viernes, 13 de mayo de 2016

Mi Jornada hacia la Vida, Día 921, Encontrando mi punto de apoyo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haber dejado de escribir en mi blog y mi libreta dándome a mí mismo la excusa de que no tengo tiempo para poder hacer eso puesto que aparentemente estoy demasiado ocupado como para poder ponerme atención a mí mismo, como para cuidarme a mí mismo, puesto que en estas semanas no sólo he descuidado mi alimentación, descuidando así mi cuerpo, sino que de igual forma he descuidado mi mente y mis patrones de pensamiento que había logrado ya estabilizar hasta un punto o nivel aceptable en el cual no permitía nada más ni nada menos que el punto de la honestidad conmigo mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo darme a mí mismo la excusa de que estoy demasiado ocupado como para poder cuidarme a mí mismo, para poder estabilizarme a mí mismo en mi cuerpo y mi mente, con lo cual en realidad pretendía atenuar el hecho de que sabía que me estaba evadiendo a mí mismo y que estaba evadiendo mis patrones de pensamiento y mis hábitos perjudiciales para mi propio cuerpo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo negar mi propia deshonestidad al participar en mi propia mente y mis propios pensamientos en los cuales he proyectado la culpa, el enojo y sobretodo la responsabilidad en otras personas por todo aquello que yo he estado creando dentro de mí mismo y por lo cual soy de hecho responsable dentro de mi propio mundo y realidad

Me comprometo conmigo mismo a escribir todos los días en mi libreta y en mi blog con el único propósito de asistirme y apoyarme a mí mismo, puesto que no hay un solo día en el que no emerja algo dentro de mí, y si ese día llega (en el que no escriba nada) que sea sólo como consecuencia de mi aplicación y constancia, puesto que no ha emergido nada en mi mente