miércoles, 19 de agosto de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 813, Confusión





Dibujo en plumilla y tinta china, estilo libre...; título de la obra: Confusión

Por mucho tiempo, la razón por la cual jamás me he arriesgado a probar cosas nuevas, es debido a que antes de siquiera empezar a hacerlas, ya tengo una imagen en mi mente en la cual me veo a mi mismo fracasando o equivocándome en lo que sea que vaya a hacer, y al mismo tiempo en mi mente existe el deseo de recibir el reconocimiento y la aceptación de los demás, donde incluso probar cosas nuevas y mostrarme "ignorante" frente a una situación en la cual me reconozco a mi mismo como alguien que esencialmente está "aprendiendo", pareciera como inconcebible, porque aparentemente esa "imagen de mí fracasando y de hecho siendo vulnerable y nuevo frente a un mundo completamente desconocido para mi" va a transgreder la imagen que "yo mismo he creído/creado" acerca de lo que otros ven o creen de mí. 

Por ello tal pareciera que "si no arriesgas nada, no pierdes nada", es decir el temor en si no es a "equivocarse", sino a reconocerme a mi mismo como alguien que se encuentra aprendiendo y que por consecuente No soy la imagen misma que he querido creer de mí y que inclusive he llegado a creer que es la imagen que otros tienen de mi...

Creo que jamás se puede estar preparado para el siguiente momento, para el siguiente encuentro, para el siguiente instante. En realidad cada vez que tratamos de imaginarnos como será una charla o conversación con las personas, ellos jamás dicen lo que esperábamos que dijeran, jamás reaccionan como nos lo imaginamos y creo que eso nos muestra que en realidad esas personas que vemos en nuestra mete o que nos imaginamos en nuestra mente, no son realmente aquellas personas que asumimos conocer, sino que en realidad son solo nuestra idea de esas personas; al final de lo único que nos damos cuenta que esas personas no fueron quienes creíamos que eran y nosotros no fuimos quienes creíamos que seríamos en ese momento, o en esas circunstancias.

Creo que la razón por la cual jamás terminamos de conocer a una persona es porque de hecho estamos en un constante cambio frente a eventos de los cuales no tenemos control, y allí es cuando en cierta forma nuestro potencial para crear o destruir emerge y no obstante, particularmente veo que esperamos que las personas permanezcan o sean siempre como nos las imaginamos o como deseamos que sean, y cuando dejan de "ser o de parecer para nosotros" lo que queramos que parezcan o sean, es entonces cuando terminan las relaciones e inician los problemas, porque intentamos resolver los mismos pinches problemas con las mismas pinches ideas....

Aunque es cierto que existen momentos en los que las personas de hecho responden y comportan justo como esperamos que lo hagan donde puedes esperar con toda seguridad un resultado, creo que es precisamente debido a ésto que podemos ver quienes son las personas que se aferran más a una idea y quienes tienen la capacidad de una mente abierta para dejar ir esas ideas, de modo que las personas que siempre tratan de "responder igual y de ajustar las situaciones a como las piensan o las imaginan", son las personas que no se ven a si mismas capaces de dejar ir aquello que de hecho "define la idea de si mismos"

porque cuando nos formamos una idea en la mente de éstas personas, no son ellos sino nosotros quienes creamos esa idea y ante más pensamos que la gente en nuestro entorno siempre será de la misma forma, no son ellos sino nosotros quienes poco a poco perdemos la capacidad de vernos a nosotros mismos de forma diferente...

Continuo en el próximo post