viernes, 20 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la vida, Día 966, "Test de personalidad"

Pase la noche en casa de un amigo realizando algunos trabajos mientras él se dedicaba a los suyos, entre los cuales debía realizar una "evaluación de su propia personalidad", para lo cual otro amigo y yo le ayudamos realizándole las preguntas que venían en el cuestionario.

Es curioso que, ciertamente siempre consideré o mantuve su "persona" en una suerte de ideal porque el reviste esta suerte de "Don Juan" que aparenta la vida que, ya sabes, sinceramente muchos hombres querrían tener o al menos que yo en lo personal proyectaba como "uno de mis ideales" (mucho sexo con muchas mujeres, trabajo, proyectos, personalidad carismática, bla, bla, bla). Y este ideal se mantuvo en mi mente constantemente como en el trasfondo de mi mente entre pensamientos como: "yo quisiera tener esa vida, yo quisiera experimentar lo que él"; no obstante, a medida que realizábamos el cuestionario... simplemente me daba cuenta del costo tan alto que implica llevar una vida como dicha persona, en términos de los "costos" que implica para el propio SER, el ser/convertirse en dicha persona, porque al final, (y esto para no "poner en evidencia o filtrar" cualquier dato que pueda comprometer a dicha persona), solo puedo decir que la mente limita el ser a tal grado que lo único que incluso mi amigo quedo sumamente anonadado frente a sus propios resultados.

Ahora, este cuestionario que realizó, no fue un cuestionario cualquiera de esos que vienen en las revistas o ya sabes, de esos que encuentras en internet como fáciles y rápidos y test de 12 pasos y cosas por el estilo, fue un cuestionario sumamente extenso que nos llevó varias horas el realizar y que fue dictado por una de las profesoras de mi amigo (mientras nos reíamos en cada fase del proceso, porque parecía que en realidad nosotros conocíamos mucho mejor a mi amigo de lo que el se conoce a si mismo, lol).

Al momento de llevar a cabo la evaluación de los resultados del cuestionario, solo pude echar una carcajada al aire que duró varios minutos, de esas que incluso té hacen llorar de la risa, no en un tono "burlón hacia mi amigo", sino por el simple hecho de que no podía parar de reír ante mi propia estupidez, no podía parar de reír al simple echo de haber deseado una vida donde existe todo excepto vida...

No pretendo compararme, ni creerme superior a él en forma alguna, sigo apreciándolo y queriéndolo, sin embargo... creo que uno suele apresurarse demasiado tratando de obviar lo que otros tienen y lo que aparentemente uno carece, lo que lo haría a uno más feliz y que curiosamente suele estar "en la vida de otras personas" ya sabes, esencialmente lo que uno no tiene o no puede tener, pero esto me mostró un poco de lo mucho que en realidad vale la pena sacrificar tantas cosas con tal de ser quien yo soy e incluso animarme a ser aún más auténtico en cada momento de mi expresión, y hablando de "auténtico" esa será la palabra que estaré trabajando aquí en mi próximo post, solo para asegurarme de aterrizarla plena y completamente.

Saludos