jueves, 6 de julio de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 1006, Volviendo a escribir-ME

Hace unos cuantos meses parecía casi imposible que dejara un sólo día pendiente sin una publicación, y el día de hoy, parece que hago hasta lo imposible para huir de este momento conmigo mismo.

Escribirme en honestidad conmigo mismo se ha convertido casi en una lucha interna en estos días, que incluso, en la privacidad de mi libreta personal, empiezo a dejar las cosas flotando, y digo "flotando" en el sentido de que lo que escribo se siente, ya sabes, "infiel" a mis palabras, a la honestidad conmigo mismo que antes habría considerado casi una suerte de "habilidad amalgamada" en todo cuanto me dedicaba a escribir.

Pero ya sabes, creo que precisamente el punto que rehuyo es el punto del que más necesito, porque no es secreto lo mucho que me he esforzado por publicar por aquí toda y cualquier fuente de información que parezca "interesante", "útil" o cualquiera de esas cosas, pero al final creo que en realidad añoro que este blog vuelva a ser un sitio de las palabras que estoy escribiendo ahora, palabras íntimas, en las que simplemente no tengo que proyectar nada, no quiero decir nada excepto ésto, lo que estoy viviendo, lo que realmente está ocurriendo en mi vida.

Y es decir, por supuesto lo que ocurre en nuestro entorno y nos afecta directa o indirectamente, son cosas que también nos acontecen, pero una cosa es simplemente estar vomitando conocimiento e información de cualquier cosa para... parecer cualquier cosa, y así apartar la mirada de nosotros y las cosas que tememos ver y enfrentar de nosotros, y otra muy distinta es saber qué, cómo, por qué nos afecta algún suceso o acontecimiento en el mundo, como cuando uno observa a las imágenes de alguna guerra distante y se pregunta ¿Eso soy yo? ¿Es eso en verdad todo lo que soy y lo que puedo ser como parte de la humanidad?

Al diablo con esta fachada del intelectual, ya estoy harto, si encuentro algo digno de compartir o hacer audiolibro lo haré, pero ya no más por ese estúpido afán de ser visto como dios sabe qué.

Gracias por leer