miércoles, 31 de enero de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1073, Una visita a la penitenciaria en Islas Marías


"El mundo nos rompe a todos, mas después, algunos se vuelven fuertes en los lugares rotos." #Hemingway

Hace algunas semanas, se abrió una oportunidad que sinceramente tuve que meditar por no poco tiempo, pues una parte de mí tenía un extraño temor de verme confrontado nuevamente con la situación de ir a la penitenciaria y en esta ocasión, no sólo Santa Martha, sino la penitenciaria ubicada en Islas Marías, dónde tendré que no sólo asistir a prestar apoyo y asistencia con algunas terapias para los internos, sino que viviré en la prisión por un periodo de 1 mes (correspondiente al mes de Marzo).

Me he dado a la tarea de escribir un poco acerca de este temor que siento, y poco a poco he ido confrontando algunas ideas como el temor mismo que inevitablemente emerge al encontrarse cerca de personas que fueron catalogadas como "peligrosas", y es decir, por supuesto el grado de peligrosidad es algo que no pretendo pasar por alto al convivir con esta gente, pues invariablemente al hecho de que la esencia más auténtica e intima de estas personas ha sido la consecuencia de un sinnúmero de factores que jamás aprendieron a confrontar y, por mucha estabilidad que exista en uno frente a los movimientos de la mente de uno y de otros seres humanos, quiero permanecer atento a tantas señales como me sea posible leer y tantas advertencias como pueda advertir, ya que no se puede confiar en la mente que permanece siempre impredecible y reactiva ante todo y cualquier impulso que se presente dentro de ellos.

No obstante, y aunque suene contrario a mi primera declaración, quiero tener FE en mí mismo, en las herramientas que he venido viviendo y aplicando desde hace ya algún tiempo, para trazar con certeza el origen de mis temores y con ello saber exactamente lo que he permitido y aceptado dentro de mí como este temor que ha colocado a través del cual he colocado a estas personas en separación de mí. Pues en realidad mi temor no se encuentra en ir con los internos y convivir con ellos, tanto como en aquel hecho que normalmente suele dictarse a novedad de sorprenderse en reconocimiento de la propia ignorancia e inexperiencia cuando uno se confronta con la persona que ha visto y sentido demasiado de la violencia del mundo, y que ha integrado tal violencia en su mente y su propia existencia que cualquier oportunidad para apartar de la vista un velo tan denso, me confronta con uno de aquellos patrones mentales que en realidad descubrí acerca de mí mismo la primera vez que fui allá. Lo cual consiste en y de este complejo salvador/mesiánico, que no es otra cosa que el reflejo de mi propio alterEGO tratando de salvarse a sí mismo a través de una experiencia, en lugar de permitirme soltar y dejar ir lo que sea que haya aprendido a definir y crear dentro de mí como la supuesta versión de un YO, que no es más permanente que la mente cambiante entre los diversos pensamientos que sabemos pueden llegar a experimentarse tan sólo en el transcurso de una mañana.

Curioso el hallazgo, pues en realidad es en la propia vulnerabilidad que temo dónde siempre he encontrado respuestas para verme de la manera más honesta conmigo mismo y en ello la solución para romper el caparazón que me hace querer protegerme del mundo, tal como le ha ocurrido a estas personas que se han aislado a tal grado en el caparazón de la mente, que cualquier alternativa al modo en que viven parece imposible, aunque es tal y como dicen: "No hay cosa más imposible que lo imposible".

Por ello quiero caminar el perdón a uno mismo de algunos de estos temores que he llegado a notar en la superficie de esta experiencia que he notado en estos últimos días:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber proyectado mi miedo hacia los internos de la penitenciaría, en lugar de ver dentro de esos miedos que he colocado en ellos, ¿qué de mí mismo aún no me he permitido enfrentar y reconocer en honestidad conmigo mismo y cómo en esa separación que he hecho del asesino, del violador, del secuestrador, del extorsionador, etc., me he negado a ver y reconocer la existencia de estos puntos en mí, pues pareciera que apenas se presentan estos pensamientos, ideas o experiencias dentro de uno mismo, lo que he tratado de hacer es apartarlas rápidamente de mí mismo diciendo: "No, eso no soy yo, eso no es lo que soy", sin embargo, aquí estoy reaccionando aún a esos patrones que se encuentran en apariencia fuera de mí, pero ¿no soy acaso yo quien experimenta este miedo? ¿no soy yo acaso el creador de este miedo hacia dichas manifestaciones?

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que emerja algún temor dentro de mi mente a ir a la prisión, observo en honestidad conmigo mismo dentro de y a través de dichos temores

Me comprometo conmigo mismo a caminar a través de todos y cada uno de éstos temores que he generado y proyectado en separación de mí mismo, para poder caminar y ver con claridad el origen de estos temores en mí y en ello encontrar y apoyar con alguna solución que "puede o no" ser tomada en consideración por los internos, pues también veo que el primer paso a caminar fuera del alterEGO mesiánico/salvador, está en entender y reconocer que cada uno decide y toma dirección de su vida, pues tal y como ocurrió en mi experiencia previa durante la penitenciaría de Santa Martha, de todas las personas a quienes se les presentaron diversas herramientas y soluciones, sólo unas cuantas tomaron la decisión de implementarlas y llevarlas a cabo, el resto simplemente tomó la decisión de ignorar y olvidar lo presentado

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber generado el temor a hablar y convivir con los internos en la penitenciaría, pues antes de siquiera encontrarme allí, puedo ver dentro de mi mente cómo emergen estos pensamientos en los que veo a los internos de ya rechazando, ignorando e incluso burlándose de las herramientas que uno pueda presentar o de las soluciones que uno pretenda traer, sin darme cuenta que entonces no son ellos, sino yo quien se está dando por vencido antes de siquiera intentar, pues también puedo ver que al igual que varias personas rechazaron e ignoraron las herramientas, conocimientos y servicios prestados, también existieron un buen número de personas que recibieron dichas herramientas con gusto y en ello, encontraron un alivio a la carga que en su mente habían generado. 

Me comprometo conmigo mismo a caminar a través de estos temores y dudas que he generado acerca de mí mismo y de mi capacidad para lidiar con estas experiencias, para en ello poder extender, compartir y ofrecer los regalos que he encontrado en mí mismo en y a través de la aplicación del perdón a uno mismo, la honestidad con uno mismo, el respiro de vida, la aplicación del sentido común y la consideración de la Unicidad e Igualdad dentro de y como toda la vida.

lunes, 29 de enero de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Day 1072, How I see the Geometry and Patterns of Emotions



As I was hearing this video made by Sunette Spies, in which she shares one of the most recurrent experiences from anyone who gets to know the Portal and essentially the whole Desteni movement.

I can recall on my personal experience, how throughout my life this has been not only an experience that I had towards the Portal, but also towards almost each and every single person in my life, and this of course for a very long time. I am of course speaking about the fear of having our thoughts being seeing or read by other people; because when one has a self honest look within oneself, we have that tendency to let our mind go all over the place creating any possible scenario and circunstance about ourselves, the people around us, and many other things, but I do believe that the most important relationship within it all, is the picture we like to see and create about ourselves and our lives and what we would like our lives to be.

I am not going to say that it is easy to listen to the things that we don´t like to hear about ourselves, but if we dare to be self honest about it: the only reason why we don´t like the idea of being exposed, it´s because we know and are actually pretty aware of what exists within us and what we have created within and as ourselves. But isn´t it curious at the same time that we are at the same time so separated of our own thoughts that their very existence represents already a point that we hide from and we hide from them and the responsibility for our own creations (speaking about our thoughts, feelings and emotions) that we keep them only for ourselves in the dimensions of our mind, where no one is able to see them, but ourselves?

We so quickly run to the conclusion that we are protected in our minds, that we at the same time miss the opportunity to realize: Maybe if there is something I am ashamed of within my mind, there is something that I should have a look at self honestly within me, not because someone is able to see within me, but simply by the mere fact that it is something that is not letting me live in the way that I would actually like to live and express (considering of course the most basic common sense of doing to others/relating within others and living with others as I would like them to do, live and share with me).

Give yourself just one chance, one opportunity to consider another vision, another possibility to look at yourself as you have never conceived possible.

Desteni I Process:

http://lite.desteniiprocess.com/

viernes, 26 de enero de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1071, Aprender a caminar y compartir con otros.

No en pocas ocasiones, me he encontrado en situaciones en las que no encuentro las palabras adecuadas que permitan expresar del todo una solución y en tantas otras a veces me cuesta entender que las personas tienen sus propias necesidades en función de su debido proceso, pues desde luego lo que ha funcionado para mí no siempre puede ser la solución para otra persona. Suelo ser más el tipo de persona que le gusta meditar sobre diversas alternativas y soluciones a diversos problemas o situaciones que podrían presentarse en mi vida. En otras, simplemente "me lanzo" ante las situaciones, como en el momento que decidí enfrentar mi temor a los alacranes colocando uno en mi mano y lo mismo con las tarántulas, etc.

Y en algunas ocasiones, a pesar de que no existe en mí la más mínima intención de ofender a los que me rodean, se me olvida que las cosas que a veces llego a pronunciar, pueden resultar difíciles de escuchar por otras personas. Y es en esos momentos en los que me doy cuenta lo mucho que aún tengo que aprender y recordar el colocarme en los zapatos de las personas, porque no siempre se han vivido o experimentado situaciones como las que desafortunadamente llegan a acontecerle a otras personas, como una conversación que empecé con un hombre con quién compartí el asiento conjunto de un camión y que, por alguna u otra situación simplemente comenzamos a conversar, pero para antes de darnos cuenta, ya nos encontrábamos hablando de aquellas heridas del pasado, entre las cuales, una de las heridas más profundas que cargaba consigo este hombre, era la de haber enviudado de la mujer que había sido por tantos años su compañera... yo puedo saber lo que es la separación de la persona amada, pues por la experiencia lo he experimentado, más no puedo asumir la complejidad del proceso por el cual transitaba dicho hombre; con justa razón expresaba aquel hombre, durante nuestra conversación: Yo no entiendo cuando las personas dicen: "Entiendo por lo que estás pasando", para descubrir un segundo después que, en efecto pueden haber perdido a la abuela, al abuelo, al tío cercano, pero no al ser amado".

Sin embargo, por la misma razón y de manera personal, tampoco puedo demandar que todos entiendan los menesteres ni los suplicios de mi propia vida. Creo que ya hace mucho deje de cargar aquella libreta negra donde anotaba todo lo malo que alguna vez me habían hecho o las supuestas ofensas hacia mí, pues una vez que comencé a hacerlo, me di cuenta de que el chico que me violó hace ya muchos años atrás, de igual manera tenía problemas muy fuertes en su casa pues lo golpeaban, y lo llamaban marica cuando no actuaba de la manera en que su padre esperaba, pues el debía de comportarse "como un hombre". Creo que el verdadero "secreto" está en aprender a perdonar y sobretodo perdonarse a uno mismo por haberse creído limitado a no ser más que la idea y definición que uno ha creído ser, en mi caso, me sentía menos que un hombre y menos que un ser humano.

Leí hace poco una frase por ahí, rayada en algún Parabús de la ciudad de México:

"Quien tenga deseos de morir ¡Que nazca!"

Por supuesto quiero saber apoyar a las personas cuando lo necesiten, pues he encontrado un gran placer en la labor del servicio al desarrollo interpersonal e íntimo de las personas consigo mismos, como yo lo he encontrado en la propia labor al enfrentar mi propia mente con las herramientas de Desteni, sin embargo, por supuesto no siempre es posible adivinar la forma de hacerlo, y es por esta sencilla y esencial razón que creo en la comunicación antes que en las promesas de amor eterno, porque al final el amor ciego va dando tumbos a donde sea que camine.

En algún momento de mi vida, pedí y esperé ser justificado o entendido, pero ya no, porque la responsabilidad de entenderme a mí mismo es únicamente mía, y claro siempre se puede pedir el apoyo de las personas, pero tampoco me gusta que me traten como si estuviera deficiente o como si fuera menos que los demás, a fin de cuentas ¿Quién podría estar realmente cómodo con tal idea de sí mismo siendo algo menos o algo que siempre necesita y depende tanto de otros (sin perder de vista desde luego la profunda comunicación y conexión que sostenemos todos los seres en el mundo que compartimos, de manera directa e indirecta), por lo mismo, procuro no dar esa clase de trato a las personas en mi entorno (aquellas que reflejan este deseo de "aliviar" pero que en realidad es como esta acción que pretende compadecer y sentir lástima hacia el otro; creo que es un trato degradante, pues es como si se viera al otro como menos, como insuficiente y si uno pretende apoyar, debe primero quitarse ese velo de "salvador" para comenzar a encontrar dentro de uno mismo el deseo de ser acogido y aliviado de manera externa, dónde en realidad uno primero debe ser el responsable y principal actor de su sanación.

Personalmente, por supuesto aún me cuesta conciliar algunos tratos de otras personas hacia mí a los que no estoy acostumbrado, como demasiadas muestras de afecto, o ciertos tipos de contacto físico que detonan aquellas incomodidades por la sensación tan desagradable de vulnerabilidad que uno no ha logrado conciliar del todo; sin embargo no por ello voy por la vida enojándome con todo aquel que no sabe o no entiende lo que siento, y que actúa de manera que tal vez encuentro ofensiva (más no por ello asumo una deliberada pretensión de agredirme, pues a veces el cristal más frágil, puede ser aquel cuyo exceso de densidad lo vulnera catastróficamente al recibir un golpecito en aquel lugar donde justamente convergían todos los puntos de su fragilidad), al final ¿cómo podrían entenderlo, si lo más probable es que no hayan vivido algo así (aunque desde luego espero que dichas personas jamás tengan que pasar por algo así)?

Cuando se me pide espacio, sólo me corresponde entender y apartarme, pues en una muestra de auténtico amor, también está el respetar el proceso y camino del otro (en la manera que decida vivirlo o expresarlo), cuando desean por el contrario hablar y comunicarse, entonces de igual manera me permito hablar y expresarme con libertad (en la medida que de igual manera el otro tiene la necesidad de escucha u omitir aquellas cosas que le resulten importantes o le resulten en una simple y vil paja/verborrea); cuando quieren o desean que se les acompañe en silencio, me corresponde saber estar y ser paciente sin hablar; sin embargo, lo que no puedo hacer es permanecer en conflicto con la persona, pues atesoro demasiado la tranquilidad y la paz que he llegado a crear en mí y por ello busco siempre resolver antes que pelear, y prefiero hablar antes que gritar.

En algún momento de mi vida, me encontré absurda y profundamente deseoso de amor (que viniera de alguna parte externa a mí mismo) hoy ya no puedo suplicar por aquello que no sé reconocer en ningún otro sitio que no sea en mí mismo, yo simplemente doy y aprendo a dar en la medida que el otro sabe pedir, pero no sé satisfacer actitudes que parecen más bien berrinches, no porque no pueda entender el dolor del otro, sino porque creo que eso degrada la capacidad de las personas para saber sentir y expresar lo que sienten.

Este es mi sentir con respecto a las interacciones que he aprendido a llevar con las personas en mi entorno; si alguna vez te he ofendido a ti, la persona que se encuentra leyendo ésto, o si no dije lo qué tal vez esperabas escuchar, debo decir que simplemente habló desde lo que yo he aprendido como ser humano en mi propio proceso, a través de mis propios problemas; creo que el propósito de dos personas que deciden estar o caminar juntas o incluso si son completos desconocidos, se debe buscar la manera de siempre apoyar para crecer, pues es lo que uno desea para uno mismo; a veces sólo nosotros podemos ser esa persona que decide ser precisamente esa ayuda o incluso (si lo quieren ver así o cómo sea que le llamen) ese "milagro de la vida" que llega a otro, pues lo último que uno quiere es continuar almacenando rencores y resentimientos que, con el paso de los años y la acumulación silente de los acontecimientos conflictivos en la memoria, sólo terminan en más conflictos y odio entre todos los seres humanos (como llegamos a ver en la cotidianidad), es como cuando se ve a aquellos amantes que se prometen amor basados en la experiencia emocional y sentimental del momento, pero por la misma carga y deseo de preservar dicha experiencia y mantener dicha relación a través de la experiencia sentimental, la contraparte también resulta alimentada, pues el valor ha sido depositado en el sentimiento y no en la relación personal con nosotros mismos de manifestarnos como la clase de personas que queremos ser con nosotros mismos y con los demás, porque una vez que dichas personas viven juntas y se encuentran casados terminan odiándose porque jamás supieron expresar y resolver esos pequeños problemas que con el tiempo se hicieron demasiado grandes.

Lo he visto muchas veces en mi vida con muchos amigos que terminaron con personas "no incorrectas, sino tan incapaces como lo eran ellos en su momento para entablar conversaciones maduras y conscientes", con el tiempo aprendieron y ahora se encuentran en buenas relaciones que han aprendido a desarrollar y nutrir a partir del trabajo consigo mismos.

Yo quiero lo mismo para mí y para todas aquellas personas que quieran caminar y levantarse conmigo, si no es tal su deseo, no hay problema, jamás expresaré un mal trato, una mala palabra, un abuso o una agresión mía; sin embargo también nos perderemos ambos del gran regalo y vastedad de la experiencia que alguna vez pudimos tener en el profundo conocimiento del otro.

Tal vez vale la pena darnos esa oportunidad, con nosotros y con los demás, sin perderse por supuesto, en el otro.

lunes, 22 de enero de 2018

Mi jornada hacia la vida, día 1070, Carta de una nación olvidada

Les traigo un pequeño mensaje que se recitó este fin de semana en alguna ceremonia de algún lugar de México (Por cierto, se nos aclaró que la pronunciación no es Mé-ji-co sino Mé-shi-co/Me-xhi-co por Mexica, en honor a nuestra tierra guerrera)

"La vida puede ser muy difícil cuando la haces girar alrededor de una sola substancia, ésta puede ser una religión, puede ser el fuego, puede ser algo que compres o que te guste, pero al final y por alguna extraña razón todo es más fácil cuando necesitas menos.

La pobreza es un mal social que debe y que puede terminar, cuando los acuerdos entre las naciones y las personas no se ven interferidos por el EGO; si aprendemos a dar el dinero con una sonrisa antes que obligados con el sentimiento de una deuda (pues es también justo que cada uno reciba el pago por el valor de su trabajo), esto podrá terminar todos los conflictos mundiales.

La pobreza no es una elección para la gran mayoría (pues hay personas quienes deciden conscientemente realizar un voto de pobreza) y efectivamente creemos que cada quien decide como vivir su vida, pero ésta debe ser ante todo una elección y no la consecuencia de conflictos ajenos a las personas que se ven obligados a vivir en esas condiciones.

La humanidad enfrentará muchos desafíos en el futuro, como desastres naturales o medio ambientales, conflictos sociales, económicos, políticos y de todo tipo, pero debemos tener presente que siempre seremos tan fuertes como el eslabón mas débil y en tanto exista uno solo que sea apartado por nuestro egoísmo, nuestra avaricia, nuestra codicia, nuestra competencia con el otro por cuestiones personales irresolutas, la humanidad siempre estará en riesgo."

Atentamente: Alguna nación olvidada



Nuestra sagrada energía ya tuvo a bien ocultarse,
nuestro venerable sol ya dignamente desapareció su rostro,
y en total obscuridad se dignó dejarnos.

Ciertamente sabemos (que) otra vez se dignará volver,
que otra vez tendrá a bien salir
y nuevamente vendrá dignamente a alumbrarnos.

En tanto que allá entre los muertos tenga a bien permanecer .
Muy rápido reunámonos,
Congreguémonos
y en medio de nuestro corazón escondamos
todo el nuestro corazón se honra amando
y sabemos nuestra riqueza
en nosotros como gran esmeralda.

Hagamos desaparecer los nuestros lugares sagrados,
los nuestros Calmécac los nuestros juegos de pelota,
los nuestros Telpochcalli, las nuestras casas de canto; que solos se queden los nuestros caminos
y nuestros hogares que nos preserven.

Hasta cuando se digne salir el nuevo nuestro sol,
los venerados padres y las veneradas madres
que nunca se olviden de
decirles a los sus jóvenes
y que les enseñen (a) sus hijos
mientras se dignen vivir,
precisamente cuán buena ha sido
hasta ahora nuestra amada Anáhuac
donde nos cuidan nuestros venerados difuntos,
su voluntad y sus deseo,
y solo también por causa de nuestro respeto por ellos
y nuestra humildad ante ellos
que recibieron nuestros venerados antecesores
y que los nuestros venerados padres,
a un lado y otro en las venas de nuestro corazón,
los hicieron conocer en nuestro ser.

Ahora nosotros entregamos la tarea (a)
los nuestros hijos
¡Que no olviden, que les informen
a sus hijos intensamente como será
la su elevación,
como nuevamente se levantará el nuestro venerable sol
y precisamente como mostrará dignamente su fuerza
precisamente como tendrá a bien completar grandiosamente
su digna promesa esta
nuestra venerada y amada tierra madre Anáhuac!

martes, 16 de enero de 2018

Mi jornada hacia la vida, día 1069, I want to be Free


I forgive myself that I have accepted and allowed myself to believe that i am not able to enjoy my work and daily responsibilities, because apparently this are only part of my daily obligations and apparently I am only able to enjoy the time that I commit to my personal projects, instead of actually seeing and realizing that my responsibilities at my work as within my process it´s also part of that opportunity of self creation and self growth to be able to expand my expression.

I forgive myself that I accepted and allowed myself to believe that i am not able to fully enjoy my life because apparently my work gets in the middle between me and my enjoyment, instead of actually finding the way of creating within my work an opportunity for self growth and self expansion, placing personal challenges and persnal projects within it to also find enjoyment within each and every single thing that i do every day.

I commit myself to find and create enjoyment within my daily work to be able to see my work as part of that personal project that is not only a daily obligation, but something that can actually become so much more in my life to allow me to expand my self expression.

miércoles, 3 de enero de 2018

martes, 2 de enero de 2018

Mi jornada hacia la vida, día 1067, La consecuencia física de nuestras creencias




El cartílago de tiburón y los huevos de tortuga no curan enfermedades, no aportan proteinas, ni aporta absolutamente nada, sin embargo es uno de los principales motivos de la sobrepesca, lo cual ha llevado a un sinnúmero de especies a la extinción o al borde de ésta. No compremos en estos sistemas de creencia

Documental Oceanos