domingo, 19 de febrero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 978, Recicla basura a cambio de Wi-Fi

Uno de los principales problemas que no hemos logrado erradicar como sociedad es la cultura de tirar basura.

Uno de los lugares más limpios del planeta es Disney, realizaron un estudio para determinar ¿cuántos pasos podía dar una persona antes de hartarse de su basura? Y midieron que exactamente a los 10 pasos el individuo sentía o la necesidad de deshacerse de ella o simplemente la tiraba; así que en Disney hay un bote de basura cada 10 pasos

En respuesta a la necesidad de disminuir la cantidad de residuos que no sólo tapaban las coladeras provocando inundaciones, sino que de igual manera se convertían en un foco de infección que propiciaba la propagación de plagas de diferentes animales nocivos para la salud, la ciudad de México implementó un programa el cual consistió de colocar una gran cantidad de botes de basura (uno para basura inorgánica y otro para basura orgánica) en una distancia de aproximadamente 100 metros entre un bote de basura y otro; el problema es que no transcurrieron ni 30 días antes de que aproximadamente la mitad de los botes que se encontraban destinados a tal campaña fueran robados.
Los botes de basura destinados a tal campaña estaban hechos de fierro y en dicho año también aumentó considerablemente el robo de coladeras, rejillas y cables de luz, entre otros, pues éstos se venden con el propósito de fundirlos para poder revenderlos.

En algunas escuelas se ha implementado un programa de separación de basura que no sólo se limita a los rubros de materiales orgánicos e inorgánicos, sino que de igual manera subdivide los materiales en “Pet, Vidrio, papel, Aluminio, baterías (entre otros)”.

Un dato interesante es que en realidad es bastante raro encontrar latas de aluminio en la calle o botellas de Pet, puesto que éstas son recogidas por algunas personas quienes finalmente las llevan a algún deposito donde se les paga una cantidad proporcional al costo total del volumen acumulado, el cual por lo general se mide en kilos.

La población no guarda o no separa éstos materiales a pesar de que existe la posibilidad de recibir una remuneración económica por diversos factores: no quieren llevar la basura hasta el sitio de depósito, la cantidad que reciben a cambio es insignificante a cambio del esfuerzo empleado


Recientemente un Video de Play Ground mostró una iniciativa que se está implementando en Amsterdam la cual consiste de colocar una pequeña caja de pájaro que mide el nivel de dióxido de carbono de la ciudad, si el techo se encuentra en verde, habrá Wi-Fi gratis, de modo que la premisa es la siguiente:

¿Qué pasaría si se destinaran 3 camiones de basura distintos que pasaran de manera conjunta una vez cada 2 semanas transitando por las mismas rutas que los camiones de basura convencionales, aunque a diferencia de los camiones convencionales, éstos tuvieran el propósito de “medir la cantidad de basura que se está reciclando eficientemente en una colonia“ y la colonia o delegación, que logre reciclar un determinado volumen de basura tendrá Wi-Fi gratis por 1 o 2 semanas?

De ésta manera, al añadir un incentivo para la población, se invita a las personas a participar de un programa que no sólo crea consciencia sobre un sistema de reciclaje, sino que beneficia al medio ambiente.