sábado, 15 de julio de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 1009, Eventualidades y Contratiempos

Hablando un poco de flexibilidad en el horario, precisamente el día de hoy saldré a visitar a mi abuela y no podré publicar mi próxima publicación el día de mañana a la hora que asigné en el horario, aunque claro, eso no significa que no la escribiré en el momento que corresponde y la publicaré en la primera oportunidad por este medio, pero en fin... dejando de lado por un momento esas nimiedades, quería escribir un poco de los acontecimientos del día de ayer, sobre todo en relación con el punto de cuando los planes cambian en el último momento, tal y cómo describía Joe Kou en una entrevista reciente que realizó con Sunette.



Hace dos semanas que planeo esta salida con mi abuela junto con un amigo, pero justo el día de ayer surgió uno de esos momentos que cambian la forma en que llevaríamos a cabo nuestros planes en el último minuto, y es decir, no fue gran cosa, simplemente se añadió una persona a nuestro viaje que no tenía en cuenta, y debo de admitir que eso me molestó, pero invariablemente de ello, conforme lo consideré un poco más, me di cuenta de que en realidad no estaba tan mal y que en realidad podía seguir divirtiéndome sin importar si otra persona se encontraba presente o no.

Así que

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme molesto por ver los planes que tenía hechos de un minuto a otro ser frustrados por una persona externa, sin darme cuenta que en realidad los planes no tienen por qué frustrarse, ni tienen porque cambiar radicalmente sólo por la presencia de otra persona, es decir, al final rara vez las cosas pueden ejecutarse al margen de lo que planeo y el cómo las planeo, pero no por eso el resultado es del todo malo, desagradable o significa que no puedo aún disfrutar un agradable momento y pasármela bien.

Perdón Adicional:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de soltar el control y dejar ir los planes para darme la oportunidad de conocerme a mí mismo en cara de las eventualidades y dentro de ello sacar lo mejor de mí en cada momento, en cada instante, sin importar cómo resulten las cosas al final del día.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo vincular una experiencia energética negativa a las eventualidades en lugar de permitirme darme cuenta que no existe un plan que salga a la perfección, ni existe control absoluto sobre ninguna situación, para que de este modo pueda darme la oportunidad de "fluir" con el momento como dicen, y sacar lo mejor de mí en cada uno de éstos.

Declaración de compromiso y Aplicación Correctiva:

En y cuando me vea a mí mismo entrando en una experiencia energética emocional cuando sea que vea un cambio de planes de último minuto, respiro y dejo ir el control que he querido ejercer sobre una determinada situación para darme la oportunidad de ver qué regalos o qué puedo tomar de la experiencia que se encuentra frente a mí en un determinado momento.

Me comprometo conmigo mismo a disfrutar de las eventualidades tomando lo mejor de cada una y divirtiéndome en el proceso.


Los dejo con éste video que vi recientemente de Viktor Person: