jueves, 25 de junio de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Dia 759, Recobrando la Confianza en mi mismo

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido creer que necesito tener algún conocimiento especial para poder hablar con los internos del reclusorio, sin darme cuenta que en realidad no estoy tratando con conocimiento, sino con seres humanos

El día de hoy vi a una profesora que estuvo dándome clases de Psicología y Percepcion durante éste semestre y le platiqué un poco acerca del proyecto que estaba iniciando dentro del reclusorio; y ella me dijo que estuviera consciente de que estaré trabajando con personas que no tienen dominio de sus sentimientos y emociones, pero sinceramente ¿Cuántas personas lo tienen realmente? Es decir, todos nacemos con una mente, un sistema que poco a poco empieza  arrojar pensamientos, sentimientos y emociones, pero solo unos pocos realmente llegan a encontrarse en una posición en la cual pueden tener algún "conocimiento de la mente" (y por consecuente algún dominio de la misma), lo cual deja entonces a la humanidad en una posición bastante desequilibrada porque, es decir, si el hecho mismo de que uno no domine su propia mente aumenta las probabilidades de que termines en prisión..., entonces el problema que en realidad tenemos o son las personas en las prisiones, es la totalidad del sistema en si.


Tal pareciera que solo las personas que se especializan en la mente, son las únicas autorizadas para poder tratar o lidiar con nuestros pensamientos, pero la realidad es que, tanto esa como cualquier otra persona, tiene de hecho una mente, una mente que puede llegar a conocer por si mismo si se les proveen las herramientas para ello. Es decir, incluso la persona especializada en "el conocimiento de la mente" se le debiéron proveer de algunas herramientas para que pudiera llegar a conocer la misma.

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido creer que no tengo la capacidad o los conocimientos para acercame con las personas del reclusorio, sin embargo, aquí ocurre algo interesante que he podido notar en mi experiencia a lo largo de mi propio proceso, y es que en realidad, no siempre fallé o fracasé por así decirlo con todas las personas, es decir, las mismas herramientas que llevo ahora con los internos de la prisión son las mismas que llevé antes con otras personas y sin importar la condición en la que se encontraran las personas, siempre funcionó para aquellas que realmente querían un cambio dentro de si mismas y aquellas que se resistieron a éstas herramientas, simplemente dieron la media vuelta y se fueron; creo que en realidad las condiciones, en éste sentido pueden ser mucho más beneficas dentro de la prisión, porque no son dinámicas que se realizan con "todos los internos", sino que simplemente son aquellos que se inscriben a ésta clase de programas, así que, en ese sentido, podría decir que tengo un aspecto a mi favor y es el hecho de que es gente que se está inscribiendo para apoyarse a si misma o ya de menos hacer algo diferente de lo que suele hacer (que es estar encerrados la mayor parte del día dentro de una celda).

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido confiar en el conocimiento y la información, como si éstos pudieran realmente hacer cambiar a una persona, sin darme cuenta que no importa el conocimiento o la información que tenga o de la cual disponga en forma alguna, sino que depende completamente de lo que la persona haga con éstos

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido reconocer que todas las personas tienen la capacidad de apoyarse a si mismos y conocer su propia mente, pero depende de cada uno el determinarse y armarse de valor para de hecho hacerlo por si mismos

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme a mi mismo el valor para de hecho levantarme y vivir los principios de la Unicidad e Igualdad en cada momento de cada respiro, porque solo de esa forma, podré de hecho levantarme en absoluta confianza en mi mismo, y compartir lo que he caminado sin miedo, sin titubear o dudar en forma alguna de lo que he caminado y vivido por mi mismo en éste proceso

Así que, nuevamente, me doy cuenta de que solo hay una cosa que puedo compartir realmente, y eso es a mi mismo, incondicionalmente, sin miedo, porque al final es lo único que realmente tengo, a mi mismo, así que, ¿qué mejor que ser lo mejor que puedo ser y de hecho compartir eso?