viernes, 30 de octubre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 833, ¿Es el propósito de la ciencia ver a las cosas objetivamente?

Esta es la forma en la cual veo a la ciencia:

¿Existe una forma objetiva de ver al mundo? Cuando planteamos sistemas de medidas y sistemas de calculo para esas medidas que nosotros mismos planteamos; cuando tratamos de ver a la realidad a través de las cifras que obtenemos de dichos planteamientos, ¿Esas cifras nos dicen algo del mundo que tratamos de medir o nos dicen algo acerca de quienes somos dentro del Universo que existimos?

Imagina por un momento que ves a una montaña en la distancia, y estás tratando de entender no solo su tamaño, sino su composición, su estructura, la razón misma de su presencia en el mundo en el cual te encuentras y entonces a tus pies observas una pequeña piedra, levantas la piedra y al levantarla, empiezas a notar su solidez, su forma y entonces levantas ésta piedra y la sostienes a la altura de tus ojos justo frente a ti, de modo que ahora ves esta piedra y esta montaña simultáneamente y a medida que ves la piedra, que sientes la piedra en su peso, su estructura, su densidad, empiezas a preguntarte si ese enorme montículo (la montaña) frente a ti, será acaso como esta piedra que ahora sostienes; caminas hacia la montaña para comprobar esta idea que ha emergido en tu consciencia, que ha despertado tu curiosidad y por alguna razón esta idea que ahora te cuestionas comienza a plantear algo que va un poco más del ocio o de la curiosidad, esta idea empieza a plantear una forma de ver el mundo y entender no solo la montaña o la piedra, porque una vez que ese ser se encuentre frente a la montaña, descubrirá que la montaña se encuentra conformada por todas estas piedras que de forma individual la sostienen y la conforman, y entonces este ser mira hacia atrás por un momento, y descubre tras de sí todo el camino que ha recorrido y encuentra tal vez que en la distancia donde se encontraba parado, de igual forma había una montaña como la que ahora tiene frente a él, pero no podía notarla debido a la perspectiva desde la cual él se encontraba.

A pesar de que la formación de estos extraños montículos aún resulten un misterio para él, una cosa empieza a volverse evidente a medida que contempla ambas montañas, así como el camino que ha recorrido entre ambas montañas para poder llegar de un punto hasta el otro y es que todas éstas piedras que conforman la superficie solida sobre la cual camina, no solo sostienen a ambas montañas, sino que lo sostienen a él, a los arboles y a todas las criaturas en su entorno, tal vez incluso empezará a cavar un poco para saber hasta donde llegan las piedras y al notar la inalcanzable profundidad que éstas tienen empieza a decirse "Si éstas montañas sobresalen de entre todas estas piedras, es posible que existan montañas enteras debajo de estas montañas y aún montañas nuevas que crecen bajo esas montañas como la que ahora posiblemente se encuentra bajo mis pies y no logro alcanzar" o algo por el estilo...

Nuevas preguntas emergen, nuevos misterios e interrogantes que parecen no tener fin a medida que continua indagando en cada nueva pregunta, en cada nuevo misterio. La piedra entonces que este ser levantó frente a sí mismo y que utilizó para compararla con la montaña, representó una forma "distinta de ver el mundo", ya sabes el dicho - colocarte un par de lentes por un momento, solo para saber como se ve el mundo a través de esos lentes y siempre puedes quitarte esos lentes y tratar con otros.


Cuando "medimos el mundo" a través de éstas "medidas" que hemos establecido, particularmente creo que en realidad no tratamos de llegar a una "verdad absoluta sobre las cosas", sino que tratamos de plantearnos "¿Donde estoy? ¿Cómo es que funciona el mundo en el cual estoy? ¿Qué tan grande es el lugar en el que estoy? ¿Cómo es que he llegado a encontrarme en éste lugar en el que estoy?" La razón por la cual evidentemente utilizamos sistemas de medida tan específicos es porque encontraremos que no todas las piedras son del mismo tamaño, así que no podemos valernos siempre de la misma piedra; ahora puedo decir que entiendo eso...

La razón por la cual no me dedique a estudiar una carrera en Química, Física, Matemáticas, no fue porque no tuviera la capacidad de realizar las operaciones que nos planteaban en el colegio, sino que simplemente creo que existe una gran diferencia entre saber que estas midiendo alguna substancia o el espectro de una reacción en particular y saber qué éstas midiendo cuando estas midiendo; no comprendía la belleza que de hecho existe en cada reacción, cada cambio, cada movimiento físico de ésta existencia y el problema es que esos conocimientos son desglosados frente a los niños en las escuelas sin realmente explicarles lo que tienen frente a ellos y cómo pueden ver el mundo a través de estos conocimiento, al menos en mi caso fue así... solo un conjunto de operaciones en el pizarrón que debías resolver bajo la justificación de que "no serías capaz de ver el mundo sin antes realizar y comprender las operaciones", en realidad creo que es al revés, tendríamos que primero haber visto el mundo para poder entender qué era exactamente lo que estábamos viendo, de otra forma creo que tendríamos mucha más gente interesada en el área de Físico/Matemáticas...

Particularmente escogí una rama relacionada con las artes visuales, precisamente porque me gusta encontrar formas en las cuales retratar qué es lo que veo cuando veo el mundo; el único problema con el arte es lo que ya había mencionado anteriormente, es como si yo tomara una piedra y ahora tratara de medir todo el mundo a través de una sola piedra, pero me encontraría después con el hecho de que otras personas tienen otras piedras de diferentes formas y medidas, etc., haciendo muy difícil poder ponernos de acuerdo prácticamente en cualquier cosa, incluso en la definición misma de lo que es el arte...

Tal pareciera que cuando hablamos de la ciencia, simplemente hablamos de éstos sistemas a través de los cuales tratamos de medir el mundo que nos rodea con el simple propósito de "ser objetivos", pero en realidad "ser objetivo" no es el fin en sí mismo de la ciencia, sino poder observar algo a través del mismo par de lentes que otros lo han observado, para comprobar si todos vemos lo mismo o tal vez hay algo que, ya sabes, uno no suele notar porque desde su perspectiva tal vez ya se encontraba parado en una montaña que ni siquiera había notado, y que no pudo ver hasta que no se trasladó hasta la otra montaña y miró hacia atrás para ver el camino recorrido y el lugar en el que se encontraba parado, que otro si pudo notar y es entonces que cambiamos los viejos lentes por unos nuevos.

¿Podemos confiar siempre en los sistemas de medida que nosotros mismos hemos establecido para observar siempre el mundo? Bueno, eso dependerá de que tan objetivos nos atrevamos a ser para dejar los viejos sistemas y empezar a ver las cosas de forma distinta, a través de una plataforma que no solo sea entendida por grupos específicos sino por todo el mundo y tal vez será entonces cuando el conocimiento y la ciencia realmente puedan estar al alcance de todos y no solo en manos de unos cuantos.

Un libro muy hermoso que me gustaría recomendarles para aquellos que no lo conozcan es "¿Qué es la vida? por Erwin Schrödinger donde precisamente se habla un poco acerca de estos "lentes" que hemos utilizado para observar al mundo y lo que hemos observado a través de ellos hasta ahora...