sábado, 2 de mayo de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 742, ¿Por qué es tan dificil pensar en el otro?



Mira éste cartel por un momento: ¿Cuánto tiempo soportas pensar en el dolor que ésta persona podría estar sintiendo al pincharse un dedo? Imagina que dejas esa aguja dentro de tu dedo, ¿Cuanto tiempo aguantas con esa aguja enterrada en tu dedo antes de necesitar extraerla? Algo así pasa con el dolor ajeno, con pensar en el dolor o el sufrimiento de las personas en el mundo, la pregunta es: ¿Por qué lo evadimos? ¿Por qué evitamos el dolor ajeno? Tal vez porque es demasiado doloroso pensar en ello.

Recuerdo cuando lloré por primera vez "por otras personas", es decir, me refiero a cuando lloré por primera vez al considerar la desesperación o el sufrimiento de otras personas; lo recuerdo bien, recuerdo el lugar en el cual me encontraba y lo que estaba haciendo en ese momento - estaba en casa de mi prima con mi familia y todos estabamos viendo la película de Titanic (la cual se acababa de estrenar en el cine) y por más absurdo que parezca, es decir, si, tengo claro que es una película basada en hecho reales y demás cuestiones pero, la escena del hundimiento del barco y ver a las personas cayendo por la borda, arrojándose al mar en su desesperación, siendo aplastados por la misma nave y los fragmentos que se desprendían de la misma, recuerdo ese momento claramente en mi mente y recuerdo como lloré despues de esas escenas, de hecho lloré todo el camino de vuelta a casa e incluso en mi cuarto.

De hecho no se detuvo allí, segui recordándo el evento durante toda la semana y cada vez que lo recordaba seguía llorando y seguía llorando; mis padres hablaron conmigo y también mis compañeros y algunos maestros y me decían que "era algo que ya pasó" y que ya sabes, "quedó en el pasado".

Pero con cada nuevo evento que tomaba lugar, como conflictos armados, muertes de animales, etc., en cada evento se presentaba algo similar, primero enojo, despues impotencia, después tristeza, aceptación y después lo dejaba en el pasado.Y algo empieza a ocurrir entonces, porque éste proceso de hecho "se acelera", es decir, cada evento de hecho llevaría a realizar éste proceso de "enojo, impotencia, tristeza, aceptación y olvido" mucho más rápido, como diciendo "ésta es la forma en la que el mundo funciona". Y creo poder entender a qué se debe:

Nuestra atención, conforme crecemos, se lleva cada vez más y más a nuestro "mundo inmediato" que en ésta clase de cuestiones la pregunta es: ¿Qué hay en nuestro mundo inmediato? ¿Qué está llamando nuestra atención? Relaciones, sexo, dinero, entretenimiento, videojuegos, comida, ropa, juicios acerca de los demás, escuela, trabajo, etc.; nuestro mundo está lleno de éstos códigos a nuestro alrededor todo el tiempo y por lo tanto es como que adquieren la condición de "prioridad" en nuestra mente, porque es "lo que más abunda" en términos de lo que requiere "más atención", y conforme crecemos, vemos esos "pequeños e insignificantes eventos como, solo la forma en que el mundo es", con las explicaciones más sencillas y rápidas que de igual forma son lanzadas en nuestro mundo: "Es consecuencia de la Corrupción, el Gobierno no hace nada, la política es una mierda, tal candidato está coludido o comprado, etc."

Hace algún tiempo tenía una platica con una persona, que me comentaba que no podía entender cuan perfecto es éste sistema, es decir: ¿Cómo es posible que un evento como la muerte o matanza de unos estudiantes toma lugar, la gente sale fúrica a las calles a protestar, se libera un poco de tensión y cada quien vuelve a su vida como si nada hubiera pasado? o ¿Cómo una personalidad como un presidente, puede parecer tan vulnerable en un momento, tan críticado, y después de una serie de opiniones y conflictos en el cual incluso se demanda su renuncia, las cosas simplemente como que vuelven a la normalidad después de que se "libera ésta tensión (en una secuencia de eventos que imitan el proceso que describí antes)". 

Esta pregunta ha dado vueltas en mi cabeza por algún tiempo y ciertamente es dificil..., es dificil porque, implica confrontar tu propia indiferencia y por supuesto pensar en uno mismo como una persona "indiferente al dolor de otras personas", no nos coloca en la comoda posición de "soy la vícitima ante el mundo que puede culpar al gobierno o culpar a la vida y a las personas, etc." o ya sabes, el simple hecho de pensar que uno es ese desconsiderado  que no le importa un comino otras personas lo suficiente y solo como que forma parte de esa estadistica de personas pasivas quienes simplemente están a la espera de que algo pase...

A lo largo del día, cientos de pensamientos cruzan por la mente, tal vez miles, y con cada pensamiento nuestra atención cambia por un momento hacia ese pensamiento, y es decir en efecto puedes volver a "lo que estabas haciendo", pero si suficientes pensamientos llaman tu atención a esas cosas que uno cree que tienen más importancia (pero que en realidad no la tienen) puede llegar a un punto en el cual se te olvida lo que estabas haciendo, y estoy seguro de que a muchos les pasa ésta clase de cosas; como cuando entras en una habitación en tu casa y te preguntas: ¿Por qué entre aquí o a qué vine? lol

De igual forma, una serie de eventos bien alineados, como "homenajear a las vícitimas de los ataques y bla bla bla", son parte de esa serie de eventos que forman parte del "duelo (el proceso de enojarse, sentir impotencia, tristeza, aceptarlo y olvidarlo)" en la mente, y por duelo me refiero al hecho de "almacenar un momento en la memoria y dejarlo en el pasado como otro simple incidente, otro simple error, otra consecuencia de la corrupción ante la cual nos vemos tan impotentes" (de hecho pensar que somos impotentes, es parte de esa alineación de eventos, como parte de uno de los pensamientos que toman lugar en la mente de las personas cuando por ejemplo salen a marchar fúricos y pronto "se dan cuenta" de que son muy pequeños como para cambiar un país entero, ese es uno de los tantos pensamientos)

Primero surge una noticia que cubre el evento (enojo), despues una marcha (más enojo), todos gritan (Más enojo) se libera un poco de tensión, depues piensan cosas como que son muy pequeños para cambiar el sistema y que es culpa de la corrupción del país (tristeza), culpamos a tal o cual político (aceptación), se habla y se habla y nos quejamos al respecto (aceptación), despues se hacen algunos homenajes a las víctimas para "recordarlos" (aceptación) y despues se deja en el pasado; y si, se continua recordándose y recordándose, tal vez se harán algunas celebraciones como "declarar un día para las víctimas de tal o cual masacre o genocidio" y se olvida. Es un poco triste como pasa la historia, es decir, como leemos la historia, donde vemos todos éstos actos de corrupción, de matanzas y genocidios y tal vez se relatan en la historia algunos eventos como éstas marchas o acciones artísticas y performaticas, homenajes, etc., pero al final, la historia solo dice "y nadie hizo nada despues de eso o todos permanecieron sentados en sus casas suficientemente aterrados de ser parte de esos genocidoos que todos decidieron olvidarlo y dejarlo pasar y dejarlo pasar y dejarlo pasar". Tan solo piensa en como nuestros hijos leeran la historia o nuestros nietos y preguntaran: ¿Por qué nadie hizo nada?

Pero aquí hace falta algo en la ecuación, algo muy importante y es precisamente el punto que nos lleva a "olvidar y decidir no actuar" y es el hecho de que, tenemos que preguntarnos: ¿Con qué se ocupa nuestra mente? Es decir, si, podemos tener "empatía" en un momento por las víctimas de tal o cual masacre, pero "¿Qué pasa después de ese momento? ¿Qué es lo siguiente que pensamos?"

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo pensar o considerar a otras personas? Es porque estamos tan enfocados "en nuestra propia supervivencia" que pensar en otras personas se vuelve algo muy dificil, empezamos a pensar en "nuestros propios problemas" y una vez que terminan las marchas ¿Qué hacemos? Volvemos a nuestras casas y "volvemos a nuestra vida del día a día", todos volvemos al trabajo, a nuestros intereses personales, nuestras parejas y relaciones, a nuestras preocupaciones personales, y de hecho, éstas cosas ocupan a tal grado nuestra mente que pensar en otras personas es algo demasiado demandante como para ponerle la atención necesaria, como para unirnos y actuar al respecto, es demasiado pensar en lo que pasa en el mundo o pensar en otras personas cuando estás preocupado por tu propia existencia, tu propia supervivencia

Para más contexto visita éste blog:


Continuo a medida que explore éste punto