viernes, 10 de noviembre de 2017

Mi jornada hacia la Vida, Día 1051, El amor que sientes por otro, es un reflejo de ti mismo


Continuando con la publicación anterior.

Una palabra que me gustaría contemplar en este contexto es la palabra "lealtad". Y como dentro de mi mente comencé a desarrollar esta forma de "obligación" disfrazada de "compromiso", para justificar entonces porque me mantendría fiel a las ideas que había generado hacia otras personas, porque en las cosas que "me atraían" de ciertas personas, en lugar de aprender de ellos para generarlo en mi y me enfocaría únicamente en mantener la experiencia positiva del amor en pie, lo cual ahora puedo ver y darme cuenta de que ha sido uno de los puntos de quiebre en muchas de mis relaciones, porque simplemente "no se siente igual", porque en el momento que la relación ya no se siente "bien" entonces lo que he hecho es dejar de hacer cosas que antes tendrían significados que había vinculado con dicha persona como consecuencia del enojo y la tristeza que sentía en esos momentos.

Y otro de los puntos que no había tomado en cuenta, era observar "¿qué es exactamente lo que me atrae de dicha persona? ¿A qué se debe el vínculo sentimental a esas cosas que he definido en la otra persona como valiosas?" 

Lo curioso es que al tratar de mantenerme fiel a la presentación que he creído que debo dar de mi mismo a los demás y en especial a dicha persona para que yo pueda continuar generando la clase de experiencias que yo quiero tener dentro de mí mismo, lo que ocurre en el trasfondo es que trato de suplir carencias y miedos que he creído no poder generar dentro de y como uno mismo. 

Por ejemplo:

Una de las cosas que sentiría es que "ya no sería capaz de escribir o de ser "creativo" en mi escritura, porque había comprometido dicho punto con la persona a quien había vinculado la experiencia sentimental del "amor", pensando que "ella es mi motivación, mi inspiración", por lo tanto si ella no se encuentra entonces yo no puedo escribir"

Perdón a uno mismo:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que ya no puedo escribir de manera creativa o que ya no puedo hacer las mismas cosas que solía hacer cuando estaba con "X" porque son cosas que le había dedicado a ella y dentro de ésto, puedo ver que en realidad si esas cosas en las que puse tanto valor fueran verdaderamente importantes para mí, no habría colocado una excusa como "es que X ya no está", sino por el contrario - habría encontrado una forma de continuar haciéndolo si eso de verdad me motivaba o me inspiraba y dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que sólo X me inspiraba y si ya no tenemos "ese vínculo que nos define como pareja" (lo cual puedo ver que es una completa prueba de la separación que de hecho se encontraba desde ya existente en el momento de la relación) entonces eso significa que ya no puedo continuar encontrando esa "inspiración"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo colocar la inspiración en separación de mí mismo como si esta fuera algo dependiente de otra persona y no una expresión de mí mismo

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que la palabra "lealtad" la he vivido desde un punto de partida en deshonestidad conmigo mismo al ser esta una relación a la experiencia que generé hacia la imagen, idea, memoria de una persona, para al mismo tiempo alimentar la personalidad que he creído ser porque manteniendo esa relación entonces "yo puedo ser esa persona y de lo contrario soy algo que es menos o que es inferior", cuando en realidad no es lo que verdaderamente soy.