jueves, 17 de septiembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 825, Respondiendo de forma sincera conmigo mismo

En ésta semana, nos dejaron realizar un momento de introspección con nosotros mismos, realizándonos 3 preguntas - ¿Quién soy? ¿Hacia donde voy? y ¿Para qué vivo?

En esas preguntas, se encontraba de hecho una oportunidad para poder enfrentar directamente aquello que he estado lidiando en los últimos meses, una oportunidad para de hecho verme sincera y honestamente a mi mismo.

Pero cuando entregué mis respuestas al profesor, me dí cuenta de que en realidad, había hecho "una tarea para el profesor", es decir esas preguntas eran para mí, no para el profesor y es decir, no digo que lo que escribí estuviera mal o algo así, es el simple hecho de que, cuando respondí esas preguntas me escudé en el conocimiento y la información que tenía para poder hacer mi trabajo como "aceptable", y es decir no solo aceptable, quería sonar especial, diferente, mejor que el resto de mis compañeros y me enfoqué en hacer "la respuesta correcta" en lugar de hacerme la pregunta a mi mismo.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo responder las preguntas que nos dejó el profesor tratando de sonar inteligente esperando poder recibir un halago por ello para poder alimentar mi ego, porque he querido parecer el chico especial/el chico inteligente, porque me da miedo de ser el "chico normal que sé que soy", porque en realidad la respuesta a la pregunta "¿Quién soy?" es: Soy simplemente gabriel, no soy especial, ni diferente a cualquier otro ser humano, simplemente soy gabriel.

De igual forma puedo ver que a la pregunta "¿Hacia donde voy?" la respuesta que habría dado de haber sido sincero conmigo mismo habría sido que en realidad no lo sé, y es irónico, porque el profesor constantemente nos deja analizar películas y nos da de igual forma preguntas base que debemos ir respondiendo secuencial y categóricamente, de modo que si nos equivocamos en la primera pregunta, el resto de nuestras respuestas se encontraran erradas, de modo que, como no me atrevía a verme de forma sincera y honesta conmigo mismo, y dejar ir mis delirios de grandeza, evidentemente no podía ubicar donde me encontraba realmente y menos hacia donde voy, porque mis ambiciones y mis expectativas serían demasiado altas, y en lugar de entender que realmente todo empieza por las cosas más sencillas y más básicas, es como que querría ir demasiado alto en éstas ambiciones y no me detendría un momento a reflexionar sobre los aspectos más esenciales... es como cuando ves a uno de éstos artistas super técnicos y especializados en tal o cual técnica y quieres hacer trabajos como los que ellos hacen, pero no te has dado a la tarea de practicar lo que ellos han hecho durante toda su vida para lograr las proporciones necesarias...

Ahora estoy trabajando en un libro de cuentos y poemas ilustrados con mi novia, y sinceramente no estoy seguro de como resultará, pero ese es precisamente la forma en que se inicia...

¿Para qué vivo? Para cuidar de mi mismo y de los demás; es curioso porque, no basta con simplemente "estar vivo y ya está", necesito comer, necesito cuidar de éste cuerpo, si no le doy de comer simplemente morirá, y cuando el cuerpo sufre, yo también siento ese dolor, soy uno con mi cuerpo; la pregunta en realidad implica "¿Para que vives? Es decir ¿Por qué no deberías dejarte morir de hambre? ¿Cuál es la razón o el motivo por el seguir vivo en medio de éste mundo?" Al hacer sentido de mi mismo, de quien soy en éste mundo, al vivir en principios como Unicidad e Igualdad/Somos uno e iguales. Lo que me daña a mí, seguramente terminará por hacerle daño a otro (como un ego competitivo que busca su propia auto-gratificación), cuidar de otros, viviendo éstos principios por mi mismo implica de igual forma ser el ejemplo vivo con el cual puedo probar que existen alternativas, que existe una vida diferente y no tiene que ser por la vía del ego...