sábado, 5 de septiembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 821, Consecuencias de decir mentiras


Estaba reflexionando un poco acerca de las consecuencias que la mentira han traído a lo largo de mi vida, específicamente a partir del momento en el cual empecé a decirlas.

Pude recordar un momento cuando le mentí a mis padres siendo bastante pequeño en el cual si mal no recuerdo había tomado algo sin permiso y cuando mis padres me preguntaban si lo había tomado yo, lo que hice fue mirar al suelo y puedo ver como el miedo emergía dentro de mí en ese momento, pero al mismo tiempo existía el deseo de salirme con la mía, es decir ambas experiencias se encontraban presentes en el momento, y de hecho en éste momento veo mi temor como el resultado de mi deseo de ser descubierto en la mentira, teniendo por consecuencia el no poder satisfacer mi deseo = salirme con la mía.


Al mentir, intentaba en efecto evadir la realidad, sin embargo lo que puedo ver es que al mentir y "convencer a otros de la realidad que yo quería que vieran", realidad en la cual yo podía consumar mi deseo, era lograr que se alinearan con la realidad que yo deseaba de acuerdo a mis intereses personales.

Y es que el hecho es que al decir una mentira, tenía la idea de que estaba protegiéndome de las consecuencias, que estaba evitando las consecuencias de una determinada acción que había realizado pero que sabía que con esa acción estaba haciendo daño o alguien en alguna u otra forma, de modo que ante más mentía, fue menos y menos lo que empezó a importarme la integridad de otras personas, porque antepondría mis intereses personales al bienestar de las otras personas para poder salirme con la mía...

Algo similar ocurría cuando chismorreaba acerca de otro, porque dentro de mí sabía lo que había dicho/hecho, pero no quería reconocerlo y no quería que la persona a la cual estaba afectando se enterara, pero a partir de éstos eventos aparentemente insignificantes, las consecuencias que estaban tomando lugar, eran mucho mayores de lo que podía haber concebido e imaginado, porque en realidad más de lo que estaba afectando a otras personas en ese momento, las verdaderas consecuencias estaban de hecho empezando a acumularse dentro de mí, como mi aceptación a la desconsideración del otro y en ello la aceptación de evadir mis responsabilidades y consecuencias (lo cual también afectó mi consciencia y capacidad crítica sobe mis propias acciones ya que esencialmente lo que haría sería simplemente ir en busca de ese momento o deseo en el cual podía salirme con la mía en lugar de evaluar mis propias acciones)


Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo darme cuenta que al decir mentiras en realidad yo ya había tergiversado mi propia visión de la realidad al verla a través de mis propios deseos, en lugar de detenerme a evaluar mis acciones, mis pensamientos, y la situación en sentido común y ver lo mucho que de hecho me estaba comprometiendo a mi mismo y a los demás solo por satisfacer un deseo

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme cuenta que al decir mentiras yo de hecho me limito a mi mismo de poder encontrar soluciones que no solo me beneficien a mi y que de hecho beneficien a otras personas, ya que puedo darme cuenta que podía de hecho esperar para posteriormente conseguir aquello que deseaba, pero al participar en este deseo, es como que quería eso que deseaba en ese momento y quería satisfacer ese deseo en lugar de preguntarme ¿Por qué deseaba aquello que deseaba en primer lugar?

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo darme cuenta que de igual forma cuando chismorreaba acerca de otras personas, veía a estas personas a través de mis propios deseos, y tergiversaba mi visión de ellos donde en lugar de verlos en sentido común, solo iba en los juicios y pensamientos que había creado en mi mente acerca de lo que aparentemente es aceptable y lo que aparentemente no lo es..

Continuo en otro momento