martes, 23 de abril de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1873, La infinita lucha contra la indiferencia

Creo que no hay nada más difícil al emprender una labor social que apunte a recabar el apoyo y atención de las personas, que toparse con aquella pared que deja entrever un tanto de nuestra indiferencia y otro tanto de nuestro hartazgo por y hacia aquellos temas que llevan sonando y haciendo eco en la historia de "las causas pérdidas" de la humanidad desde hace más siglos de los que la memoria puede siquiera ahondar.

Sin embargo, siendo bien claro, creo que el principal motivo por el cual a la gente le provoca esta aparente "indiferencia" e incluso "temor" al hablar de temas como el abuso sexual infantil, la hambruna aun existente en nuestras propias tierras (ya ni qué decir de la aun existente más allá de nuestras propias fronteras), es que en realidad tememos ver y reconocer en honestidad con nosotros mismos, que nos hemos "dado por vencidos" ¿qué otro motivo podría existir ante nuestra tácita aceptación y permiso de estos abusos que el silencio mismo que mantenemos a siquiera hablar de ellos? ¿Por qué no admitir que nos sentimos demasiado insignificantes, demasiado impotentes y desprovistos de todo ápice e iniciativa de hacer frente a los mismos, por el simple y sencillo hecho de que ni siquiera nos vemos cambiando o enfrentando esta derrota y sumisión que hemos ya realizado de nuestro propio ser, de nuestra propia persona? Vamos... hay que reconocerlo, al menos así estaríamos dando el primer paso fuera de nuestra negación....

Aún lo verdaderamente más triste en todo ésto es que incluso presenciando el abuso justo frente a nosotros, ese paralizante temor que tenemos de actuar, es el mismo temor que nos impide vivir, si así es, tememos perder la vida arriesgándonos por una "causa noble", pero ni siquiera somos capaces de vivir nuestra propia vida fuera de este temor, en plena libertad de expresarnos y de esencialmente vivir. Es más fácil conciliarnos con ideas acerca de las inherentes fallas de la voluntad y de la moral respecto a estos aspectos, conformándonos con aquellos antiguos y desgastados discursos de las eternas luchas entre el bien y el mal, que hacer frente a la naturaleza humana y hacer el debido esfuerzo y labor de ahondar en los orígenes mismos de nuestra propia consciencia que han dado forma y presencia a estas atrocidades que aceptamos día a día en nuestro mundo, minuto a minuto como rebelan las estadísticas respecto de los abusos sexuales que se cometen en nuestro propio país.

Hoy es más fácil llevar a una persona a la prisión por abandonar un perro que por violar a un niño o ¡abusar físicamente de un RECIÉN NACIDO! Si bien, ambos abusos son atroces ¿cómo se puede esperar y anhelar un futuro más luminoso para otras especies, si no podemos cuidar de la nuestra propia? ¿Cómo espera la humanidad salvar al mundo del cambio climático y de la extinción masiva de animales y plantas si ni siquiera sabemos cuidar de nosotros mismos apoyándonos y cuidándonos los unos a los otros?

Admitámoslo, nos hemos dado por vencidos, ni siquiera nos importa nada de ésto que pasa día con día, porque ni siquiera nos queda fuerza para ver dentro de nosotros mismos en la más cruda e íntima honestidad de nuestra propia oscuridad. ¿Será que ya no quedan valientes vivos y por eso los cobardes ya ni siquiera se molestan en levantarse? Yo creo en la gente valiente, aun creo que hay gente que enfrenta su oscuridad desde los rincones más insospechados y trata de hacer un cambio día con día, pero tanto como no podemos esperar que desciendan "salvadores, ángeles y extraterrestres" de las nubes, o se abra la tierra liberando "demonios, dragones y quimeras", tampoco podemos que el trabajo sea realizado por esas pocas personas en esos rincones, ni esperar que los gobiernos den las soluciones que nosotros mismos no estamos dispuestos a vivir por nosotros y entre nosotros.

No hay izquierda, ni derecha, sólo hay poder y un gran pastel que esperamos que aquellos que hacen sus promesas sexenio tras sexenio compartan misericordiosamente con nosotros, mientras dejan caer las migajas que nosotros gustosamente nos arrastramos y revolcamos a sus pies esperando alcanzar un pedazo...

Yo quiero probar que es posible, quiero dedicar mi vida, sólo por esta que es mi única vida, a demostrar que aún podemos ponernos de pie y que se puede hacer mucho tanto por uno mismo como por los demás, tan sólo viviendo estos principios básicos:



1. Darme cuenta de y vivir mi máximo potencial.

2. Vivir por el principio de lo que es mejor para todos – guiándome en pensamiento, palabra y acción siempre en todos los sentidos a dirigir problemas para generar el mejor resultado posible para todos.

3. Vivir el principio de honestidad como uno mismo – para asegurarme que soy puro en pensamiento, palabra y acción: que dentro y fuera yo soy uno mismo e igual. Quién soy por dentro es quién soy por fuera y viceversa.

4. La purificación de Uno Mismo a través de la Escritura, el Perdón a Uno Mismo y la Aplicación como Uno Mismo – la acción de darme cuenta que soy responsable por mis propios pensamientos, palabras y acciones, para perdonarme a mí mismo por mis transgresiones y cambiarme a mí mismo para asegurarme que tomo responsabilidad por quién, qué y cómo soy y a través de esto saber que puedo confiar en mí mismo para siempre ser honesto conmigo mismo y también con otros.

5. Vivir el principio de Responsabilidad de Uno Mismo – dándome cuenta que sólo soy responsable por lo que acepto y permito dentro de mí, mis relaciones y mi mundo exterior y así con esta responsabilidad: sólo tengo el poder y habilidad de cambiar aquello que veo está comprometiendo quien soy, lo que vivo y cómo esto afecta a otros.

6. Darme cuenta que quien soy en el pensamiento, palabra y acción no sólo me afecta a mí mismo – sino a otros también y así con la Responsabilidad de Uno Mismo en pensamiento, palabra y acción – tomo responsabilidad por mí mismo y también por mis relaciones para ser Consciente de Uno Mismo en cada momento y vivir de tal manera que sea lo mejor para mí e igualmente para otros también.

7. Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo – ser consciente, ver, reconocer mis propios pensamientos y mi propia Mente, ser honesto como uno mismo al grado en el cual puedo tomar responsabilidad cuando veo que mis pensamientos / mi Mente no es lo que es mejor para mí / otros y comprometerme a inmediatamente tomar responsabilidad y cambiar por mí mismo e igualmente para otros.

8. Con el tomar responsabilidad de mí mismo, volviéndome consciente de mí mismo – tomo responsabilidad y me vuelvo consciente de otros en mi vida, para asistirlos y apoyarlos como estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo – dar como me gustaría recibir y hacer el extra cada día de ver dónde puedo contribuir a las vidas de otros y así también a mi propia vida

9. Vivir el principio de confianza en uno mismo – como me comprometo a mí mismo a permanecer constante en mi vivir en honestidad como uno mismo, responsabilidad de uno mismo y consciencia de uno mismo, me levanto como una confianza inquebrantable que siempre en todos los sentidos yo sé quién soy, no importa lo que encare y que en esto yo sé, como me probé en la constancia de mi vida, que siempre honraré y me levantaré por lo que es mejor para todos y así también por lo que es mejor para mí.

10. Hacer el Amor Visible – a través de no aceptarme/permitirme nada menos que mi máximo potencial, apoyo a aquellos en mi vida a alcanzar su máximo potencial, amarlos como me he mostrado amor a mí mismo al regalarme mi máximo potencial, la mejor vida/experiencia de vida y mostrar a otros como me he mostrado a mí mismo lo que significa VIVIR.

11. Nadie puede salvarte, sálvate a ti mismo – la realización de que las herramientas y los principios de Desteni es la guía, sin embargo debo recorrer el camino yo mismo. Estamos aquí para asistir y apoyar el uno al otro en este proceso desde la Conciencia hasta la Consciencia/la VIDA y lo que significa vivir – pero el proceso en sí mismo, donde tú estás a solas contigo mismo en tu propia Mente: se camina solo.

12. No esperar por algo o alguien a tomar responsabilidad de mí y este mundo – sino que me doy cuenta que he creado quien y como soy en este momento, por lo tanto tengo la responsabilidad de cambiar quién y cómo soy y así la realización de todos nosotros colectivamente hemos sido los que creamos este mundo tal y como es hoy y por tanto, es la responsabilidad de todos colectivamente cambiar como es y lo que es este mundo hoy.

13. Honrar la vida en cada persona, animal – todo, desde lo grande hasta lo pequeño de la tierra, expandimos nuestra consciencia y responsabilidad para crear la mejor vida posible para todos y todo, y también para nosotros mismos.

14. Relaciones como Acuerdos: individuos uniéndose usando acuerdos como una plataforma para expandir, crecer y desarrollarse como individuos uno a uno en la vida y el vivir para apoyar/asistir el uno al otro incondicionalmente para alcanzar su máximo potencial, donde el acuerdo es una unión de individuos entendiendo lo que significa levantarse como iguales y levantarse como uno mismo.

15. Sexo como Expresión de Uno Mismo – donde el sexo es una expresión de unión entre individuos en honor, respeto y consideración del uno al otro como iguales, dos cuerpos físicos uniéndose en igualdad y unicidad – una fusión física de dos iguales como uno mismo.

16. Darme cuenta que por la virtud de estar yo en este mundo – mi responsabilidad no sólo se extiende a mi propia Mente / mi propia Vida, sino a las mentes y vidas de todo y todos en esta tierra y por tanto, mi compromiso es extender esta consciencia a toda la humanidad para trabajar juntos y vivir juntos para hacer de este mundo el cielo sobre la tierra para nosotros mismos y las generaciones por venir.

17. En mis pensamientos, palabras y acciones debo – pero lo más importante en mis acciones de vida, convertirme en un ejemplo de vida para otros en mi mundo que sea notable y visible en cuanto se trata del potencial de una persona para cambiarse a sí mismo y así cambiar su mundo. Para que más personas puedan darse cuenta cómo podemos cambiar este mundo, al levantarnos unidos en nuestro propio cambio dentro del principio de lo que es mejor para todos para traer el cielo a la tierra.

18. Soy el cambio que quiero ver en mí y en mi mundo – traer el cielo a la tierra es traer a la existencia, a la vida la PRUEBA VIVA de un CIELO PRÁCTICO que puede ser visto y escuchado en nuestras acciones y palabras. Somos el Cielo Vivo que debe llegar a la creación en este mundo vivo.

19. A través de purificar mis pensamientos, palabras y acciones – mi interior se convierte en mi exterior, así me traigo a la creación como el cielo en la tierra, dándome cuenta que no es suficiente ‘ver el cambio / ser el cambio’ – para que el cambio sea REAL debe ser un vivir constante y consistente de mí a través de las palabras que hablo y las acciones que vivo visible y notablemente para todos en cada momento de respiro.

20. Darme cuenta que mi cuerpo físico es mi templo – mi cuerpo físico es la carne viva a través del cual y en el cual traeré a la existencia y crearé / manifestaré el cielo en la tierra como yo en mis pensamientos, palabras y acciones y así honro, respeto y considero – nutrir y apoyar mi cuerpo físico como me nutriría y me apoyaría a mí como iguales: mi cuerpo soy yo

21. Somos el cambio que hemos estado esperando tanto en nosotros mismos como en este mundo: por tanto me comprometo a dedicarme a mí mismo, a mi vida para que así cada uno como todos nos demos cuenta de esto, ya que nada va a cambiar si nosotros no cambiamos en lo que somos por dentro y por fuera‏.

22. La realización de que para yo poder cambiarme a mí mismo en pensamiento, palabra y acción al ser vivo más efectivo que puedo ser y convertirme – primero tengo que ‘conocerme a mí mismo’ y por tanto me comprometo conmigo mismo a investigar, hacer introspección y entender cómo me convertí en quién soy hoy, para preparar el camino ante mí de la creación de uno mismo como una persona responsable, consciente, honesto como uno mismo y digno de confianza para mí mismo y también para todos.

23. La realización de que para yo poder contribuir al cambio en este mundo – tengo que llegar a ‘conocerme a mí mismo’ como este mundo y por tanto, me comprometo a mí mismo a investigar, estudiar y hacer introspección de los mecanismos y funcionamientos del mundo interna y externamente y alinear los sistemas de hoy para presentar y dar la mejor vida posible para todos en la Tierra.