miércoles, 25 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 969, Who am I?

Before continuing with this blog please watch the following video.


I got a question: What would happen if a demon comes and tell me that I am about to die and that after my dead I am not going to remember my name, my relatives, my loved ones, neither I am going to be able to feel or experience anything as I no longer have a body to create such feelings or emotions because this were created by the "fabric", the body, the brain and now I have no body, neither I have a brain or a memory about who I was when I was alive, but if I am able to tell to this demon what remains of me after my dead, he/she will give me another chance to live, what would you answer?

After watching this video one can only conclude and see how much we define ourselves as the mind, as a definition of emotions, feelings, energetic experiences, because apparently this is what will makes us feel the same about the memories that we may lose, but have you ever watched at how much of this emotions and feelings is actually linked to the words we speak and how much this words change throughout our life? Where something that make us "feel" a certain way, will not be the same after just asking the right question, or after just coming to a new word, a new definition, a new perspective of things?

Let´s say that I am a Racist (Before anyone lights the torches, I am of course speaking hypothetically) and let´s say that I just "feel" disgust or rejection to any person that looks different to that of my skin color, my "physical characteristics", but one day I just realize that when I was a kid, I was actually able to see and live and play with many other kids of many different countries, of many different cultures and physical appearances and skin colors and so on and so forth and I just realize that nothing of those feelings and emotions actually represents me... would I still trust my feelings, emotions, memories or ideas and allow them to really define me or define my "MEISH"?

If you look Self Honestly at yourself and you had to define "this" that really allows you to see the things in a certain way, what would be your answer to this demon?

I continue in the next post

lunes, 23 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 968, Caminando la palabra "Auténtico"

Si surgen modificaciones a la palabra, las actualizaré/compartiré en este mismo post

Autentico:

SONANDO LA PALABRA:

Au-ten-ti-co

Aut – ente - yo

Definición de la palabra:

auténtico, ca
Del lat. tardío authentĭcus, y este del gr. αὐθεντικός authentikós.
1. adj. Acreditado como cierto y verdadero por los caracteres o requisitos que en ello concurren. Es un goya auténtico.
2. adj. coloq. Consecuente consigo mismo, que se muestra tal y como es. Es una persona muy auténtica.

3. adj. desus. Dicho de un bien o de una heredad: Sujetos u obligados a alguna carga o gravamen.

4. f. Certificación con que se testifica la identidad y verdad de algo.

5. f. Copia autorizada de alguna orden, carta, etc.

La palabra "autenticidad" proviene del verbo griego "authenteo", tener autoridad, gobernar a alguien y del sustantivo "authentés" el que obra por sí mismo.

Ser auténtico es ser uno mismo y saber que en la hora de la verdad es lo que nos hace realmente libres. No puede existir libertad sin autenticidad con nosotros mismos. La autenticidad es un privilegio y por eso no es inteligente salir de casa olvidándola en el desván. Es por nuestra propia autenticidad por lo que podemos medirnos con absoluta objetividad.

Cuando somos auténticos es cuando en verdad somos lo que somos. Por eso ser auténtico con uno mismo equivale a ser sincero, a ser honesto, a ser libre y a ser verídico. Para ser auténtico nadie nos exige que tengamos que decir todo lo que sentimos, pero sí que aquello que digamos sea realmente lo que sentimos.

REDEFINIR LA PALABRA:

La relación a la palabra:

La mayor parte de mi vida la he vivido copiando e imitando a las personas de mi entorno, al grado que ninguna palabra que saliera de mi boca era una palabra propia, sentía que mis palabras no tenían ninguna validez y por ello desesperaba por la aceptación y el reconocimiento de otras personas, sobretodo de los hombres, y es que sentía que no podía confiar en mis propias palabras porque éstas simplemente no tenían ningún valor para las personas de mi entorno.

Sin embargo y mientras escribo esto, puedo ver cómo fue que yo mismo le quité el valor a mis palabras cuando rompía las promesas que hacía, cuando decía mentiras y sobre todo cuando empecé a robar cosas de mis hermanas mientras que decía no tenerlas, de mis compañeros e incluso de los que decía que eran “mis amigos”; y a todo ésto puedo ver como gran parte de mi aislamiento a lo largo de mi vida se debió principalmente a la falta de confianza que inspiraba en las personas de mi entorno, donde dicho aislamiento se debió principal y únicamente a la consecuencia de mis palabras y mis acciones, cuando no vivía éstas ni podía ejercer plena y absoluta dirección sobre éstas, por lo cual me avoqué a ofrecer “datos” verificados y constatados sobre y bajo el esfuerzo de otras personas a fin de respaldar mis propias ideas, mis propias intenciones e intereses, manipulé los factores y los hechos para mi beneficio propio y en este sentido alineé la realidad y percepción de otras personas a fin de satisfacerme.

Cuando era niño, constantemente existían estas “riñas y peleas” entre los compañeros y, recuerdo que, entre las primeras peleas, diría que podía “vencer” a tal o cual persona, pero cuando llegaba el momento de pelear y comencé a notar que la fuerza de la persona que había desafiado era por mucho superior a la mía, me retractaría de mis palabras y fue en este sentido que comencé a definirme como aquello que entonces tenía la “certeza” de ser = un cobarde.

Veo la palabra “auténtico”, como los momentos en los cuales he tomado las decisiones de vivir o caminar algo por mí mismo, independientemente de lo que puedan pensar de mí los demás o incluso si se molestan conmigo, los pequeños momentos en los que tomé la iniciativa de hacer aquello que sabía que era necesario hacer por encima de mi propio interés.

Perdón a uno mismo sobre la idea de la palabra:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber vivido mi vida copiando e imitando las palabras de las personas de mi entorno, porque me sentía con muy poca fuerza como para poder levantarme por las cosas que creía o veía, así que poco a poco fui aceptando los argumentos e ideas de las personas que si tenían la suficiente fuerza como para defender las suyas y que incluso tenían a más personas respaldando y alimentando dichas ideas

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo imitar las palabras, acciones e incluso ideas de otras personas al sentir que las mías no eran tan fuertes o que no podía “respaldarlas” como ellos lo hacían.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo definir y vivir mis propias palabras, al sentir que no era una persona realmente “reflexiva o inteligente” como para poder expresarme frente a otras personas sin ser criticado o ridiculizado

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo copiar e imitar las palabras de las personas en mi entorno que veía que eran “más valoradas y apreciadas que yo” al sentir que no podía levantarme en y por mis propias palabras porque estas no tenían ningún valor para las otras personas o eran “poca cosa” para ellos, donde en realidad yo me quité a mí mismo la fuerza en y sobre mis propias palabras en y a partir del momento en el que comencé a decir mentiras y a engañar a las personas, porque fue entonces que mis palabras perdieron ese valor y esa fuerza para mí mismo, ya que en mi interior sentía que era incapaz de mantener un compromiso si antes no veía y velaba por mis intereses, donde a la primera oportunidad buscaría la forma de sacar ventaja de la confianza que otros habían depositado en mí.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo pensar que mis palabras no tienen ninguna validez si no tengo la aceptación y el reconocimiento de las personas, en lugar de darme cuenta que si en primer lugar yo no me doy a mí mismo esa aceptación y reconocimiento a través de vivir y dar poder y fuerza a mis palabras a través de hechos, es entonces que estas pierden todo peso y sustento en el mundo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo romper mis promesas y mis compromisos al tratar de satisfacer a otras personas, donde mientras escribo esto, puedo ver que en realidad de igual manera haría dichos compromisos y promesas tratando de satisfacer y quedar bien con las personas, pero al final rompería esos compromisos y promesas buscando mi interés personal y en cierta forma levantándome en y por mi propio interés, como si en un determinado momento tuviera que “decidir de qué lado estoy y a quién voy a apoyar y a quien no”, pero en lugar de inclinarme por la honestidad conmigo mismo, me incliné sólo por mi interés personal

Me perdono a mí mismo por no aceptarme y permitirme a mí mismo darme cuenta y reconocer que fui yo mismo a través de mis palabras y mis acciones que provoqué mi propio aislamiento a lo largo de mi vida, al romper mis palabras con acciones que iban en contra de aquello que yo decía ser y quien decía ser, ya que en lugar de realmente levantarme en y como mis palabras, me levanté por mis deseos, mis intereses, mi propia búsqueda por experiencias energéticas emocionales y sentimentales, en lugar de considerar en honestidad conmigo mismo lo que era mejor para mí mismo y para los demás.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo robar y mentirle a mis hermanas, mis compañeros de la escuela e incluso a las personas que decía que eran “mis amigos” con quienes me juntaba únicamente porque quería obtener o conseguir algo de ellos, donde en realidad no me detenía a considerar cómo estaba dañando a las otras personas, sino que simplemente veía y buscaba mi propio interés, mi propia diversión y satisfacción, porque no quería compartir con los demás, simplemente quería acaparar todo para mí.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que cuando miento o robo no sólo me hago daño a mí mismo, sino que le hago daño a las personas en mi entorno, porque esa confianza no sólo se quiebra conmigo/hacia mí, también hago más difícil para otras personas el que puedan abrirse nuevamente con otros y que puedan colaborar y trabajar en grupo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que mi deshonestidad sólo me afecta a mí, en lugar de darme cuenta y entender que de hecho afecta de igual manera a las personas de mi entorno y afecta a sus relaciones en lo que entonces comienzo a crear en esa dinámica de abusos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que debía definirme como alguien inferior e incluso como un cobarde al no participar de las riñas y las peleas con y hacia mis compañeros, tratando de probar o demostrar que “era un hombre”, dónde entonces me limitaba a ser la definición que aparentemente estaba obligado a ser y vivir, sin de hecho detenerme un momento a ver y expresar aquello que realmente se encontraba dentro de mí mismo, lo cual era: “No quiero ser esto, no quiero convertirme en esto y no creo que deba pelear o hacerle daño a alguien en lo absoluto para poder ser quien realmente quiero ser”

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de levantarme y vivir mis propias palabras al creer que si lo hacía el resto de las personas se vendrían en mi contra y como no podía hacerles frente a todos por temor a que me hicieran daño o a quedarme solo, entonces simplemente aceptaría esa “sentencia” sobre y como mi propia mente en la definición de ser un cobarde

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo ser directo  por temor a que las personas se molesten conmigo y ya no me hablen, donde al perder esas relaciones, pierdo la oportunidad de tener como una forma de acceso a aquello que percibía que podía conseguir de esas personas, ya fueran conocimientos, relaciones, dinero y mientras escribo esto, me viene a la mente si debería hacer un esfuerzo por preservar esas relaciones si, a pesar de ser autentico, se molestaran conmigo por ser auténtico o ser directo con ellas(os).

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que ser “auténtico” era expresar una idea propia, cuando en realidad no se trata de limitarse a ser una idea o una definición, sino de cómo esas ideas y pensamientos han sido trabajadas, inspeccionadas, reflexionadas y vividas por uno mismo de forma congruente con lo que uno ve y considera que es realmente lo mejor para uno y que de hecho querría para los demás como el bienestar propio y de todas las expresiones de vida.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a ser autentico, siendo simplemente mi expresión en honestidad conmigo mismo al existir dentro del miedo a perder relaciones, dentro de lo cual, puedo ver y me doy cuenta que, si por ser autentico no soy capaz de preservar relaciones, tal vez lo mejor es no encontrarme cerca de esas relaciones o cerca de esas personas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de que las personas se enojen conmigo si me atrevo a decir, levantar la voz, o hablar desde mi punto de partida en honestidad conmigo mismo aquello que realmente existe dentro de mí, porque puedo ver y darme cuenta que tal vez la razón por la cual las personas que realmente podrían apoyarme en mi expresión y mis proyectos no se acercan, es porque no pueden encontrarme en tanto me encuentre proyectando una falsa proyección e idea de mí mismo con tal de ser aceptado.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo deliberadamente proyectar una imagen de mí mismo en la cual pudiera esconder las cosas de las cuales aún siento vergüenza de mí, o que pienso que serán ridiculizadas o no aceptadas por las personas, por ser raras, extrañas o simplemente no de acuerdo a la supuesta imagen que tendría que proyectar de mí para ser “un hombre” frente a otros hombres o frente a las mujeres.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo esconder las cosas de las que me avergüenzo en una personalidad, en lugar de enfrentar esa vergüenza en honestidad conmigo mismo para que en lugar de esconderme en una personalidad, corrija en mí aquello que sé que no está bien o que no es lo mejor para mí o los demás dentro de mí mismo y dejo de esconder aquello que sé que es lo mejor para mí y que sé que es mejor para los demás sólo por buscar la aprobación de otras personas.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo enfrentar mi propia vergüenza y dentro de ésto.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a enfrentar mi propia vergüenza porque sé y veo con claridad que de hacerlo me habría traído conflictos con las personas en mi entorno, a quienes detrás de todo, no había querido enfrentar al temer perder su “aceptación” cuando dicha “aceptación” no es otra cosa que permanecer en una definición o idea dentro de sus mentes para poder “experimentar la clase de experiencias que tendría derecho a experimentar si me definía de tal o cual manera” como si uno se define como un “punk” entonces tiene derecho a buscar esas experiencias y buscar a las personas que “siente” que le gustaría conocer o experimentar o si se define como “espiritualista” y busca tal o cual experiencia divina o inteligencia superior, etc.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo esconderme de mi propia vergüenza para no enfrentar a las personas en mi entorno

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme como mi propia experiencia energética negativa de y como la vergüenza, al creer que se sentía “tan real” que podía llegar a definir como soy y debo ser, en lugar de ver que no me defino por una experiencia energética emocional/sentimental de ningún tipo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme en las experiencias energéticas negativas como la “inferioridad, la vergüenza, la culpa, el miedo, etc.”, sin darme cuenta que estas experiencias no son permanentes y no puedo de hecho existir por siempre en dichas experiencias energéticas, así que ¿cómo puedo definirme de acuerdo a algo que no es constante y consistente en y como lo físico? Como de hecho la honestidad con uno mismo o el sentido común, que son “principios” que uno de hecho puede aplicar en cualquier situación o frente a cualquier experiencia energética y ver más allá de ella en todos los sentidos posibles

Posibles redefiniciones (fase creativa sobre la palabra):

Auténtico: Ser congruente con uno mismo entre los propios pensamientos, palabras y acciones en todo momento

Auténtico:  Actuar de manera congruente entre lo que uno piensa, dice y siente frente a cualquier situación, reto o desafío

Auténtico: El resultado de inspeccionar, reflexionar, trabajar y vivir las propias palabras


Redefinición de la palabra:


Auténtico: La expresión que resulta de haber reflexionado, inspeccionado, trabajado y vivido de manera congruente entre las palabras, las ideas, los pensamientos y las acciones que uno ve y ha comprobado que brindan y ofrecen bienestar para uno mismo y los demás

viernes, 20 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 967, Nuevo blog "Artinsomnium"



Quería compartir con ustedes un link donde pueden encontrar algunos de mis trabajos, ilustraciones, cuentos (que serán añadidos próximamente) y demás procesos "artísticos" en este pequeño espacio que he llamado "Artinsomnium" (y del cuál posiblemente haré mi nuevo seudónimo para firmar obras y demás).

El propósito por el cual he creado este sitio, es para poder darle una nueva organización a mis trabajos, puesto que gran parte de lo que publico en cuanto a mi proceso "artístico" queda únicamente en Instagram y no obtiene realmente la difusión que me gustaría darle y es decir, probablemente no obtenga "mucho más" a través de este medio, pero sinceramente no está de más compartirlo (de igual manera títulado "Artinsomnium" < En este link puedes acceder a mi página si es que dispones de la App) Espero que sea de su agrado y si tienen alguna solicitud para alguna trabajo o ilustración, pueden solicitarla ya sea dentro de la página en Wordpress (Artinsomnium).

Eso es todo por este post.

Saludos

Mi Jornada hacia la vida, Día 966, "Test de personalidad"

Pase la noche en casa de un amigo realizando algunos trabajos mientras él se dedicaba a los suyos, entre los cuales debía realizar una "evaluación de su propia personalidad", para lo cual otro amigo y yo le ayudamos realizándole las preguntas que venían en el cuestionario.

Es curioso que, ciertamente siempre consideré o mantuve su "persona" en una suerte de ideal porque el reviste esta suerte de "Don Juan" que aparenta la vida que, ya sabes, sinceramente muchos hombres querrían tener o al menos que yo en lo personal proyectaba como "uno de mis ideales" (mucho sexo con muchas mujeres, trabajo, proyectos, personalidad carismática, bla, bla, bla). Y este ideal se mantuvo en mi mente constantemente como en el trasfondo de mi mente entre pensamientos como: "yo quisiera tener esa vida, yo quisiera experimentar lo que él"; no obstante, a medida que realizábamos el cuestionario... simplemente me daba cuenta del costo tan alto que implica llevar una vida como dicha persona, en términos de los "costos" que implica para el propio SER, el ser/convertirse en dicha persona, porque al final, (y esto para no "poner en evidencia o filtrar" cualquier dato que pueda comprometer a dicha persona), solo puedo decir que la mente limita el ser a tal grado que lo único que incluso mi amigo quedo sumamente anonadado frente a sus propios resultados.

Ahora, este cuestionario que realizó, no fue un cuestionario cualquiera de esos que vienen en las revistas o ya sabes, de esos que encuentras en internet como fáciles y rápidos y test de 12 pasos y cosas por el estilo, fue un cuestionario sumamente extenso que nos llevó varias horas el realizar y que fue dictado por una de las profesoras de mi amigo (mientras nos reíamos en cada fase del proceso, porque parecía que en realidad nosotros conocíamos mucho mejor a mi amigo de lo que el se conoce a si mismo, lol).

Al momento de llevar a cabo la evaluación de los resultados del cuestionario, solo pude echar una carcajada al aire que duró varios minutos, de esas que incluso té hacen llorar de la risa, no en un tono "burlón hacia mi amigo", sino por el simple hecho de que no podía parar de reír ante mi propia estupidez, no podía parar de reír al simple echo de haber deseado una vida donde existe todo excepto vida...

No pretendo compararme, ni creerme superior a él en forma alguna, sigo apreciándolo y queriéndolo, sin embargo... creo que uno suele apresurarse demasiado tratando de obviar lo que otros tienen y lo que aparentemente uno carece, lo que lo haría a uno más feliz y que curiosamente suele estar "en la vida de otras personas" ya sabes, esencialmente lo que uno no tiene o no puede tener, pero esto me mostró un poco de lo mucho que en realidad vale la pena sacrificar tantas cosas con tal de ser quien yo soy e incluso animarme a ser aún más auténtico en cada momento de mi expresión, y hablando de "auténtico" esa será la palabra que estaré trabajando aquí en mi próximo post, solo para asegurarme de aterrizarla plena y completamente.

Saludos

viernes, 13 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 962, Retomar la disciplina

Parece tan difícil reconocer lo mucho que me he apartado de mi propio camino, lo difícil que ha sido volver a generar la costumbre de cargar conmigo una libreta y de no entregarme a toda y cuanta experiencia energética emocional emerja en mi mente. 

Son esas pequeñas cosas que uno da por sentado, entre las cuales, los pequeños hábitos llegan a definir a los más grandes, que uno no alcanza a percibir como el siempre darse la oportunidad de hacer algo, reside no tanto en "presionarse a hacer algo" como entender y darse cuenta como ese pequeño detalle, ese pequeño esfuerzo en realidad nos lleva a algo.

Y es entonces que ya no se trata de "tener que hacer por hacer" sino de "hacer para poder llegar a ser" y de igual manera entender que en ese "llegar a ser" no es como que te conviertes en ello, sino que simplemente cambias algo de lo que haces, para que entre las cosas que empiezas a hacer descubras lo que eres capaz de hacer y lo que siempre has sido capaz de hacer.

Es curioso... por qué las personas constantemente mencionarían que me veían "atrapado" en mis hábitos, pero la verdad es que no me encontraba atrapado en ellos y más bien cuestionaría: "¿Cómo es que dichas personas viven sus vidas como una "obligación", en lugar de vivir y levantarse en y como los principios que los convertirán en la clase de personas que quieren ser?" Pero es ahí donde en mi afán por encontrar un "atajo", una salida fácil, una "experiencia" para poder sentirme "especial e importante", comencé a hacerme de caminos espirituales en lugar de hacerme de principios para resolver las cuestiones que como ahora, me tienen ensimismado dentro de mi propia mente.

¿Por qué digo principios y no espiritualidades? Por qué no hay pluma que cure la mente de la persona que alimenta a la mente misma en y a través de las creencias que no nos hacen sino degradar el potencial que tenemos por nosotros mismos; la medicina es un principio interesante porque "todo depende del individuo" y es cierto, pero ¿Puede la medicina actuar en el individuo que se niega a ser su propio ejercicio de curación, su propio camino y su propio destino?

¿Por qué nos curamos? ¿Para qué nos curamos? ¿Para qué limpiamos el cuerpo de impurezas, mentiras, engaños, amores y dolores, pasado y futuro? Muy simple = para lo que sea que nosotros, tu, yo y cada uno determinemos, sin embargo, si nuestros principios son en sí mismos "desequilibrados", porque hayamos nuestro enfoque en experiencias energéticas, sentimientos, emociones, ideas, pensamientos - mente, entonces ¿Dónde termina esa medicina? Y sólo sé que empieza en el individuo, que empieza en uno mismo y que empieza con una decisión = resolver ésto que me aqueja por mis propios medios, realizando el trabajo necesario que no corresponde a nadie sino a mí, que no concierne a nadie sino a mí

Yo soy la pluma y la cura soy yo.

jueves, 12 de enero de 2017

lunes, 9 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 961, La primera pluma...

¿Recuerdas la primera pluma que alguna vez sostuviste entre tus dedos? Seguramente eras muy pequeño y no lo recuerdas, no te preocupes, yo tampoco lo recuerdo, no recuerdo la forma que tenía, no recuerdo su forma o su apariencia, pero llevo una vida contemplando la naturaleza y ¿te digo una cosa? Me alegro de no haber conservado aquella primera pluma, la contemplé, la aprecié y la solté...

Llevo una vida admirando la marcha de las hormigas, el caparazón de los caracoles que se esconden entre la corteza de los árboles, la danza de los colibríes entre las flores. Llevo una vida viendo a la naturaleza ser destruida y aplastada por la ceguera blanca, la luz blanca de la inconsciencia consciente de la consciencia mental.

Desde que era niño, tenía la plena certeza de querer reencarnar en una hormiga, quería escalar el árbol tan alto como la montaña, llevando a mis espaldas una enorme hoja, viendo pasar cientos de insectos y depredadores a mi alrededor, todos ellos decenas de veces más grandes que yo, para poder vivir en el mundo de los gigantes.

Un día, sentado frente a un pequeño camino de hormigas, otro niño se acercó a mí, y tras preguntarme en una cara de extrañeza: "¿Qué estás haciendo?" comenzó a pisar a las hormigas frente a mí, destruyendo su ardua labor, haciéndolas dispersarse aterradas por la furia de aquel gigante.

Interpuse mis manos e incluso mi cuerpo para protegerlas, pero él continuó pisándolas y pisándome para hacer que con mi propio cuerpo las aplastara; después me echó la culpa de haber matado a las hormigas con mi propio peso...

Con los años y el pasar de los esquemas sociales y las instituciones mentales de personas, de palabras y la luz... la maldita luz blanca... un día yo sería aquel niño pateando un hormiguero, tratando de probar mi fuerza y mi supremacía "humana", me preguntaba a mis adentros ¿por qué me pateo a mí mismo? ¿por qué destruyo lo único que alguna vez he amado?

¿Quién recuerda la última vez que sostuvo una piedra en el camino sólo por curiosidad de su forma, su color, su procedencia? ¿Cuándo fue la última vez que sostuvieron una pluma entre sus dedos? ¿Cuando fue la última vez que supimos observar sin querer poseer cualquier cosa?

domingo, 8 de enero de 2017

Mi Jornada hacia la Vida, Día 960, El campamento tortuguero

Han pasado más de 4 años desde la última vez que visité el campamento tortuguero, y me tomó solo 1 noche de trabajo recordar uno de mis más importantes propósitos dentro de este proceso que camino como un voto por un mundo que sea el mejor para todos (todos incluyendo no sólo humanos [amigos o enemigos], sino animales, plantas, bacterias, etc. = Aho Metakiase).



Una de mis mayores ambiciones desde que era niño, era convertirme en biólogo marino, para poder estar cerca de mi más grande fascinación = la fauna y flora marina en general. No obstante, en mi primera incursión al campamento tortuguero, uno de los principales problemas que salieron a la luz dentro y detrás de esta labor, fue la extrema limitación de recursos que pesan sobre los biólogos que al término de su carrera, se encuentran con una barrera tras otra para poder llevar a cabo los proyectos que podrían ayudar a sanar a este mundo de todo el daño que hemos hecho.

Tras esa primera visita que realicé en las brigadas de apoyo de recolección de huevos de tortuga marina para su traslado a las zonas de incubación, me di cuenta que (nota importante para los bloggers del mundo) es que la labor de campo en los problemas que están tomando lugar a nivel mundial, es en efecto una de las más importantes, pero no es la principal; porque si bien estas pequeñas acciones previenen el ataque de diversos depredadores naturales, así como el robo y saqueo de nidos por parte de los pescadores locales, eso no detiene o frena las creencias que las personas sostienen alrededor de los huevos de tortuga y que, peor aún, transmiten de generación en generación.

Una de las conclusiones (tal vez un tanto apresuradas a decir verdad) que tomé como parte de la consciencia que empecé a generar alrededor de estos problemas, fue la necesidad de incurrir en el sistema legal de nuestro país para tomar nuevas acciones sobre estos asuntos, acciones que permitieran y dieran prioridad al desarrollo de los proyectos que proponen los estudiosos en materia ambiental, biológica y zoológica para comenzar la labor de restauración del medio ambiente.

Taking the eggs to the incubation place Some people steal the eggs to eat them or sell them over the belief that these have aphrodisiac powers, others believe that these can cure some diseases, but the only reality about these eggs is that they have like 10 more times colesterol than chicken eggs do... Some raccoons, cats, dogs, birds and crabs are also a threat for the especies. The dogs, cats and raccoons, assault the nests to eat the eggs, while the crabs and birds eat the baby sea turtles in their way to the sea. This actions of taking the eggs to a safe place to be protected by some biologist and government authorities are little actions to increase the amount of turtles in the zone as these has been disappearing (and some of them reaching dangerous borders of extinction) due to the abuse of the people who hold such stupid beliefs... and of course the garbage in the ocean and some fisherman are also part of the problem, as the turtles get stock in the garbage that floats in the sea and the fisherman kill the turtles with their high speed boats that hits them in the head or in the body, they also take the turtle and kill it to sell the shell or prepare soup that is also sold in the black market again due to some local beliefs that the turtle has powers or properties that can cure diseases or that can improve their sexual potential. #seaturtle #video #rescue #animals #animallove #photoshoot #shoot #photoftheday #photographer #photogrid #photos #photojournalism #photographers #animales #animal #animallover #turtle #babyturtle #turtleeggs #egg
Un vídeo publicado por Gabriel Aceves (@artinsomnium) el

Sin embargo, y como es evidente, eso no frena el principal causante de estos problemas  (y esto sin mencionar el tema de corrupción que enfrenta nuestro país con respecto a su sistema legal), porque en tanto exista la creencia de que los huevos de tortuga son un "afrodisíaco o vigorizador" (cuando en realidad lo único que contienen los huevos de tortuga es un promedio de 10 veces la cantidad de colesterol que contiene un huevo de gallina) o que las aletas de tiburón son vigorizadores naturales o que contienen la cura para el cáncer (cuando no es más que mero cartílago, carente de cualquier sabor, porque además se le añade caldo de pollo para poder sazonarlas) no será posible evitar que las personas, que son los principales responsables del decrecimiento de población de estas especies, continúen con estas actividades y transmitan estas creencias a las nuevas generaciones que incurren en el mercado negro bajo la idea de poder adquirir estos objetos que en realidad terminan por dañar sus propios cuerpos.

El robo de huevos de tortuga es un delito federal, por el cual (se supone) se le impone a quien incurra en estas actividades un promedio de 1 año de prisión por cada huevo que robe de un nido, sin embargo, a pesar de que el ejército tendría que prestar apoyo para garantizar el cumplimiento de estas normas, la realidad es que los pescadores y vendedores pueden sobornar a las autoridades locales para continuar el saqueo de nidos, tan sólo entre los reportes de estos delitos se tiene el registro de casos de pescadores que saquearon varias decenas de nidos y a pesar de ser reportados por biólogos o autoridades locales, obtuvieron la libertad al día siguiente de su detención.

La verdadera solución se encuentra en la erradicación de estas creencias en las nuevas generaciones ya que, si bien las viejas generaciones se aferrarán a estas absurdas creencias, las nuevas generaciones pueden cortar el ciclo de corrupción que aflige a estas especies y a la humanidad misma. Esa es la razón por la cual tomé la decisión de cambiar de carrera, de la abogacía a la comunicación visual, para poder apoyar con la erradicación de estas ideas a través del principal medio y aparato ideológico y educativo de la sociedad contemporánea = Los medios visuales.