martes, 17 de noviembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 842, Una discusión con un compañero

El día de hoy tuve una discusión con un compañero de la escuela, por uno de esos trabajos que, ya sabes esencialmente son los trabajos en equipo que vienen al final del último mes del semestre, pero todos ya estamos ocupados no con una sino con 3 o 4 entregas individuales y a ésto añade si trabajas por las mañanas = estres. 

La discusión a grandes rasgos inició porque uno de los compañeros del equipo esperó hasta el día de ayer en la noche para enviarnos su trabajo mientras que el resto habíamos preparado nuestra parte desde una semana antes para poder realizar los ajustes necesarios para imprimirlo; el fin de semana uno de mis compañeros del equipo me dice que el primero no le ha enviado su parte, pero el mínimo del trabajo que debíamos realizar era un cierto número de cuartillas, en el cual nos correspondía a cada uno realizar 10 páginas para nuestra sección que trabajaríamos de forma individual y después la integraríamos conjuntamente para entregar el trabajo como equipo. Así que, dadas las circunstancias, decidimos trabajar una sección adicional, es decir 5 cuartillas cada uno para poder completar el total necesario para la edición y esperar a tener noticias de nuestro compañero en caso de que tuviera lista su sección.

El día de ayer en la noche, cuando le escribimos a nuestro compañero, ni siquiera había iniciado su sección y fue aquí que entró uno de mis personajes que es el "personaje diplomático y salvador", lo llamo de ésta forma porque, es como que con tal de que las cosas estén "bien", lo que hago es como ponerme en ese punto de ayudar a los demás y buscar que la gente no se moleste ni entre en conflicto y lo que hice fue hablar con mi compañero y decirle que habíamos previsto que no tendría lista su sección a tiempo, de modo que le cedí las 5 páginas que había realizado y él solo necesitaba completar lo que faltaba de la sección, le comuniqué después esta decisión a mi otro compañero y primero no le pareció la decisión, pero yo le insistí que procediéramos de éste modo porque lo último que quería era que entráramos en conflicto por esta situación y finalmente cedió.

En éste personaje que mencioné anteriormente, ocurre algo interesante, lo cual es que en realidad no actúo de esta forma solo "por buena onda", sino porque en realidad me da miedo entrar en conflicto con las personas y este personaje "diplomático, salvador" es en realidad el resultado de mi propio miedo..., tenía miedo de que mi compañero se molestara conmigo si lo presionaba y apuraba para que tuviera lista su sección a tiempo, porque era como que me imaginaba que en el momento que hablaba con él, él reaccionaba de forma agresiva o se molestaba y lo interesante es que con el tiempo empecé a reaccionar a éstos pensamientos imaginándome de igual forma a mí mismo respondiendo de forma agresiva y en éste sentido alimenté éstos pensamientos a tal punto donde incluso llegaba a imaginar peleas con otras personas, pero después de igual forma reaccionaría a estos propios pensamientos con miedo, es decir con miedo de realmente reaccionar de esa forma en enojo y resultar lastimado o lastimar a la otra persona.


En ésta ocasión, cuando finalmente estuve frente a mi compañero, empecé a hablar con él y le dije que estaba molesto porque había esperado hasta último minuto para hacer su sección, el reaccionó de igual forma molesto y me dijo que era su problema si el esperaba a último minuto para hacerlo, (en éste punto empecé a sentir miedo; la sensación es similar a sentir mi pecho inmerso como en un vacío, o como si mi pecho se abriera igualmente sintiendo como éste vacío y mi cuerpo se siente débil donde en este punto incluso se vuelve tembloroso...), entonces le respondí a mi compañero que no era justo que el resto hubiésemos trabajado desde una semana antes para asegurarnos de entregar un buen resultado y nuevamente el respondió que eso era nuestro problema porque en 1 hora el había hecho algo mejor que lo que nosotros habíamos hecho en una semana y tanto mi compañero como yo no estuvimos de acuerdo con el argumento del primero, en éste punto el vacío de mi pecho desapareció, pero aquí la cuestión es que decidí hacer a un lado ese temor y fue como que internamente me dije "hasta aquí...", simplemente tome un respiro y le dije tranquilamente a mi compañero, "está bien, pero nada más te digo una cosa, ésta es la segunda y la última vez que te ayudo, no vuelvo a meter las manos por ti" mi compañero dijo "está bien" y simplemente camine fuera de la discusión.

Al volver al salón, cada quien tomó su asiento de nuevo, pero mi mente no estaba callada, lo estaba criticando en mi mente, diciéndome "como se atreve a comparar su trabajo con el mío, lo que el hizo es una mierda, ya pagará las consecuencias cuando busque trabajo, etc., etc... sin mencionar como los diversos escenarios donde yo le demostraba que él estaba equivocado y ya sabes, esa clase de cosas" y mientras veía éstos pensamientos, podía darme cuenta de que no tenía sentido, porque recordaba las palabras de mi ex-jefe cuando me decía que él podía molestarse en el trabajo, pero una vez terminado el trabajo, es decir se había terminado ¿por qué seguir molesto? y dentro de mí estaba llegando a la misma conclusión, es decir, puede no gustarte el trabajo de las personas y no tiene porque gustarme el trabajo de otras personas, pero eso no significa que deba estar molesto con las personas todo el tiempo solo por un trabajo...

A la hora del receso después de la primera hora de clase, ambos salimos a caminar (mi compañero y yo) y esos 5 minutos fueron suficientes para que apenas nos volvimos a ver, el me dio un abrazo y me pidió una disculpa y yo de igual forma me disculpé con él, repasamos lo que paso y lo que discutimos y nos dimos cuenta de que simplemente ambos estábamos equivocados, porque ni yo tenía porque juzgar su trabajo, ni él debió esperar a último minuto para entregarlo, fin de la discusión (porque simplemente la responsabilidad estaba del lado de ambos)

A todo ésto, me comprometo conmigo mismo a que en el momento que discuta con las personas, a no entrar en enojo o en miedo y a trabajar de igual forma con ambos puntos, para poder encontrar las mejores soluciones posibles para todos y no solo para mí mismo

Continuaré escribiendo sobre éste punto a medida que explore más sobre el mismo