sábado, 18 de febrero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 977, Película el experimento



Hace algunos años, antes de ver la película "El experimento", encontré un video acerca de otro experimento realizado en la universidad de Yale en el cual se pretendía evaluar la obediencia a la autoridad, se trata por supuesto del experimento Milgram el cuál consistía de colocar a dos personas en habitaciones separadas frente a un tablero; uno de ellos realizaba preguntas a la persona en la habitación adjunta y ésta debía de responder adecuadamente a las mismas, si no lo hacía, recibía una descarga eléctrica por parte del operador del primer tablero, a lo cual cabe añadir, la descarga eléctrica se volvía más potente con el transcurso de las preguntas hasta alcanzar niveles ciertamente peligrosos.


La realidad detrás del experimento es que el individuo que supuestamente recibía las descargas eléctricas jamás se encontró en peligro en forma alguna, sin embargo, una grabación sonaba del otro lado de la habitación la cual reproducía los gritos de dolor de la persona que supuestamente estaba siendo sometida a las preguntas.

Del lado de la cabina del operador se encontraba de igual manera un supervisor del experimento quien, en este caso, representa la figura de autoridad y quien alentaba al operador a continuar dando descargas a la persona al otro lado de la habitación a pesar de escuchar los gritos de dolor de la misma, sólo alguno que otro se negaría a continuar realizando las descargas al otro individuo a pesar de las órdenes que recibía, pero la gran mayoría continuó hasta alcanzar el punto de mayor riesgo en la potencia de las descargas.


Cuando me encontraba en la escuela militarizada, ocurría algo muy similar a lo que uno puede observar en la película el experimento; si bien no eramos "reclusos", el sistema mismo se encontraba determinado por una serie de autoridades que iba desde los cabos hasta los sargentos primeros, a quienes se les confiaba la autoridad de castigar a aquellos que no teníamos rango o eramos de reciente ingreso, a diferencia del experimento en el cual puede entenderse la autoridad de los guardias como de un carácter "homogéneo" sólo destaca el que se impone físicamente por encima de los demás. 

La diferencia en mi experiencia en particular es que la cadena de consecuencias ascendía de tal manera que los de inferior rango se veían amenazados por los de mayor rango para llevar a cabo las penas y los castigos al resto de los subordinados, y por supuesto ésto tenía sus abusos, no sólo se trataba de "castigar" cuando uno cometía alguna falta, en realidad tal autoridad podía ser empleada cuando fuera que a la persona de mayor rango le convenía, simplemente inventaba una amonestación cualquiera con el propósito de conseguir otro tipo de cosas a cambio de no castigar al "supuesto infractor" - llámese comida, prendas del uniforme, dinero, etc.- 

No me es ajena la respuesta que se muestra en la película por parte de los guardias en el momento que se ven "forzados" a hacer valer su autoridad, cualquiera que recibe poder, fuerza o incluso sabiduría no sabe lidiar con ellas o reconocerlas si simplemente le son dadas... como dice el refrán: "el que no tiene y empieza a tener, loco se quiere volver"