lunes, 1 de abril de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1678, Redefiniendo algunas palabras para el camino 3

Una de las palabras más eficientes que conozco para empujarme a mí mismo a realizar básicamente cualquier proyecto o cualquier cosa que me propongo, es la palabra "ímpetu", aquí la definición:


La palabra Ímpetu procede del latín “ímpetus” que significa “fuerza o impulso y lenguaje militare se le da el significado de embestidura”. Cotidianamente este término es utilizado para referirse a la fuerza y energía con la que se realiza una labor. En este ámbito ímpetu alude a la eficacia, positivismo, entusiasmo valor y espíritu que posee una persona al momento de desempeñar un trabajo o cualquier acción, es la pasión que lo impulsa y lo motiva para que lo que haga tenga un resultado eficaz y próspero. Por ejemplo Yo tengo el ímpetu para ser una persona triunfadora y próspera en la vida. Logró obtener ese cargo con ímpetu. Sin embargo, en muchas ocasiones el hecho de actuar con ímpetu conlleva a realizar dichas labores de manera impulsiva, sin pensar en las consecuencias que acarrean estos actos, es una reacción violenta y apresurada sin dar chance a reflexionar y pensar bien cuál sería la mejor opción. Cuando se adopta la posición de ímpetu de este modo generalmente se está sometido a condiciones adversas que son contrarias a las normales. En el campo de la física es también un término utilizado para referirse a la cantidad de movimiento que presenta un cuerpo, en otras palabras es una magnitud física de tipo vectorial. Es la manera de medir la intensidad con la que un objeto se mueve respecto a otro, indicando que es un movimiento fuerte, acelerado y violento. Por ejemplo, llegó a la meta con mucho ímpetu. Ese objeto fue arrojado desde el otro lado de la calle con gran ímpetu.

Sin embargo, me gustaría caminar mi relación con y hacia esta palabra, ya que suele ser una expresión que ciertamente viene y va a lo largo de mi vida y se encuentra sujeta a una amplia y diversa cantidad de condiciones que no siempre soy yo quien las determina, lo cual en realidad hace que esta palabra en particular, pese a su gran potencial, se vuelva extensamente limitada dentro de mi propio proceso. ¿Quién no querría poder impulsarse a sí mismo con su máximo potencial siempre que así lo necesite y no sólo cuando emerge un momento donde se está obligado a impulsarse o donde emerge una motivación que nos lleva a darlo todo?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definir el ímpetu en separación de mí mismo al condicionarlo sólo a aquellos momentos en los que quería resaltar o sobresalir en alguna actividad física o intelectualmente por ejemplo, en lugar de poder expresar ese mismo ímpetu dentro de y a lo largo de mi proceso, en cualquier momento dado, como al enfrentar algún punto o patrón que se ha extendido a lo largo de mi vida por una considerable cantidad de tiempo, pero que en lugar de cambiarlo me veo cediendo ante los mismos deseos y patrones una y otra vez

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mimos relacionar y limitar la palabra "ímpetu" sólo a los momentos en los que quería exaltar mi ego o darme a mí mismo una dosis energética emocional y sentimental que sólo alimenta los mismos patrones de abuso dentro de mi propia mente, en lugar de darme la oportunidad de vivir la palabra "ímpetu" en todas las áreas de mi vida, sobretodo en aquellas en las que me sea posible realizar o llevar a cabo acciones que sé que son lo mejor para todos, tanto para mí como para los demás

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo vivir con ímpetu mi proceso de cambio y transformación, donde en lugar de dar todo de mí en y hacia este proceso, todavía me veo a mí mismo en ocasiones buscando y tratando de obtener algún punto de satisfacción e interés personal, por no decir que me veo rindiéndome a la procrastinación y a la pereza, en lugar de darme a mí mismo la motivación para que, a pesar de que algún proyecto o resultado no haya salido en la forma que lo he esperado, pueda darme a mí mismo fuerza e impulso para volver a intentar dentro de otra área

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que yo hago el resultado de mi propio proceso en cada momento de cada respiro con y a partir de la decisión que vivo dentro de éste con el ímpetu que decido imprimir o grabar dentro de cada molécula de mi cuerpo

En y cuando me vea a mí mismo rindiéndome o dándome por vencido dentro de algún patrón mental, tomo un respiro y me traigo de vuelta a mí mismo al entendimiento y reconocimiento en honestidad conmigo mismo, de que sólo yo puedo imprimir el ímpetu para hacer mi cambio y transformación dentro de esta vida algo real, algo físico que llevo a cabo con cada punto que me doy a mí mismo la oportunidad de enfrentar y caminar ofreciendo lo mejor de mí en mi máximo potencial

Me comprometo conmigo mismo a vivir la palabra "ímpetu" dentro de mi proceso de cambio, para que en cada ocasión y oportunidad que me vea flaqueando o bajando dentro de mi aplicación pueda darme a mí mismo ese impulso para aprovechar esos momentos de "deshonestidad conmigo mismo" y convertirlos en oportunidades para moverme en y hacia el proceso de cambio en honestidad conmigo mismo

Ímpetu: Es el impulso y movimiento que me doy a mí mismo en cada oportunidad que me doy y me regalo a mí mismo para llevar a cabo mi proceso de cambio y transformación dentro de mi propio proceso en honestidad conmigo mismo