domingo, 31 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 933, Proyecto Libro


La semana pasada inicié con un pequeño proyecto que me propuse terminar para no después de este fin de semana, el consistió de realizar el primer borrador del primer tomo de mi primera novela titulada "Mi Santuario - Relatos de una personalidad esquizoide". Y no por menos, quería que todo el libro, desde su fabricación hasta edición se encontrara realizado por mí. De modo que me junté con una amiga quién me dirigió paso a paso en la fabricación de lo que sería mi segundo libro hecho a mano aunque el primero que realizo con costura y en la misma noche que apenas realicé el "paquete de hojas" comencé a escribir, aún si tener los forros o guardas del mismo.


La mañana siguiente colocamos tapas, guardas, cubiertas y demás cuestiones para concluir el armado del libro per se.






Y hace tan sólo unos minutos, he concluido lo que sería el primer borrador del primer tomo de esta novela que tengo planeada (digo primer tomo porque al final resultó demasiado pequeño y a pesar de que llené cada una de las 224 páginas, no me alcanzó el espacio para concluir la historia... de modo que tendré que concluir el resto en diversos volúmenes). El proyecto comenzó el día domingo 24 de Julio a las 8 de la noche y hoy Domingo 31, siendo las 2 de la mañana, estoy concluyéndolo ¡Objetivo alcanzado!



Ya estaré compartiendo más al respecto y por lo pronto, me dedicaré a fabricar el siguiente libro continuar con este proyecto hasta concluirlo en los tomos que sean necesarios para poder concluir esta historia, la cual posteriormente transcribiré y editaré para poder compartirla en este medio.

Espero que sea de su agrado.

Saludos.

viernes, 29 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 932, Los Discursos del Género detrás del Condón Femenino pt 2

Continuando con este punto que había dejado aún abierto de forma pendiente con la solución:


Evidentemente es responsabilidad tanto del hombre como de la mujer tener la información al respecto de los beneficios del condón, porque por supuesto el condón no tiene la finalidad única de prevenir el embarazo, sino de igual forma, proteger contra enfermedades de transmisión sexual; sin embargo, tal pareciera que cuando tomamos esta clase de información en las clases de educación sexual en la escuela, esta información parece no tener el impacto que debería y por el impacto me refiero no sólo al hecho de que los adolescentes que inician una vida sexual activa lo usen, sino que las autoridades comiencen a promover el uso de este condón en la sociedad, porque en la actualidad, puedes fácilmente encontrar cientos de anuncios para condones masculinos, pero ¿cuántos anuncios de condones femeninos encuentras en un periodo de... digamos 6 meses? Si al menos has logrado ver uno, estás de suerte...

La demanda crea la oferta, estamos de acuerdo, pero no puede existir demanda de un producto que no tiene presencia en el mercado y más aún cuando este mercado es uno de los más lucrativos en toda la economía mundial; de modo que aquí también existe responsabilidad por parte de las empresas el promover y fomentar el uso de condones femeninos, porque... seamos claros, si el gobierno puede hacer campañas en las cuales invierte una cantidad de dinero exorbitante para producir condones masculinos que esencialmente son regalados en los centros de salud, ¿por qué no invertir de igual manera en campañas y producción de condones femeninos para la promoción de su consumo?

Admito que personalmente preferí por mucho tiempo el empleo de condones masculinos por su economía y facilidad de acceso, sin embargo, ahora estoy cambiando dicha preferencia, porque si no hay una completa y absoluta protección para mi pareja o para mí durante las relaciones sexuales, entonces hay un punto que está siendo dejado de lado en términos de responsabilidad y ese punto tiene que ver con el entendimiento de las diferencias entre el cuerpo del hombre y a mujer. Les recomiendo a todos ver el siguiente video para poder entender un poco más a qué me refiero con estas diferencias:


sábado, 23 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 931, Los discursos de género detrás del condón femenino

Quiero asumir que todas las personas leyendo ésto, son de entre las (penosamente) pocas personas que se dan a la tarea de informarse acerca de estos temas, y seguramente para cuando llegues a este blog, habrás leído tanto en otras páginas que seguramente ya estas harto de la repetitividad de la información que has encontrado en todas y cada una de ellas (no estoy diciendo que dicha repetitividad en la información no sea importante, sobretodo con un tema tan fundamental como la protección tanto de uno como de la pareja durante el acto sexual, puesto que de no ser por dichos datos probablemente encontraríamos tanta información tan distinta que al final no sabríamos de cual aferrarnos).

El día de hoy quiero hablar de un... dato, que emergió recientemente al momento de comprar y comparar los costos entre los condones masculinos y los condones femeninos, por lo que quiero dedicar un momento para compartir esta información y cuestionamientos (los cuales solicito a las personas leyendo ésto, no asuman que es correcto ni que es toda la verdad, investiguen por sí mismos y aclaren todas sus dudas).

Antes de realizar el curso de sexualidad que tomo lugar hace relativamente poco tiempo, nuestro equipo tenía que ir a comprar como mínimo 50 paquetes de condones para poder realizar las dinámicas que tomarían lugar durante el curso, desde enseñarles a los chicos a poner un condón, como repartir al final del curso un condón para cada uno ya recibiendo con el toda la información y principios de responsabilidad sobre el uso del mismo; pues bien, nos llevó no más de 15 minutos caminar hasta la farmacia o incluso las tiendas de la esquina para comprar los condones masculinos que necesitábamos, lo cual fue un momento sumamente cómico en el momento que un amigo y yo nos paramos frente al mostrador y solicitamos 50 paquetes de condones (cada paquete como saben con 3 condones en el interior) y la primera expresión de la señorita en el mostrador fue una mezcla entre asombro y horror cuando nos vio a mi amigo y a mí con nuestras caras sonrientes y completamente despreocupadas, de modo que al notar la expresión de la señorita le di un abrazo a mi amigo y le dije: "Lo que pasa es que teníamos planeada mucha acción y la verdad nos la queríamos forrar para que no hubiera problema...", lol

En fin, al momento de salir a buscar el condón femenino...fue una historia completamente distinta, puesto que pasamos a no menos de 5 tiendas, incluyendo las tiendas de autoservicio, preguntando por los condones femeninos y de ahí mi amigo comenzó a hablar de lo que esta "carencia" de condones femeninos dice por implícito cuando se trata de la protección del hombre y de la mujer, porque incluso la discusión llegó al punto de hablar sobre lo que ésto representa en términos de discriminación de género en lo que la decisión de uno y otro representa cuando de relaciones sexuales se trata, ¿A qué me refiero con ésto? Simple...el discurso detrás de ésto, es que el hombre tiene la preferencia de la protección por sobre la mujer y si ésto suena exagerado, tan solo consideremos la diferencia entre las virtudes del condón femenino y el condón masculino.

El costo de cada condón masculino es de aproximadamente 6 pesos con 70 centavos, cada paquete de condones (y ésto pensando en los más baratos) es de 20 pesos; anteriormente uno podía asistir a las clínicas del IMSS y te regalaban los condones que desearas, no obstante esa política ha cambiado por razones más que evidentes y también por razones no tan evidentes, pero no nos adentraremos en ello, sígueme hasta aquí por favor; el punto es que a diferencia del costo del condón masculino, un solo condón femenino tiene un costo de aproximadamente 60-70 pesos, yo continué con mi búsqueda y únicamente pude encontrar un condón femenino en las tiendas de juguetes sexuales o tiendas eróticas y la plaza del sexo aquí en la ciudad, con un costo de 95 pesos donde el paquete, de nueva cuenta, sólo incluye un condón.

Se puede argumentar fácilmente que la demanda de condones masculinos es mucho mayor que la de condones femeninos y que por ello los primeros resultan mucho más baratos que los segundos, de modo que ¿Cuál es el alboroto si al final ambos previenen embarazos y enfermedades de transmisión sexual? Pues de hecho cabe decir que existe una gran diferencia entre pensar ¿Se trata sólo de protegerse de un embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual? y ¿Quién protege a quién empleando un método u el otro?


El condón femenino está diseñado no sólo para proteger el interior de la vulva, sino para proteger el pubis de la mujer y el perineo, pues en estas zonas las mujeres pueden contraer infecciones con una enorme facilidad a diferencia de los hombres, sobretodo cuando pensamos en lo que ocurre cuando existe todo este discurso de repulsión alrededor del bello púbico femenino y masculino, donde tal..."preferencia" en realidad deviene de una estética generada en torno al sexo, sobre la premisa de que es más atractivo o incluso más placentero (bullshit) lo cual únicamente provoca al final muchos más problemas que beneficios porque, para empezar, el propósito del bello púbico tanto femenino como masculino (así como en otras partes del cuerpo) tiene la finalidad de proteger del rozamiento y con ello de algunas bacterias.(más información en el siguiente link: 

En Estados Unidos, se está generando una creciente tendencia a preferir el sexo anal (y ésto por parte de las mujeres) para prevenir embarazos, sin embargo, ya es de por sí un riesgo el contraer infecciones por el conducto vaginal, imaginemos lo que ocurre cuando el rozamiento entre el pubis y el ano toma lugar... y ésto sin mencionar lo que puede ocurrir sin una minuciosa limpieza tanto del ano y el perineo, como del pubis del hombre... ¿sigue sonando exagerado? Pues ahí les va otro dato - 
El 70% de las mujeres en México, no realizan exploración vaginal, esto quiere decir que no se han dado a la tarea de colocar un espejo frente a su vagina y explorar meticulosamente todas las partes de la misma, así como la zona del ano (no me crean, investiguenlo por si mismos), esto a su vez implica que la mujer promedio en México, no tiene pleno conocimiento sobre las posibilidades de infección que puede contraer sin una protección adecuada del pubis y el perineo más allá de proteger únicamente el interior de la vagina empleando el condón masculino...

Habiendo leído todo ésto - ¿Qué nos dice ésto acerca de la decisión que tiene la mujer dentro de la relación sexual? Por supuesto ella puede decir que No o puede decir que Si asumiendo completa responsabilidad sobre sus acciones, pero la pregunta es más bien ¿Quién decide proteger a quién, sobretodo si es el hombre quien compra los condones? Porque así como mi amigo y yo recibimos aquella mirada lasciva y prejuiciosa por parte de una asistente en la farmacia (quién seguramente no tiene idea sobre los beneficios del condón femenino...), aún sigue siendo una realidad que las mujeres reciben esa clase de miradas cuando solicitan un condón sea másculino y femenino.

Evidentemente el hombre compra condones con la finalidad de protegerse a sí mismo y a su pareja, pero incluso, esta falta de información por parte del hombre, es una falta de responsabilidad para con la salud de su pareja y vicebersa... 

¿Cuál es la Solución? 

Continúo en el próximo post


jueves, 21 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 930, Lo que he aprendido dando clases de arte a los niños



Es difícil explicar en palabras lo agotadoras que han resultado estas últimas 3 semanas para mí trabajando con niños, en verdad no entiendo de donde sacan tanta energía, pero es impresionante, lol.

Trabajar con un niño demanda mucho más que paciencia, su curiosidad por el mundo puede agotar todas las respuestas que uno haya aprendido a lo largo de su vida, sobretodo si ha sido tan corta la mía hasta ahora, esas respuestas que aprendemos más a razón de justificación y que en algún momento fueron dadas a nosotros y las aceptamos porque por alguna razón, es como que simplemente nos cansamos de preguntar, de cuestionar, de entender y creo que esto tiene que ver con lo mucho que nos acostumbramos a decir mentiras a lo largo de nuestra vida, porque ante más mentiras cuentas a otros y te cuentas a ti mismo, más esfuerzo implica de parte de uno el poder mantener esas mentiras y tenemos que ajustar el resto de nuestra vida a ellas para poder preservarlas; así que aprendemos un excelente discurso que le contamos a otras personas para continuar convenciéndonos a nosotros mismos que sólo haremos aquello que dijimos que ya no haríamos por un día más, hasta que sin darte cuenta miras hacia atrás y de pronto han pasado 20 años...

En fin...en esta semana hemos trabajando con el arte, concepto e idea de Pablo Picasso para los trabajos de los niños y personalmente encontré fascinante lo mucho que uno debe valerse de los "datos curiosos" antes que de los discursos establecidos alrededor de la vida y obra de Picasso, como por ejemplo la clase de cosas que afectaron el trabajo de Picasso como la muerte de su mejor amigo o la historia detrás del cuadro de las Señoritas de Avignon, como descomponía un toro hasta lograr su abstracción y aún así, a pesar de todo, a pesar de haber logrado captar su atención y fascinación, lo más probable es que únicamente 1 o 2 decidan hacer algo relacionado con el trabajo de Picasso, la gran mayoría decide optar por continuar con la clase de trabajos que ellos prefieren, por supuesto los suyos, porque no estarán dispuestos a renunciar tan fácilmente a su expresión, a menos de que les enseñes que nada de ellos puede perderse y que en realidad añades a su expresión...

Siempre es así con todo, incluso las mentiras son una conveniente añadidura, pero la pregunta es: ¿Es todo lo que se añade perjudicial para la expresión? ¿O podemos de hecho buscar el mejor potencial de cada persona en y a través de uno mismo?

Lo cual me llevo a hablar de mi propio proceso, y cabe decir que es una sensación sumamente extraña el sentarse con los niños y ver sus caritas mientras hablas de tu propia vida, de tu propia infancia y de pronto descubrir que aún eres un niño. En los primeros días tomaría el "rol del maestro" frente a ellos, prácticamente no me sentaría a trabajar con ellos y ni siquiera pensar en ponerme a jugar con ellos y "como ellos", se supone que uno debe ser un buen instructor, un buen mentor y todas las ideas que se supone que devengan de ello, pero la realidad es que ante más distancia toma uno, más distancia toman los niños de igual forma, es decir, será mucho más difícil lograr su atención, porque para ellos simplemente eres otro de esos adultos tratando de decirles que hacer, a menos de que te vuelvas su amigo y de pronto el aprendizaje es otro juego. 

Sólo puedo decir que trabajar con niños es en efecto una ardua tarea, pero una que personalmente disfruto, porque te desafía en todos los sentidos posibles y sobretodo te desafía a ser honesto contigo mismo en cada momento, tras cada pregunta, tras cada juego, tras cada llamada de atención tienes que actuar de la mejor manera posible, protegiendo la integridad del niño (y sobretodo si no es TU niño), siempre debes animarlos, hablar con suavidad, tener nervios de acero y completa y absoluta paciencia. Espero poder tener la oportunidad de continuar trabajando con ellos por mucho más tiempo 

martes, 19 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 929, Aprender jugando pt. 2



A lo largo del taller, también le hablamos a chicos y chicas acerca de la pornografía, pero les hablamos de ella más allá del discurso moral/ético al que ya estamos acostumbrados y del cual cabe decir también nos encontramos hartos.

El acto de la masturbación es la interacción física que un individuo realiza con su propio cuerpo, la cual deriva en una experiencia sexual que ayuda a establecer y cimentar las bases de la interacción con nosotros mismos, lo cual abarca no sólo nuestra interacción con el propio cuerpo, sino a su vez la relación e idea que un individuo forma y estructura de sí mismo con respecto a su propia sexualidad. 

A este efecto, podemos entender la masturbación como uno de los principales y más importantes elementos del desarrollo psicosexual, el cual integra mediante el principio de estímulo y recompensa en el subconsciente e inconsciente de los individuos, nuestra interacción y relación con el cuerpo de la otredad, pues en la definición de mi sexualidad, reúno los elementos para entender y relacionarme con la sexualidad y el ejercicio de la misma con y hacia otros individuos.

La pornografía opera en la mente como una experiencia mental que es creada “acerca de la realidad”, donde la experiencia que el individuo crea para estimular el cuerpo a fin de llevarlo al punto del orgasmo se encuentra condicionada por los discursos de los roles de género, así como las ficciones y discursos que subyacen detrás de los mismos en relación al cuerpo de la mujer y el hombre, como el ideal simbólico que la cultura ha generado y reforzado dentro y detrás del material pornográfico, del cual los individuos se valen para generar dicha estimulación.

Entiéndase que la masturbación ligada a la imagen pornográfica, no se define por la carencia de estímulos e improntas, pues la memoria no es únicamente una dimensión limitada al almacenamiento de información como si de un sistema archivístico se tratara, sino que ésta se comporta más bien como una estructura cambiante, es decir que evoluciona y se modifica con las nuevas experiencias y la composición de las improntas mismas, las cuales no se limitan al campo visual sino que abarcan todos los sentidos del ser humano, llámese el tacto, el sonido, los fluidos, etc., o dicho de otra forma, es el vínculo que formamos a efectos de ampliar nuestro entendimiento acerca de todo cuanto sentimos y vivimos. 

El ámbito reductor de la pornografía, reside en ese constante condicionamiento que un individuo establece con el propio cuerpo a través de la experiencia sexual que éste forma entre la experiencia de su placer con la imagen presentada dentro y a través de la imagen pornográfica, a razón de la proyección de un ideal que no puede ser alcanzado por medios físicos y ésto incluso a través del acto sexual mismo, pues el discurso del dicho ideal reside y gira entorno de la ficción política que ha sido generada en torno al cuerpo, así como el condicionamiento cultural implícito mediante los roles de género que asumimos a fin de satisfacer el deseo de ejercer nuestra sexualidad.

La pornografía en este sentido, se ha convertido en el discurso que antecede a toda interacción física, no sólo en la relación con otros individuos, sino en la relación de la interacción con el propio cuerpo, convirtiéndose así en el modelo de educación sexual por excelencia.

En éste sentido, podemos afirmar que la sexualidad es literalmente “entrenada” a través de la pornografía, donde al ver el ideal simbólico comparado con el cuerpo físico humano, no sólo limita el desarrollo psicosexual de los individuos sino que refuerza los discursos y ficciones en relación al cuerpo que limitan nuestro entendimiento de los procesos biológicos y conductuales implícitos dentro del ejercicio de nuestra sexualidad hacia las cuales la pornografía no provee ninguna clase de formación o educación apropiada para la comprensión y desarrollo individual de la sexualidad y relación con la otredad. El porno es la antípoda del Eros. Aniquila la sexualidad misma. (Byung Chul Han, 2014; 25) 

Actualmente no es un secreto lo perjudicial que puede resultar el empleo de pornografía para el cerebro y para las relaciones (Boeringer, 1994), ya que la persona que observa pornografía, pierde contacto con la realidad y con lo que el sexo realmente es. 

Personalmente estoy convencido como Comunicador Visual de que no existe imagen que sea “inofensiva” en nuestra consciencia, como reza el dicho, es imposible no comunicar y simplemente sería una irresponsabilidad de nuestra parte asumir que las imágenes pornográficas se relegan a alguna dimensión de la fantasía de nuestras mentes sin efecto o consecuencia alguna sobre las personas que las consumen.

Si se me permite, no es por gratuidad que algunos neurólogos comparan los efectos de la pornografía en el cerebro con drogas como la cocaína (Nestler, E. J., 2005), pues en términos de la adicción que ésta genera, la conclusión simple es que ésta es considerada ahora como la nueva droga de la cuál es imposible desintoxicarse. 

Estudios realizados por el Dr. Gabor Mate sugieren que la adicción dentro de la mente del adicto no puede simplemente ser clasificada como una falla de la moral, una falta de voluntad, sino de una relación emocional que está siendo relacionada con la droga misma, y por supuesto lleva éste plano de la adicción a un nivel completamente diferente cuando empieza a mostrarnos como la adicción existe en todos y cada uno de nosotros aunque ésta no sea necesariamente hacia una substancia per se.

En una sociedad que se encuentra fundamentalmente dividida por ideologías clasistas, económicas depredadoras y políticas de hostilidad y violencia, nuestra actitud hacia la pornografía se convierte pues en el reflejo de esa distanciación que hemos hecho de la otredad con la cual hemos perdido nuestra inherente capacidad para conectarnos. La pornografía se ha convertido en la substitución de las relaciones que anhelamos establecer, como el espacio del cual nos hemos privado para explorar nuestra propia expresión sexual, pero que no obstante, al ser abordado desde el plano imaginativo, caemos constantemente en una suerte de disonancia cognitiva que nos lleva perder completamente el contacto con la realidad.

El ideal en sí mismo del sexo se moldea alrededor de las imágenes que proyectan las que habrán de convertirse en las necesidades y deseos de los individuos que la consumen. Desde niños se nos enseña a seguir las imágenes y a reaccionar a éstas, al signo del sanitario que nos indica el lugar apropiado y socialmente aceptable para liberar nuestros esfínteres, la pornografía se convierte, pues en el símbolo que indica a los humanos que es socialmente aceptable y apropiado esperar de sus relaciones las mismas experiencias que aprenden de las imágenes (Layden, 2010), las cuales al enfrentarse con el prospecto de la realidad, llevan al individuo que la consume a colocar su relación a la pornografía por encima de su relación con sus parejas, donde a pesar de mantener relaciones sexuales frecuentes, aún buscarán y preferirán el uso de la pornografía.

<<La sexualidad no se desvanece en la sublimación, la represión y la moral, se desvanece con mucha mayor seguridad en lo más sexual que el sexo: el porno>> (Byung Chul Hang, 2014, Pág. 26)

Los defensores de la pornografía suelen argumentar que ésta es algo que ha existido por siempre, y aunque podemos afirmar que como humanidad siempre hemos buscado formas de retratar el acto sexual, la realidad es que en toda la existencia de la civilización humana, el acto sexual jamás había sido retratado con el grado de violencia y degradación con la que existe actualmente, donde incluso algunos productores del cine pornográfico como John Staglino confiesan que “tal vez alimenta una psicología que no consideran sana […] y preocupa de estar creando un arte que alimenta eso” (Carl Jensen, 2007, Pág. 98,99)

En éste sentido, el argumento de que la pornografía constituye sólo una fantasía, tiene por implícito de que ésta no tiene realmente un efecto, e implícitamente que no existen consecuencias ante su consumo. No obstante, la realidad dista mucho de ser sólo una fantasía, las grabaciones y los cuerpos de hombres y mujeres en ellas son reales y las consecuencias que sus cuerpos padecen también lo son. 

Por supuesto no se niega la importancia del papel que la pornografía ha tenido dentro del arte así como la evolución del mismo, sin embargo, tampoco podemos afirmar que toda la pornografía es arte, tan sólo pensemos lo que ocurriría si a un pederasta se le ocurriera justificar sus “preferencias sexuales” so pretexto de establecer un nuevo género artístico…

Para concretar este pensamiento, podemos observarlo de la siguiente forma: Ningún psicólogo haría una interpretación literal de un sueño de uno de sus pacientes, sino que por el contrario, éste realizará una observación general de la relación de los símbolos en el sueño y de igual forma solicitará a su paciente que realice una descripción personal de lo que le representa cada símbolo para poder acercarse al significado real del sueño, lo mismo ocurre con la pornografía que es a menudo justificada por sus defensores como sólo una “fantasía”

La pregunta por consecuente es: Si la pornografía es tan inofensiva como sus defensores argumentan ¿Por qué estas fantasías? ¿Por qué fantasías sobre crueldad y degradación? ¿Qué dicen estas fantasías acerca de nosotros mismos? ¿A qué debemos la insistencia de tantos científicos e investigadores en remarcar y advertir sobre la influencia que la pornografía tiene sobre el cerebro y la forma en que ésta nos afecta no sólo a nosotros sino a nuestras relaciones y por consecuente a toda la sociedad? 

“Una de las cosas que me ha llevado a re-definir la perversión, ha sido la instrumentación del cuerpo del otro como un lugar de goce despojado de subjetividad. Cuando se emplea el cuerpo del otro como si estuviera vaciado, como si fuera un objeto, hay perversión. Bajo la forma que se ejerza. Aún bajo la forma de una relación sexual tradicional.” (Silvia Bleichmar, 2014)



Continuo en el próximo post.

lunes, 18 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 928, Aprender Jugando


Este fin de semana tuve la gran oportunidad de participar como animador dentro de un curso de Sexualidad para niños de entre 12 y 16 años bajo la dirección del sexólogo Santiago Mieres, acompañado de un grupo de personas por demás excepcionales para poder compartir algo más que sólo nuestros conocimientos individuales, y de los cuales debo admitir aprendí mucho más de lo que yo mismo pude ofrecer.

Salimos de la ciudad el día Viernes desde temprano para poder preparar todo lo necesario para el curso, el cuál tiene todo excepto el diseño de lo que uno "asumiría" tomar o ver en un curso de sexualidad tradicional... y por tradicional me refiero a la limitada información que uno llega a recibir en la escuela sobre el uso del condón y las enfermedades de transmisión sexual, lo cuál no es que sea información despreciable, pero ciertamente es información que dice o muestra poco del desarrollo psicosexual del individuo.

El taller en realidad está conformado de una serie de juegos diseñados específicamente para nada más y nada menos que reírse de uno mismo, cometer errores, hacer el ridículo frente a un público que constantemente hace bromas, chistes y todo tipo de albures para permitir otro tipo de comunicación alrededor del sexo y la sexualidad.


Había mucho que no podía entender en un principio hasta que empecé a ver la aplicación de estos ejercicios y juegos con mis propios ojos, porque hay mucho que podríamos decir alrededor del sexo y la sexualidad en términos de traer tantos datos, conocimiento e información como nos fuera posible, pero saber "algo" acerca del problema, no nos permite realmente entender el problema, porque cada uno experimenta y vive su sexualidad de forma tan especifica que en realidad sería imposible realizar un curso como éste en un solo fin de semana si se trabajara de uno a uno sólo llevando toda esa información, la cual además no tendría sentido siquiera llevar a un taller fuera de la ciudad cuando podría simplemente ser impartida en un consultorio de uno a uno.


Cada uno de estos juegos que en apariencia parecieran no tener otro propósito que pasar un rato riéndonos de nosotros mismos, en realidad están diseñados con el propósito de enseñar los principios básicos de la puesta de límites para nosotros mismos y para los demás, desde aprender a decir "No", como aprender a decir "Estas serán mis acciones dentro de esta situación, donde quienes participamos de ella asumimos la responsabilidad de nuestros actos y la responsabilidad que se desprende de los mismos para con otras personas", en otras palabras, estos juegos están diseñados para mostrar lo mucho que nuestra sexualidad opera en cada momento de nuestra vida, en cada situación, en cada palabra o conducta que permitimos, aún en situaciones que parecerían no tener ninguna relación con el sexo o la sexualidad.

Uno de estos juegos por ejemplo, consiste en establecer dos equipos quienes deben formar una fila de ropa que puede y debe extenderse tanto como sea posible, donde nosotros como animadores debemos motivar y literalmente establecer tal presión en los chicos y las chicas a retirar tantas prendas de su cuerpo como sea posible para poder ganarle al otro equipo, donde algunos de ellos prácticamente estarían únicamente en ropa interior..., aquí la presión del entorno juega un papel importante, donde la competencia, los amigos y la pareja juegan un papel importante dentro de la dinámica, aún si éstos no se encuentran presentes, porque una vez terminado el juego, iniciaría una plática donde comenzaríamos con la reflexión: "Cuando le digas a otras personas que Si, asegúrate de no estar diciéndote a ti mismo que No..."


Por supuesto también hablamos sobre el uso del condón, y muchos de los chicos que participan en el curso aseguran que en la escuela les han brindado previamente dicha información, pero la diferencia es que no sólo hablamos del uso del mismo, sino que les enseñamos a colocarlo y es allí donde la información que los chicos decían haber recibido sobre el empleo del condón de hecho queda puesta en evidencia como simplemente ineficiente, porque algunos de ellos en más de una ocasión encuentran problemas para colocarlo correctamente y para retirarlo.


También les hablamos sobre los juguetes sexuales y los juegos previos a la penetración, donde uno de los mensajes más importantes reside en el hecho de que la penetración no lo es todo, ni es lo principal dentro de una relación sexual, donde ambos de hecho pueden tener un orgasmo sin necesidad de eyacular o penetrar, y donde la comunicación es el factor principal para garantizar una experiencia agradable y amena para ambos.


Continuo con más en el próximo blog



martes, 12 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 927, Aprender de los niños.

La semana pasada comencé a laborar en un taller de arte para niños; podría decirse que es más bien una suerte de "curso de verano" donde los padres pueden tener la tranquilidad de dejar a los hijos entreteniéndose y haciendo actividades en lugar de que se queden en casa.

Ha sido complicado para mí el poder darme un momento (como lo estoy haciendo ahora) para detenerme a escribir y compartir algunas de las cosas que he visto dentro de este taller, cosas que de hecho me han llevado a desafiarme a mí mismo a niveles que no esperaba. 

Las edades de los niños en el curso oscilan entre los 5 y los 12 años, de modo que encontrar un punto en el cual establecer actividades que sean divertidas para todos sin que unos se aburran y sin que otros se sientan excluidos es sólo el menor de los problemas...

Desde el inicio de la semana, tenemos que resolver toda clase de conflictos entre los niños y por supuesto hay situaciones en las que tienes que tomar como 4 respiros antes de empezar a hablar, lo cual es uno de los tantos puntos que se han puesto a prueba dentro de mi proceso = la paciencia, la dirección de la situación en tiempo real, el empleo del sentido común al hablar con ellos o incluso llamarles la atención cuando andan como todos emocionados y desbalagados por todo el salón.

Y por supuesto, al llamarle la atención a un niño, uno no debe sólo decirle "que hizo mal", sino que uno debe arrodillarse y colocarse a la altura de sus ojos, sostener sus manos y cruzarlas frente a él, de modo que toda su atención se encuentre dirigida en un sólo punto, si desvía la mirada, hay que devolverla hacia uno; también hay que hablarle con suavidad indicándole que conducta no es aceptable y en el momento que trae alguna excusa o intenta culpar a otro niño o niña, es ahí donde entra el empleo del sentido común, para que el mismo cuestione su propia conducta y se de cuenta que no es algo que pueda o deba seguir haciendo para lograr que todos trabajen conjuntamente respetándose a sí mismos y a los demás.

Otro de los desafíos que de hecho ha supuesto el trabajar con niños, es lo mucho que constantemente uno puede verse reflejado en sus actitudes y sus palabras; los retrocesos son inevitables y un sin número de memorias emergen al verlos relacionarse con otros niños, aunque sinceramente el trabajo se vuelve de momentos tan demandante que tener un respiro para uno mismo es casi un lujo que no siempre es posible darse.

El día de ayer, se presentó un conflicto entre dos niños, mientras hacían una actividad que consiste de hacer una suerte de "cadaver exquisito" en el que un niño comienza un dibujo, el otro lo continua y luego lo pasa a otro y así sucesivamente, hasta que uno de ellos había rayado el dibujo de otro y éste al sentir que se le estaba agrediendo comenzó toda una serie de acciones para demostrar su superioridad frente al otro. Niños y niñas discutían y debatían quién tenía la razón de lo que se estaba diciendo y haciendo y cada uno constantemente trataba de defender su idea aferrándose a ella en lugar de tratar de llegar a un acuerdo; pero llegó un momento en el cual comenzaron a escribir cosas hirientes hacia el otro en los dibujos y ésto provocó que pequeños grupos se formaran donde unos apoyaban a un niño y otros al otro niño, lo cuál de hecho resonó con un punto que de hecho me encuentro caminando dentro de mi assignment en mi relación con las relaciones, donde a pesar de que no es el "mismo punto o conflicto que se presentó", encontré un punto interesante en ésta dinámica de "necesitar, depender de o luchar contra la opinión del otro" y me gustaría compartir un poco del perdón a uno mismo que he caminado dentro del mismo:

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que necesitaba la opinión de mis compañeros y amigos antes de acercarme con una chica por la cual me sentía atraído, donde puedo ver que la misma “atracción” que generé hacia esta chica se encontraba ya determinada por y de las ideas que había formado alrededor de las niñas basada en la opinión de mis amigos y compañeros dentro de lo cual, en ambas acciones, buscaba poder continuar perteneciendo al grupo en mi temor a quedarme solo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo pedir la opinión de mis amigos y compañeros para poder sentirme seguro de que no estaba “escogiendo mal a la chica” o donde incluso a partir de su opinión querría determinar si yo me encontraba “a la altura del reto”, en lugar de referenciarme a mí mismo para poder determinar por mí mismo la clase de relación que quería crear con las personas y aún dentro de esto, la clase de relación que quería crear conmigo mismo para expresarme en la forma en que de hecho podría asistirme y apoyarme a mí mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo temer que mis amigos y compañeros se molestaran si no actuaba o hablaba de acuerdo a su forma de ver las cosas o las ideas que todos tratábamos de proyectar, pues pensaba que dejarían de hablarme y no me permitirían juntarme con ellos.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo temer que las personas dejen de hablarme o de juntarse conmigo, pues puedo darme cuenta que en ese momento todo de mi ser y mi tiempo estaba dedicado a buscar relaciones y al no tenerme siquiera a mí mismo como referencia, jamás me detuve a preguntarme a mí mismo si había algo que quisiera hacer por mí, empleando ese tiempo, ese espacio dentro de mí para dedicarme a hacer algo que de hecho quisiera hacer por mí mismo y dentro de esto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo utilizar las relaciones como una forma de evadirme a mí mismo, porque mientras escribo esto, puedo ver como dentro de esas opiniones que pedía a mis amigos y compañeros, trataba de esconder un sin número de cosas acerca de mí mismo, porque para empezar la razón por la cual empezamos a dividirnos en grupos dentro de la escuela se debió al hecho de que comenzamos a tener conflictos con otros niños quienes también habían formado sus grupos y es por ello que tenía miedo de que me rechazaran del grupo de amigos en el que me encontraba, porque sabía que al salir de éste me encontraría solo ya que en lugar de enfrentar aquellas ideas con las cuales yo mismo me separé y dividí de otros niños y de otros grupos, haciendo a un lado mi orgullo y aparente “percepción de que yo tenía la razón al estar enojado y de que yo era la víctima dentro de las discusiones”, preferí empezar a hacer cosas que no sólo sabía dentro de mí mismo que no quería hacer, sino que sabía que había empezado a hacer como consecuencia de alguna discusión con algún otro niño donde quería “demostrar que yo estaba en lo correcto y que tenía la razón” y dentro de ésto.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo discutir con algunos de mis compañeros de la escuela, donde todos queríamos estar en lo correcto y tener la razón acerca de las ideas que queríamos proyectar, pero donde en lugar de llegar a una solución o un acuerdo, nos enfocamos en decir que el otro estaba equivocado y nosotros en lo correcto y que éramos mejores o superiores por participar y creer en tal o cual idea, haciendo que nuestros amigos se solidarizaran con nosotros lo cual obligaba a muchos a dejar de hablarse con personas con quienes no tenían conflicto y a partir de lo cual comenzó todo ese juego de “ya no soy tu amigo porque le hablas a tal o cual persona”

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer como mi temor a “estar equivocado” que aún persiste actualmente, es el reflejo de este patrón de no querer enfrentarme a mí mismo a partir del cual aún continúo generando conflictos con otras personas con quienes aparentemente no estoy de acuerdo, con lo cual yo mismo me cierro entonces a la posibilidad de expresarme incondicionalmente, porque este punto de “querer tener la razón” me obliga por defecto a permanecer en un ciclo de superioridad e inferioridad determinado a su vez por “principios ideales” que aparentemente me permiten alinearme con tal o cual definición de mí mismo, dentro del cual me veo enclaustrado y limitado pues aparentemente no puedo relacionarme con otras personas que no compartan dichos ideales, sin darme cuenta de cómo al colocar las ideas, el conocimiento y la información por encima de la vida, pierdo de vista el hecho de que nadie piensa de la misma forma realmente, por mucho que sean “similares en sus ideas”, dicha definición del ser humano como idea siempre va a crear conflicto y división, porque la idea existe en un plano simbólico que a su vez se encuentra fundamental determinada por relaciones ideales de cargas positivas y negativas que le impiden que sea igual a otra idea para poder distinguirse del resto, de la misma forma en que la palabra negro y blanco crean un ciclo y balance que es “equilibrado, pero jamás igual” y dentro de ésto.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definirme de acuerdo a las ideas, definiciones, creencias, conocimientos e información en lugar de ver más allá de todo eso y donde en lugar de tratar de defender tales “ideas, definiciones, creencias, conocimientos e información” busco la solución que de hecho sea la mejor para todos desde un plano físico que permita no sólo una convivencia equilibrada, sino una relación de apoyo incondicional entre todos los participantes de un mismo grupo.

En y cuando me vea a mí mismo tratando de tener la razón por encima de las ideas de otros, respiro y me traigo de vuelta al punto de unicidad e igualdad para dejar de definirme de acuerdo a las ideas y en su lugar encontrar soluciones que de hecho sean lo mejor para todos

Me comprometo conmigo mismo a dejar de dar valor a las ideas y ver éstas por lo que son “ideas” sobre las cuales puedo discernir para de hecho encontrar la mejor solución posible para mí mismo y para los demás

Continuo en el próximo post

viernes, 1 de julio de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 926, For those who were wondering about my experience in the mountain...

The day I came down from the mountain, I was asked to not tell anyone about it and that´s the main reason why I haven´t and will not write in detail about what I experienced in the days that I was up there; the only thing that I can share is this brief "composition/mix" that I made of different/several sounds of what I can say was what I walked throughout my process in the mountain and my process within the mountain.


What I can also say about my experience in the mountain, is that it has to do with basically everything that I have been working and writting here thus far, and it supported me to... basically understand, that I didn´t needed to isolate myself to actually solve what I required to solve, but I must say that, sometimes you have to take yourself to the limits, just to realize the stupidity and simplicity of the problems around and within you.

Thanks for reading me thus far.