martes, 14 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1880, El peligro detrás de las ideologías


Quiero compartirles 1 historia, bueno... más bien 2 historias, la primera de ellas es de un hombre que se dedicaba al narcomenudeo internacional burlando los filtros de aduana, la segunda historia es del sistema de las empresas multinivel, tales como Royal Prestige, Melaleuca, Just, HerbalLife, Amway o cuales sea que prefieran. ¿Qué tienen que ver una cosa con la otra? Sólo una cosa en particular, y es la venta misma de una "idea"

Como algunos saben, hace cosa de un año presté servicio en la prisión por un periodo de un mes dando clases de dibujo, y dentro de la misma llegué a conocer una considerable cantidad de historias, entre ellas la de este hombre, con quien conviví cotidianamente dentro de la prisión y aún de manera posterior a su liberación.

Un día compartiendo una taza de café por la tarde, comenzó a contarme la forma en que él entró al círculo del narcotráfico y cómo fue que le vendieron "la ideología" que le hizo caer presa de su deseo y desesperación por adquirir dinero de manera rápida, eficiente, aunque desde luego no segura, ni legal... él me decía lo siguiente:

- ¿Te gusta imaginar? 

- Pues... si (le respondí)

- Pues muy bien, vamos a imaginar... ¿Conoces Machu Pichu?

- No

-  Pues ¿qué te parecería viajar a Machu Pichu? Y no sólo eso ¿qué te parecería que yo te pague tu boleto de avión, que pague de igual manera tu hotel, te de dinero para que te compres un abrigo de piel de llama y además te de medio millón de euros?

- Pues suena muy bien

- Pero no sólo eso, sino que además, después de volar a Machu Pichu, te voy a regalar un viaje a lo largo de todo el mundo, ¿qué lugares te gustaría visitar? ¿Conoces París?

- No

- Pues vas a conocer París, y allí voy de igual manera a pagar tu hotel, tus comidas, e incluso regalos para toda tu familia.

- ¿Del monto que yo quiera? (refiriéndome a los regalos)

- ¡Claro! 

- ¿Y aún así conservaré el medio millón de euros?

- ¡Desde luego!

- ...

- ¿Qué otro lugar te gustaría conocer? ¿Conoces Venecia? ¿Suecia? ¿Berlin? ¿Qué tal incluso la India?

- ... Ok... ¿Cuál es el truco?

- Muy sencillo, lo único que tienes que hacer por mí, es llevar una maleta a Machu Pichu, tu no tienes que cargar con la maleta, es más yo la voy a llevar por ti y la voy a registrar a tu nombre, la voy a dejar directamente en la fila de abordaje, y al llegar a Machu Pichu, tú no tendrás que llevarla contigo, una persona la va a recoger por ti y de ahí tú no tendrás que preocuparte por nada, simplemente podrás realizar tu viaje por el mundo. ¿Cómo ves? ¿Te vas?

- ... ¿Qué hay en la maleta? 

- No tienes que saberlo, ni preocuparte por lo que hay adentro.

- Si digo que no voy, ¿me harás algo?

- No, simplemente desapareceré y tal vez no ahora, pero posteriormente, en algunos meses, cuando las cosas no vayan tan bien... te haré nuevamente la oferta..., pero mira, vamos a suponer que aceptas el trato y te vas, porque sino no hay historia.

- jaja ok...

- Pues bien, tú llegas a Machu Pichu y te das cuenta de que "no pasó nada", tú haces tu viaje por el mundo, todo maravilloso, y ahora tienes medio millón de euros ¿Qué harías con ese medio millón de euros?

- Supongo que tendría que esconderlos o maquillarlos de alguna manera

- Ajá, ¿qué harías con ellos?

- Pondría un negocio, un estudio de diseño y fotografía de primera, y con el sobrante, invertiría en acciones en alguna compañía para poder lavar el dinero...

- Muy bien, ahora digamos que pasa un año, y yo vuelvo a aparecer y te ofrezco otro viaje, ¿qué lugares te gustaría conocer ahora?

- Mmmmm, no lo sé, tal vez ¿Brasil?

- ¡Perfecto! Te vas a Brasil, pero también te voy a regalar un viaje a más lugares ¿qué te gustaría conocer? ¿Qué tal te suena amanecer en un Yate rodeado de hermosas mujeres en Singapur? Por cierto, el Yate te lo puedes quedar...

- Suena a que me estoy metiendo en algo demasiado grande

- No, es que metido ya estás, pero el viaje todavía no acaba, la cuestión es ¿cómo termina?... ¿Qué otro lugar te gustaría conocer?

- ... 

- ¿Conoces Egipto? ¿Te gustaría conocer Milán? ¿Qué tal también Dubai? Todos estos lugares y además te voy a dar 1 millón de euros.

- Ok...

- Pues bien, te vas nuevamente, y tal como en la ocasión pasada tu debes de llevar una maleta por mí, resulta de que todo sale perfecto, nuevamente tienes un regreso exitoso y ahora tienes un millón de euros, ¿Qué haces con tu millón de Euros?

- Pondría negocios por todas partes, pequeños y grandes, seguiría invirtiendo en más empresas para poder lavar el dinero...

- Excelente... ahora, yo vuelvo después de un año, y ahora te digo que debes llevar un maletín con 100 millones de euros, de los cuales te voy a dar  10 millones. ¿Te vas?

- ¿Es el último viaje, verdad?

- Tal vez... pero qué ¿entonces te vas?

- No...

(Él sonrió de una forma un tanto maquiavélica) y me dijo: Pero Gabriel, ¿qué va a pasar con tu novia, tu familia, y con tus amigos? 

- Ellos no forman parte del trato

- Es que si forman parte del trato... porque ahora yo te voy a decir, dónde viven, a qué se dedican y cómo se han visto beneficiados con el dinero que te he dado y los regalos que les he comprado... entonces ¿Te vas?

- Tengo que ir...

- Exacto... tienes que ir... porque ya toqué tus afectos, lo que más amas.


Hace un par de años, había entrado a trabajar a una empresa multinivel conocida como Royal Prestige, era la primera vez que entraba al negocio de ventas de artículos, y lo hice con y bajo el prospecto de poder obtener un pequeño ingreso, ya que en aquel momento me encontraba estudiando los últimos semestres de la carrera. En fin, como parte de las "actividades" a las que uno estaba obligado a realizar como "socio" de esta empresa, era acudir a una serie de pláticas en las cuales nos presentaban casos de éxito, es decir gente que platicaba acerca de cómo se encontraban hundidos en la deuda o sin tener un peso en la bolsa, y a medida que avanzaba la plática, comenzaban a decir cosas como ésta:

- Cuando yo empecé en este negocio, trabajaba al mismo tiempo como administrador de una bodega, realizando el inventario de todo lo que entraba y salía de la misma; cuando mi colega me invitó a participar en la venta de los productos de Royal Prestige, el simplemente me dijo que eran productos para la salud, y ya una vez que fui me presentaron todo el negocio y que en realidad eran estas ollas y productos de la más alta tecnología, pero que en ese momento me parecía imposible llegar a ganar lo que me estaban diciendo, así como todos los beneficios que me daba la empresa. Un día estaba con mi socio y el me platicaba

Imagínense esto nada más eh? Nos llevaron al hotel X (un hotel de gran turismo) en el cual todos los días que nos quedamos nos sirvieron un buffet del más alto lujo, nos transportaban en limusina a todas partes, hicimos un viaje por en un Crucero por el Caribe y al regresar tomamos un avión para dar una conferencia en Nueva York, eso si, con todos los gastos pagados, la comida y demás. Y el me dijo ¿Te gustaría una vida así? Yo le respondí ¡Claro! Pero el me advirtió que para poder lograrlo, no bastaba con esperar a que las cosas se dieran, yo tenía que leer mucho, de hecho cuando yo lo conocí el ya había leído más de 300 libros en el plazo de 2 años, hacía ejercicio, y claro es que - Mente sana en cuerpo sano.

Yo comencé a hacerle caso en todo lo que me decía, a veces había momentos en los que no lograba ventas, pero entonces lo que hacía era sumar a personas a la empresa, como ustedes saben nosotros les damos un porcentaje de comisión sobre cada producto que vendan sus asociados, de modo que comencé a sumar gente y al cabo de un año, ya había alcanzado el siguiente nivel, no me podía creer que ahora ganaba 20% más sobre tal y tal producto, pero lo hacía, de pronto mis deudas habían desaparecido, mis hijos acudían a escuelas privadas, e incluso ya había pagado el enganche para mi primer auto... dejé mi anterior trabajo y entré de lleno al negocio.

Les aseguro, para aquellos que acaban de integrarse con nosotros, que si le hacen caso a sus asesores, llegarán a comprobar lo que ahora yo mismo estoy viviendo en carne propia. 

Le agradezco mucho a Dios porque no me abandonó, y porque la verdad es que si uno cree que se puede, y de verdad uno lo desea con todo su ser, créanme que si pasa...


En aquel tiempo, me compré completamente la ideología, tan es así que durante 4 meses me dediqué al negocio al grado de que con tal de realizar una venta viajaba de la ciudad a las 6 am hasta el Estado de México para hacer demostraciones de los productos y regresaba antes de las 4 pm a la universidad, las primeras semanas logré un par de ventas, y eso me motivó a seguir adelante, al final era un dinero extra al que no quería renunciar, pero con el paso de los meses, lo que no tomé en cuenta y tal como ocurre en la plataforma de estos negocios, uno debe comenzar con lo que se conoce como "mercado cálido" es decir, uno hace demostraciones e invitaciones a familiares, amigos y conocidos para tratar de lograr estas ventas; y curiosamente tras algunas demostraciones y ventas, notaba que no sólo el mercado cálido evidentemente se agotaba, sino que a mi alrededor, las personas que me conocían ya habían recibido alguna que otra advertencia de "el chico de las ollas", y poco a poco todas las personas que me conocían dejaron de responder mis mensajes, o me dejaban plantado para las demostraciones. 

Aún así yo seguí buscando la forma de mover los productos, y esto es algo que agradezco mucho como aprendizaje de estas empresas de ventas, porque comencé a moverme en círculos de gente que no conocía y eso me ayudó enormemente para superar mi propio temor a interactuar con desconocidos; aunque desde luego comenzó a ocurrir que muchas veces, por el tráfico y los traslados, perdería algunas clases y de pronto me encontraba al límite de mis asistencias, lo cual habría implicado tener que retomar la materia, y de hecho ocurrió, perdí una materia, porque ésta requería de un requisito indispensable para poder estar al día no sólo en las asistencias, sino en la participación dentro de la misma, tenía que leer los textos que nos enviaban (los cuales no eran pocos ciertamente), y es decir, hacía las lecturas, me desvelaba para poder cumplir con el trabajo y la universidad, sin embargo, por mucho que leía, llegó un momento en el que me vi parado en medio de la clase, tras haber leído los textos que nos habían solicitado, pero mi mente se encontraba completamente en blanco...

Tuve que dejar las ventas en Royal, debido a que no podía darme el lujo de recursar más materias, con todo y el costo que estas implicaban al semestre siguiente, de modo que para poder subsanar el pago de las mismas, entre a trabajar en la misma universidad por las mañanas para que mis padres no tuvieran que pagar ese costo adicional.

No culpé a Royal Prestige, es decir ¿cómo podía? Al final fui yo quien no logró las ventas, ni cumplió con sus obligaciones en la universidad, había sido una mala administración de tiempo y recursos, sin importar que cumpliera con las obligaciones y expectativas que tenía de dar continuidad a la rutina, al final simplemente no podía obligar a mi mente a recordar todo lo que había leído apenas la noche anterior...

Más tarde probé con otra empresa llamada Melaleuca, sin embargo, aquí ocurrió algo que nuevamente llamó mi atención - la venta de los casos de éxito - y cabe decir que esta persona era una invitada personal de un familiar mío quien también participa en la misma empresa multinivel. Nuevamente esta persona comenzó a contarme como la empresa era mejor que las demás, como con sus apoyos había logrado salir adelante y pagar la escuela de sus hijos, conseguir el coche que tenía, hacer viajes, en fin, el mismo discurso, acompañado de la necesidad de cuidarse física y mentalmente, de leer mucho, y de cómo la empresa cuidaba y asistía a sus empleados con su educación y preparación...

Lo que no te cuentan estas personas son los casos de fracasos, como el de varias personas que, desesperados por llegar al siguiente nivel antes de que acaben los plazos de tiempo fijos para lograrlo (lo cual es más o menos en los transcursos de un año o tal cantidad de meses dependiendo de la empresa) solicitan préstamos al banco y compran esos productos ellos mismos para poder alcanzar los beneficios, esperando que una vez en el siguiente nivel pudieran cubrir sus deudas; lo que esa gente no sabía o esperaba es que de igual manera habrían agotado su mercado y apenas llegó un periodo sin ventas, pronto se vieron obligados a vender sus coches, y la gran mayoría de sus pertenencias. Eso es una de las cosas que si agradezco tras el primer "Seminario" de Royal Prestige, porque de hecho si hice caso de las advertencias de mi supervisora, sobre algunas de estas historias de personas que, en su desesperación por llegar a la meta solicitada para alcanzar los beneficios, llegaban a endeudarse e incluso a perder su casa/departamentos; por ello me decía que era tan importante leer e informarme sobre el funcionamiento de los negocios, porque en realidad "uno no debe casarse del todo con la ideología", al final es importante poner límites a la imaginación y no esperar que "seres divinos" intervengan en cosas que no son más que pura lógica y administración.

 Aclaro que con esto que escribo no estoy realizando ninguna suerte de "denuncia" con o hacia las empresas multinivel que he mencionado anteriormente, sin embargo, lo que si debo señalar, es que una "idea" se vende, sea legal o no, la toma de los riesgos implícitos en estos negocios tienen un impacto, y muchas veces lo que tiende a ocurrir, es que ante la falta de "comprensión del funcionamiento de los negocios o la economía", lo que uno hace es "LLENAR ESOS HUECOS CON LA ESPERANZA QUE DEJA LA IDEOLOGÍA MISMA", es decir, crear esperanza alrededor de estos casos de éxito de gente que de hecho entendió bien el funcionamiento implícito en lograr las asociaciones de más gente para ganar ese extra de la venta de sus asociados, aunado con una buena administración de los recursos y mucha habilidad en las ventas para vender más que sólo los productos - Lo cual es algo que en realidad NO TE DICEN EN ESAS PLÁTICAS Y SEMINARIOS, porque todos PROMETEN MILAGROS, pero ninguno de esos milagros se logran de y por intervención del destino o de seres divinos, sino por una plena educación en y sobre el negocio al cual uno está entrando. Y es que ciertamente ya sea que uno termine en la cárcel, o hasta el tope de deudas e incluso en la bancarrota, la imaginación es una herramienta que puede ayudar a edificar las mejores ideas y negocios o que pueden llevarnos a nuestra propia destrucción.

Continúo en el próximo Post