lunes, 14 de diciembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 854, El correcto empleo de la razón

Por mucho tiempo creí y relacioné (erróneamente) el acto de discutir con una "necesidad" de tener "la razón" y de igual forma relacioné "tener la razón" con una forma de "demostrar inteligencia o superioridad" a fin de obtener la vanagloria de mi propio ego, pero algo fascinante acerca de aquellos momentos en los que uno se da la oportunidad de discutir sin tratar de encontrar dicho punto de vanagloria y ego utilizando la razón como una herramienta para encontrar soluciones, es que uno llega a darse cuenta que la razón es en realidad un instrumento/herramienta que en realidad tiene como propósito mejorar la vida tanto propia como de los demás, porque el buen argumento contempla diversas variables y puntos de enfoque, lo cual de hecho implica colocarse en los zapatos de los demás y al hacer ésto, uno inevitable e inherentemente ve por el beneficio de los demás de forma inevitable.

De modo que, cuando uno discute en favor de una solución que busca y contempla mejorar la calidad de vida de todo un grupo, ese argumento emplea la razón de forma correcta, es decir con la aplicación del propósito mismo para el cual existe la razón, su argumento se vuelve valioso, no porque la persona demuestre "inteligencia enviciada por juicio de alguna virtud de cualquier índole que pueda ser considerada superior..." no, es valioso porque reconoce la vida como algo valioso y al proponer y disponer el uso de la razón en favor de muchas vidas, su argumento se erige en el valor de la vida misma. Entiéndase que incluso aquellos que dicen poder emplear la razón solo en beneficio propio como parte de sus sistema de supervivencia, en realidad no toman en consideración que esa "búsqueda por el beneficio personal" en realidad sirve como "programa para las generaciones por venir" es decir, tal individuo de hecho busca el mejor resultado para sí mismo para poder proveer los mejores genes (sea consciente de ello o no), de modo que, por favor entiéndelo, es inevitable, todo cuanto hagas está destinado a afectar a otros, aún aquellos que no se encuentran aún en este mundo...

Discutir por un punto de egocentrismo con otra persona es igual a perder el tiempo, es desperdiciar el uso de la razón en favor de una experiencia emocional que solo le complace a uno momentáneamente, desperdiciando los recursos del cuerpo en favor del narcisismo de un individuo; entiéndase que el tiempo que tenemos es por defecto equivalente proporcional de la vida que nos queda, de modo que en la medida que empleamos nuestra vida en beneficio de mejorar la vida de las personas, hace que nuestro tiempo sea valioso y bien aprovechado, por el simple hecho de que la vida de muchas personas es un bien valioso.

No pierdas el tiempo discutiendo con personas que solo se enfocan en sí mismas.