domingo, 18 de octubre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 832, Una vida no alcanza para todo lo que quieres vivir.

Hace unos momentos inicié una discusión con una persona con quien entré en conflicto en el momento que trajo el comentario de "Una vida no te alcanza para vivir todo lo que quieres vivir"; cuando esta persona hizo dicho comentario, inmediatamente quise empujar mi personalidad intelectual respondiéndole que dependía de la clase de vida que quisieras vivir, porque al final quien determina la clase de experiencias que uno tiene es uno mismo, pero antes de abrir ésta idea, primero quiero ver a mi propia experiencia de enojo, puesto que es el punto que me he comprometido conmigo mismo a caminar

Lo que me llama la atención de mi propio enojo, es que cuando éste emerge, todo el sentido práctico de la conversación como que sale de mi consideración en ese momento, por el sentido práctico me refiero al hecho de que, en lugar de entender que al final simplemente estamos discutiendo una idea y que es decir "es solo una idea" por lo que si me encuentro o no equivocado en realidad no importa, la idea no me define en forma alguna, es decir, el hecho mismo de que uno pueda encontrarse equivocado es prueba de que no somos ideas, porque una vez que te demuestras a ti mismo que estas equivocado, simplemente cambias la visión que originalmente creíste o seguiste y ahora cambias tu enfoque, no obstante en ese momento, al inicio de la discusión yo entré en una reacción de enojo intentando defender una idea, lo cual de hecho me muestra que me he definido de acuerdo a dicha idea dentro de mi mente.

Lo curioso es que en realidad, la idea que trataba de "defender", no era en sí mi punto de partida acerca de "como uno vive la vida", sino la idea de mi dentro de y como ésta personalidad intelectual para mantener ésta visión de mí mismo como alguien inteligente.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo haber entrado en una discusión con X para defender y empujar mi personalidad intelectual y con ello la visión de mí mismo como alguien inteligente, porque en realidad la razón por la cual mantengo tal visión de mí mismo, no tiene tanto que ver con la personalidad en sí misma, sino lo que de hecho justifico a través de dicha personalidad y lo que busco obtener a través de ella = reconocimiento = relaciones = sexo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo justificar y defender la personalidad intelectual, la cual de igual forma tiene o se manifiesta como estos pensamientos de superioridad con respecto a otras personas y dentro de ello, otro tipo de pensamientos como "chismes" que me veo formando en la mente acerca de otras personas para verme a mí mismo como alguien superior.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo desear verme a mí mismo como alguien superior para poder presentarme en y cómo ésta idea frente a otras personas y en ello satisfacer mis intereses personales como el deseo de tener sexo

Me comprometo conmigo mismo a realizar conversaciones sin necesidad de entrar en reacciones emocionales de ningún tipo, puesto me doy cuenta de que al final, el único que choca por consecuencia de éstas ideas soy yo con otras personas si me permito definirme por una idea, mientras que la idea permanece en tanto sea apoyada como algo que es real, pero al final lo único que es real será la practicidad de ésta idea en su aplicación física en el mundo

Ahora, me gustaría evaluar verdaderamente la practicidad del comentario: "Una vida no alcanza para vivir todo lo que uno quiere vivir"

De primera instancia lo que puedo ver es que ya existe una proyección mental e idea de lo que uno aparentemente "quiere vivir o podría vivir en otros lugares", no obstante, ¿Cuando las cosas resultan ser realmente como uno las quiere o las proyecta? Y mismo si éstas llegan a manifestarse, no ocurren exactamente según lo planeado/imaginado/deseado.

Cuando discutía ésta idea con X, decía que ella deseaba conocer el mundo, viajar por el mundo para poder tener muchas experiencias y conocer a muchas personas, pero dentro de dicha idea también puedo ver reflejada esta necesidad de "conseguir una experiencia de dichas personas o lugares para poder llenar el vacío que existe en el interior", es decir, al igual que con una droga, una emoción es como éste proceso energético que emerge por un momento en la mente y después desaparece, de modo que ahora debe volver a ser llenado con más experiencias para poder volver a sentirse satisfecho, así que, en éste sentido "la vida no alcanza para poder llenar el vacío y ésta búsqueda infinita por más y más experiencias" que aparentemente me hacen sentir bien por un momento.


Ahora, un aspecto que me llama la atención acerca de ésta clase de comentarios, es que siempre tienen como punto de partida la búsqueda de una determinada experiencia que satisfaga la necesidad de experimentarse o sentirse de cierta forma y lo curioso acerca de ésto, es que en las ocasiones que he discutido con otras personas alrededor de ésta idea, dichas personas de igual forma tienden a definir o "juzgar la realidad" de acuerdo a como los hace sentir, de modo que la visión que no me gusta o no me hace sentir bien, es directa e inmediatamente rechazada y sale del espectro de mi consideración de lo que es real.


Insisto, la pregunta aquí en realidad es o tendría que empezar por: ¿Qué clase de vida queremos vivir y cómo definimos la vida en éste sentido? ¿Es la vida realmente una búsqueda por experiencias? ¿Una visión? O ¿es la vida la simpleza de la vida misma? La oportunidad del entendimiento de uno en y cómo la vida invariablemente de donde uno se encuentre? ¿Cómo es posible que un científico puede llegar a conocer un poco más de la totalidad del Universo conociendo un poco más un sólo átomo y todo lo que implica el hecho de que la constitución misma de su fisicalidad se encuentra estructurada en y a partir de éstos átomos?

En ésto otra persona, "Y", se le formuló la misma pregunta y el respondió "Si, si basta una vida, porque necesitas terminar ciclos" y estoy de acuerdo con ésto, porque al final de tu vida, cerraste aquello que tú mismo te llevaste a vivir, es decir, qué tanto hiciste o dejaste de hacer fue determinado por uno mismo.

Continuo en otro post