viernes, 8 de febrero de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1155, Mi relación con el dinero 13

Hoy tuve una entrevista de trabajo, desafortunadamente y al parecer no cumplí con el perfil y los requisitos esperados por parte de esta empresa. Una de las cosas que no suelen decirte dentro de las universidades (sino hasta ya casi saliendo de las mismas) es que el programa de estudios que uno cursa (en promedio de 4 años de duración) fue realizado en un periodo donde "ese plan de estudios era el más actual" (y eso no en todos los casos, pues a veces los programas persisten sin actualizarse por mucho tiempo y al final todo lo aprendido era ya obsoleto antes de adquirirlo), al final de la carrera, durante esos 4 años en los que uno ha cursado y pasado todas las materias aprendiendo a ejecutar los programas con ciertos perfiles publicitarios,estos se encuentran ya descontinuados por las nuevas tecnologías, los nuevos programas y las nuevas demandas laborales, puesto que el salario que uno aspiraba a obtener con esos conocimientos adquiridos durante la licenciatura para cubrir las necesidades básicas, hoy el mismo salario se le otorga únicamente a las personas que tienen el conocimiento en esos nuevos programas o esas nuevas tecnologías y aquellos que no los tienen, simplemente no pueden recibir el mismo sueldo o ni siquiera resultan contratados.

También he enviado mi CV a otro tipo de empresas, para cubrir otro y cualquier tipo de empleo, la respuesta: "Se encuentra sobrecalificado, no podemos pagarle lo que por ley deberíamos debido a su título" ¿Un halago? Ni de broma, ahora el tener una licenciatura terminada parece peor a tener nada, porque al menos me podrían contratar en cualquier cosa que requiriera no más de la preparatoria... Así lucen nuestros tiempos, invertir en la educación ¿es ahora la peor inversión? Las escuelas y universidades definitivamente ganan y ganan bien por esas inversiones, el gobierno también, los estudiantes... no tanto...

En el camino de vuelta a casa, me invadió esta sensación de impotencia y de sentirme acorralado en un callejón sin salida, el cual ha dejado las alternativas laborales bastante reducidas; por un lado está la necesidad de actualizarme por medio de cursos que en este momento me es imposible pagar por mi cuenta (o incluso solicitar dicho apoyo a mis padres, pues con la enfermedad de mi madre, aunado de las reparaciones a la casa que quieren realizar para mantener la misma en las mejores condiciones, deja limitado el presupuesto disponible para invertir en cualesquiera de esos cursos, ya ni decir invertir en un nuevo equipo que rinda a la necesidad de dichos programas). Por otro lado me queda el camino que conozco: el arte, la ilustración, la fotografía y el tatuaje, del cual no he logrado ver una gran remuneración... e invertir nuevamente en él, parece no sólo una mala apuesta, sino una completa estupidez. Las ventas en la calle no han resultado del todo eficientes, pues la inversión suele ser mayor que la ganancia, a menos de que uno verdaderamente se dedique a esos negocios de tiempo completo y estableciéndose en una zona que no se encuentre ya plagada de otros vendedores ambulantes, que al igual que uno, simplemente tratan de salir adelante...

Me senté a hablar con mi familia y colocamos sobre la mesa las alternativas que quedan a la vista; me he acercado ya con un conocido que se encuentra trabajando en un estudio de fotografía, me hará el favor de acercarse con su jefe para ver la posibilidad de presentar mi trabajo y entrar a trabajar con ellos, mientras tanto el día de mañana asistiré a la universidad para revisar las bolsas de trabajo, también me he puesto en contacto con mi maestro de los cursos de tatuaje y me ha dado la recomendación de invertir en más material para ponerme a practicar en más y nuevos diseños (esto pensando en seguir adelante con el proyecto como inversión a futuro); invertir en exponer una pieza en alguna galería parece demasiado aventurado, sobretodo considerando que debo de invertir en un marco para la obre per se, pero al mismo tiempo quiero invertir en materiales, todo mi patrimonio en este momento se limita a 1200 pesos... por donde sea, las apuestas parecen demasiado altas, pero de igual modo el no invertir ese dinero y sentarme a esperar por una solución no es realmente una solución, tanto como no saber a donde ir puede llevarme nuevamente por cualquier camino y con ello a otro callejón sin salida.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que ya no me quedan alternativas y que me encuentro en un callejón sin salida, cuando en realidad, no he terminado, ni agotado todas las oportunidades que aún puedo explorar, porque tal y como dijo mi buddy en nuestro último chat

- ¿Qué harías si no tuvieras piernas?

- Buscaría la forma de encontrar lo antes posible un empleo que me permitiera subsistir, y trataría de llegar a las empresas o las personas necesarias para poder pedir ayuda - le respondí

- ¿Entonces, si aún las tienes, por qué no te mueves tanto como si las hubieras perdido?

Continúo en el próximo post