martes, 4 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la vida, Día 1111, Mi relación con el dinero

Hace un par de horas estaba observando a una memoria de mi relación con una de esas personas que en su momento se convirtió para mí en una de esas personas que llegué a idealizar de tal suerte en mi adolescencia, que llegó a definir en buena parte una extensa parte del camino que me encuentro caminando hoy día, fue de hecho al termino de mi relación con dicha persona, que llegué al grupo de Desteni y que comencé a aplicar las herramientas del perdón a uno mismo, la honestidad con uno mismo, el sentido común y el respiro de vida.

Y hace cosa de unos momentos sorprendí un punto que emergió en mi relación con el dinero y cómo mi relación con el dinero mismo llegó a definir tanto de mi relación con esta chica y en realidad de igual manera conmigo mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber querido permanecer al lado de "S", aunque eso significara no poder llegar a ese punto de establecer una relación con ella, o tener sexo con ella, o siquiera poder alguna vez besarla, sólo porque en realidad temía que si no me limitaba o no me condicionaba a eso, de todos modos la perdería y se iría para siempre, de modo que me engañé a mí mismo haciéndome creer que llegaría a verla de otra manera con el tiempo, pero en realidad detrás de eso yo continuaba haciendo todo por ella con tal de siquiera llegar a poder robarle un beso, porque en verdad me sentía profundamente atraído por ella, y es como que en realidad en todas las relaciones me dejo ir de esta manera, me entrego profundamente a las personas una vez que creo este enamoramiento, tal como ocurrió con "A" de igual manera, porque en cada relación que he formado alguna vez en mi vida, también creaba una pequeña conexión, pero esa pequeña conexión en realidad era una serie de sentimientos y emociones que vinculaba hacia la persona y por los cuales condicionaba mi expresión y castraba mi impulso sexual, al punto en el que yo mismo alimenté mi propio sentido y sentimiento de inferioridad, yo alimenté eso que ha permanecido por tantos años en mi interior y he sido el principal responsable de la dificultad que por mucho tiempo he sentido para poder abrirme y ser vulnerable con las mujeres, porque siempre he tenido esta sensación de que debo  complacerlas en todo y que debo de llegar al punto en el que tengo y soy absolutamente todo para ellas.

Es curioso porque tal pareciera que se forjó en mi esta idea de que debo ser el único proveedor, que el hombre sólo tiene derecho a estar con las mujeres cuando tiene algo, y es que en realidad todo el mundo parece funcionar de esa forma, todo gira alrededor del dinero, porque si bien es cierto que uno puede vivir con lo más mínimo, también es cierto que nada en esta vida puede hacerse si no tenemos dinero, ya sea para poder tener una relación con una persona, para poder divertirse y crecer como ser humano, uno debe de tener dinero, y a partir de ésto es como tener un estigma hacia el dinero, porque  en realidad no existe nada que a uno le haga cuestionar una estructura tan fundamental como la base misma del intercambio que permite la vida en este mundo.

En realidad siempre me callaría estas cosas que pensaba acerca del dinero, además de que yo a partir del dinero generé una relación muy específica con mis padres, puesto que siempre he recordado y tenido presente el hecho de que cuando era pequeño, le robe a mi padre un par de billetes, en su momento era algo así como 500 pesos y los guardé dentro de la alcancía, y cuando mi padre se dio cuenta de que no tenía el dinero, yo deliberadamente mentí diciendo que yo no lo había tomado, e incluso culpé a otra persona de haberlo hecho; mi padre creyó en mí y quería creer que yo le había dicho la verdad, pero la realidad es que en mi interior, tenía plena consciencia de lo que estaba haciendo y sentía mucho miedo, porque sabía que era inevitable que se dieran cuenta de la verdad, y cuando finalmente lo encontró mi padre, tomó el cinturón y me golpeó con él, pero fue a partir de ese evento en el que la relación que generé no sólo con mis padres, sino también con el dinero, fue aquella de culpar al dinero por lo que yo había hecho, responsabilizar eso en separación, eso que se convirtió para mí en el nuevo símbolo de poder y autoridad, sin el cual, es prácticamente imposible hacer nada en la vida.

Cada vez que veía a mi padre sacar un billete de su cartera e intercambiarlo por otra cosa, para mí se convirtió en la evidencia irrevocable de que el dinero es ese único medio para obtener lo que sea, y es que en esa misma medida, por el hecho de que de igual manera no quería trabajar porque era demasiado flojo, cada vez que tomaba un trabajo, me daba cuenta de que el esfuerzo no era cuestión de estar dispuesto a hacer las cosas una vez, sino que tenía que hacerlas un sinnúmero de veces para mantener esa pequeña cantidad que al final, no alcanzaba para nada; y fue entonces que generé mi temor al trabajo, mi temor a trabajar y de hecho esforzarme para conseguir el dinero por mí mismo, entre mi temor al trabajo y mi temor a mi padre, llegué al punto de utilizarlo únicamente como una vía para obtener lo que yo quería para mí mismo, es decir mi padre se convirtió únicamente en el proveedor absoluto, porque era el único que tenía acceso a esas cantidades que para mí eran astronómicas, puesto que en realidad no entendía lo que verdaderamente cuesta mantenerse vivo en este sistema, y lo que cuesta salir adelante entre el proceso mental y el proceso del trabajo del día a día, porque es difícil o al menos así lo creía, he creído por mucho tiempo que uno debe matarse y acabar con el propio cuerpo para poder rendir lo suficiente y alcanzar eso que cada uno de nosotros necesitamos.

Y en realidad la vida también tiene muchas maneras de demostrar que uno puede ser verdaderamente independiente y dedicado, porque sinceramente no existe otra manera de salir adelante en este mundo, sin importar qué es lo que querrá hacer uno, siempre hay que estar dedicado, siempre hay que estar encaminado y haciendo todo lo que sea necesario para de hecho lograr eso que me propongo, no únicamente dibujando, sino también creando mi propia publicidad, y creando todo lo que sea necesario para poder llegar a ese punto donde la gente verdaderamente querrá y buscará mis servicios, porque éstos también son el reflejo de mi expresión, y lo que ofrezco como esa expresión de mí mismo es finalmente algo que los demás pueden encontrar y reconocer como “valioso para ellos”

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haberle dinero a mis padres para poder conseguir las cosas que quería, en lugar de trabajar y hacer las cosas por mi cuenta para poder de hecho conseguir eso que yo quería para mí mismo. Sin embargo, también me doy cuenta de que, cuando tenía dinero al ser más pequeño, me lo gastaba en cuchillos, en pornografía, en cigarros, sólo porque tenía aún estas ideas en mi mente de que quería ser el chico malo; es decir, de haber tenido el dinero cuando era más chico me habría comprado hasta una pistola y habría verdaderamente hecho lo que fuera que me viniera en gana, y al final si no hubiera hecho las cosas de la manera en que las hice, no habría podido tener la visión de las cosas que tengo ahora, y tal vez estaría verdaderamente encaminado en otras cosas que en este punto de mi vida ni siquiera habría sido capaz de controlar o dirigir; sé que no tengo dinero en este momento y que en verdad pareciera que jamás llegaré a ser uno de esos millonarios, sin embargo, agradezco infinitamente las cosas que he aprendido a lo largo de este camino, aunque eso implicara que tuviera que renunciar a otras

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de mi relación con el dinero y de igual manera me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo y flojera de trabajar diario y esforzarme para lograr el objetivo que tengo en mente, el cual es llegar a convertirme en un tatuador de peso en el medio.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que mis dibujos o que lo que yo era no era suficiente para "S" porque había algo mal conmigo, sin embargo, lo que no entendí es que ella en realidad en efecto no encontró en mi lo que le interesaría para una pareja como le pasó en ese momento conmigo, ella buscaba gente que tuviera dinero y al final, así son no sólo las mujeres sino todos los seres humanos, nos utilizamos los unos a los otros para las cosas que resultan necesarias y el dinero siempre va a pesar mucho más que cualquier otra cosa en el mundo, y al final si yo no puedo tener y demostrar que soy estable financiera, emocional y espiritualmente, no hay nada en este mundo que haga que pueda encontrar a la persona que me encuentro buscando, porque esa persona que me encuentro buscando soy yo y únicamente uno mismo