sábado, 5 de septiembre de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 820, Lo que la caligrafía me ha mostrado de mi mismo

Parte de las cosas que he estado practicando dentro de la misma técnica de la tinta, es la caligrafía. Sinceramente a lo largo de mi vida jamás me preocupó tener una "bonita letra", con el hecho de que fuera lo suficientemente legible para poder leer posteriormente mis propios apuntes de la escuela era más que suficiente.

Sin embargo, en éstos días que me he dado a la tarea de realizar algunos ejercicios de caligrafía, he podido notar la importancia de realmente poner atención a los propios movimientos de la mano al escribir; esencialmente lo que hice fue buscar algunos videos en Youtube sobre técnicas y tutoriales para realizar caligrafía y al principio lo que haría seria tratar de hacer que mi letra se pareciera a la de la persona que estaba escribiendo, pero conforme veía más y más videos, podía darme cuenta que cada uno tenía un estilo propio dentro de la técnica y por tanto al imitarlo era realmente muy dificil lograr el mismo resultado, hasta el punto en el que me encontré a mi mismo tratando de "dibujar la letra más que trazarla".

Hay mucho que se revela en mi plana de caligrafía, tanto en las lineas temblorosas como en las estructuras alargadas o demasiado presionadas y si has leído algo de Grafología entenderás un poco más de lo que estoy hablando.

Pude notar mi inseguridad provocado por mi deseo de lograr algo similar a lo que veía en los tutoriales, y es decir, en cierto modo, si dibujaba la letra podía lograr un resultado bastante similar, pero en la plana de arriba que realicé, me di la oportunidad de hacer las cosas un poco más libres, es decir de trazar la letra más que dibujarla.

Y como he dicho, a medida que escribía, podía notar lo mucho que dentro de mi inseguridad he tratado de controlar las cosas haciéndolas lo más similar a las personas que "hacen las cosas bien o aceptables" para no equivocarme y ese mismo deseo lo he visto proyectado constantemente en mi forma de comportarme y de hablar dentro de mi mundo y realidad, donde constantemente trato de tener la razón y de estar en lo correcto dentro de las conversaciones para poder sentirme en control de la situación y cuando alguien me demostraba que estoy equivocado, mi reacción ha sido la de enojarme como consecuencia de éste mismo punto, es decir de percibirme a mi mismo perdiendo el control

De hecho, dentro de mis trabajos en general, es de igual forma una constante en la clase de cosas que dibujo, donde mi obsesión por las cosas mecánicas en cierta forma deja ver ese deseo de tener el control de las cosas, así como mi preferencia por ciertos trabajos que reflejan la misma idea en la cual he tratado de "encontrarme a mi mismo"

No estoy diciendo que tener disciplina no sea de hecho algo benéfico para uno mismo, pero creo que hay una estrecha linea entre la disciplina y la búsqueda de control

Así que por lo pronto exploraré éste punto un poco más a fondo con el fin de trabajar en mi expresión y soltar un poco mi mano, es decir también probar escribir en diversos estado emocionales o en una reacción puede ser interesante para ver como es que entonces realizo o llevó a cabo mi escritura.