jueves, 13 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la vida, Día 1114, A una noche del examen profesional.

Ya me encuentro a menos de un día del examen profesional; me he dedicado en estos días a concluir el audiolibro de mi tesis para facilitar mi propio estudio, y al mismo tiempo he preparado ya una presentación. Sin embargo, aunque he estudiado el tema en profundidad, continúo experimentando este temor y nerviosismo dentro de mi mente. y por ello quiero darme la oportunidad de escribir unas cuantas declaraciones de perdón a uno mismo para despejar todo cuanto se encuentre existiendo dentro de la mente.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que no me encuentro listo para presentar mi examen profesional, donde incluso en esta creencia me imagino a mí mismo en el peor escenario posible, equivocándome y tropezando en mis palabras, sin darme cuenta que en realidad con base en ese pensamiento al cual le estoy dando mi atención, de igual manera estoy creando dentro de mí mismo el convencimiento de que me equivocaré y fracasaré, sin darme cuenta que tal vez, por el contrario, lo que en realidad necesito es simplemente convencerme a mí mismo de que puedo realmente con este tema, que domino el tema, que todo fluirá adecuadamente, porque en realidad he estado estudiando y he estado explorando no sólo el tema que yo mismo seleccione, sino del cual he continuado escribiendo y explorando en cada oportunidad que he tenido a lo largo de mi vida hasta el momento.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que necesito más conocimientos e información para presentar la tesis, sin entender que en realidad ya tengo todo lo necesario para presentarla, lo único que hace falta en este momento es, al contrario de complicar, es simplificar toda la información que tengo y reducirlo a 20 minutos de presentación.

Me comprometo conmigo mismo a mantenerme consciente en mi respiración y en mi discurso para poder salir adelante con la presentación de la tesis.