viernes, 4 de diciembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 849, Reaccionando a la noticia de la muerte de un amigo

Me acaban de avisar que un amigo mío que conocía desde el kinder falleció hace algunos días y cuando mi madre me dio ésta noticia, la verdad es que no tenía reacción alguna dentro de mí, pero deliberadamente me llevé a una reacción; no lloré o algo por el estilo, pero lo que empecé a hacer dentro de mi mente fue a traer memorias y las experiencia que había tenido con él, llevandome a una emoción de tristeza pero ya sabes, solo como consecuencia de haber iniciado el despliegue de éstas memorias en mi mente tratando de manipularme con ellas para hacer que significaran algo y lo curioso es que no quería detenerme porque quería llevarme a esa reacción emocional, ya sabes, como he compartido en algunos posts anteriormente, la depresión o la tristeza han formado parte de mis "experiencias preferidas" durante mi vida, porque forman parte del juego de la victimización y la pena por uno mismo para poder esencialmente mantenerme sin hacer nada, o en la zona de comfort por decirlo de otra manera

De hecho, antes de escribir éste blog, había escrito uno que era como más "emocional", o en otras palabras, donde me justificaba a mí mismo tratando de "sentir algo", pero por "sentir algo" me refiero a, ya sabes cuando uno quiere "mostrar que a uno le importa" cuando la verdad es que no; tiene más de 20 años que no veo a éste amigo, y a pesar de que formó parte de mi vida por alrededor de cosa de 5 o 6 años, la realidad es que la persona que falleció hace unos días no es en lo absoluto la persona que conocí hace 20 años.

De todas formas el día de hoy (y afortunadamente antes de que continuara escribiendo el primer post que estaba realizando con respecto a este punto) tuve un chat con mi buddy, quién de hecho me aterrizó dentro de ésta experiencia y, es interesante como en solo cosa de 10 minutos que estuvimos platicando con respecto de éste punto, la experiencia emocional que había generado se disipó completamente e incluso me pareció hasta irónico y absurdo el haber entrado en dicha experiencia emocional en primer lugar, porque al final dentro de mí sabía desde el inicio que incluso la tristeza que sentía era solo una hipocresía porque quería ir en esa experiencia de auto-manipulación emocional a la cual me he vuelto un adicto durante tantos años (por las razones que ya he mencionado incansables veces en diversos blogs).

No obstante de todas formas iré a ver a la familia de mi amigo, para poder saber un poco más acerca de las causas de su muerte (de la cual no me dieron detalles); la verdad es que mi amigo desde niño era lo que decimos una "pirinola", ya sabes, era de los que le gustaba pelear porque sí, de los que tomaba riesgos para divertirse y yo lo seguía porque, ya sabes, tomar esos riesgos era divertido (pero estoy hablando de la clase de riesgos que tomaba un niño de 5-6 años), en fin, de todas formas estoy imaginando el peor escenario, pudo de igual forma haber sido algo de lo más absurdo, ya conoceré los detalles cuando vea a su familia.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo darle importancia a la muerte de mi amigo, cuando sinceramente puedo ver que si en 20 años más no hubiese sabido nada de él, ninguna experiencia emocional se habría movido al respecto, así que es absurdo e innecesario traer las experiencias ahora

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo deliberadamente generarme una experiencia de tristeza, aprovechando el momento de la noticia de la muerte de mi amigo para poder llevarme a sentir esa emoción y curiosamente, de igual forma ya me proyectaba viendo a mis compañeros del kinder o ya sabes, aquellos que solíamos llevarnos con él y hablando realmente sobre las memorias que tenía de él en mi mente, solo porque es la clase de palabras o emociones que se espera que uno tenga en esos momentos y ya sabes, esencialmente porque es lo "socialmente aceptado", pero insisto, desde que empecé con esa experiencia emocional, podía ver que era solo hipocresía de mi parte

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo traer las memorias de mi amigo para generar una experiencia emocional hacia las mismas, y es curioso porque incluso puedo ver como en mi mente, era como que estaba realizando ésta decisión de "si, voy a llorarle" y allí empecé a traer las memorias para "acumular" energía emocional y darles la importancia que no les había dado en 20 años...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo utilizar a las personas para poder buscar experiencias energéticas emocionales, ya sea amor, tristeza, enojo, etc., porque en realidad he estado buscando tales experiencias energéticas solo para poder entretenerme dentro de mi mente.

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que me entere de la muerte de un ser querido o un ser amado, respiro y camino fuera de la emoción de la tristeza o la perdida o lo que sea que me vea experimentando en ese momento, para con ello apoyarme a mí mismo en la aceptación de la muerte