viernes, 1 de mayo de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 740, El Mundo del yo


El Ego suena algo más o menos así:

“¿Por qué un taxista ganaría lo mismo que un médico? ¿Por qué habría de ganar el campesino lo mismo que el abogado? No es como yo, no sabe lo que yo… (aunque nosotros no sepamos lo que el campesino…) No es yo, ¿Por qué habría de ganar lo mismo que yo? ¿Por qué?! Si el no es yo

Debe ser como yo, “hacer lo que yo para ganar lo que yo y vivir lo que yo”

¿Humanidad? Algunos humanos no pueden hacer lo que yo, (por no decir que ningún humano puede hacer lo que otro, porque cada uno es único) Al diablo tu Igualdad, no somos iguales, todos deberían hacer lo que yo, pasar por lo que yo he pasado, vivir lo que yo he vivido y sufrir lo que yo (lo cual también implica pensar lo mismo/de la misma forma para llegar a las mismas conclusiones mediante las mismas experiencias a fin de pensar lo mismo que el otro a pesar de que nadie piensa de la misma forma)

¿Y qué soy yo? ¿Quién soy yo? ¡Es obvio! Yo soy yo ¿Quien más iba a ser si no yo? Yo soy ******** y nadie puede ser yo, porque yo soy yo, nadie puede hacer lo que yo (entonces ¿cómo puede cualquier persona vivir en el mundo del yo si nadie merece la vida porque nadie es éste yo?)

Ese no es mi problema, alguien debería hacer algo, ellos deberían hacer algo, no lo hacen porque son flojos, deberían hacer lo que yo (a pesar de que no tienen el mismo acceso a los recursos que le permiten a éste yo moverse y vivir en la forma que “el yo” vive).

Yo no estoy en la misma situación que ellos y si hubiera nacido en la misma situación que ellos, yo habría hecho algo, no como ellos, habría trabajado de algo (lo cual es un argumento que viene desde el principio/idea de que uno en las mismas condiciones aparentemente sabría lo mismo que sabe ahora y ganaría lo mismo que gana ahora y le permite llevar la misma forma de vida que ahora; pese a que no considera que dichas personas trabajan hasta el agotamiento en la única fuente de trabajo disponible a su alcance)

¡Jamás habrá igualdad en el mundo!, ¿Quien podría ser igual a mi si nadie es como yo? (aunque yo más bien preguntaría: ¿Y quien diablos querría ser como ese yo? ¿O vivir y pensar como ese yo?)

Nadie merece vivir lo que yo, porque nadie es yo; yo soy mejor que los demás porque nadie es como yo. ¿Igualdad? ¡No somos iguales! Por favor! Nadie es yo!”

 - Al final argüir que no existe igualdad y que jamás podrá existir igualdad y que no es posible garantizar que las personas tengan acceso a los recursos básicos es igual a decir = No merecen vivir, no merecen tener lo que yo tengo, no merecen la casa que yo tengo, no merecen la comida que como, no merecen la “vida que tengo”, porque la vida se gana, la vida no nace a menos que yo diga que merece nacer, nadie debe nacer en el mundo del yo.

Así es, nadie debería nacer en el mundo del yo, porque el mundo del yo es muy pequeño y no hay espacio para nadie más que el yo; no vivas en el mundo del yo, porque el mundo del yo, es un mundo que no vale la pena vivir.



En el Capitalismo Depredador, la carencia de habilidades para cumplir con los caprichos y expectativas de los consumidores (quienes por lo general no saben lo que realmente quieren y cuyas expectativas y deseos se encuentran formados y moldeados por medios de comunicación que son a su vez contratados por empresas que pagan para moldear las tendencias y los deseos de los mismos hacia sus productos definiendo así los estándares de calidad y "tendencias y gustos" de la población) se paga con la muerte = desempleo = no ingresos = el dinero es el derecho a la vida...

Demos a todos la vida que merecen, una vida en igualdad - 

Ingreso de Vida garantizado - Infórmate: