lunes, 18 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 928, Aprender Jugando


Este fin de semana tuve la gran oportunidad de participar como animador dentro de un curso de Sexualidad para niños de entre 12 y 16 años bajo la dirección del sexólogo Santiago Mieres, acompañado de un grupo de personas por demás excepcionales para poder compartir algo más que sólo nuestros conocimientos individuales, y de los cuales debo admitir aprendí mucho más de lo que yo mismo pude ofrecer.

Salimos de la ciudad el día Viernes desde temprano para poder preparar todo lo necesario para el curso, el cuál tiene todo excepto el diseño de lo que uno "asumiría" tomar o ver en un curso de sexualidad tradicional... y por tradicional me refiero a la limitada información que uno llega a recibir en la escuela sobre el uso del condón y las enfermedades de transmisión sexual, lo cuál no es que sea información despreciable, pero ciertamente es información que dice o muestra poco del desarrollo psicosexual del individuo.

El taller en realidad está conformado de una serie de juegos diseñados específicamente para nada más y nada menos que reírse de uno mismo, cometer errores, hacer el ridículo frente a un público que constantemente hace bromas, chistes y todo tipo de albures para permitir otro tipo de comunicación alrededor del sexo y la sexualidad.


Había mucho que no podía entender en un principio hasta que empecé a ver la aplicación de estos ejercicios y juegos con mis propios ojos, porque hay mucho que podríamos decir alrededor del sexo y la sexualidad en términos de traer tantos datos, conocimiento e información como nos fuera posible, pero saber "algo" acerca del problema, no nos permite realmente entender el problema, porque cada uno experimenta y vive su sexualidad de forma tan especifica que en realidad sería imposible realizar un curso como éste en un solo fin de semana si se trabajara de uno a uno sólo llevando toda esa información, la cual además no tendría sentido siquiera llevar a un taller fuera de la ciudad cuando podría simplemente ser impartida en un consultorio de uno a uno.


Cada uno de estos juegos que en apariencia parecieran no tener otro propósito que pasar un rato riéndonos de nosotros mismos, en realidad están diseñados con el propósito de enseñar los principios básicos de la puesta de límites para nosotros mismos y para los demás, desde aprender a decir "No", como aprender a decir "Estas serán mis acciones dentro de esta situación, donde quienes participamos de ella asumimos la responsabilidad de nuestros actos y la responsabilidad que se desprende de los mismos para con otras personas", en otras palabras, estos juegos están diseñados para mostrar lo mucho que nuestra sexualidad opera en cada momento de nuestra vida, en cada situación, en cada palabra o conducta que permitimos, aún en situaciones que parecerían no tener ninguna relación con el sexo o la sexualidad.

Uno de estos juegos por ejemplo, consiste en establecer dos equipos quienes deben formar una fila de ropa que puede y debe extenderse tanto como sea posible, donde nosotros como animadores debemos motivar y literalmente establecer tal presión en los chicos y las chicas a retirar tantas prendas de su cuerpo como sea posible para poder ganarle al otro equipo, donde algunos de ellos prácticamente estarían únicamente en ropa interior..., aquí la presión del entorno juega un papel importante, donde la competencia, los amigos y la pareja juegan un papel importante dentro de la dinámica, aún si éstos no se encuentran presentes, porque una vez terminado el juego, iniciaría una plática donde comenzaríamos con la reflexión: "Cuando le digas a otras personas que Si, asegúrate de no estar diciéndote a ti mismo que No..."


Por supuesto también hablamos sobre el uso del condón, y muchos de los chicos que participan en el curso aseguran que en la escuela les han brindado previamente dicha información, pero la diferencia es que no sólo hablamos del uso del mismo, sino que les enseñamos a colocarlo y es allí donde la información que los chicos decían haber recibido sobre el empleo del condón de hecho queda puesta en evidencia como simplemente ineficiente, porque algunos de ellos en más de una ocasión encuentran problemas para colocarlo correctamente y para retirarlo.


También les hablamos sobre los juguetes sexuales y los juegos previos a la penetración, donde uno de los mensajes más importantes reside en el hecho de que la penetración no lo es todo, ni es lo principal dentro de una relación sexual, donde ambos de hecho pueden tener un orgasmo sin necesidad de eyacular o penetrar, y donde la comunicación es el factor principal para garantizar una experiencia agradable y amena para ambos.


Continuo con más en el próximo blog