viernes, 10 de febrero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 973, "Tengo que estar drogada todo el tiempo...??????"


Raras veces pongo atención de las canciones populares, como la que he compartido en la parte superior y la cual seguramente ustedes conocen.

Si no han puesto atención a la letra, ésta básicamente dice lo siguiente:

"Ceno en mi bañera
Luego voy a los clubs de sexo
Para ver a la gente rara ligar
No me pone nerviosa
Si acaso, estoy inquieta
Sí he vivido bastante y lo he visto todo
Vuelvo a casa, tengo hambre
Me atraco de todos mis Twinkies1
Vomito en la bañera, luego me voy a dormir
Y todo mi dinero me lo bebí2
Sabía como a soledad
Tú te has ido y necesito estar drogada
Todo el tiempo para no pensar en ti
Drogada todo el tiempo para no pensar en ti
Paso mis días encerrada en una confusión
Intentando olvidarte cariño, me hundo de nuevo
Necesito estar drogada toda mi vida para olvidar que te echo de menos
Me ligo con papás en el patio de recreo
Es así cómo paso mis días
Relajo el ceño, los hago sentir vivos
Lo hago rápido y sucio3
Sé que soy demasiado fácil
Tú te has ido y necesito estar drogada
Todo el tiempo para no pensar en ti
Drogada todo el tiempo para no pensar en ti
Paso mis días encerrada en una confusión
Intentando olvidarte cariño, me hundo de nuevo
Necesito estar drogada toda mi vida para olvidar que te echo de menos
Me quedo en mi fantasía
Donde la diversión no tiene fin
No puedo volver a casa sola otra vez
Necesito alguien para adormecer el dolor
Me quedo en mi fantasía
Donde la diversión no tiene fin
No puedo volver a casa sola otra vez
Necesito alguien para adormecer el dolor
Tú te has ido y necesito estar drogada
Todo el tiempo para no pensar en ti
Drogada todo el tiempo para no pensar en ti
Paso mis días encerrada en una confusión
Intentando olvidarte cariño, me hundo de nuevo
Necesito estar drogada toda mi vida para olvidar que te echo de menos"

Con la costumbre se forma el derecho, y el hecho de lo "normal" establece la norma que rige al mundo; un niño que pasa en promedio 6 horas diarias frente al televisor, presencia más de 25 mil actos violentos en un año y así como la normalidad del hecho forma la costumbre frente a dichos sucesos, de igual manera lo hacen las palabras que definen, forman y moldean nuestros pensamientos en la medida que nos acostumbramos a pensar que "ESA" es la reacción correcta o esperada al término, ruptura o fin de una relación...

Y es sumamente... desesperanzador, cuando uno observa a sus seres queridos sufrir por la pérdida de algo que se vuelve tan importante dentro de su mundo y realidad, parafraseando a Judith Butler:

"No es como si un “yo” existiera independientemente por aquí y que simplemente perdiera a un “tú” por allá, especialmente si el vínculo con ese “tú” forma parte de lo que constituye mi “yo” y que si bajo estas condiciones llegara a perderte, lo que me duele no es sólo la perdida, sino volverme inescrutable para mí ¿Qué soy sin ti? En un nivel descubro que te he perdido a ti sólo para descubrir que yo también desaparezco…"

La palabra "recordar" viene del latín "recordari ", formado de re (de nuevo) y cordis (corazón). Recordar quiere decir mucho más que tener a alguien presente en la memoria. Significa "volver a pasar por el corazón"...; la memoria es algo vivo, es algo presente día a día que, no obstante, suele resultar para muchos algo sumamente difícil de lidiar o enfrentar porque es algo que con dificultad puede ser "erradicado" por decirlo de alguna manera, no obstante... si uno observa detenidamente aquello que se subyace debajo de la memoria, aquello que da fuerza y poder a las mismas, uno de pronto se encuentra con las palabras, las definiciones, las ideas que de hecho dieron forma y significado a la presencia de aquel otro frente al cual nos definimos, sin de hecho notar, hacer presente y darnos cuenta que aquello que estábamos viviendo y experimentando con otros era de hecho nosotros mismos, una proyección de las definiciones, los significados, valores y principios que hallábamos en la compañía del ser amado.

El problema es que no solemos ver o dicho de otra forma, no "sabemos VER" las cosas como son, sino que vemos las cosas como SOMOS.

Y en este sentido, raras veces tomamos un respiro para de hecho hacer nota que lo que se desenvuelve en la realidad inmediata y no en el imaginario de la mente, puede brindar aquella estabilidad que de hecho requerimos en un momento dado.

Si te encuentras pasando por algo similar a la experiencia descrita anteriormente, te voy a sugerir que escuches/veas y realices el siguiente ejercicio titulado "El espejo" y "Lo que la vida te da y lo que la vida te quita". Vuelve a la estabilidad de ti mismo, no necesitas definirte en las memorias, no necesitas definirte en el pasado... sólo date cuenta que lo que eres no se pierde porque dejas ir aquello a lo cual te has definido...


El Espejo:



  "Lo que la vida te da y lo que la vida te quita":