jueves, 21 de junio de 2018

Mi jornada hacia la vida, Día 1094, Resignificando una máscara pt 1



Lo que voy a compartir a continuación deviene de mis propias observaciones y conclusiones con respecto al uso ritual de las máscaras en las ceremonias de carácter chamánico.

Ésta máscara que ahora cuelga en mi habitación, originalmente perteneció a un amigo quien la ha tenido consigo desde hace más tiempo del que puede recordar, y al mismo tiempo ésta fue usada en su momento en rituales dentro de alguna remota región del mundo. Cuando me donó ésta máscara, ciertamente no tenía ninguna definición o idea atada a ésta, simplemente me parecía un objeto "cool" que apelaba a una alegoría entorno al miedo, en términos de hacernos ver que incluso el miedo es una máscara.

Sin embargo, con el tiempo y la observación de diferentes rutas a su uso y propósito, también comencé a notar que una máscara se convierte de igual manera en un espejo de los valores que carguemos en ella, es decir, en este particular caso, se convirtió en el reflejo de las cosas más desagradables y oscuras que existen dentro de mí, por lo cual, pasó a convertirse en la representación de, no sólo mis temores, sino de aquellas cosas que temo de mí mismo, mi propio y más grande enemigo, mi propio camino fuera del ego, el camino que entendí y plantee a voluntad y discreción de mí propio fuero como "el camino del guerrero". Ya que es precisamente el camino que uno enfrenta en el plano "espiritual" como la relación con uno mismo.

Y no obstante, esta relación no permaneció estática e inmutada en única ruta y posibilidad, pues apenas hace unas horas, una nueva visión se ha concretado entorno al propósito, uso ritual y orden ceremonial que esta máscara significa en y hacia la humanidad misma. Si observas de cerca a los elementos que componen la máscara, ésta se encuentra formada por una estructura sólida de madera, con cuernos de chivo y piel de animal en y alrededor de la misma, lo cual puede evocar el símbolo o idea de alguna suerte de "demonium", pero si es analizado desde la perspectiva en que, el símbolo mismo del "demonium" es ya una denominación a posteriori en lo que podemos considerar la incursión de la cosmogonía de medio oriente, cuando se aparta por un momento la visión de este ente que personaliza "oscuridad", esta máscara de igual modo se convierte en un medium para personalizar y dar identidad al animal mismo, es decir, toda esta variante quimerista que suele ser ejecutada en y bajo diversos diseños que representan lobos, aves, tigres, leopardos, toros, etc., son al tiempo mismo un medio a través del cual tratábamos de entablar una relación/comunicación/diálogo con aquellos otros "ajenos" a nuestra humanidad, ¿con qué propósito? Sanar nuestras relaciones con y hacia la vida, porque en esa identidad y personificación que es hecha del animal, no sólo en la máscara per se, sino en la encarnación prestada a éste a través del vehículo de un cuerpo humano que usa dicha máscara para entonces "antropomorfisar" al animal y de este modo llevarlo al nivel del propio ser humano para entablar una relación específica en y hacia éste (tal y como podemos ver en varias religiones antiguas, en términos de cómo los animales solían tener las cabezas de los respectivos animales, pero tendrían cuerpos humanos).

En este diálogo que toma lugar con el animal, con la identidad que, desde luego cabe aclarar, es por supuesto resultado de nuestra interpretación y observación de sus conductas, su relación y posición con respecto de otros animales y lo que ello deviene en y como la representación y proyección de nuestras propias ideas para la creación de este "ídolo" (puesto que el animal sagrado se convierte en una suerte de ídolo), lo que en realidad se está haciendo es mucho más que determinar nuestra posición y relación con respecto a ellos, sino que apuntaría en realidad a saber encontrar esa simbiosis, donde es precisamente que la existencia de este ser y la mía se conectan para establecer un eje en común en y sobre el mismo plano, puesto que en realidad el diálogo es con y hacia las ideas y creencias que he formado del animal y dónde es que entonces esas creencias me colocan con respecto a otros seres humanos, con respecto al animal y con respecto a la vida misma.

Todo con el único propósito de crear "respeto por la vida", no necesariamente una "adoración", sino el "respeto por la vida misma".

 Continúo en la 2a parte