domingo, 2 de agosto de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 805, Enfrentando la experiencia del enojo

En éstos días que he ido a la prisión para hacer las dinámicas con los internos, he llevado diversos materiales con ellos, como plumas para escribir y espejos para poder trabajar con todos y desde el primer día que visité la prisión, los internos empezaban a llevarse algunos de los materiales, por supuesto no eran todos la gran mayoría los devuelve, pero nunca faltaba el que se llevaba alguna pluma o algún espejo lo cual sinceramente me lo esperaba de antemano.

No obstante a raíz de esa situación llegué a molestarme con los internos e incluso empezaba a generar algunos pensamientos de carácter violento hacia ellos y desde entonces llevo aplicando perdón a uno mismo sobre el punto de mi propio enojo; de hecho con ésta semana ya se cumple un mes desde que estoy visitando la prisión y ciertamente son diversas las cosas que he podido ver y notar dentro de mis propio enojo y como éste me ha mostrado no solo lo que existe en mí sino lo mucho que de hecho llego a parecerme a los internos en esos momentos, por ejemplo al tener esos pensamientos violentos hacia alguno de ellos, donde de igual forma llegas a escuchar y ver algunas veces como riñen o pelean entre ellos por cosas ciertamente absurdas o insignificantes...

Sin embargo, el problema no son las cosas en sí, es decir, no se trata de las cosas que llegan a quitarme o las cosas que se quitan entre ellos, sino de lo mucho que por ejemplo particularmente deseo conseguir el respeto de los internos y como ellos de igual forma buscan imponerse frente a los demás para poder ganarse ese respeto, porque dentro de la prisión tener el respeto de los demás básicamente lo es todo y les permite sobrevivir adentro. Así que quiero caminar algunos puntos de perdón a uno mismo para poder trabajar con éste enojo y dentro de ésto de igual forma poder traer soluciones para implementarlas dentro de la prisión.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo enojarme con los internos de la prisión cuando me robaban materiales que llevaba para trabajar, en lugar de entender que en realidad éstas acciones no son contra mí, ni son de hecho personales, sino que simplemente están tratando de conseguir algo que desean tener dentro de la prisión por la única vía que ven y consideran posible, porque me doy cuenta que han llegado a definirse tanto en esa experiencia de sí mismos que tal pareciera que no pueden verse como algo más, ni considerar alternativas.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo proyectar éstos pensamientos violentos hacia los internos de la prisión, donde incluso me imaginaba a mi mismo peleando con ellos para "demostrarles que soy fuerte y con ello que deben respetarme", sin tomar en consideración que tal vez ellos en realidad tienen el mismo punto de partida en el momento que pelean entre ellos, donde con tal de "no permitir que los agarren de bajada o se aprovechen de ellos", tratan de demostrar que son fuertes para que los respeten, lo cual puedo ver que de hecho era la clase de dinámicas que viví la mayor parte de mi vida en la escuela, donde esas dinámicas, y esas demostraciones de fuerza siempre se encontraban presentes en todas partes y de hecho mientras escribo ésto, puedo darme cuenta que ¡¡¡¡Se encuentran presentes en toda la sociedad!!!!!!

Así que, ahora voy a colocarme en su lugar y voy a aplicar perdón a uno mismo por tomar/robar cosas

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo robar cosas que deseo, donde ante mi propio deseo, éste se volvería tan abrumador dentro de mi mente que de hecho me empujaría a mi mismo para poder obtenerlo, y puedo recordar mientras escribo ésto, como se sentía robar cosas cuando era pequeño, donde en algunas ocasiones llegué a robarle cosas a mis compañeros o dulces en las tiendas y cosas que quería en ese momento; posteriormente robar también se convertía en un reto, donde la adrenalina al robar, el riesgo, todo se volvía como parte de la misma experiencia e incluso robar era una forma de "demostrarle mi inteligencia y valor a mis compañeros", porque es como que necesitas "astucia y maña para robar" y eso se volvía en parte de la personalidad con la cual buscaba el respeto de las personas.

A lo cual puedo ver como éstas personas en realidad, se han definido tanto por éstas experiencias, que literalmente se volvieron adictos a las mismas; de hecho algo curioso de la gran mayoría de las historias que he escuchado en la prisión, es que la gran mayoría de los crímenes son cometidos por éstas personas mientras están drogados con alguna substancia y dentro de ésto, la gran mayoría de las personas en la prisión son adictos a alguna substancia.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo definirme dentro del deseo o la experiencia de poseer y conseguir algo, donde he relacionado el "tener algo con poder ganarme el respeto de los demás"

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo empezar a robar como una forma de "reto" para demostrarle a mis compañeros que soy valiente y hábil para hacerlo, de modo que pudiera ganarme su reconocimiento y aceptación y en ello ganarme "un lugar entre ellos"

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo relacionar el "tener o poseer algo" con el respeto de las personas, lo cual puedo ver que de igual forma fue una idea que de hecho existía en mi cuando era niño, donde habría momentos en los cuales llegaría con mis compañeros y querría presumirles las cosas que tengo para poder "ganarme su amistad", porque al presumirles las cosas que tenía, esperaba que ellos desearan jugar conmigo, pero lo que solía hacer en esos momentos es que no los dejaría simplemente jugar conmigo, sino que yo querría poner "las reglas del juego" y querría que todos jugaran como yo quería que jugaran y que todos siguieran mi juego, en lugar de escuchar a los demás y de hecho ponernos de acuerdo sobre la forma en la cual estábamos jugando

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo querer que todos jugaran conmigo en la forma que yo quería que jugaran para poder tener la experiencia que yo deseaba, es decir, que las cosas se hicieran como yo quería para poder conseguir la experiencia que yo deseaba dentro de ese juego, donde siempre quería estar a la cabeza de los demás, quería ser o jugar como el personaje más importante y en ello, me tomaría personal los momentos en los cuales me tocaba ser otro personaje que no era el principal, en lugar de simplemente jugar con todos

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo desear tener la mejor posición por encima de mis compañeros de la escuela cuando jugábamos, a lo cual puedo ver como constantemente me costaría trabajo relacionarme con mis compañeros en la escuela y me sentiría "rechazado" por ellos simplemente porque no podía obtener las cosas y las experiencias que yo quería

Continuo en el próximo post