jueves, 24 de diciembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 859, La Palabra "Navidad"




Desde que llegué a este proceso, al empezar a caminar con Desteni, jamás había cuestionado o puesto en tela de juicio la palabra "Navidad" y lo que gira en torno a ésta. Desde entonces, la Navidad "cambió" completamente en su significado para mí; dejé de ver una "festividad más" y comencé a ver la explotación laboral, la sociedad de consumo en su máxima expresión, la matanza de millones de animales y la tala de un sin número de árboles por una festividad; en éste sentido y a partir de que empecé a cuestionar esta festividad, el resto de las festividades de igual forma las llevé poco a poco a este punto de... repensarlas, replantearlas, ya sabes, por ejemplo la cantidad de rosas que se cortan el 14 de febrero, la cantidad de recursos invertidos y desperdiciados en una sola rosa que después es cortada para ser vendida y arrojada a la basura una vez que la fiesta termina mientras naciones enteras padecen sequías y hambre que justificamos "imposibles de resolver"...

Hay algo curioso acerca de la palabra "Navidad", en términos de lo que una esta palabra puede evocar dentro de uno, cómo ya se ha mencionado en el video realizado por Stefan Molyneux, no obstante, hay algo fascinante detrás de cada idea, de cada ideología, de cada pensamiento y es la estructura de la cuál este depende y sobre la cuál éste se sostiene, la polaridad, el "pensamiento binario"; lo curioso es que, para que pueda existir una festividad como la Navidad, el conflicto debe de igual forma existir, porque algo como la Navidad, una época destinada a la paz, a la convivencia y lo que ustedes gusten y manden, no podría ser siquiera concebida si viviéramos y existiéramos en una paz profunda y perpetua. Es decir, si ya vives una paz profunda y perpetua ¿Podría existir una época de más paz y más prosperidad? No, porque tendrías que definir "conflicto" dentro de tu ya existente "paz perpetua" y en éste sentido, quién sabe lo que realmente resultaría de nuestra "nueva invención de paz y prosperidad" aún dentro de la paz y la prosperidad... probablemente sería algo muy raro, por no decir algo casi imposible de concebir por el momento.

Mi punto es: ¿Qué estamos dispuestos a dejar ir para traer realmente esa paz y prosperidad? ¿Tendríamos que renunciar a todas nuestras ideas, nuestros conocimientos sobre el mundo por el bienestar de la humanidad? o ¿Tal vez lo que necesitamos hacer es una reapropiación del significado de todo y todas las cosas para alinearlas en un sentido que sea realmente el mejor para todos? Es decir, al final tal vez (y según las teorías del orden y el caos) no podamos existir realmente sin el caos a fin de tener "orden", pero la pregunta es: ¿Qué clase de orden y qué clase de caos? Los problemas siempre existirán, pero creo que la definición misma del reto y de los problemas puede redefinirse de igual forma en un sentido en el cual la gente no necesite morir ya por petroleo por ejemplo. Porque el orden y el caos en éste mundo son de igual forma una ilusión, "lo que es orden para la araña es caos para la mosca..."

Para un hombre puede ser un problema no tener el coche más lujoso y la casa de sus sueños, ya sabes muy al "american way of life", pero si observamos de igual forma a ésta idea de forma honesta, hemos creado un problema de la nada, un problema que ni siquiera tendría razón de existir, hemos definido importancia y valor en cosas de las cuales podemos fácilmente prescindir; a eso me refiero con una "redefinición de los problemas", un verdadero problema es la persona en la calle que es privada de los derechos fundamentales como una vivienda, alimento, servicios médicos, donde analizar entonces las verdaderas causas de ese problema se vuelve mucho más significativo e importante que cualquier coche deportivo de 4 millones para una sola persona.

Y para todos aquellos que tengan la osadía de venir a decirme que no se puede cambiar la forma en que pensamos - hace algún tiempo, cuando comencé a ir a la prisión para dar asistencia y apoyo a los internos, en una ocasión mi madre me dijo "¿Para qué vas con esa gente? son criminales" y le respondí: "¿Y yo no soy más que un drogadicto, correcto?", mi madre respondió apresuradamente: "No, pero tú cambiaste", "Pues ese es el punto (le respondí), necesito creer que se puede, porque tal vez éstas personas no saben verse de forma diferente porque nadie les dijo alguna vez que eran algo más que sólo la escoria de la sociedad, que no eran más que criminales, cómo lo fueron sus padres (en la mayor parte de los casos), tal vez sólo necesitan un ejemplo y que alguien crea en ellos y que crea que se puede"

Continuo en un par de horas