miércoles, 20 de febrero de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1162, Mi relación con el dinero 20

Desde la semana pasada comencé a asistir a una serie de capacitaciones de body paint a las que me ha invitado un amigo, esto como parte de una pequeña propuesta laboral para pintar en eventos y fiestas; será un pequeño ingreso, pues en realidad no es un trabajo fijo ya que sólo se paga por evento y esto por llamado, pero sin importar la suma en este momento es más que bienvenido y bien requerido, de igual modo me he acercado nuevamente a la Universidad y mis viejos maestros, y gracias a una querida profesora y amiga con quien me he puesto en contacto, se abrió de igual modo la oportunidad de modelar para sesiones de dibujo y fotografía, este ingreso aunque es aún más pequeño que el pago de los eventos de Body paint, de igual modo es una pequeña gran ayuda. El día de igual modo me he acercado con un amigo quien administra un pequeño negocio de trámites vehículares y me ha solicitado apoyo para la administración de sus redes sociales, así como de la promoción de algunos productos que vende de forma externa.

Con esos 3 ingresos la realidad es que no me acerco siquiera a la suma de un ingreso como el que solía tener en la editorial, el cual no superaba los 5 mil pesos mensuales, pero mantenerme activo en este momento y el solo hecho de poder contar con esos pequeños ingresos, es realmente un alivio y es justamente ese punto el que quiero traer en el escrito del día de hoy.

Tras recibir el pago por parte de mi amigo para ayudarle con la administración de sus redes, sentí en mi cuerpo esta experiencia de "ligereza", incluso me levantó el ánimo y es curioso porque, en el momento en el que comenzaron a emerger pensamientos en los cuales me "quejaba" de que es muy poco dinero, o incluso cuestionar esta "ligereza y experiencia de bienestar", mi mente inmediatamente trajo este temor a "perder esta efímera experiencia de bienestar", y comencé a callarme a mí mismo como diciendo: "No, no, no, pero está bien y hay que disfrutarlo mientras dure" o "Debería de sentirme agradecido, porque qué tal si de verdad hay un movimiento energético y entonces mi ingratitud hace que alguna suerte de fuerza superior me quite de nuevo ésto y me lleve a la pobreza". 

Creo que así es como dejamos de retar y cuestionar al sistema, a través de los momentos de carencia los cuales son programados deliberadamente en y a través de los ciclos que constituyen al mismo, al grado donde la desesperación puede llevarlo a uno a pensar que de verdad existe alguna suerte de "deidad" que controla los hilos de la existencia y que, si uno "entrega su voluntad" a creer que con la "ley de la atracción y meditaciones de abundancia" uno verdaderamente se llenará de riquezas, porque entonces uno demuestra que es "fiel y leal" a esa deidad, a ese "amo y señor de la existencia" y entonces el "amo y señor todo poderoso" ya no nos castiga con pobreza, o como incluso llegan a decir algunos: "es que uno tiene la culpa por vibrar en la energía de la carencia..." ¿de verdad? Claro, porque no tiene nada que ver con el hecho de que nos encontramos en un sistema que no está diseñado para apoyar a los mismos seres humanos que lo mantienen en pie, sino que sólo está dirigido para seguir alimentando la energía del dinero y mantenerla en pie por encima de la vida misma...

¿De verdad nos odiamos tanto entre humanos como para no ver que somos sólo nosotros haciéndonos esta serie de castigos y locuras entre nosotros? La única razón por la que conseguí estas pequeñas oportunidades es:

1.- Porque yo tomé la decisión y voluntad de moverme estando dispuesto a hacer cualquier trabajo con tal de conseguir algo, cualquier ingreso por pequeño que fuera. Y habrá quienes digan "es que pudo haber aceptado o pedido más", mi respuesta para dichas personas: Sal a vender chilaquiles, pan y café a la calle por un par de semanas y luego vuelve a hablarme desde esa supuesta "dignidad" cuando tu temor a que llegue otra persona dispuesta a aceptar y tomar esa oportunidad que uno ha dejado pasar sólo porque queremos pararnos el culo diciendo: "Es que yo merezco más porque soy especial..." El sistema no funciona así, no a menos de que uno pueda verdaderamente ofrecer más... y para aquellos que no estén al tanto de las nuevas rubricas y extensas especializaciones del sistema - la razón por la cual estoy obligado ahora a tomar 3 empleos diferentes, es precisamente porque no cuento con las habilidades y conocimientos suficientes como para ser contratado en estas empresas donde precisamente buscan esas personas "multitasking" y debo buscar esos lugares donde sólo requieren de una persona que cubra una determinada labor especifica, por la cual la paga es mucho menor...

2.- Ninguna persona externa a mi círculo más cercano de amistades me abrió esta posibilidad, fue precisamente por el apoyo que recibí de otros seres humanos con quienes había ejercido este vínculo de amistad, que ellos a su vez preguntaron entre sus conocidos y lograron abrirme un pequeño paso, lo cual en realidad es evidencia clara de que, todo se define en y por las relaciones y que si los humanos consideráramos a la vida en unicidad e igualdad, estas oportunidades y empleos no escarearían porque todos nos procuraríamos los unos a los otros viviendo verdaderamente en el reconocimiento de que todos somos "hermanos", somos "uno e iguales", pero NO, porque la realidad es que nuestro mismo odio a nosotros mismos que lo proyectamos hacia los demás y nos cerramos las puertas entre nosotros hasta dejarlas solo abiertas para ese pequeño círculo de amistades y conocidos...

3.- Porque si me hubiese quedado en cama a llorar y sentir pena por mí mismo, esperando que la solución y el trabajo me caiga del cielo sólo porque me siento a "meditar y a pensar en la abundancia y a creer en la energía del dinero, lo único seguro es que en este momento, ni siquiera tendría estas pequeñas oportunidades...