sábado, 2 de febrero de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1150, Mi relación con el dinero 8

Mi madre sufrió un pequeño accidente a causa de una enfermedad que la atacó hace un par de días; perdió el conocimiento un par de veces y sufrió una caída que ahora la ha dejado con una fractura en el sacro, lo cual irónicamente es una gran fortuna (de hecho ya se encuentra en casa con nosotros en este momento), pero en tanto no sabíamos realmente a qué se debía el malestar que la había hecho perder el conocimiento, comenzó a emerger en mi mente una serie de pensamientos acerca de las consecuencias que devendrían con la muerte de mi madre (lo cual inevitablemente va a pasar en un futuro, aunque no pueda saber a ciencia cierta cuando) y con ello una serie de temores que me ayudaron a ver los puntos donde aún me encuentro "flaqueando"

Al visitar a un amigo el día de ayer y comentarle la situación, sentí unas profundas ganas de llorar, sin embargo, podía notar que el origen de ese llanto era más una suerte de victimización entorno a la situación, de modo que me tranquilicé con algunas respiraciones y comencé a trazar el origen de ese llanto, lo cual era esencialmente el miedo de perder a mi mamá y lo que de hecho devendría con esa situación si mi mamá nos faltara, pues también emergió el temor de como eso podría afectar a mi papá y, dentro de ello, me di cuenta de que mi mayor temor aún detrás de eso fue el no contar ya con el apoyo de mis padres en este momento que no cuento con un empleo real para sostenerme económicamente. Una de las cosas que salieron a relucir es el hecho de que no he aceptado del todo que mis padres van a morir de hecho en algún momento, pero con esto lo que verdaderamente quedó en evidencia es lo mucho que me he mantenido en mi zona de confort al no considerar lo impredecible que la muerte de hecho es y lo mucho que en realidad pierdo el tiempo cada día, (aún saliendo a vender pan, café o chilaquiles) al simplemente esperar que la situación mejore, lo cual no existe bajo ninguna garantía, y que es por eso que no puedo simplemente detenerme, aún con las "meditaciones que dictan que las cosas fluirán hasta uno si se aplica la ley de la atracción", la realidad es que la vida no va a esperar ni el mundo a detenerse hasta que "todo lo que quiero ocurra para mi beneficio", al contrario, la vida es un constante acontecimiento y parte de esos acontecimientos existen en y como la muerte (que es de igual manera un regalo de la vida).

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de perder a mis padres y de perder su apoyo tanto económico como emocional y psicológico cuando lo he necesitado, mientras escribo ésto, vienen a mi mente una serie de discusiones que se han desprendido a lo largo de mi vida con ellos, y cómo a lo largo de mi vida temí tanto esos "regaños" y "llamadas de atención" que deliberadamente comencé a distanciarme de ellos sólo por temor a recibir esos escarmientos, y fue por ello que comencé a cerrarme más y más a sus advertencias y consejos y que comencé a irme en esta idea de "querer tener siempre la razón y creer que no me hacía falta aprender nada de ellos" (nada más errado y hasta tonto)

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de no contar con el apoyo de mis padres porque entonces aparentemente no podré salir adelante solo, en lugar de reconocer como dentro de ese pensamiento e idea yo mismo estoy creando mi propia limitación a reconocer mis capacidades y mi potencial, porque al final es como si estuviera diciendo que dependo completamente de mis padres, y aunque ciertamente en este momento de mi vida, dependo de ellos económicamente, no es como que esté imposibilitado a moverme o trabajar o de hecho crearme una vida por mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo y vergüenza de reconocer que dependo económicamente de mis padres y que no he generado eficientemente un sustento económico para mantenerme y apoyarme a mí mismo en mis necesidades fundamentales, sin embargo, al tratar de evadir este punto de reconocimiento también veo lo mucho que me he resistido a recibir su ayuda y a creer que me encuentro solo, por lo cual incluso he de reconocer que han emergido de nuevo los pensamientos suicidas ante la idea de verme sobrepasado por una situación que me ataque desde diversos flancos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo pensar que darme por vencido es una opción si mis padres llegaran a faltar, lo cual en realidad, debería ser por el contrario, puesto que ahora me corresponde a mí salir adelante con las herramientas que he aprendido en la vida (y que en realidad no son pocas), pues sé que tengo las capacidades y la iniciativa para trabajar y mantenerme a mí mismo

Así que, por lo pronto, mi compromiso próximo y fundamental es conseguir un empleo real, en lo que sea y lo antes posible, para con eso (y si es que logro generar aunque sea un pequeño excedente) no solo mantener mis necesidades fundamentales, sino de igual modo continuar financiando mis propios proyectos. No obstante, no me voy a dar por vencido, no en este momento, no después de tantas cosas que han abierto todas las puertas y posibilidades que ahora me gustaría explorar.

La verdad no me interesa si no llego a ser reconocido como “artista” o lo que sea, simplemente es algo que hago por pasión y eso será así por el resto de mi vida, pero de manera real y práctica la vida y las necesidades fundamentales son primero

Continúo en el próximo post