domingo, 8 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 960, El campamento tortuguero

Han pasado más de 4 años desde la última vez que visité el campamento tortuguero, y me tomó solo 1 noche de trabajo recordar uno de mis más importantes propósitos dentro de este proceso que camino como un voto por un mundo que sea el mejor para todos (todos incluyendo no sólo humanos [amigos o enemigos], sino animales, plantas, bacterias, etc. = Aho Metakiase).



Una de mis mayores ambiciones desde que era niño, era convertirme en biólogo marino, para poder estar cerca de mi más grande fascinación = la fauna y flora marina en general. No obstante, en mi primera incursión al campamento tortuguero, uno de los principales problemas que salieron a la luz dentro y detrás de esta labor, fue la extrema limitación de recursos que pesan sobre los biólogos que al término de su carrera, se encuentran con una barrera tras otra para poder llevar a cabo los proyectos que podrían ayudar a sanar a este mundo de todo el daño que hemos hecho.

Tras esa primera visita que realicé en las brigadas de apoyo de recolección de huevos de tortuga marina para su traslado a las zonas de incubación, me di cuenta que (nota importante para los bloggers del mundo) es que la labor de campo en los problemas que están tomando lugar a nivel mundial, es en efecto una de las más importantes, pero no es la principal; porque si bien estas pequeñas acciones previenen el ataque de diversos depredadores naturales, así como el robo y saqueo de nidos por parte de los pescadores locales, eso no detiene o frena las creencias que las personas sostienen alrededor de los huevos de tortuga y que, peor aún, transmiten de generación en generación.

Una de las conclusiones (tal vez un tanto apresuradas a decir verdad) que tomé como parte de la consciencia que empecé a generar alrededor de estos problemas, fue la necesidad de incurrir en el sistema legal de nuestro país para tomar nuevas acciones sobre estos asuntos, acciones que permitieran y dieran prioridad al desarrollo de los proyectos que proponen los estudiosos en materia ambiental, biológica y zoológica para comenzar la labor de restauración del medio ambiente.

Taking the eggs to the incubation place Some people steal the eggs to eat them or sell them over the belief that these have aphrodisiac powers, others believe that these can cure some diseases, but the only reality about these eggs is that they have like 10 more times colesterol than chicken eggs do... Some raccoons, cats, dogs, birds and crabs are also a threat for the especies. The dogs, cats and raccoons, assault the nests to eat the eggs, while the crabs and birds eat the baby sea turtles in their way to the sea. This actions of taking the eggs to a safe place to be protected by some biologist and government authorities are little actions to increase the amount of turtles in the zone as these has been disappearing (and some of them reaching dangerous borders of extinction) due to the abuse of the people who hold such stupid beliefs... and of course the garbage in the ocean and some fisherman are also part of the problem, as the turtles get stock in the garbage that floats in the sea and the fisherman kill the turtles with their high speed boats that hits them in the head or in the body, they also take the turtle and kill it to sell the shell or prepare soup that is also sold in the black market again due to some local beliefs that the turtle has powers or properties that can cure diseases or that can improve their sexual potential. #seaturtle #video #rescue #animals #animallove #photoshoot #shoot #photoftheday #photographer #photogrid #photos #photojournalism #photographers #animales #animal #animallover #turtle #babyturtle #turtleeggs #egg
Un vídeo publicado por Gabriel Aceves (@artinsomnium) el

Sin embargo, y como es evidente, eso no frena el principal causante de estos problemas  (y esto sin mencionar el tema de corrupción que enfrenta nuestro país con respecto a su sistema legal), porque en tanto exista la creencia de que los huevos de tortuga son un "afrodisíaco o vigorizador" (cuando en realidad lo único que contienen los huevos de tortuga es un promedio de 10 veces la cantidad de colesterol que contiene un huevo de gallina) o que las aletas de tiburón son vigorizadores naturales o que contienen la cura para el cáncer (cuando no es más que mero cartílago, carente de cualquier sabor, porque además se le añade caldo de pollo para poder sazonarlas) no será posible evitar que las personas, que son los principales responsables del decrecimiento de población de estas especies, continúen con estas actividades y transmitan estas creencias a las nuevas generaciones que incurren en el mercado negro bajo la idea de poder adquirir estos objetos que en realidad terminan por dañar sus propios cuerpos.

El robo de huevos de tortuga es un delito federal, por el cual (se supone) se le impone a quien incurra en estas actividades un promedio de 1 año de prisión por cada huevo que robe de un nido, sin embargo, a pesar de que el ejército tendría que prestar apoyo para garantizar el cumplimiento de estas normas, la realidad es que los pescadores y vendedores pueden sobornar a las autoridades locales para continuar el saqueo de nidos, tan sólo entre los reportes de estos delitos se tiene el registro de casos de pescadores que saquearon varias decenas de nidos y a pesar de ser reportados por biólogos o autoridades locales, obtuvieron la libertad al día siguiente de su detención.

La verdadera solución se encuentra en la erradicación de estas creencias en las nuevas generaciones ya que, si bien las viejas generaciones se aferrarán a estas absurdas creencias, las nuevas generaciones pueden cortar el ciclo de corrupción que aflige a estas especies y a la humanidad misma. Esa es la razón por la cual tomé la decisión de cambiar de carrera, de la abogacía a la comunicación visual, para poder apoyar con la erradicación de estas ideas a través del principal medio y aparato ideológico y educativo de la sociedad contemporánea = Los medios visuales.