jueves, 28 de mayo de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día siete - cuatro - siete, Tema: ... indefinido...



Muchas veces parece que pierdo el camino, que las cosas pierden sentido, que no hay más "razones" por las cuales continuar haciendo las cosas que hago, sin embargo, al igual que en cualquiera de esos otros momentos donde las cosas parecen "perder sentido", siempre hay un punto que me ayuda a recobrar el camino.

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme cuenta que no es posible perder el camino, que no es posible perder el sentido de las cosas, porque las cosas por si mismas no tienen ni hacen sentido; la fisicalidad del mundo es constante mientras soy yo en mi mente quien proyecta esa inestabilidad, como la inestabilidad de mis pensamientos, mis sentimientos y emociones en el mundo, de modo que siempre depende de mi que sentido me estoy dando a mi mismo con relación al mundo, es decir, cual es mi relación conmigo mismo y por consecuente mi relación con el mundo la que determina la claridad de mi actuar con respecto al mundo; cuando existe claridad en mi, no importa donde este o con quien este, me encuentro estable, constante, consistente, porque soy uno e igual con esa constancia, con esa fisicalidad, con esa estabilidad del mundo.

Me doy cuenta que ésta existencia no se trata de mi, porque de tratarse de mi, el mundo se vería afectado y dependiente de lo que experimente o sienta en un determinado momento, sin embargo, éste permanece constante, estable, consistente en y como su esencia física, regido por las reglas más simples, las leyes de lo físico - causa y consecuencia, movimiento y quietud, caos y orden - me doy cuenta que soy yo quien siempre depende de lo físico, que lo físico aquí es lo mas grande, aquello que determina mi estabilidad, donde lo que altera lo fisico, es lo que me altera a mi al nivel más absoluto que puede existir en ésta existencia, a nivel físico.

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme cuenta que no es posible perder "el sentido de las cosas", porque soy yo siempre quien ha determinado el sentido de mi mismo dentro de éste mundo, dentro de ésta realidad; el sentido de las cosas siempre permaneció estable, constante, mientras que yo, en el momento que doy un espacio/lugar a cualquier sentimiento u emoción dentro de mi mente, empiezo a tergiversar las cosas, empiezo a dar diversos rumbos y direcciones a las mismas, empiezo a poner un filtro que nubla la simpleza de lo físico "causa - consecuencia, movimiento y quietud, caos y orden - donde algo tan simple como "sentirse triste o deprimido" puede llevarme a creer que "no puedo hacer nada" porque estoy triste o deprimido, sin embargo la única realidad es que no hacer algo, lleva a ocurrir = nada, así que, la única forma de hacer que ocurra algo o cambie algo en el mundo, es en realidad que yo me determine a cambiar algo, es la única forma, y no puede ser de otra forma, porque pese a que me guste o no, las reglas del universo son absolutas y no pueden romperse por el ego o la terquedad de una mente en forma alguna.


Me comprometo a que en el momento que me vea experimentado inestabilidad, inconsistenca o cualquier falta o "carencia" de sentido en mi relación conmigo mismo con el mundo, respiro y traigo de vuelta las palabras "Unicidad e Igualdad", porque todos somos uno e iguales, todos somos un reflejo los unos de los otros, la vida expresándose y conociendose a si misma a través de las criaturas que somos en y como ella misma