miércoles, 30 de septiembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 828, Redefiniendo la palabra "Perdón"


Perdón:

SONANDO LA PALABRA:

Perdón: Per (prefijo que significa "a través de o por completo")-don(regalo, cualidad o gracia)


Definición de la palabra:

Perdón

El perdón es para dar y viene del latín “par donare”, o sea “para dar”. No se vayan a confundir. Hay que aclarar lo siguiente:

Perdón no lleva ningún sufijo aumentativo -ón, simplemente se forma por derivación regresiva a partir de perdonar, y se queda con la raíz pura que casualmente acaba en -on. No viene del latín “par donare”. “Par” no existe en latín más que significando “igual, semejante”. No hay ningún prefijo en latín que sea par y signifique “para”

La palabra “perdonar” viene del latín prefijo “per” (indica acción completa y total) y “donare” (regalar). Así que el perdón no es “para dar”, sino que es un acto de completa dádiva o generosidad por parte del que perdona. Realmente en origen el verbo perdonar significaba “regalar definitivamente un acreedor al deudor aquello que le debía”.

1 Acción y resultado de olvidar una persona la falta que ha cometido alguien contra ella o contra otros o no tener en cuenta una deuda o una obligación que otra persona tiene con ella: obtuvo el perdón de su jefe y ya ha vuelto a la oficina.

2 Acción y resultado de librar a una persona de una deuda, un castigo o una obligación: el juez está considerando otorgar el perdón a un preso.

3 Absolución de un pecado por el sacerdote tras la confesión.


Qué es el Perdón:

Perdón es la acción y el resultado de perdonar. Se puede perdonar, entre otras cosas, una ofensa (por ejemplo, un insulto), una pena (cadena perpetua, arresto domiciliario...), una deuda (por ejemplo, económica). También es la indulgencia o la remisión de los pecados. La palabra 'perdón' también tiene otros significados y se utiliza en varios contextos para expresar disculpa en general ('Perdón, no me había dado cuenta'), por ejemplo cuando se interrumpe un discurso ('Perdón, ¿sabéis qué hora es?'). También se emplea a modo de disculpa para excusarse en una conversación ante algo que se dice de forma inapropiada ('He visto por la calle al tío ese, perdón, a tu novio'). En algunos casos se utiliza la fórmula 'con perdón'.

Algunos sinónimos son: indulto, amnistía, condonación, absolución, gracia y clemencia. En ocasiones también se utiliza en plural de esta forma: 'mil perdones', para expresar disculpa. También, en plural, se llama 'perdones' a los obsequios que se traen de una romería. En el lenguaje coloquial, 'perdón' también es una gota de aceite o cera que cae ardiendo.
El valor del perdón

El perdón se suele considerar un valor humano. El perdón puede servir por un lado, al ofensor para liberarse de la culpa y por otro lado, para que el ofendido se libere de posibles sentimientos de rencor. El perdón no siempre implica que el ofensor no tenga que compensar de algún otro modo su error. Se suele valorar el hecho de saber perdonar, aunque también el saber pedir perdón, porque implica de algún modo, reconocer la culpa y el daño cometido a la otra persona. En Psicología, ambas acciones se consideran capacidades del ser humano, que también suelen tener efectos terapéuticos positivos.

Muchas religiones tratan en su doctrina elementos como el perdón, el arrepentimiento y el sacrificio. Se habla del perdón en los libros sagrados, oraciones y plegarias. El perdón se suele representar a través de distintos rituales. En el Cristianismo, por ejemplo, el Sacramento de la Reconciliación o Penitencia también se conoce como el Sacramento del Perdón. En el Judaísmo, el Yom Kipur es el Día del Arrepentimiento o el día del Perdón.
Pedir perdón

Pedir perdón es equivalente a disculparse. Es un concepto genérico ya que se puede aplicar a diferentes contextos. Se puede pedir perdón a una persona, a un grupo o institución o a una divinidad. Pedir perdón se suele asociar a la humildad por reconocer que se ha cometido un error y también suele mostrar que la persona muestra intención de rectificar o compensar, de algún modo ese error. Algunas expresiones sencillas utilizadas para pedir perdón son: 'lo siento', 'disculpa', 'te pido perdón', 'perdona', 'perdóname' o simplemente, 'perdón'.

El perdón es la acción por la que una persona, y el perdonante, que estima haber sufrido una ofensa, decide, bien a petición del ofensor o espontáneamente, no sentir resentimiento hacia el ofensor o hacer cesar su ira o indignación contra el mismo, renunciando eventualmente a vengarse, o reclamar un justo castigo o restitución, optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro, de modo que las relaciones entre ofensor perdonado y ofendido perdonante no queden afectadas o queden menos afectadas. El perdonante no "hace justicia" con su concesión del perdón, sino que renuncia a la justicia al renunciar a la venganza, o al justo castigo o compensación, en aras de intereses superiores. El perdón no debe confundirse con el olvido de la ofensa recibida. Tampoco perdona quien no se siente ofendido por lo que otras personas considerarían una ofensa.Tampoco perdona quien deja de sentirse ofendido tras las explicaciones del presunto ofensor que hacen ver la inexistencia originaria de ofensa alguna. El perdón es obviamente un beneficio para el perdonado, pero también sirve al perdonante (que también está interesado en ver recompuestas total o parcialmente sus relaciones con el ofensor y en ocasiones cumple al perdonar una obligación moral o religiosa) y a la sociedad, pues contribuye a la paz y cohesión sociales y evita espirales de venganzas, motivo por el que religiones y diversas corrientes filosóficas lo recomiendan.

Elementos del perdón

La acción de perdonar conlleva la existencia de las siguientes situaciones o hechos:

Existencia de una ofensa de cualquier tipo;

Conocimiento de la ofensa por el ofendido, por la "confesión" del propio ofensor o por otros medios;

El perjudicado por la ofensa se siente ofendido;

Se modifica la actitud del ofendido hacia el ofensor (resentimiento, situación de enfado); (eventualmente) conocimiento por el ofensor de la afectación de las relaciones entre ofensor y ofendido; (eventualmente) el ofensor siente y/o manifiesta su vergüenza y/o arrepentimiento; (eventualmente) el ofensor reconoce su error y culpa y/o solicita el perdón y/o da una satisfacción al ofendido para hacerse merecedor del perdón; quien pide perdón reconoce ante sí mismo su propio error y culpa, vence su orgullo y se humilla ante el ofendido, solicitándole la gracia del perdón (lo que puede afectar a la autoestima); se arriesga a haber reconocido la culpa o responsabilidad para eventualmente no recibir el perdón solicitado.

El ofendido decide perdonar al ofensor, y, (eventualmente) se lo comunica expresa o tácitamente.

Tipos de perdón

Perdón pleno/parcial: En el perdón pleno, el perdonante "perdona y olvida", es decir, no sólo decide no odiar al perdonado, sino que recupera la relación de confianza o amor con el perdonado, como si la ofensa no hubiera tenido lugar. En el perdón parcial, el perdonante decide no odiar al perdonado por la ofensa recibida, pero no se recomponen totalmente las relaciones preexistentes.

Perdón condicional/incondicional: En el perdón condicional, el perdonante subordina algunos o todos los efectos del perdón al seguimiento por parte del perdonado de ciertas reglas de conducta o al cumplimiento de cualquier otro tipo de condición.

Perdón expresado/tácito/no expresado: El perdonante puede optar por comunicar expresamente al perdonado la concesión del perdón, o bien por hacérselo ver por hechos más o menos concluyentes, o bien optar por no comunicarle de modo alguno la concesión del perdón.
Perdón espontáneo/solicitado: El perdón solicitado es el que se produce tras la petición de disculpas del ofensor, el espontáneo tiene lugar sin tal petición.
Perdón humano/divino: Según quién sea quien perdona, Dios o el ofendido, el perdón será divino o humano.

Perdón a uno mismo:

Un acto de tomar responsabilidad por las propias acciones, consecuencias, pensamientos, creencias, ideas y quien uno es en su totalidad. Creando un camino por uno mismo, dándose uno mismo a uno mismo a medida que uno suelta/deja ir los lastres emocionales, sentimentales y los pensamientos. Una decisión específica para detener algo de lo que uno se da cuenta que es dañino, abusivo o que no sirve a uno mismo o a otros.

REDEFINIR LA PALABRA:

La relación a la palabra:


Por mucho tiempo a lo largo de mi vida abuse en diversas ocasiones del perdón, podría pedir perdón por algo que había hecho pero solo lo decía para salir del problema o una persona me pediría perdón y yo diría que la había perdonado, pero guardaría rencor y enojo hacia esa persona y después simplemente ya no hablaría con esa persona o me comunicaría con ella; el perdón se convirtió para mí en otra de mis estrategias de manipulación para presentarme como una buena persona, utilizando después esa imagen mía como una forma de chantaje y abuso para obtener lo que yo quería.

Perdón a uno mismo sobre la idea de la palabra:

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo haber colocado el perdón en separación de mi mismo, donde he esperado que alguien más me perdone y me de una oportunidad, sin ver que en el momento que espero o pido el perdón de una persona, es como si le estuviera pidiendo permiso para poder continuar siendo de la forma en que soy dentro de la deshonestidad, porque en lugar de que yo vea dentro de mi mismo en honestidad conmigo mismo que es lo que he aceptado y permitido, cual es mi punto de partida dentro de aquello que he aceptado y permitido y en ello asegurarme de que soy yo quien determina qué es lo que voy a hacer o a dejar de hacer, simplemente me siento a esperar la "absolución" de otra persona, para aparentemente no sentir la carga emocional de culpa, pero sin responsabilizarme del resto de mis emociones. Veo por ejemplo lo que ocurriría en un escenario en el cual me siento enojado por ejemplo, si reacciono y actúo en la experiencia de enojo, entonces al pedir perdón a la otra persona por mis acciones no estoy realmente responsabilizándome por el origen de la experiencia emocional de enojo, sino simplemente por las consecuencias creadas a partir de ésta, de modo que la corrección del evento es imperfecta, porque puedo decir que no volveré a actuar de esa forma en particular y a realizar las mismas acciones, pero eso no me responsabiliza realmente por la experiencia de enojo, en cambio si me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo enojarme, en ese momento veo directamente al origen del enojo y empiezo a realmente evaluarla experiencia del enojo como un todo y a responsabilizarme por el enojo en honestidad conmigo mismo, de hecho al perdonarme (y ésto es real y sinceramente perdonándome) lleva implicito el acto de la honestidad conmigo mismo, ya que si no soy honesto conmigo mismo ¿puedo realmente perdonarme? No


Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo creer que el perdón es una acción culpígena, donde en realidad el reconocer un error, el reconocer mi propia deshonestidad conmigo mismo, en efecto es una acción en la cual me avergüenzo de mi mismo, me avergüenzo de mi participación del ego, porque cuando actúo en y basado en el ego, es cuando realmente todo falla y al avergonzarme del ego que me he aceptado y permitido a mi mismo ser y convertirme es entonces que doy muerte al ego para poder permitirme nacer en lo físico

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo creer que para poder perdonarme primero necesito ser perdonado, no obstante ¿Cómo puedo en forma alguna esperar ser perdonado si primero no de muestro que la honestidad conmigo mismo es más importante que mi ego? y ¿Cómo puedo ser honesto conmigo mismo si no me perdono a mi mismo para de hecho demostrarme primero a mi mismo que no soy aquello que llegué a creer que yo era?

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo darme cuenta que antes de ofender a alguien en realidad en la deshonestidad yo me ofendo y me traiciono a mi mismo, es decir, soy el primero en quedar mal conmigo mismo y por tanto debo ser el primero en disculparme conmigo mismo por haber realizado esa traición hacia mi mismo

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo traicionarme con mi propio ego al colocar el valor sobre éste en lugar de sobre la vida, conduciéndome de acuerdo a las cargas energéticas emocionales, en lugar del sentido común y la honestidad conmigo mismo

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo darme cuenta que no soy lo que quería creer de mi mismo y que no necesito ser aquello que quería creer de mi mismo

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo dejar ir las experiencias energéticas emocionales y sentimentales, los rencores y las definiciones a fin de poder levantarme a mi mismo sin buscar ya responsables fuera de mí, porque me doy cuenta que al hacerlo (buscar responsables) en realidad siempre encuentro el mismo punto "yo" y lo que "yo hice o no hice para de hecho prevenir o cambiar el resultado de una determinada situación.

Posibles redefiniciones (fase creativa sobre la palabra):

Perdón: Aceptar que no soy lo que quería creer de mi mismo y que mi error estuvo en creer eso que quería creer de mi mismo, actuando dentro de esa idea por temor a confiar en quien yo soy auténticamente y en éste sentido actuar como yo lo haría, dándome una oportunidad de ser yo mismo para hacer las cosas bien, para hacer las cosas como yo las haría auténticamente.

Perdón: La acción por la cual remuevo y doy muerte a mi propio ego para poder darme la oportunidad de nacer como expresión de vida

Perdón:Valorar más la vida que le propio ego

Redefinición de la palabra:

Perdón: La acción por la cual se remueve y se hace a un lado al propio ego, reconociendo y aceptando que no soy aquello como lo cual me había definido y limitado en la evasión de la responsabilidad al valorar más el ego que la propia vida.