viernes, 20 de diciembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1917, ¿Por qué la vida se siente como una prisión?

Hay una pregunta que no ha dejado de dar vueltas en mi cabeza en lo que va de los últimos 2 meses. ¿Qué es lo que quiero realmente en la vida? ¿Qué es lo que espero realmente de este mundo? Y no deja de sorprenderme lo mucho que han cambiado mis expectativas con respecto a la realidad, la verdad por momentos me parece encontrarme en un mundo que tiene todos los caminos trazados, donde cada proyección, idea o experiencia que pueda enunciar a manera de "deseo" en torno a la vida misma, es una producción que se me ha enseñado a desear, que se me ha incitado a alcanzar, todo para que uno pase el resto de la vida en ese estúpido juego de "encontrarse allá afuera" "alcanzarme a mi mismo, aunque fuera de mí (tal vez por eso las drogas son experiencias que buscamos para conocernos un poco mejor adentro...)".

Es fascinante porque, cuando trato de ver más allá de aquellas cosas que, aparentemente definen "el sentido máximo de completud, satisfacción y éxito que un ser humano es capaz de alcanzar", lo único que puedo ver es un robot orgánico, que desespera por conseguir alguna suerte de "seguridad y control" sobre su propia existencia...

¿Será acaso que, el mayor deseo es reconocer y saberme responsable del resultado que imprimo en este camino que es la vida a través de mis palabras y acciones? No, la verdad es que en este punto de la historia de la humanidad, y después de todo lo que he aprendido del sistema y sus funcionamientos, no puedo seguir ignorando el hecho de que pretender que sólo uno es responsable del resultado de su vida, donde si no tienes un buen trabajo es tu culpa, si tus relaciones apestan es tu culpa, si obtienes una enfermedad provocada por una pandemia iniciada al otro lado del globo, tu salud es tu problema y el dinero ha de salir de las migajas que te da tu trabajo, porque la realidad es que aunque todos queramos tener sueldos de gerentes, la verdad es que el sistema necesita esclavos y necesitamos justificar la explotación de esa masa mediante salarios miserables para que nunca se les olvide tanto a los esclavos como a nosotros que, tienen lo que se merecen, porque no tienen un título universitario, o porque no tienen siquiera educación alguna, o tal vez porque no tuvieron los mismos privilegios y ventajas que el resto. ¿Por qué iban a ganar suficiente para vivir, y ya sabes, no sólo vivir, sino vivir bien...? (Que quede claro que no estoy diciendo que quien estudie más, gane más, simplemente estoy cuestionando por qué el salario mínimo es no sólo insuficiente, sino una forma de abuso, e incluso de tortura y esclavitud)

Y es decir,  no por esto se deja de sopesar las condiciones mismas de este sistema en una balanza, pues por un lado limitan y reprimen a los individuos basándose primordialmente en la cantidad de dinero a la cual se tiene acceso, y por otro, el modo de vida que nos ha provisto y que nos ha permitido comodidades que superan la de no pocos reyes en los periodos tempranos de la civilización humana.

Y también es cierto que no existe nada, ni nadie por encima de uno más que uno mismo, es decir, desde luego existen las figuras de "autoridad" y existen los maestros y los padres y los ídolos y líderes y todo eso, pero el único que define el "valor, importancia y atención" sobre esos puntos es la relación de uno con y hacia dichos símbolos, es decir, desde luego existen consecuencias prácticas ante la "desobediencia de la autoridad", pero es decir, también uno es físicamente capaz de contravenir el ejercicio de la autoridad sobre uno, si tomamos el ejercicio de esa autoridad en nosotros y como nosotros, expresando nuestra autoridad desde un punto que, ciertamente suele venir acompañado desde una visión que se antepone en nosotros y en nuestra sola existencia, como un elemento inamovible por el cual esencialmente vale la pena prácticamente rompernos el culo y la madre; el culo porque hay que salir a trabajar y ganarse el pan (hablando desde el mito del progreso, y el Capitalismo depredador) y la madre, porque la realidad es que las condiciones de nuestra existencia no son determinadas únicamente por nosotros y el resultados de nuestras acciones, filosofías, palabras, incluso nuestros pensamientos, no son sólo nuestros, pues pertenecemos al tejido social y un sistema educativo e integrado una lógica cultural en común a fin de facilitar los medios de interacción y comunicación que hacen posible la sociedad en sí... de la cual formamos parte y en la cual participamos y creamos tanto lo positivo, como lo negativo.

Lo fascinante es que al colocarme a mí mismo en y sobre el camino que dicho proyecto augura en aras de un "éxito" allá en la distancia, me doy cuenta (y aún más en los momentos que me veo alcanzando aquello que, creí desear) de que me encuentro con una gran "desilusión". Porque veo en mí una expectativa que, de hecho antecede a toda experiencia o proyección futura de este supuesto éxito, y ésto es: El deseo de que todo termine. Incluso, el deseo de dar MUERTE y TERMINO al sistema mismo en el cual nos encontramos inmersos. Como si una vez alcanzado aquel punto que me vi proyectando en el pasado, y el cual ahora resulta en mi presente, fuera no más que un salto de fe, a la esperanza de poder hallar la cúspide que satisface definitivamente toda frustración, todo pesar, todo temor y es decir, absolutamente toda experiencia de "sufrimiento" en este mundo.

Si se me permite aventurarme en dimensiones un tanto más turbias en derredor al deseo mismo de dar la muerte a otros (cualesquiera) individuos que he percibido en forma alguna, poseedores de alguna suerte de control sobre mí, la vida o mi experiencia dentro de la vida misma; me he topado con un descubrimiento fascinante alrededor de estas experiencias que, he venido a descubrir existen en todos y cada uno de nosotros (sino de manera presente o incluso consciente, persiste como potencial manifiesto en la sola manifestación de la corporeidad que supone el cuerpo, el PODER que supone ser y haber nacido "HUMANO"). Y es que, en realidad cada uno de nosotros, somos el prisionero, el guardia, la institución y el PODER tanatológico = El poder de dar muerte a otros, que es en realidad, el PODER sobre LA VIDA misma de OTROS, el cual supone el poder y control sobre mí mismo...

Quítale a este mundo todos los seres humanos y ¿qué queda? ¿Tendría sentido alguna institución, gobierno, país, frontera, escuela, hospital, cementerio o lo que tú gustes y mandes? 

Bien dicen que, la felicidad es en realidad un proyecto en sí mismo inalcanzable, y mucho menos en el contexto que ha venido desarrollando la modernidad como aspiración de la "felicidad", ya que, ninguna de estas experiencias en torno al "éxito", me dicen más de mí mismo, que el hecho de que, por supuesto puedo programarme a mí mismo a fin de ajustar las condiciones necesarias que me llevarán hasta ese sitio que pretendo donde, según mi mente, existe y tendré "PODER y CONTROL" de mi experiencia de vida, pero lo irónico es que una vez que en mi mente ya ha fabricado la imaginación en un determinado punto de "éxito", mi cerebro ya está desplegando la "máxima cantidad de endorfinas" que es posible de hecho experimentar dentro de dicha "imagen" y, al encontrarme allí, realizando incluso aquello que imaginé y preparé previamente, me encuentro pronto con el hecho de que, "No se siente ni más elevado el sentimiento, ni más intensa la experiencia".

Es como cuando uno se masturba pensando en la persona amada, ya sabes, la musa más improbable, más deseada, más requisitada, pero una vez que se tiene la relación sexual, física y real con dicha persona, puede en efecto satisfacerme temporalmente, pero no lo hará por siempre, e incluso uno descubre que ha tenido mejores orgasmos cuando uno se limitaba a fantasear con dicha persona, que en la experiencia misma de la relación consumada (lo cual es algo que vine a comprobar recientemente, cuando una de las mujeres a quien idolatraba en y bajo el halo de la más perfecta manifestación femenina encarnada, de pronto quedó para mí descartada por todo el tsunami de juicios, comparaciones e ideas que desbordó mi mente al contemplar la "imperfección" de la realidad en comparación de la fantasía)

No hay nada más desalentador, que descubrir que uno se encuentra obsesionado de la fantasía misma, la cual jamás podrá de hecho alcanzarse en forma alguna... porque simplemente no es, ni puede, ni será alguna vez REAL...

Si eres de los que creen que la vida es sentimiento y que lo que sientes según tu mente es real, no te preocupes, ya puedes cerrar este post, nada de lo que diga aquí va a convencerte de lo contrario. Pues lo único que sabemos a ciencia cierta, es que el límite de nuestras percepciones es determinado por los sentidos mismos que, el cuerpo y la mente, son capaces de proveernos, pues así como existe un límite al espectro sonoro perceptible por nuestro oido, de igual modo existe un límite para la gama visual de los ojos, o el tacto y, desde luego la mente no puede sino pensar en el sentido mismo de la programación instalada desde el lenguaje grafológico, visual, táctil, sonoro, etc, que se ha instaurado en nosotros al contexto mismo de la sociedad y la cultura en la que hemos crecido. Es por esto mismo, que jamás habremos de entender y experimentar "EL TODO", ni podremos alguna vez alcanzar de hecho "LO REAL", en tanto haya mente QUE DICTAMINE, LIMITE Y DIRIJA EL CUERPO.

En cada visita que realizo a una nueva prisión, cada vez más evidente se vuelve la similitud que este dispositivo llamado "la cárcel", comparte con nuestra vida diaria. Porque de hecho, la prisión es una estructura que deriva directamente del sistema educativo (para abordar de manera más amplia este punto, les sugiero leer Vigilar y Castigar de Michel Foucault).

¿Por qué la vida se siente como una prisión? Porque lo es... una prisión que creamos todos y cada uno de nosotros, cuando salimos a la calle y juzgamos las acciones de tal o cual individuo. (que son de hecho también nuestras acciones, palabras y contexto, el que hacen posible dicha manifestación y reconocimiento de aquello que, si bien podemos juzgarlo y señalarlo en el otro, es porque simple y sencillamente se encuentra instaurado en nosotros) Es decir... ¿de verdad alguna de esas pinches empresas, instituciones o gobiernos tienen más control sobre nosotros que el orden que nosotros mismos hemos aceptado y permitido en nosotros mismos como la sociedad, gobierno y país que de hecho SOMOS Y REPRESENTAMOS, tal y como NUESTROS REPRESENTANTES Y GOBERNANTES NOS MUESTRAN Y REFLEJAN QUE SOMOS EN REALIDAD? 

Si de verdad existiera en nosotros el deseo de parar el Narcotráfico, ya lo habríamos hecho, dejando de consumir las mismas substancias que han llenado los bolsillos y proveído las armas, física  y psicológicas, para delegar el control y el poder sobre aquellos que "NOSOTROS HEMOS ELEGIDO PARA QUE TOMEN DIRECCIÓN Y PLENA DICTAMINACIÓN DEL CONTROL DE NUESTRAS VIDAS". Porque en realidad, lo que deseamos más que ninguna otra cosa, es que alguien tome el control de nuestras vidas, que alguien tome el PODER y LA RESPONSABILIDAD POR NOSOTROS. Tal y como añoramos aquel primer momento en los brazos de nuestra madre que nos alimentaba con la leche que manaba de su seno, sabiéndonos indefensos y vulnerables, protegidos y acogidos por un ser que ha sobrevivido más que nosotros, que comprende, domina y puede más que nosotros... ese es nuestro deseo de "volver a la comodidad de la satisfacción inmediata" que nos enseñamos a nosotros mismos a replicar, con el llanto y la queja que, al igual que cuando eramos bebés, entendimos que, al quejarnos, emberrincharnos y frustrarnos, podíamos simplemente demandar y atraer "la atención" de nuestros protectores para satisfacernos...

Por eso es que nos quejamos del gobierno en turno, por eso nos quejamos del sistema económico, por eso es que imponemos resistencia. Porque si no existiera resistencia ante el PODER, el sistema mismo no tendría sentido, porque, en el dominio absoluto de todo ¿Qué sentido tendría un líder? ¿Qué sentido tendría un gobierno, un sistema o una institución? Somos nosotros con nuestras quejas que hacemos posible el CONTROL que hemos DELEGADO a otros.

Dicen por ahí que "El jugar a hacer de nosotros mismos la víctima, es una de las drogas no farmacológicas más adictivas de todas, porque nos LLEVA a buscar "LA SATISFACCIÓN TEMPORAL", separándonos de la realidad que supone nuestra responsabilidad por la cárcel PASIONAL en la que nosotros mismos nos hemos encerrado...

Queremos que nos controlen, porque tenemos miedo de nuestras propias mentes, cuando vemos cómo emerge el ENOJO, EL DESEO, LA ANSIEDAD, LA FELICIDAD... TENEMOS MIEDO A VIVIR Y POR ESO HEMOS ESTABLECIDO UN CONTROL, QUE SOLICITAMOS Y DEMANDAMOS, SE IMPONGA SOBRE NOSOTROS, CON TODO EL RIGOR Y EL PESO DE LA AUTORIDAD, LA CUAL NOSOTROS MISMOS HEMOS ARMADO Y DOTADO DE LA CAPACIDAD PARA EJERCER LA VIOLENCIA ANTE EL DESACATO DE LAS NORMAS QUE NOSOTROS MISMOS HEMOS DEMANDADO QUE SE IMPONGAN, TODO PARA QUE EL MUNDO "FUNCIONE".

Cambiemos el sistema de gobierno desde adentro, porque cada uno somos ya el prisionero, el guardia y la institución. Sólo estamos a respiro de la decisión que le hace falta al mundo para cambiar radicalmente en sus pilares, los cuales somos todos y cada uno, en esa decisión que cada uno ha hecho por levantarse, o por permanecer esclavo...

Y sólo para complementar, una de las mejores entrevistas de Bernard Poolman.

Día del Juicio por Bernard Poolman:

Texto original:

https://desteni.org/desteni-material/blog/interviews-farm-58-judgment-day-every-day

Entonces, ¿cuál es el día que todos temen? El  "Día del juicio", el día en que se te revelará a todos los que juzgues y culpes por tu condición actual. Ese es el "Día del juicio". Obviamente, tu idea es diferente: alguien te dirá "lo malo que eres", pero ese no es el "día del juicio", ese es un "mal día", el "día del juicio" es el día de ajustar cuentas. ¿Qué es el juicio final o este ajuste de cuentas? El Día de la Razón, el Día de rendir cuentas por 'Qué' y 'A quién' culpas, y 'A Quién' y 'Qué' usas como excusa para justificar "por qué' no puedes honrar la vida por igual" - Entonces, ese es 'El Sermón de la Serpiente' - es decir la cantidad de juicios por los que culpas a los demás, de modo que tu montaña es "demasiado grande" para escalarla, y luego profesas desde tu 'Estrado' desde el cual arrastras a todos los demás al puto hoyo de Serpientes, e intentas congregar la mayor cantidad posible de personas en tu Congregación para profesar tu engaño, y dices: "No puedo tener esto en mi conciencia, tengo que culparte"

Tengo que culpar a mis padres, tengo que culpar a Satanás y al diablo, ¡son ellos! "Tengo que culpar a Dios!"

Y luego, en el silencio de tu habitación hay un gran ruido: te sientas con tu pareja y chismeas o te sientas en tu mente con una de tus demonios y personalidades y chismeas.

¿Qué es el chisme? Pensar mierda o hablar mierda sobre otros seres, eso es chismear. Es drenar la esencia vital de los demás, porque aparentemente "eres mejor que ellos", ¿qué te muestran tus chismes? Que eres un demonio, un vampiro de mierda. ¿Y sabes qué? En realidad lo haces

Pensamos pensamientos en los que culpamos a los demás o "Hablamos acerca de los demás", en nuestros "Espacios de Confianza", nuestras "Condiciones Seguras", En Secretismo. ¿Cuál es el conocimiento secreto del mundo? Es que todos están culpando a alguien más por la condición del mundo y no hacen nada al respecto de éste, porque, ¿Cuál es la forma perfecta de asegurarte de que puedes permanecer siendo deshonesto? ¡Culpas a otro! Porque no puedes cambiarlos, y a menos de que ellos cambien, tú no vas a cambiar = vas a proteger tu puto trasero - pero no vas a cambiar - cada excusa, cada razón y 'por qué', todos a los que apuntas con tu pinche dedo, culpándolos "Por qué" estás en la condición en la que estás, eso es tu "día del juicio". De modo que has estado viviendo el 'Día del juicio' cada pinche día de tu vida, todo lo que está sucediendo en el universo y en la creación es que el mismo día se repite todos los días: 'El día del juicio' - y mira 'cómo se ve'... en el mundo.

Ahora escúchame: para aquellos que afirman que el amor resolverá el problema, en el mismo momento en que profesas amor y permites que el mundo exista como está = estás juzgando al mundo y eres el único que lo está causando. ¿Por qué? ¡Porque estás permitiendo que exista! Tú eres el Creador, está dentro de Tu Conciencia, Tu Conciencia es Holográfica - 'Como es Arriba, es Abajo', 'En lo Pequeño está lo Grande' - el hecho mismo de que puedes 'Pensarlo', Puedes 'Crearlo' - 'La Ley de la Atracción ', la 'Conciencia de Prosperidad' es tu prueba de que el amor es la causa, y el que tú estés profesando amor representa el juicio en sí mismo que estás imponiendo, al culpar a todos los demás, porque estás afirmando que estás por encima de todo esto, 'Eres Mejor' porque eres amoroso, pero no estás haciendo nada al respecto, eres un veneno deshonesto y asqueroso de la serpiente, ¡hablando con una lengua bífida! Porque dices una cosa mientras que haces otra.

¿Qué hemos estado haciendo en Desteni? Hemos estado colocando puntos deliberadamente para sacar al demonio en todos. Para resaltar el punto que culpas, y así puedas comenzar a ver qué es lo que estás culpando y que no estás perdonando: el mismo momento en que quieres que alguien más "te perdone" = Estás culpando a algo por tu condición, estás en juicio.

 Es por eso que el perdón a uno mismo es la clave porque tú, te perdonas a ti mismo, el único que puede perdonarte, eres tú, y si no dejas de culparte, no te has perdonado a ti mismo, Aún te estás juzgando a ti mismo por la condición del mundo, lo cual sólo te desempoderará...

¿Qué es la honestidad con uno mismo? La honestidad con uno mismo es ver las cosas como son para que tengas el poder de hacer algo al respecto, de modo que afirmar que hay un "poder superior" que está haciendo que el mundo sea como es y negar que es la condición humana lo que lo está causando, significa que tu participación en este mundo en términos de 'cómo' participas, ¿qué es? ¡Deshonesto! El sentido común dice: que nada en este mundo puede existir excepto lo que es provocado directamente por los participantes. Entonces, si quitas al humano, no tendrás ningún problema humano, ¿verdad? - para que no puedas culpar a "Satanás", al "diablo" o a "dios" - porque si te llevas a los humanos = ¡no hay problemas!

Deshonesto sería entonces culpar a 'Satanás', al 'Diablo', 'Lucifer' o 'Dios' o un 'Alien' o cualquier pinche cosa: tu hermano, tu madre, tu hermana, el sexo, la pornografía, la masturbación, no puedes culpar nada. Tú eres el participante: desempeña el papel y siempre que esté separado, eso significa que no forma parte de la búsqueda de una solución, ¿por qué deberías existir? ¿Quién debería preocuparse por ti cuando no estás dispuesto a preocuparte por nadie?

Día del juicio final: "Día de ajustar cuentas". ¿Por qué estás esperando el día del juicio cuando ya lo estás viviendo cada día? Es deshonestidad. ¿Por qué culpas a otros por tu condición y no te perdonas a ti mismo? ¿Por qué te estás quitando el poder al aferrarte a la deshonestidad? ¿Por qué finges estar loco y enojado al no ver el simple sentido común de que eres el mismo creador de los sistemas que existen? Para que puedas afirmar que no eres tú, eso es una condición de locura, deberías estar encerrado.

Aquí termina la entrevista... y si... ya estamos todos encerrados

Aquí las instrucciones para liberarnos

http://lite.desteniiprocess.com/

Continúo con este punto en el próximo post. Gracias por leer

Para más contexto, estas entrevistas les recomiendo ampliamente escuchar con atención estas conferencias:






miércoles, 18 de diciembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1916, Visiting an ex-convict in his house after his liberation.

For the last weeks I have been living with an ex-convict who used to work for one the drug cartels here in Mexico, quite some years ago. He spent around 15 years in jail, and all that it implies, in terms of the type and kind of experiences that one is able to face at the interior of a place that can basically be described as the living hell.

I meet him at the interior of one of this facilities, when I was giving a drawing course inside the prison, I was invited by a friend who has been working at the interior of this facilities for more than 40 years, his name is Jorge Correa and his known also as the father of the "Prison Theater". Yes, he is an actor, and he has been sharing this "art" at the interior of this facilities as a way of therapy for the purpose of  social re-adaptation. And certainly one of the most inspiring examples that one could ever ask for, when one is looking up for a Master when it comes to finding just the right communication and interaction with this groups of people who, have grown completely immerse in environments of such violence, that one can hardly imagine until one literally places oneself in such places... as I took the decision of doing once that, this guy who used to be part of this Drug Cartel, invited me to his house, once that he was released of one of this facilities.

I didn´t really knew what to expect once that I place myself on that bus, knowing and fearing that, maybe he could kidnap me as a mean of revenge, or try to convince me to join to the Cartel, and you know, everything that you could imagine when you know that you are walking into the tiger cave, so to speak.  But, despite everything, nothing that I could ever imagine, was even close to the scenario that I suddenly found myself on, once that I walked into the land of origin, of this guy. As soon as I arrived, the first picture of the extreme conditions in which he grew up in, not only because of the Drug war that is taking place right now in the middle of a town where the people is assassinated everyday, where whoever tries to place a business, is charged with a 50% of your entire incomes by the Cartel, and if you refuse to pay, they kill you and your family, in the best scenario...

It didn´t seemed ethic to me to take pictures of the house of this man, so I am able to share some of the "pictures" that I can briefly recall from the place that, is the place in which, not only him, but also his partner and 12 year old boy are growing and living.

I still remember the irony of the first visit that I made to him, one year ago, in the moment that he told me that I was able to take a bath when I arrived at his home. Where he took me in front of this broken fridge filled with water that smelled like sewer, water that its also used to "clean the food", and I mean, obviously there is not "hot water" available, they only use a little bit of chlorine to take out the smell, but you know, the water its still a little bit dark and, a little bit hard to try to simply ignore, the toilet that they have has no water, and one has to fill a bucket near a pond that´s down a cliff that´s quite far from the house, and trust me, only having to walk up and down with a couple of buckets, it´s really quite an exhausting journey to do even twice in a day, specially walking down a road that, is literally filled of garbage, garbage that includes needles left randomly by the local drug addicts. The rats run freely in the same places that the food is prepared, and by nights the amount of bugs and places that run freely inside the place in which he lives, can quite easily take oneself to the point of saying: “Man, this is not life, why am I here? Why am I even tolerating this conditions that I have no reason to expose myself into...?

Its interesting, because, I was able to "complain", while for this people there is literally no choice, I mean, at least not in the short term. They have been working very very hard in the last year since my last visit. And they have now at least, being able to place a couple of walls to give a little bit more of privacy at the toilet, which previously only had a little curtain to, not feel entirely exposed while taking a shit, lol. So yes, they are moving, slowly but surely; hopefully,by the time that the son of this guy reaches the 20 years old, they will have completed the toilet and placed a floor for the interior of the house, as they don´t have any at the moment, which is part of what has made that the plagues have become so hard to expel from it.

Well, after the work that I have been doing at the interior of the prisons, eating and living with the prisoners for periods of 1 week to 1 month, I believed that I was at a point where I was already, quite “free” of the limitations of my own mind, as I regarded myself already able to let go of everything.

And, fascinatingly enough, once that I was in the middle of this place, with this guy who, despite of all the limitations in which he lives, he would still share with me the food available, a bed inside of his house and, you know, he would even protect me and direct me in the middle of that place, where there is literally a drug war exploding outside of his house. But despite all of it, there would still be a place in my mind where I would say: This is the consequence that he created for himself, so he is basically getting what he created, lol. But unfortunately that is not the chase, as this is exactly the same way of life of thousands of people around him, literally hundreds of thousands, some of them never committed a crime and despite it all, the very government said that it was impossible to do anything for them, as the zone was considered literally “Lost” at the hands of the Drug Cartels.

It´s something quite ironic I must say, when you see that the very families of the people who live in the middle of such violence, applaud and celebrate when one of the members of the family becomes part of the Cartel, because that means at least the opportunity to have a little bit more of some "luxuries", and the promise that, the family will be protected by the same Cartel as long as the family member keeps alive (which is very rare, specially when some of the members of the drug cartels start from the 12 years of age and have to fight against fully grown up and well train man on the military)

I suddenly found myself depressed in the middle of that “picture” so to speak. Because, I suddenly realized that I never had to go through all of that, and yet they were offering what they had at hand while I was complaining that it wasn’t “clean enough, healthy enough, safe enough”. And yes, it’s not the type and kind of conditions in which any human being should live in; nevertheless, I took the decision to focus on what was really going on around. And something fascinating that you are able to notice, is the “comradely” that takes place with and all the people, who actually, try to make the best of the worst...

I had and still need a lot to write and put down around this experience that I just came back from, but it definitely open a point within me: "I have no excuse to give up, I am no longer tolerating my own excuses and depression to get in the way, I really don’t have to reasons to be, sincerely speaking... I am in the middle of one of the greater process that any human being could ask for, and YES it’s quite a ride, one of the most amazing rides one can ever ask for. 

Now I know that, whenever I believe that “I am done with something" but I still find myself complaining and being ungrateful, I am barely beginning to see the real opportunities that I have, the privileges that I have... I am taking this chance, this opportunity from and all of this, to be aware of how close I have been, of never being able to do what I am already doing, which is to being able to live doing the work that I love, and those completely absurd moments in which I sometimes find myself saying that: "Its unfair that I am not earning enough, because I don´t have this or that". Or even better when I complain about how I see other people and I compare with them saying that I am less, inferior, not worthy enough, not good enough" When many, many, many, MANY PEOPLE, don´t even had any other choice, but what was available... is it really a surprise that the Drug Cartels have grown so powerful when one sees the true origin of their "success" to attain the necessary labor force. One that is willing to go ALL THE WAY, as they have nothing to loose, because they never knew anything different than this.

I am grateful for this opportunity that has shown me, just how lucky I have been of growing up in a family that, has literally being able to provide more than the basic: Water, food, roof, education, health... I am able to read and write, not only in my language, but I can do it also on English for God sake! Which is already more than what others have had the opportunity of doing! I mean, quite a ton of privileges, only to learn how arrogant I can be when I found myself complaining about what I would like to have, and that I even take me to the point of "Self Pity", by the very comparisons that I stupidly make with those people who "have those things and experiences that I want". I mean of course it’s not necessary for everyone to go into such extremes. But, this has been certainly quite a wake up call for me, and I am done with complaining, because even when you believed that things were tough enough lol, it can always get more and more extreme. 

Something is not working in my life as cool as I would like it to be? Then yes, I can change to the best I am able to, that’s the chance that I can give to myself. You are able to change something in your life that you don’t like? That’s already quite a privilege. You are very very very very VERY Rich, if you are able to change things within and around you. Be grateful for it.

Thanks for reading.

martes, 26 de noviembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1915

En estos días he estado observando a un deseo que, por mucho tiempo me costó reconocerlo como tal, por el hecho de ver y juzgar este deseo desde el aspecto "negativo", y al juzgarlo únicamente desde el aspecto negativo, emergió el temor de compartirlo y de hablar de ello, primero que nada pensando en cómo lo podrían ver y juzgar los demás, y por consecuente lo reprimí y silencié como algo que simplemente tiene que permanecer en el rincón más oscuro de mi consciencia; sin embargo, recientemente en el círculo sagrado de los Indios, uno de los líderes comenzó a hablar abiertamente sobre éste punto, precisamente como parte de los deseos que solemos reprimir, y es por ello, que considero importante compartir un poco de las dimensiones que he comenzado a abordar dentro de este punto que ha emergido, no sólo en fechas recientes, pues éstas imágenes, han formado parte y han emergido en mi mente desde que tengo memoria.

Este deseo ha sido el de "matar personas", ya fuera en mi entorno inmediato o donde incluso, estas imágenes podrían escalar al grado de que me vería a mí mismo destruyendo la ciudad entera con tal de "hacer que todo se detenga".

Hablando un poco más de estos pensamientos con uno de mis "guías" en este proceso, el me compartió de igual modo algunas de sus experiencias alrededor de este punto, y pude identificarme sobre una de estas experiencias, la cual emergió primordialmente a lo largo de mi infancia cuando iba a la escuela, cuando solía preguntarme a sí mismo "¿Cómo hago que todos paren? ¿Cómo hago que todos se detengan?" Porque, para mí el acudir a la escuela, la convivencia con los otros niños, así como la rutina diaria, era algo que me volvía verdaderamente loco. Fue entonces que comencé a generar estos pensamientos en los que continua y constantemente me veía haciendo daño e hiriendo a mis compañeros de la escuela (sobretodo aquellos que me molestaban), porque en mi "impotencia", y sobretodo al sentir que es imposible recurrir a cualquier autoridad, ya fuera en y por parte de la propia escuela o incluso a mis propios padres, puesto que, aunque lo había intentado antes, siempre que lo hacía, al final me iba cada vez peor en esta relación con mis compañeros, y por ello, fue que dejé de levantar la voz, y comencé a adentrarme cada vez más en estos pensamientos que, se convertían para mí como en esta pequeña fuga en la cual podía tener por un momento "el control", y podía verme haciéndoles lo mismo llevado a un extremo en el que sabía que, simplemente "ese abuso dejaría de existir", y ya no sólo sería imaginarme esa tunda de golpes propinados a los bullies, estos pensamientos escalarían hasta el grado de realizar sobre ellos todo tipo de torturas y "castigos" (no olvidemos esta palabra, pues es clave para entender cómo el mismo sistema que reprime mediante la fuerza se encuentra engranado en todos y cada uno de nosotros) hasta el punto donde finalmente comenzaría a imaginar y fantasear sobre dar muerte a mis compañeros, a mis maestros y autoridades escolares = como una forma de venganza ante el mecanismo en sí mismo que es la escuela, y por no haber hecho lo que era necesario cuando pedía y suplicaba ayuda para detener al resto de mis compañeros.

Y lo irónico es que, tal vez como consecuencia de la consciencia "Cristiana" con la cual mis padres trataron de criarme, es muy fácil llegar a creer que uno está jugando "del lado de los buenos", sólo porque eso es lo que inicialmente nos enseñan de la deidad Abrahamica, y entiéndase que, al escribir ésto, no pretendo proyectar culpa en y hacia mis padres por la religión que, ellos mismos recibieron a su vez de sus padres y los padres de sus padres; y sin adentrarme demasiado sobre éste punto, el hecho es que, con dicho ideal de "yo estoy del lado de los buenos, porque me han enseñado a rezarle al Dios que es bueno, y por lo tanto, al yo ser la víctima dentro de todo ésto, tengo Licencia Moral para poder imaginarme estas cosas, porque al final, sería algo MUY BUENO PARA MÍ, que todos los demás desaparecieran o que fueran erradicados de la faz de la tierra. Y si quieren saber qué tan lejos podía llegar esta clase de pensamientos, no en pocos momentos me vería rezándole a este Dios Abrahamico, pidiéndole que asesinara a mis "enemigos".

No obstante, y como suele ocurrir ante deseos o proyecciones reprimidas, al no llegar a ver "consumado este deseo", pronto comencé a ser yo quien desearía morir, porque con el paso de los días, y a medida que veía que "no pasaba nada", comenzaba entonces a rezar y a pedirle a Dios que, "me matara a mí", porque decía "Si no te lo puedes llevar a él, entonces llévame a mí"; en fin, en todos estos deseos de "detener el sistema", sin darme cuenta, "yo mismo estaba ejerciendo exactamente la misma violencia en mi interior", porque el sistema que trataba de combatir afuera, no se encuentra afuera realmente, sino adentro; incluso el recurrir a una "figura religiosa" que funge como "la autoridad punitiva que vigila y castiga", pidiendo que sea ésta la que realice los actos que yo mismo estoy recreando en mi mente, es básicamente querer utilizar dicho poder y ejercer dicho control a fin de obligar a los demás a hacer "lo que yo quiero", "lo que a mí me conviene" y es decir ¿No es así como de hecho funcionan las figuras de autoridad y de poder dentro del sistema? = Si vas en contra de mis deseos, si vas en contra de mis intereses, voy a destruirte...

Quiero compartir algunos puntos de perdón a uno mismo que he caminado dentro de este "deseo" en particular, que he venido cargando desde la infancia, para poder traer aquí, un malestar social que, reconocido o no, forma parte de la cultura normalizada del entretenimiento...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo negar, resistir y rechazar las imágenes que de hecho, he estado deliberadamente creando y manteniendo en mi mente desde la infancia, las cuales, irónicamente, ahora y como consecuencia de la programación que yo mismo he colocado sobre mí mismo, al repetir una y otra vez estas imágenes en mi mente y buscar dichas imágenes en mi mundo (ya fuera dentro de las películas, las canciones, o las historias de las personas), ahora éstas se han integrado a tal grado que, ante más trato de resistirlas, más aparecen, por lo cual, ahora abro aquí este punto en honestidad conmigo mismo, para que de hecho pueda comenzar a liberar uno a uno los candados que han integrado y amalgamado este abuso tanto dentro como fuera de mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo desear matar a las personas en mi entorno, como una forma de "controlar y detener el sistema" para hacerlo funcionar y caminar a la cadencia de mis deseos, porque aquí la cuestión es que, imaginando que, realmente se hubiese manifestado este deseo, este simple acto de imaginar y pensar dichas situaciones = ¿Cómo podría garantizar que, todo se habría detenido allí? ¿Cómo puedo estar seguro de que no habría llevado este deseo más lejos y, hubiese hecho de mí mismo uno más de aquellos dictadores que actualmente dominan y gobiernan el mundo? Lo más probable es que, me habría convertido al igual que cualquiera de ellos, en un monstruo insaciable que sólo habría creado un nuevo y aterrador sistema de esclavitud que funcionaría sólo al límite de mis intereses (no es que sea muy diferente ahora, pero creo haber expresado este punto de manera bastante abarcadora)

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber querido cambiar y dirigir este mundo por la fuerza y la violencia, para hacer que todos caminaran y se movieran a como yo lo deseaba, irónicamente, incluso llegaba a tener estos pensamientos hacia las chicas y mujeres por las cuales me sentía atraído y a la vez rechazado (lo cual puede decirnos mucho sobre la actual taza de feminicidios que está azotando al país), donde al no poder tener "control" sobre el deseo que sentía hacia las mujeres, era como decir dentro de mí "pues si no puedo tenerte, entonces quiero que te vayas y que nadie más pueda tenerte"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber reprimido y silenciado este "deseo", sin darme cuenta de que aquello que resisto persiste en mí, y me obligará a ponerle atención y a enfrentarlo hasta que de hecho, logre cambiar mi participación en y hacia este, porque al final, el enemigo no es "la mente", sino que soy yo mismo siendo aquel el que decide cómo participa y se relaciona con su propia mente y con el mundo en su totalidad

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar este deseo y pensamientos como algo "negativo", sin ver en honestidad conmigo mismo, que, aunque en efecto no es en lo absoluto algo aceptable a permitir y aceptar dentro de mí, el juzgarlo como algo "negativo", fue lo que precisamente me llevó a callarlo y mantenerlo oculto dentro de mí, en lugar de expresarlo y caminarlo en honestidad conmigo mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo rezar para que Dios matara a mis compañeros de la escuela y a mis "enemigos", donde en lugar de dar un paso atrás y tomar un respiro para ver cómo podía encontrar una solución hablando directamente con ellos, diciéndoles "Oye, ya no quiero que esta sea nuestra relación, quiero encontrar una forma en la cual todo pueda funcionar para todos de la mejor forma posible", simplemente fui yo quien decidió polarizar mi relación en y hacia mis compañeros, y en ello fui yo quien decidió perpetuar el abuso, creando más y más abuso dentro de mi mente, en lugar de detenerme y considerar lo que de hecho estaba manifestando en contra DE MÍ MISMO, porque al final, con estos pensamientos, yo fui quien alimentó su propia desesperación al no "satisfacer su deseo de control", y como consecuencia comencé a manifestar los pensamientos suicidas que yo mismo he generado en y hacia mí mismo, en mi pretensión por ahora "controlar mi vida, removiéndome de la vida misma"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber querido controlar la vida por la fuerza, sin ver en honestidad conmigo mismo que, a la vida no se le controla, se le acepta, se le entiende y se relaciona uno con ella para siempre expresarse de la mejor forma posible, es decir, en un modo que contemple la mejor relación posible con y entre todos nosotros

Me comprometo conmigo mismo a corregir y detener los pensamientos de abuso y el deseo de matar, para que de hecho pueda encontrar una expresión digna que me ayude a mejorar mi relación con las personas, en lugar de apartarme de ellas, creyendo que "son ellos/ellas/elles" los que tienen la culpa, en lugar de verme y reconocerme como el principio creador de mi propia realidad

Me comprometo conmigo mismo a parar mi aislamiento, reconociendo mis intenciones en honestidad conmigo mismo y mi participación en y hacia otras personas, para que en lugar de tratar de controlar a otros, pueda crear una forma de relacionarme con los demás que pueda de hecho permanecer y por la cual pueda levantarme en cada momento de cada respiro

Dato del periódico Reforma:

Suman 3 mil 142 mujeres asesinadas en 2019
Cd. de México (25 noviembre 2019).- Un total de 3 mil 142 mujeres fueron asesinadas en México durante los primeros 10 meses de 2019, según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
-Antonio Baranda-

lunes, 25 de noviembre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1914

Siento que desde mi último post han cambiado tantas cosas que difícilmente podría hacer un resumen generalizando o englobando todo, de modo que iré tomando cada uno de los puntos según vayan emergiendo y expandiendo según lo considere pertinente, a fin de cuentas, este proceso es por y para toda la vida.

La verdad no tengo idea de por dónde empezar, aunque me gustaría hablar de la persona que fui, y la persona que he sido antes y durante este proceso, la verdad no puedo identificarme con ninguna de esas visiones/ilusiones/ideas de mí mismo, excepto por una sola cosa que en todos esos puntos de mi vida siempre ha permanecido constante: La búsqueda, la pregunta "¿Qué más hay en esta vida?" Y creo que la mejor respuesta que he podido encontrar hasta este momento es: 8 mil millones de caminos diferentes, todos únicos y a la vez iguales por su misma Unicidad.

Hasta hace muy poco de hecho, he comenzado a "ver" que de hecho lo más interesante dentro de la pregunta misma "¿Qué más hay en la vida?" es preguntarse: Pero "¿Qué o quién está haciendo preguntas?" lol

El mayor regalo que este proceso me ha dado, a mí que desde niño siempre fui una persona que prefirió permanecer recluido y distante de las personas por temor a, primero que nada ver que no soy "el único, que no soy especial, que no soy Más y en esencia, reconocer esta distancia que comenzó en algún punto de nuestra existencia llamada "separación". Es decir, desde luego, cada uno es único, desde luego cada uno es "especial", sin embargo, el básicamente conocerme y exponerme a mí mismo en la vulnerabilidad de mis relaciones con las personas, con la naturaleza y la vida misma, es algo que, me entristece ver que han tenido que pasar casi treinta años para exponerme y comenzar a de hecho entregarme incondicionalmente.

Y ese regalo ha sido básicamente el darme la posibilidad de "soltar" las viejas ataduras y explorar nuevas posibilidades, dejando de tomarme tan personal "la vida" o "la vida desde el sistema mejor dicho", para comenzar a abrir las preguntas que ningún científico puede responder; no hay nada más hermoso que percatarse de nuestra "oportunidad" de estar aquí, pues aunque podemos generar fuego, no hemos CREADO el fuego, y aunque podemos explicar el proceso por el cual se genera la lluvia, e incluso contamos con tecnología para generar lluvia, no hemos creado, ni podemos explicar realmente ¿Por qué llueve?

La herramienta de la escritura y el perdón a uno mismo, ha sido ese "salvavidas" con el que se que puedo contar cada vez que las cosas se ponen intensas, donde soltar puede ser lo único que me permite devolverme a la estabilidad del momento y abrir una nueva oportunidad para caminar abierta e incondicionalmente en lo desconocido, y esencialmente llevándome a mí mismo a ponerme en situaciones que, de otro modo jamás habrían ocurrido, como comenzar a involucrarme en la exploración de mi propia consciencia, y darme a la tarea de evidenciar y exponer no sólo los abusos que ocurren afuera en el mundo, sino también dentro de mí, al ser yo participe de dichos abusos en y a partir de mi "indiferencia e inconsciencia" en y hacia toda la vida. O comenzar a visitar algunos de los lugares en los que se vive día con día aquella marginación y abusos que, desafortunadamente, aunque los libros y documentales nos traen momentáneamente esa mirada a la otredad, siguen quedando en un plano distante que, no es posible llegar a conocer del todo sino involucrándose directamente con el medio, para conocer el problema desde todas sus dimensiones, o al menos desde tantas como me es posible abarcar desde el punto en el que me encuentro en este momento dentro de mi proceso.

Ya que, y al igual que esa pregunta "por la vida" siempre ha permanecido constante, de igual modo uno de los temores más constantes en y a o largo de toda mi vida, ha sido el "verme en honestidad conmigo mismo", y ¿a qué me refiero exactamente a verme en honestidad conmigo mismo? Verme más allá de los juicios hacia mí mismo y hacia los demás, más allá de las comparaciones, ideas y percepciones que he creído y creado a lo largo de este camino; cabe aclarar desde luego que, es un trabajo constante y que sigo caminando día con día, no es en realidad como que se llegue a un punto en el que "ya termine"; la verdad es que incluso los puntos que creía haber trascendido hace algunos años, se transforman y transmutan en nuevos retos, en nuevas visiones y cambios que, al igual que un instrumento musical, es como que uno tiene que ir afinándolo paso a paso.

El ir a las prisiones por ejemplo, siento que es apenas parte de los primeros pasos hacia un proceso aún más grande, como si apenas estuviera preparándome para algo todavía más interesante y a la vez desafiante (pero eso si, sumamente divertido).

Hablando de eso, uno de los aspectos más interesantes y controvertidos de estas recientes experiencias en los Centros Federales, y específicamente dentro de los centros femeniles. Ha sido el contemplar mi propio deseo desbordado hacia algunas de estas mujeres privadas de su libertad, donde la consciencia advierte sobre las implicaciones y riesgos de entablar "vínculos" con cualesquiera de estas personas (entiéndase esto no limitado a hombres o mujeres), otra parte de mí insiste y demanda la apertura incondicional a reconocer frente a mí a un ser humano que siente como yo, que sufre como yo y que sigue buscando día con día la misma respuesta a las preguntas que cualquiera de nosotros nos formulamos (con la diferencia de que, habría que preguntarnos en honestidad con nosotros mismos ¿Quiénes seríamos a esta altura de nuestra vida si no supiéramos leer o escribir? como ocurre de hecho en la mayoría de los casos de estas personas) En fin, este es precisamente uno de los puntos que va para largo, y que me gustaría seguir expandiendo en publicaciones más adelante, a medida que lo voy aterrizando de igual modo para mí mismo en mis escritos.

Lo dejaré hasta aquí por el momento, gracias por leerme!

martes, 29 de octubre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1913, El valor de vivir una vida en honestidad con uno mismo



Este hombre de quien hablo, es un hombre que vive apreciando hasta los más sutiles detalles de la vida, apreciando y valorando cada momento pese a las adversidades que enfrenta en su día a día, pues aún en medio de la adversidad del contexto en el que vive y de todo el dolor que ha padecido, sigue encontrando nuevas formas de ser feliz y de apreciar una riqueza a su alrededor, en situaciones en las que otros fácilmente caerían en la desesperación.

Les suplico a todos, invariablemente de sus juicios e ideas de "lo que aparente se merece cada cual", a mantener un cordial respeto y consideración, ante una vida que no pudo sino crecer y criarse en un contexto de violencia y marginación, que muchos de nosotros jamás tuvimos que vivir o enfrentar. 

Si bien es cierto que, existen los casos de éxito de personas que, pese a dichas condiciones, siempre buscaron las formas de crecer y salir adelante haciendo las cosas "por la derecha" como suele decirse; la persona que logra florecer, aún en medio de la oscuridad, también es un caso de ÉXITO, que vale toda la pena del mundo escuchar. Sobretodo por y para aquellos que, se encuentran hoy sumergidos en dichos contextos de violencia

Volveré a visitar a dicha persona una vez que vuelva del servicio que estaré prestando en la prisión, es decir pasado alrededor de 1 - 2 meses, por favor paciencia. Gracias por escuchar

domingo, 20 de octubre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1912, Culiacán Sinaloa pt 1



El día de ayer salí del Centro penitenciario femenil, y como desde luego hay una serie de cosas que no se me permite ingresar, entre esas cosas: Una computadora, electrónicos y demás, esto desde luego ha retrasado algunos de los procesos que estoy llevando a cabo, como la novela, las páginas y, desde luego, mi acceso a las noticias, pero apenas salí de la prisión comencé a enterarme de todo lo que está pasando en Culiacan y lo que ha estado pasando en Sinaloa desde que me fui.

Por lo pronto, creo sinceramente que a nadie nos sorprende el reconocer este simple e irónico hecho que pone en evidencia la lucha de poderes que en realidad está tomando lugar en nuestro país, sin importar los colores del partido, ni la bandera moral bajo la cual se marche. Una rebanadita del pastel es apenas un país, de verdad aún esperan que sigamos creyendo que el negocio de los Narcos es el enemigo último a vencer, cuando perdemos tan fácilmente de vista lo que ocurre de manera cotidiana entre la venta de las drogas legales, como el alcohol o el tabaco por mencionar las más comunes dentro de nuestra dimensión de "las drogas", y olvidamos como nosotros mismos tenemos acceso a un sin número de "privilegios" que derivan de otros países que aceptan la explotación y esclavización física y sexual de sus propios ciudadanos para que nosotros nos podamos tomar un café barato en Starbucks, empresa que a su vez para comprar el azúcar barato, acude a esos mercados de explotación que causan un sin número de problemas y muerte a su alrededor; y sin irnos muy lejos, el agricultor en México, quien sigue recibiendo una miseria por el alimento que tarda jornadas brutales en realizarse; al verse obligado a vender su mercancía barata por la mano de filas y filas de proveedores para que nosotros podamos tenerlo al alcance del supermercado (o incluso hasta nuestra casa), provoca a su vez más y más puntos de vulnerabilidad, que hace que las filas del Narco no dejen de extenderse infinitamente, porque el Narco ofrece

1 La clase de vida que tanto nos venden los nuevos poderes mediáticos mundiales, y que ningún lamentable sueldo, incluso tras terminar una licenciatura y maestría, jamás podrá pagar.
2 El poder y fuga al temor mismo que genera la propia estructura del sistema económico que hemos construido.

No es noticia que el poder del Narco se extiende mucho más allá de Culiacán, es decir no sólo allá lejos donde a todos los demás aparentemente nos puede "valer verga" la existencia del otro; el Narco está en todo el mundo. Y aunque, cabe aclarar que yo no fui de aquellos que votaron por él, la decisión de liberar a Ovidio, pese a que los medios de comunicación se enfocan en señalar únicamente la violación que el presidente hizo a la Constitución, violación por cierto muy bien señalada, por la cual el presidente debería ser acreedor a una sentencia de prisión de hasta por 12 años por la liberación de este reo; como se señala en la propia Constitución btw, aunque evidentemente con la magna e infinita santidad de nuestro honesto e incorruptible soberano, sería un sacrilegio para la Nación conceder que sus mesiánicos pies pisen en forma alguna las instalaciones de un centro penitenciario y por lo mismo, todos sabemos que eso jamás pasará... :). La realidad es que el liberar a al hijo del Chapo, no sólo fue la mejor decisión; era ciertamente la única...

En menos de 15 minutos, no sólo Culiacan era sobrevolada por los helicópteros del Cartel de Sinaloa; también los helicópteros de otros Carteles estaban en el aire, según comentaban algunas personas con quienes se trabaja en los centros penitenciarios, y que en el pasado solían militar en el Narcotráfico: "Ni siquiera cuando ellos estaban militando en el Cartel, se había visto una cantidad de armamento semejante, ni una organización tan rápida e inmediata, como aquella que abrió las puertas desde el interior del penal del cual se fugaron los internos pertenecientes al Cartel de Sinaloa, y que ellos mismos agradecieron infinitamente que el presidente tomara la sensata decisión de liberar inmediatamente a Oviedo"

Al final un Narco no es lo mismo que un criminal, prueba de ello es la organización que supera por mucho la de nuestras propias fuerzas armadas; es un concursante más por el poder, y si quitas a Z1, simplemente sigue Z2. Este problema no es algo que pueda encontrar una solución simplemente removiendo al Narco, o prohibiendo tal y cual substancia para llenar las prisiones de personas que sólo terminan dedicándose a una vida criminal que empeora cada vez más la condición general de nuestro país.

Ya escribiré más al respecto, pero por lo pronto les recomiendo ampliamente poner especial atención a esta lectura, una propuesta de reorganización mundial para repensar desde medio Oriente, lo que está pasando en México...

El Confederalismo Democrático:


link:

https://www.youtube.com/watch?v=va7xCuDTE2g&list=PLROANBjV6UJl0vCAxAQ-bACha1i48rYhT

sábado, 5 de octubre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1911, Visitando la prisión femenil

Al visitar la prisión femenil de Morelos en esta primera incursión para dar un pequeño taller de pirograbado, no dejaba de sentir ansiedad al desconocer los retos y circunstancias que enfrentaría dentro de la misma. Y aunque podía formarme una idea del entorno al que podría enfrentarme por mi experiencia dentro de otras prisiones, había una gran y primordial diferencia de y con respecto de las prisiones varoniles, no sólo porque para mí resultaba un terreno completamente diferente y desconocido, sino debido primordialmente a mi propia experiencia interna de inseguridad en y hacia las mujeres, con quienes mi comunicación no siempre ha sido la más eficiente; aunque confieso que no sé decir si ésto se desprende a propósito de mi idea de lo que sería "una comunicación eficiente", sólo porque el resultado de mis interacciones con ellas no ha sido o devenido en lo que en esta sociedad he aprendido de otros hombres a ser "el objetivo a seguir", lo cual es esencialmente tener cuantas relaciones sexuales sean posibles con ellas; sin embargo, me atrevo a decir que, el resultado de mis interacciones con ellas, al menos en la medida de las circunstancias en las que siempre se han presentado, siempre han devenido en resultados enriquecedores que, no dejan de ayudarme a crecer como ser humano, y es por este sólo y singular hecho, que siempre las consideré y he considerado, seres sumamente hermosos y fascinantes, tanto por dentro como por fuera.

No soy un iluso, sé que nadie es perfecto, y que tanto en hombres como en mujeres existe esta absurda tendencia a declararnos continua y constantemente la guerra entre conflictos absurdos que no traen nada excepto más y más división entre nosotros, divisiones y conflictos que, personalmente deseo, alcancen su más pronta resolución en una forma que sea verdaderamente lo mejor para todos. A veces imagino las múltiples formas en las que la humanidad podría ver su extinción, y una de ellas, suele ser que, como resultado de esta absurda guerra entre géneros, el ser humano verá su inevitable final, no como consecuencia de una catástrofe medio ambiental, no como consecuencia del estallido de una tercera guerra mundial, o al menos en consecuencia directa de estas, sino como resultado de las mismas divisiones que nos han hecho vernos y definirnos con base en todo precepto, idea, teoría y lucha posible, excepto por aquella que realmente nos une de manera inherente más allá de nuestra condición humana = la vida misma.

Si se me permite aventurarme en una observación, tal vez un tanto ajena al tema a tratar aquí, creo que los grupos que sufren más violencia, aún más que las mujeres, son los niños y los animales, pero como resultado de nuestra indiferencia hacia los primeros, y al ejemplo que hemos venido a inculcar y representar para los mismos, ellos simplemente continúan aprendiendo nuestras dinámicas de abuso y heredan estas luchas cuyo origen en realidad, nadie recuerda plenamente, donde cualquier teoría y conjetura desprendida de los estudios antropológicos entorno a las dinámicas sociales originarias de nuestros antepasados, siguen siendo un misterio sin resolver en términos de: ¿Cómo fue realmente que llegamos hasta este punto? Es decir, ¿Dónde fue realmente que comenzó esta guerra y bajo que desacuerdos y condiciones? ¿Con base en que estúpida pelea marital, amorosa, fraternal que no encontró resolución por medio del recurso que tanto nos jactamos y presumimos de detentar, según nosotros, que nos lleva POR ENCIMA DE LOS ANIMALES, la comunicación, las palabras? Y que aún a la fecha, pese a todos nuestros avances tecnológicos y científicos, pese a toda la especialización ahora existente en las vías del lenguaje y la comunicación, sigue sin poder encontrar un sólo momento, ¡SÓLO UN PINCHE MOMENTO! En el que podamos sentarnos juntos a discutir abierta, honesta y amorosamente, una solución que termine con ésta y con todas las guerras.

Aunque por el momento, esta incursión en la prisión ha sido breve, pues he tenido que volver a la ciudad para realizar un par de trabajos a fin de continuar persiguiendo la papa como decimos por acá en México, en estos 3 días en los que he iniciado el taller dentro de la misma (taller al cual le daré continuidad en el periodo de una semana tras los trabajos que realizaré por acá), he podido ver a mujeres que están hartas de ser lo que la sociedad les ha enseñado a ser, mujeres que buscan una oportunidad para expresar algo distinto a aquello que se ha convertido en la vida dentro de este sistema.

Desde luego siempre es un shock encontrarse mujeres tan jóvenes que, caen en prisión desde los 18 años, quienes a pesar de su corta edad, ya tienen hijos con algún hombre que, de igual modo se encuentra preso en alguno de los 500 ceferesos del país, pues muchas de ellas terminan en prisión como consecuencia de su relación y vínculo con dichos criminales. Desde luego no las estoy eximiendo de su responsabilidad al adentrarse en ese tipo de relaciones, no obstante, suele ser debido a las mismas condiciones de violencia estructural en las que muchas de ellas suelen crecer y vivir, que muchas de ellas optan por entrar en dichas relaciones que, al presentarles un modo de vida que les permiten acceso a "ciertos lujos" que proporcionan las mismas actividades criminales, prefieren correr el riesgo de terminar en prisión, el problema es que eventualmente, tarde o temprano, muchas de ellas terminan justo allí en el mejor de los casos, y muertas en la mayoría de ellos.

No es tampoco tan diferente con los hombres desde luego, pero la primordial diferencia reside actualmente en los indices de violencia tan altos que se están experimentando en el país, donde 9 mujeres están siendo asesinadas por día, en un país donde sólo se reportan el 20% de las violaciones por parte de las mujeres, y apenas el 3% de dichas violaciones son reportadas por parte de los hombres. Pero aunque estas estadísticas son conocidas por el público en general, la siguiente estadística verdaderamente me dejó perplejo, la cual es difícil llegar a conocer si no se frecuentan las prisiones, al enterarme de que en realidad, el mayor porcentaje de violaciones lo sufren los hombres, violaciones que de hecho ocurren dentro de las prisiones varoniles, estadística según la cual, son los hombres los que sufren el 70% de violaciones EN EL MUNDO, tomando ya en cuenta el conteo de dichos incidentes que, por lo general no suelen ser reportados, ni tomados en consideración, puesto que existe un halo de "normalización" con respecto a estas violaciones al considerarlas "parte del castigo merecido por los hombres que terminan en prisión" Y lo fascinante acerca de todo ésto, es que, como es algo "normal" para un hombre sufrir estos incidentes dentro de las prisiones, perdemos de vista completamente la pregunta: ¿Qué nos dice ésto acerca de nuestra naturaleza y expresión sexual como hombres? ¿Qué nos revela ésto acerca de los discursos del supuesto rol de género del hombre y la supuesta heterosexualidad, la homosexualidad o cualesquiera de la ahora tan variada gama de definiciones y preferencias, cuando la naturaleza per se de nuestra naturaleza sexual como hombres, invariablemente de nuestras preferencias, nos lleva a la necesidad de satisfacer este inevitable impulso y necesidad de "penetrar" en la otredad (lo cual no se limita siquiera a otros seres humanos, sino que puede extenderse a animales, objetos, frutas y... bueno, cualquier infinidad de posibles preferencias y géneros de igual modo representados en las tendencias de los discursos pornográficos)?

Confieso que, desconozco exactamente hasta donde irá a parar este camino que he decidido explorar, pues aún me falta mucho por leer, explorar y discutir dentro de este proceso, pero quiero confiar en que, de algún modo, todo cuanto abordo me acerca un poco más al fin último que me ha llevado a caminar el mismo = la verdad

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de visitar la prisión femenil, porque a pesar de que le he dado clases de arte a mujeres anteriormente, dentro de mí siento un gran temor a "experimentar un acercamiento distinto", una forma de hablar distinta, donde realmente estaré en contacto con mujeres que en esencia "dan miedo", porque pareciera que, al haber cometido crímenes como asesinatos, robos, fraudes, violaciones, etc. (crímenes que tenemos en la mente como "normalizados" en y hacia el género masculino), puedo ver que me dan miedo, porque en realidad en mi mente, es "como si fueran hombres"; es interesante como, por ejemplo a medida que escribo ésto, puedo ver cómo todo el discurso de "los roles de género" comienza por las palabras que atribuimos a dichos roles, y ahora dentro de mí, al no encontrar a esas mujeres en la definición normalizada de la consciencia y estas ideas atribuidas al género femenino de aparente "fragilidad y debilidad", mi consciencia lo lleva inmediatamente al polo opuesto y genera este temor por encontrar algo "ajeno" a este estado de "normalidad"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo relacionar la "violencia" con "fuerza", sin ver cómo al relacionar estas ideas como parte de "la expresión masculina", se vuelve entonces "normal" para nosotros los hombres, al habersenos atribuido este concepto y definición como parte de nuestra masculinidad, sin de hecho ver en honestidad conmigo mismo que, todos somos capaces de la "agresión", de la "violencia", sin embargo, aparentemente para los hombres se encuentra "normalizado" en ciertas cosas y para las mujeres en otras

Dentro de la prisión femenil, no hay pocos casos de mujeres que asesinaron a sus maridos, o que militaban dentro del narcotráfico; no hay "elemento débil o frágil" dentro de ellas en realidad, simplemente es la percepción que se ha creado dentro de y hacia las mismas

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que las mujeres son el género débil al que tiene que protegerse, sin ver y darme cuenta de que, incluso dentro de ese punto de partida, por ejemplo en mi apoyo al feminismo, aún estoy preservando y fomentando los mismos discursos e ideas alrededor del género femenino como "débil, frágil, impotente", cuando no es así en lo absoluto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a enfrentar las ideas y discursos alrededor de mi propia masculinidad, en las ideas que he tenido de lo que aparentemente significa "ser un hombre"

domingo, 22 de septiembre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1910, Caminando algunos puntos

El día de ayer fue mi primer día en exponer un par de pinturas en una pequeña galería, y debido al hecho de que llevaba algunos meses trabajando en este par de proyectos, en mi mente este día se presentó como un evento muy importante, un evento alrededor del cual quería definir mi futuro y trayectoria como artista; básicamente lo que me dije a mí mismo al comenzar con este curso que he venido realizando desde hace poco menos de un año, es que si no lograba vender un solo cuadro, entonces no tenía sentido seguir dedicándome al arte; sin embargo, aunque veo lo "extremosa" de esta declaración; esta situación se ha venido a empalmar con la invitación que recibí por parte de la directora del Penal femenil de Morelos para dar clases de pirograbado en la prisión para las mujeres privadas de su libertad; esta propuesta me la hizo hace algunos meses atrás y ahora, con esta situación, básicamente ahora me siento incapaz de enseñarle a estas mujeres a realizar estos trabajos, puesto que la directora me ha dicho que tiene la intención de ayudarles a realizar un producto novedoso que pueda ayudarles a vender sus artesanías para que puedan apoyar a sus familias, o a sí mismas, y dentro de mí me veo repitiéndome a mí mismo: ¿Cómo voy yo a enseñarle a estas mujeres a vender cualesquiera de estas artesanías si yo mismo soy incapaz de vivir de mi propio trabajo?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que no tengo nada que enseñarles a las mujeres en la prisión de Morelos


Me veo sintiendo una gran culpa desde los últimos años que he dejado de escribir con la constancia con que solía hacerlo… sin embargo, es como si tuviera esta idea o creencia de que escribir diario me evitaba todos los problemas o resolvía todo por mí; lo cual en realidad no es del todo cierto, porque lo que hice fue mantenerme aislado en mi habitación, escribiendo día y noche sin ver a nadie, simplemente queriendo creer que yo tenía o sostenía de alguna manera el discurso que predominaba por encima de los demás, cuando en realidad ¿qué de ello podía contraponerlo a la realidad cuando simplemente me limitaba a vivir en mi pequeño espacio y realidad donde yo soy el único que a mis ojos tiene la razón mientras me alejo de todos los demás? Tal vez en realidad no es una cuestión de que “antes estuviera bien y ya no”, simplemente las condiciones han cambiado, he tenido que salir más y hacer más cosas para bien o para mal he aprendido poco a poco de cada cosa, y eso en sí mismo es lo que me ha abierto las puertas necesarias para poder abrir nuevas puertas y dimensiones de mi persona

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que estaba mejor cuando me la pasaba recluido en mi habitación escribiendo todo el día, porque en realidad jamás tenía que enfrentarme a nadie, ni darle la cara a nadie, sólo tenía que desaparecer y dejar que me diera lo mismo lo que otros pudieran decir de mí porque de todos modos estaba en mis planes jamás tener que volver a verlos o a conocerlos

Sentía mucho rencor hacia una compañera de la carrera con quien tenía una competencia un tanto absurda alrededor de quien era "mejor artista", cuando ella me decía lo difícil que era tratar de vender el trabajo y que ella si lo había conseguido, en esos momentos me veía diciéndome a mí mismo que sólo lo vendió debido a que alguna persona que la conocía o era su amiga se lo compró, y sin embargo, ahora sólo me veo diciéndome esto a mí mismo, simplemente porque siento envidia, una envida casi psicopática hacia las personas de mi entorno cuando los veo estando bien, cuando los veo siendo felices. Y es irónico, porque, en no pocos momentos me avergüenza sentir estas experiencias positivas frente a otras personas o mostrarlas por ejemplo, porque en realidad puedo ver como la supuesta “alegría” que he definido en esta experiencia positiva en realidad muchas veces suele ser debido a este momento en el que me veo regodeándome de algún evento "positivo" en mi vida, mientras que otros pueden no estar pasándola bien; o como por ejemplo hay situaciones en las que, cuando ocurre algo "positivo" me vuelvo en extremo estridente en mi tono de voz, y es que es como si tratara de hacer “alarde” de mi situación frente a los demás, incluso tratando de hacer sentir mal a otros en mi entorno para hacer que entonces las miradas vayan hacia mí. Y es por esta simple y sencilla cuestión, que me parece que el motivo por el cual el entorno "artístico" de las galerías y exposiciones, suele ser tan pretencioso, porque al final, todo va y gira alrededor de "quien tiene más títulos o reconocimientos o ha expuesto más veces o tiene tal cuadro en tal galería internacional, y quien ha hecho qué cosas a diferencia de los demás".

Es irónico cómo justo en momento como éste, es que puedo ver que todas esas cosas negativas que yo veía en aquella compañera con quien tenía dicha competencia por ver "quien era mejor artista", eran en realidad un reflejo directo de mí.

Es irónico ¿no? Como siempre fingí que las personas no me importaban, cuando eran en realidad lo único acerca de lo que pensaba, sobretodo aquellos a quienes les había guardado alguna suerte de rencor o resentimiento, porque siempre esas personas de quienes me aparté de alguna manera u otra en mi vida, fueron a las que más recordé, porque se convirtieron precisamente en ese recordatorio de todas estas ideas que han fungido como el engranaje que me ha conducido por el camino que yo mismo he creado, así como sus respectivas consecuencias.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que, siempre fui nada, desde que nací yo no tenía un valor o un significado, pero ¿se supone que tengo que tenerlo? El propósito es inexistente ¿por qué le doy tanto valor a esa idea?

Estoy llorando en este momento al sentirme sin propósito, sin embargo, siempre nos enseñan que el propósito es algo en lo que tenemos que enfocarnos, que todo lo que hacemos tiene que llegar a algo y, es que en realidad sólo caminamos hacia nuestra propia destrucción ante más tratamos de ser o convertirnos en la definición de ese algo que se ha definido como "más o por encima o superior a nosotros mismos", lo cual es la ilusión misma de la evolución y el progreso. Ante más trato de definirme como artista, más me duele reconocer el hecho de que no lo soy, porque el arte en sí no existe, simplemente lo que hago es producir estas imágenes que, subo a una cuenta de Instagram para que otros le den like, para que otros lo vean; y es también por eso que siento que mi labor es tan vacía, tan carente de toda fuerza, que he dejado de dibujar, he dejado de aportar visiones al mundo, porque toda imagen se pierde y ahoga en el mar de imágenes que recibímos por Instagram, por Pinterest, por todas estas plataformas que en realidad no tienen nada dentro de sí mismas, y por eso es que una imagen, se vuelve cualquier imagen.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que una imagen se vuelve cualquier imagen y que da lo mismo que me esfuerce o no, porque al final siempre voy a fracasar, sin ver como yo mismo me he condicionado a esta idea de que tengo que ser especial para que la vida me acontezca, sin ver que, en realidad la vida ya es y existe, invariablemente de si tengo o no todos estos títulos o reconocimientos por parte de las personas en mi entorno

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y ver cómo yo he definido “mi valor” como ser humano, de acuerdo al dinero, donde por ejemplo ahora al decir que me siento como basura, estoy diciendo que sentirme como basura significa o es lo mismo a ser nada, cuando en realidad todo lo que significa ser “algo o nada” es definir mi valor de acuerdo a tener o no tener algo, y ese algo es dinero, el dinero es lo que me permite seguir el juego de “ser o tener algo especial”, el cual es el que hace que la vida “acontezca”, lo que hace que la vida me pase, que me acontezca

Continúo en el próximo post

viernes, 13 de septiembre de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1909, Caminando fuera de la fantasía alrededor del sexo

Hace dos días tuve un momento en el que, sentí esta curiosidad de volver a ver porno después de 5 meses de haberme mantenido lejos de estos materiales; y es increíble como sigo sintiendo que me encuentro luchando contra estas imágenes que, aún cuando no las veo en algún dispositivo físico, se reproducen en mi mente con estas fantasías que no dejan de emerger.

Sin embargo,  cada vez que estas "caídas" toman lugar, y específicamente dentro de dichos materiales, puedo notar que, una vez que me encuentro viendo de nuevo esos materiales, existe una cierta "desilusión" dentro de mi mente al sorprender que, la experiencia energética que esperaba recibir de ese momento, en realidad no es "mayor, ni más intensa" que el instante anterior a ese momento, donde experimenté el deseo mismo de ver o participar en esos materiales. Y es que, curiosamente, en relación con "las expectativas" alrededor de cualquiera de estos momentos, se ha descubierto que la experiencia de la "felicidad" en el cerebro por ejemplo, opera exactamente en esta forma: Cuando uno se proyecta a sí mismo haciendo algo y experimenta "felicidad o satisfacción", ese momento en sí ya es el punto de mayor intensidad con relación a esa experiencia, y en el momento que uno manifiesta o realiza aquello que tanto deseaba e imaginaba = Emerge la desilusión porque se espera una experiencia "más intensa" "más satisfactoria", y es por ello que entonces nos colocamos una y otra vez en experiencias cada vez más riesgosas o más intensas, para tratar de llenar o satisfacer este hueco que emerge en nosotros cuando, una vez que alcanzamos ese momento, la experiencia de felicidad "se termina también, tan efímeramente como empezó"

Puedo notar que por momentos en mi mente, aún me veo yendo a las memorias de mis relaciones pasadas, es decir especificamente a esos momentos de las relaciones sexuales y siento que me encuentro tratando de "encontrar el punto que me hacía sentir tan pleno de esos momentos", satisfecho en un sentido que no puedo expresar con facilidad, recuerdo la sensación de seguridad que da la compañía del cuerpo ajeno, y esa experiencia que en mi mente he interpretado como esta confianza.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definir la Vulnerabilidad y la Confianza en relación al sexo, donde aparentemente una experiencia así conmigo mismo sólo puede surgir y depende de la presencia de otro, cuando en realidad primero se vive esa confianza, y sólo entonces se comparte y expresa con otra persona

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir vergüenza de experimentar el deseo de tener sexo, al juzgarlo como algo "malo"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar el deseo de tener sexo como si fuera algo "malo", lo cual en realidad puedo ver que vino de mi madre, tras un día en el que me descubrió viendo pornografía y comenzó a regañarme con cierta intensidad; ella fue en realidad la que me dijo que masturbarse era un pecado, y aunque no entendía en realidad ¿cómo algo que sentía y que prácticamente todos los hombres sentíamos de manera natural era malo? (porque hablábamos de esos deseos en el salón de clases desde que estábamos en la primaria) 

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que ver a una mujer en su potencial sexual es algo irrespetuoso, perverso o grosero, porque aparentemente tenía que mantener esta idea de "pureza", como "mantenerse libre o lejos de ese acto que era un pecado" y, sin embargo, era una fuerza lo suficientemente fuerte en mí, como para obligarme a mí mismo a moverme a conseguir dinero, es irónico porque, mientras escribo ésto, puedo recordar que en efecto sentía vergüenza de acercarme con una chica de mi edad cuando estaba en la secundaria, sin embargo, cuando entré a trabajar y comencé a juntar mi dinero, lo primero que hice fue comprar revistas pornográficas (Y si, a pesar de que era menor de edad, me las vendían porque en realidad a las personas del puesto sólo les interesaba vender), pero no se detuvo allí, porque cuando escuchaba a mis compañeros de la escuela decir y contar cosas acerca de sus primeras experiencias sexuales, yo comencé a impacientarme porque, pese a que creía o me sentía "poca cosa" para las chicas de mi edad, y tenía esta creencia de que jamás tendrían sexo conmigo, lo que hice fue un día acercarme con mis compañeros del trabajo, quienes eran ya adultos con familia, porque ellos visitaban burdeles y prostíbulos en la zona de la Merced. Yo tenía 14 años en aquel momento, y cuando me llevaron ante aquellas mujeres a quienes se les podía pagar por tener sexo, utilicé el dinero para pagar por aquello que tanto deseaba satisfacer y que creía que no podía hacerlo de ninguna otra forma excepto pagando por ello. Es irónico porque, así fue exactamente como comencé a obsesionarme por hacer cosas en el arte que "impresionaran y llamaran la atención de las chicas". La verdad es que me enfoque y especialicé en hacer retratos, porque descubrí que de esa forma tenía "un pretexto" para acercarme con las chicas que me atraían y pedirles una foto, sólo para poder hacer su dibujo y sentir de este modo que podía pasar viéndolas mucho tiempo sin sentirme ansioso o temeroso de que notaran mi mirada, simplemente porque estaba negando mis propios deseos; por eso es que siempre quería acercarme lo más posible a esta idea de "la perfección", según qué tanto podía llamar la atención de las mujeres para que me permitieran seguir usando ese "pretexto" para estar cerca de ellas... es irónico porque, de igual modo puedo ver que ésto se volvió en parte el motivo por el cual no aprendí a capitalizar mi trabajo a través del arte, porque en realidad no estaba apuntando a hacer de ésto un modo de vida, sino simplemente a alimentar la búsqueda de este deseo que trataba de satisfacer de alguna manera; aunque fuera de manera simbólica, así sirviera de pretexto para tener la imagen de estas mujeres y fantasear con y acerca de ellas, imaginándome en una relación con ellas o teniendo sexo con ellas, el cual, al mismo tiempo no dejaba de repetirme una y otra vez en mi mente que jamás pasaría, que era imposible que "alguien como yo, estuviese con alguien como aquellas chicas que me atraían"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber visto mis propios deseos como algo malo, juzgando estos impulsos a desear tener sexo con las mujeres como algo incorrecto o vergonzoso 

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que, a los hombres se nos enseña a tener vergüenza de nuestros propios impulsos y deseos desde que estamos en la escuela y se nos enseña a burlarnos de nuestras propias erecciones, las cuales siempre tratamos de disimular y de esconder, no sólo de las mujeres, sino también de otros hombres; porque entre nosotros mismos provocamos estos temores deliberadamente, porque recuerdo como nos burlábamos de aquellos a quienes les pasaba esto, sobretodo cuando estaban cerca de las chicas que los demás sabíamos que le gustaban; porque al hacerlo, era como tratar de lograr que los demás terminaran tan frustrados como de hecho uno mismo se sentía.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que estaba mal sentir atracción física en y hacia las mujeres y que debía de avergonzarme de mí mismo cuando sentía estos impulsos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo avergonzarme de los impulsos que sentía en mi cuerpo al estar frente al sexo opuesto, donde aparentemente tenía que negar mis deseos ante las mujeres, porque no era "correcto" hacerlo, 

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo confundir la excitación que sentía hacia las mujeres con miedo y ansiedad, cuando en realidad, no era de “ellas” de quienes sentía “miedo y ansiedad”, sino de todos los hombres que estaban presentes como por ejemplo, cuando veía cómo otros tenían que hacer estas enormes exhibiciones de sus declaraciones ante los demás y cómo otros gritarían cosas y se reirían o se entrometerían dentro de ese momento, en el cual de por sí declarársele a la chica que me gustaba, ya era en sí un gran reto; pero recuerdo ese momento en el que quise acercarme a la chica que me gustaba, donde me paraba frente a ella, a punto de decirle lo que siento, pero atrás de mí están compañeros de la escuela que se burlan y gritan “se le abre, tú qué Gabriel”. Y en ese momento me alejo porque soy incapaz de siquiera decirle lo que siento, y soy aún más incapaz de enfrentar ese momento en el que recibo el “No”, por parte de ella, porque dentro de mí, siento que “ya sé cuál es la respuesta”

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de decirle a las personas lo que siento, por temor a perderlas, sin ver cómo dentro de ello, yo mismo me he atado innumerables veces a las personas en mi vida, en relaciones en las cuales no me sentía bien, ni me hacían ningún bien; sin embargo, yo permanecía allí, expectante de satisfacer esa "oportunidad" que imaginaba y repetía una y otra vez en mi mente hasta el vértigo = la oportunidad de llegar a satisfacer esas fantasías que alguna vez tuve con aquellas personas con quienes me crucé

Continúo en el próximo post

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1908, Enfrentando la relación entre el dinero y el arte 1



Una increíble entrevista para entender la psicopatía de las redes sociales (advertencia: está en inglés)

En estos días he estado observando un poco más de cerca a los pensamientos reactivos que llegan a emerger, particularmente con esta experiencia emocional dentro de mi mente que, al mismo tiempo me vi justificando bajo bandera de aquello que suele llamarse "Celos Profesionales", que dicho de otro modo no es más que: "Mi dibujito está más bonito que el tuyo"... lo digo de este modo porque, justamente esa es la clase de actitud que puedo recordar incluso de mi infancia, cuando alguien dibujaba algo que me parecía "mejor que lo mío", inmediatamente iba en este berrinche interno criticando otras cosas de la otra persona, sólo para poder seguirme convenciendo de que "yo era mejor que el otro". Sin embargo, a medida que profundizaba más y más sobre estos pensamientos llegué al punto de formularme a mí mismo esta pregunta:

 ¿Qué necesidad tengo o tendría del trabajo de otros artistas, si no me viera definido por " el arte"? Es decir, he hecho del arte mi "definición" en mi enfoque laboral o profesional, y por ello, cuando pienso que tengo que competir contra otros artistas por hacer que mi trabajo sea el mejor o el más visto o el más vendido, viene una enorme frustración, porque es decir, ya tan sólo el generar una expectativa basada en lo que por ejemplo, se aprende a lo largo de la historia del arte, donde los artistas que utilizan o se valen de tal o cual recurso para trascender en la historia, ya es una gran expectativa sobre uno mismo. Una gran expectativa en términos de que, me veo en sí proyectando esa imagen en mi mente como si eso fuera la definición del éxito en sí, cuando en realidad, no es que "uno tenga que destacar entre los demás" sino que cada uno logra el perfeccionamiento de su discurso, el cual ciertamente es único, porque el arte en sí no constituye un problema per se, ya que éste es una de las mejores terapias que, al menos personalmente he podido encontrar, sino que el verdadero problema alrededor del arte siempre es cuando uno trata de llegar ante cualquier obra y decir "esto es arte y esto no lo es" bueno ¿Y si el arte en sí no existe? ¿Y si simplemente es el reflejo de una expresión visual que llevamos en nuestro interior?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo querer competir contra otros artistas para pribar que mi trabajo es "mejor" que el de los demás, y en ello, llegar a este punto de ser "reconocido y recordado" como un gran artista, donde entonces yo mismo impongo una enorme frustración y carga sobre mí mismo, al colocar esta expectativa y definición de mí mismo a través de "tener que hacer arte", cuando en realidad el arte no es otra cosa más que una expresión de uno mismo que, revela el perfeccionamiento que uno ha tenido y llevado a cabo sobre su propia persona, tal y como por ejemplo un médico hace arte, como un abogado hace arte, como un teórico hace arte, como un arquitecto hace arte; como un reflejo y expresión de quien uno es en la expresión.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que al definirme de acuerdo a "el arte o hacer arte", también comienzo a formar estos juicios y experiencia de competencia hacia otras personas porque, al definir todo mi quehacer alrededor de "una sola actividad" de la cual hago depender todos mis ingresos, es entonces que comienzo de igual modo a crear los pensamientos de celos y envidia, sin embargo, puedo darme cuenta de que, al no definirme de acuerdo al arte o las actividades que realizo por ejemplo ¿Cómo podría siquiera existir la envidia o los celos hacia otros artistas si no me defino de acuerdo a esta sola actividad?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme a mí mismo como un artista, donde entonces al meterme en esa definición aparentemente me vuelvo incapaz de crear o generar otras cosas que puedan de hecho ayudarme a expandir mi consciencia a las oportunidades que ofrece la vida, para no tener que limitarme a una sola definición de mí mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo concentrar y enfocar toda mi atención en "el arte" y "tener que ser o convertirme en un artista" que hace cosas que "a todos les gusta" para que entonces todos me compren a mí y sólo a mí... porque de eso va el discurso de la envidia bajo el cual uno quiere "destruir al otro" (a diferencia de los celos que te llevan a imitar al otro), y destruirlo ¿cómo? Criticándolo y pensando que lo que él/ella hace no es tan bueno como lo que yo hago porque los colores, las formas no son los mismos... perdiendo de vista allí completamente primero y antes que nada que todos tenemos una expresión única que justamente busca hacer y expresar todo de forma diferente, y siempre se quiere dar lo mejor de uno mismo, pero no ya para competir y demostrar "soy el mejor" sino para expresar lo que existe dentro de mí.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer que de hecho, si consiguiera un ingreso que no proviniera del arte, es decir un ingreso suficiente que me permitiera mi subsistencia totalmente, y si este ingreso no proviniera del arte, ya no sentiría esa presión por tener que hacer cosas mejores que los demás, porque ¿Qué necesidad tengo de competir si ya tengo lo necesario para mi subsistencia y para pagar todo lo necesario dentro de mi mundo y realidad? Y es dentro de ésto que, puedo ver lo mucho que de hecho cambiarían las cosas que hago

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que dejaría de hacer arte si me dedicara a otra cosa, lo cual en realidad puedo ver de hecho que no ocurriría, porque siempre dedicaría un tiempo a hacer algo que me permitiera esa creatividad, no obstante ya no se volvería el punto de mayor relevancia en mi vida. Si fuera un trabajo per se, mi atención estaría allí, donde he puesto el valor del dinero.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber querido apartar el dinero del arte, porque puedo ver como yo mismo me he resistido a capitalizar en este sentido mi trabajo, porque, cuando termino un dibujo, un lienzo, una obra, dentro de mí estoy viendo un proceso que disfruté, y es como si dentro de mi mente tratara de apartar el dinero de este proceso por y como consecuencia de esta idea y definición que yo mismo llegué a cargar sobre mí mismo en la infancia, viendo el trabajo como algo que tiene que sufrirse y casi casi padecerse

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a mezclar el dinero y el arte, porque en realidad siento temor de que se le ponga precio a mi trabajo, porque puedo ver como esto constituye un temor para mí al creer que lo que hago puede no ser tan "valioso" y como eso entonces constituye parte en sí del temor a esta idea de competencia con otros artistas, o el ser comparado con otros artistas, porque es justo por eso que me he mantenido al margen al no querer capitalizar mi trabajo, en el miedo de saber de igual modo ¿cuánto vale el trabajo que realizo?

Continuo en el próximo post

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1907, Caminando de la Rabia al entendimiento

El día de hoy he hablado con la persona con quien "tuve el conflicto" hace un par de días. Finalmente llegué a entender parte del proceso que ha estado enfrentando. Es fascinante cómo, asumí un millón de cosas alrededor de la situación que se desprendió en las ultimas semanas con dicha persona, excepto la más simple circunstancia de todas: El trabajo que le había solicitado, suponía tal desafío para esta persona, que cuando concluyó el trabajo, me dijo que había superado uno de sus mas grandes temores, puesto que no se sentía lo suficientemente seguro para realizar esta tarea que le solicité; una de las principales razones que me dio, es que no quería fallarle a una persona que consideraba entre sus seres queridos.

Cuando escuché esas palabras, sinceramente me quedé atónito, porque además de la culpa que comenzó a emerger por todos los pensamientos e imaginarios que había formulado en mi mente, donde casi casi uno trae lo peor de la otra persona y de uno mismo..., comienzo a darme cuenta de lo mucho que en realidad yo mismo por ejemplo, tomé la decisión en numerosas ocasiones de distanciarme de las personas porque esencialmente tenía miedo de fallarles. He terminado no sé cuantas relaciones en mi vida entre amigos, compañeros y parejas, sólo por temor a no estar "a la altura" de lo que yo quería ofrecer a dicha persona, y aunque parezca absurdo, era tan importante dicha situación, que prefería apartarme poniendo cualquier excusa, a seguir adelante por temor a "destrozar la imagen que quería que otros tuvieran de mí", y no obstante, es irónico que de todos modos destruí dichas relaciones en el momento que me distancié de ellas completamente, por cuidar una imagen...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo imaginarme que peleo, discuto y hasta traigo lo peor de la otra persona y lo peor de mí mismo dentro de dichos pensamientos, donde en realidad, viendo estas reacciones en honestidad conmigo mismo, todo se trata acerca de satisfacer esa "imagen", es decir, donde más allá de ver a la personas o analizar fríamente las circunstancias, inmediatamente voy y brinco a aquella conclusión donde "MI EGO RESULTA HERIDO", porque al final es "lo primero que estoy cuidando", más allá de la persona, o la relación con dicha persona, lo primero que volteé a ver, fue únicamente lo que a mí me importaba

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de como al ponerme a mí mismo en el papel de "víctima" hago de todos los demás en mi entorno "los victimarios", para entonces utilizar "la licencia moral" para justificar entonces "mi abuso hacia ellos", ya que como cada una de sus acciones pueden "ofenderme", porque estoy de hecho en la posición desde la cual todo lo que es dicho y hecho es interpretado por mi mente como algo "personal" que pretende herirme a mí y sólo a mí porque aparentemente TODO EL MUNDO GIRA ALREDEDOR DE MÍ Y TODO SE TRATA DE MÍ Y DE ESTE YO, YO YO YO YO YO, que entonces todos los demás desaparecen  de la más simple consideración de sentido común

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo considerar y tomar en cuenta el proceso, retos y limitaciones de las personas con quienes convivo, para no tomar ya el plan y papel de víctima y así verme desde una posición donde yo puedo aportar cosas a los demás y ellos de igual modo pueden aportar, ya que al final, todos somos seres humanos aprendiendo a vivir.