OCURRE NADA, y es que es aquí donde nuevamente me veo a mí mismo esperando por alcanzar algo, por ser algo, por convertirme en algo y esencialmente alcanzar nuevamente esta experiencia donde he creído que el destino intervendrá de alguna manera y llegará ese momento en el que TODO tendrá sentido, cuando ciertamente no es así en lo absoluto = YO TENGO QUE DARME SENTIDO A MÍ MISMO, a cada una de mis acciones, y aunque claro que puedo ir al pasado a tratar de encontrar y figurar sentido de esos momentos en los que me veía "esperando a que ocurriera algo en mi vida", la realidad es que de nueva cuenta me estaría aferrando a mi pasado para tratar de encontrar "un pretexto a quien soy o quien puedo llegar a ser", sin embargo, ahora que veo y reconozco esto en honestidad conmigo mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme de acuerdo a los problemas y traumas que he vivido en el pasado, al grado en el que, cuando hablo con las personas les comparto lo que he sufrido como si eso fuera lo único y más importante que he hecho y que haré, cuando en realidad esos traumas no son ni siquiera una "creación" mía, es decir lo son en términos de mi participación dentro de dichas experiencias de abuso que acepté y permití a lo largo de mi vida, así como la definición que me di a mí mismo dentro de estas experiencias, pero no fueron algo a que yo manifestara conscientemente, de modo que ¿por qué seguir hablando de ellos y adentrándome de nuevo en ese pasado si puedo darme cuenta de que lo único que estoy haciendo es alimentar de nuevo las definiciones que he impuesto sobre mí mismo como - Es que yo soy un artista que ha tenido una vida difícil" - cuando la realidad detrás de ello es que puedo ver esta obsesión por mi propio drama, para perpetuar eternamente esta historia acerca de "quien yo soy" que no es otra cosa excepto una excusa para no manifestar y traer aquí a la expresión mi máximo potencial como lo que en verdad puedo llegar a ser, porque eso implica literalmente hacerme responsable por mí mismo; implica dejar de utilizar el pasado como excusa para buscarme a mí mismo en estas experiencias que he definido como "importantes", porque siempre las reacciones de las personas al escucharme era, en muchos casos, el deseo de reconfortarme, y puedo ver mientras escribo ésto, que eso es precisamente lo que buscaba: "Ser reconfortado", ser "mimado y apapachado (como decimos en México)"


En y cuando me vea a mí mismo indagando en el pasado a ver momentos en los que haya tenido experiencias ya sean positivas o negativas, tomo un respiro, y observo en esos momentos ¿qué es lo que esas memorias están diciendo de mí mismo? Y cómo a partir de lo que veo que he creado de mí mismo en estas definiciones, puedo cambiarme a mí mismo y redefinirme a mí mismo en una forma que salga de esas limitaciones para poder traer al mundo la mejor versión de mí mismo

Me comprometo conmigo mismo a moverme y empujarme a mí mismo en las conversaciones con otras personas a traer la mejor expresión de mí mismo,

martes, 2 de julio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1886, Laboriosidad

Quiero compartir brevemente una experiencia que tuve el día de hoy, así como un poco de perdón a uno mismo en relación con la experiencia:
Han sido diversas y variadas las experiencias que he tenido con respecto al punto de la situación del desempleo que se ha experimentado en el país; sin embargo, curiosamente, aun dentro de toda esta situación, he logrado emplearme en diversos oficios que me han permitido al menos una media remuneración, sin embargo todo cuánto he percibido de ello, sea mucho o poco, lo he continuado invirtiendo en un pequeño negocio que empecé inicialmente fuera de la ciudad; tras verme forzado a volver comencé a trabajar vendiendo café y pan en las gasolineras (aprovechando las largas filas que se hacían debido al guachicoleo en el país lol) y también vendí chilaquiles por poco tiempo (pues de este negocio en particular, no fue posible percibir muchos ingresos); posteriormente conseguí un empleo como body painter para fiestas privadas y eventos de música; este igualmente duró poco tiempo, y así me he visto a mí mismo yendo de un proyecto a otro, empezando una cosa aquí y otra allá; y fue bajo estas circunstancias que he comenzado a autoemplearme en pequeños proyectos sin fines de lucro, retomé las grabaciones de los cursos que he estado tomando en el museo memoria y tolerancia, y abordé el proyecto contra violencia sexual infantil, de estas dos labores, no percibo un centavo, sin embargo, me determiné a mantenerme a mí mismo ocupado, todo hacia ese inicial proyecto de abrir mi propio negocio de tatuajes, y es decir, literalmente todo el poco o mucho dinero que he ganado ya fuera haciendo publicidad para una página de trámites automovilísticos, o incluso haciendo alguno que otro diseño para alguna impresión; todo ello lo he dedicado he invertido aún en este primer proyecto, y aunque una parte de mí ha querido echarle la culpa de toda esta situación al nuevo gobierno de México, también veo una parte de mí valiéndose de ello como una excusa para no determinarme a autoemplearme de lleno en aquello que quiero crear para mí mismo; es decir, claro que es una pena el no haber conseguido un trabajo que me permita un ingreso fijo, pero carajo si la situación está pesada eso no quiere decir que arroje los brazos al aire haciendo berrinche, cuando bien puedo dedicarme de lleno a practicar y empeñarme en lo que estoy buscando, porque al final, aun cuando pienso que debería dedicarme a otra cosa y dejar por mi propio bien ese proyecto, otra parte de mí sabe que en efecto puedo tomar cualquier trabajo, puedo emplearme y encontrar los medios para conseguir aunque sea un pequeño ingreso, pero de una cosa estoy seguro, y es que quiero seguir alimentando aquel proyecto inicial: "Vivir haciendo lo que me apasiona", porque en efecto es difícil vivir de lo que se ama, pero es más difícil vivir de lo que no se ama.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo colocar como excusa la actual situación de desempleo que existe en el país, cuando francamente, nada de eso me ha detenido para continuar moviéndome y consiguiendo, poco o mucho, algún ingreso para seguir adelante con lo que quiero y es que esto es lo irónico = puedo ver con claridad que tengo las puertas abiertas, tengo en este momento de mi vida todo lo necesario para conseguir eso que quiero, pero es aquí donde yo mismo me repito las excusas en la mente como un mantra sólo para seguir sintiéndome y creyéndome prisionero, y es irónico porque, en realidad, ese es precisamente el reflejo de la igualdad que no nos atrevemos a ver y a reconocer, porque con la situación del gobierno por ejemplo, siempre hacemos eso sexenio tras sexenio no? Esperamos, todos podríamos de hecho mejor las relaciones comerciales entre nosotros mismos en la ciudad, tal como lo hacen algunos pueblos indígenas al crear su propia moneda, en este caso, a la falta de dinero, se pueden hacer intercambio en tiempo humano por especie o podemos crear redes, es decir, siempre existe una manera, sin embargo, ha sido mucho más fácil echarle la culpa al gobierno por mi propia pereza a determinarme a conseguir algo que en verdad quiero, tanto ha sido mi pretexto por la falta de dinero cuando bien si no hay trabajo, puedo trabajar, gratis si es necesario, pero lo hago por mí, como un apoyo para mí mismo, pues no sólo necesito mantenerme ocupado, sino de igual modo dar movimiento a un negocio.

Me comprometo conmigo mismo a autoemplearme y a dedicarme de lleno a este proyecto que he comenzado en y para mí mismo, dándole movimiento al negocio como una muestra de amor hacia mí mismo