martes, 8 de diciembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 850, Última semana de clases



Ya solo quedan algunos proyectos por entregar y un examen por realizar el día jueves; el día de hoy tuvimos una presentación de una campaña publicitaria para la cual tuvimos que ir vestidos lo más formales posible ya que estuvieron presentes un par de Directores Creativos de una agencia de publicidad (además de nuestra profesora) para evaluar nuestro trabajo y presentación. Ninguno nos esperábamos esa "sorpresa" por parte de la profesora hasta que nos aviso el día de ayer en la noche y lo interesante es que cuando nos dio la noticia, inmediatamente empecé a dudar de mi trabajo y a preocuparme por una gran cantidad de detalles que irónicamente, estaba consciente de que estaban presentes, pero no les presté demasiada atención por creer que "solo se trataba de un proyecto escolar" así que ¿Qué más da si no cuido esos detalles?

Ese pensamiento en realidad revela un punto de "la ley del menor esfuerzo/principio de mediocridad" que en realidad llamó mi atención una vez que empecé a evaluar nuevamente la presentación que asumía que ya había terminado desde la semana pasada, pero cuando la revisé nuevamente para ajustar todos los detalles faltantes, me dí cuenta de lo mucho que en realidad había dejado al azar solo porque no quería hacer el esfuerzo para ajustar esos pequeños detalles sobre el diseño/imagen del producto que iba a presentar junto con la presentación y campaña publicitaria del mismo.

La pregunta nuevamente es: ¿Por qué me he aceptado colocar el esfuerzo en separación de mí mismo? Es decir, ¿De verdad tenían que estar presentes esas personas para que me tomara mi trabajo en serio? o ¿Por qué no me estoy tomando a mí mismo en serio en mi propio desarrollo/perfeccionamiento dentro de la escuela?

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que no valía la pena hacer el esfuerzo para cuidar todos los detalles de mi trabajo en la escuela por tratarse solo de un proyecto para la escuela, donde dentro de ésto, puedo ver un punto de ego de hecho interfiriendo con la oportunidad de aprender, porque al final es como si dijera "No voy a hacer el esfuerzo por aprender o mejorar en éste aspecto de mi trabajo porque las personas no esperan más de mí que ésto que ya estoy entregando", cuando al final soy yo quién de hecho está estudiando una carrera para poder perfeccionarme a mí mismo en mi trabajo

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo motivarme para perfeccionarme a mí mismo en mi trabajo, realizándolo de la forma más excelsa posible, no para "impresionar o complacer a los demás" o para solo tener "una buena calificación", sino para poder realmente dominarme a mí mismo en el desarrollo y desempeño de mi trabajo, porque aún cuando parezca la "ley del menor esfuerzo", en realidad lo que ocurre detrás es como una falta de "humildad" y de respeto por mi propio trabajo para reconocer que necesito aprender mucho aún y que no se trata solo de pasar las materias y sacar buenas calificaciones, porque llegará un momento en el que realmente estaré viviendo y dependiendo completamente de mi trabajo, y no puedo darme el lujo de decir "así lo voy a dejar" porque en la medida que "cuide el negocio" también estaré cuidando "la fuente de ingresos" y con ello me estaré cuidando a mí mismo y a las personas que tal vez un día dependerán de mí

Continuo en el próximo blog