viernes, 12 de abril de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1686, Perdón a uno mismo sobre los pretextos mentales

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo participar de los pretextos de mi mente para no escribir, para no moverme e impulsarme a caminar a través de lo necesario a enfrentarme a mí mismo en honestidad conmigo mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo buscar excusas y pretextos para evadirme en lugar de darme a la tarea de realizar las cosas que me he propuesto a mí mismo realizar para de hecho lograr las cosas que me propongo hacer dentro de y a lo largo de mi vida

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo considerar o siquiera hacer caso de las excusas y pretextos de mi mente para dirigir mi atención en otras partes, siendo que en realidad veo y me doy cuenta en honestidad conmigo mismo que al desviar mi atención fuera de las tareas y compromisos que me he asignado a mí mismo, lo único que estoy logrando es ponerme el pie a mí mismo y ciertamente retrasar mi propio avance sobre las cosas que de otra forma, ya habría concluido a este momento...

En y cuando me vea a mí mismo poniendo excusas, pretextos y desviando la atención en otras cosas, en lugar de enfocarme aquí, en lo que estoy haciendo y que me he comprometido conmigo mismo a hacer, caminar y realizar, respiro y me muevo a mí mismo empujándome de vuelta al punto de honestidad conmigo mismo para devolverme a mí mismo a mis tareas, compromisos y responsabilidades

Me comprometo conmigo mismo a ejercer de manera responsable y consciente la atención de y sobre mí mismo, la dirección de y sobre mí mismo, sin dar ya poder, fuerza o peso a las excusas, pretextos y justificaciones de la mente