lunes, 22 de junio de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 756, Visitando el Reclusorio de Santa Martha pt 1

Hace algún timpo hice un video con una amiga mía, donde como tal habiamos propuesto el realizar un proyecto de investigación sobre el Sistema Correccional para menores, sin embargo, en una de tantas tuve la oportunidad de conocer a un amigo que me comentó que daba terápias dentro del Sistema Penitenciario.

Le hablé un poco acerca del proyecto que tenía pensado con mi amiga y me dijo que si quería podía entrar con él como apoyo para sus dinámicas, e incluso se vió tan accesible que me comentó la posibilidad de proponer un proyecto de investigación con los criminólogos de la Penitenciaria (aunque claro, por el momento preferiría trabajar un poco más a fondo sobre mi tesis y plantearla del todo antes de proponer dicho proyecto), yo accedí a trabajar con mi amigo de voluntario para sus dinámicas y hoy fue mi primer día en el Reclusorio de Santa Martha.

Antes de hablar directamente sobre el reclusorio, me gustaría compartirles un poco de "las expectativas o ideas que tenía" antes de llegar al reclusorio.

Sinceramente tenía mucha incertidumbre de cual sería la reacción de los internos cuando me vieran; me sentía incluso demasiado "débil" como para pararme allí y de igual forma no estaba muy seguro de qué es lo que estariamos realizando dentro de las dinámicas con los internos.

Dentro de éstos puntos:

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido generarme ideas acerca de las reacciones de los internos o de cuales serían sus palabras o cómo tomarían mi presencia al estar allí con ellos, y reconozco que las imágenes que me forme dentro de mi mente, fue la de mi mismo defendiéndome y protegiéndome de los internos, precisamente debido a éste temor e incertidumbre de ir al reclusorio y estar parado frente a ellos, "no estando muy seguro de qué decir o de cómo acercarme a ellos, a lo cual entró ésta personalidad intelectual en la cual quería proyectarme nuevamente como alguien "superior o más inteligente que ellos"

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido proyectarme dentro de mi mente como esa personalidad intelectual o "aparentemente superior", sin darme cuenta de como eso realmente influenció completamente mi primer acercamiento con los internos dentro del reclusorio (lo cual compartiré mas adelante)

Irónicamente puedo notar como sin importar si me encontraba parado frente a los internos del reclusorio o frente a mis compañeros del salón, la experiencia fue de hecho exactamente la misma, porque "No fueron ellos poniendome nervioso o ansioso" sino yo quien de hecho se llevó a ese "estado", cuando dejé que la idea fuese aparentemente "más grande que yo", en fin

Al llegar al reclusorio, fuimos directamente a la zona de máxima seguridad (cosa que yo no sabía en lo absoluto), es decir, dentro del reclusorio (el cual es la zona de máxima seguridad), se encuentra "la zona de castigo" para la máxima seguridad (la creme dela creme como dirían algunos). Al entrar a los modulos, algunos internos se acercaban y empezaban a saludar a mi amigo y de igual forma empezaban a saludarnos a mi y a otra chica que iba con nosotros para dar sus propias dinámicas. En el momento que se acercaron éstos hombres con nosotros, trataba de encontrar o "nombrar" la sensación que estaba experimentando, y pude encontrar una experiencia bastante similar a lo que experimenté al estar allí adentro, y fue la experiencia de lo que vivía diariamente dentro de la militarizada, es decir, como un constante estado de alerta por decirlo de alguna manera; a grandes rasgos la experiencia general fue ansiedad y nerviosismo.

Algo que me pareció interesante que estuve haciendo antes de entrar a la prisión fue que estuve escribiendo un poco, ya sabes, escribiendo un poco de perdón a uno mismo sobre éstas experiencias, y lo curioso es que en realidad me parecía "irresponsable el remover por completo la experiencia de miedo que sentía al estar frente a los internos", porque pensaba que si removía esa experiencia por completo, me encontraría "demasiado relajado", y si me encontraba demasiado relajado y bajaba la guardia, no me encontraría lo suficientemente alerta para poder de hecho "protegerme" y por ello, al permitir el miedo dentro de mí, mi primera reacción al estar frente a los internos fue como ésta "tensión" dentro de todo mi cuerpo

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido resistirme a remover el miedo que sentía de entrar al reclusorio por temor a mi propio miedo de que si removía completamente éste miedo, me encontraría "indefenso" y por tanto "vulnerable al entrar con los internos", sin darme cuenta como de hecho, con mi propia tensión, con mi propio temor, yo de hecho volví más dificil mi experiencia al hablar con los internos en lugar de simplemente llegar y compartir con ellos lo que sea que vaya a compartir

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido juzgar de "irresponsable" el remover completamente mi temor de entrar con los internos del reclusorio, sin ver como en ese pensamiento, en ese juicio, me traicioné con mi propia mente para de hecho mantenerme a mi mismo dentro de la experiencia de miedo

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido temer "bajar la guardia" frente a los internos, al asumir que las imágenes que había colocado en mi mente de ellos se manifestarían o que buscarían la oportunidad de hacerme daño

Me comprometo conmigo mismo a trabajar en mis escritos/en mi blog todos los días, para de hecho poder asegurarme de que la próxima vez que me pare en esas instalaciones, les hablaré desde mi mismo y no permitiré que éstas reacciones emerjan dentro de mi.

Continuo en el próximo post