viernes, 20 de marzo de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 723, Explorando los principios del Liderazgo (¿Quien soy yo?)

El día de hoy, hice algo que pocas veces me he dado oportunidad de hacer... me comí un pastel de chocolate.., ahora, algo interesante que pude notar fue que, al momento de estar comiendo el pastel de chocolate, tenía ésta experiencia de "estar siendo indisciplinado o de estar haciendo algo que no debería de hacer" y no porque esté llevando a cabo alguna dieta o algo por el estilo.

No, en realidad es algo mucho más simple... principios. Si, en realidad me hice conmigo mismo el compromiso de no comer dulce, no solo porque puedo ver como el azucar afecta a mi organismo, es decir, en realidad llego a sentirme más debil cuando como azucar que en la ausencia de ésta, sino también por toda la industria que de hecho existe detrás de la misma, en términos de como ésta es empleada para generar una adicción a la comida y en ello preservar un esquema de consumo, en fin...

El punto es que, relacioné el "no comer chocolate" con la disciplina y con ésto varias de mis actividades a lo largo del día, como escribir un blog todos los días por ejemplo, lo cual ahora que he entrado a trabajar se ha vuelto más desafiante de hacer, y aparentemente, si no cumplía con éste blog diario, o con mis videos semanales, o lo que ustedes gusten y manden, eso significaba que por consecuente, "no soy una persona disciplinada", porque estoy rompiendo con mis principios.

Sin embargo, surge la duda ¿Cuál es el punto de partida de dicha disciplina? Porque no tiene sentido, es decir, aparentemente si dejo de realizar algunas actividades o empiezo a realizar otras, la disciplina se encuentra condicionada al cumplimiento de dichas actividades/acciones o ausencia de las mismas y en ésto la disciplina se convierte entonces en un principio que de hecho establece "una rutina", pero ¿Es disciplina realmente?

Porque la pregunta es entonces: ¿Cual es el punto de partida de tal disciplina? o ¿Para qué tal disciplina? ¿Cual es la razón o el motivo por el cual aplicar tal disciplina?

Y nuevamente al ver a ésta pregunta, me llevó a evaluar el punto de partida dentro de mi proceso, es decir ¿Por qué estoy caminando éste proceso? Porque es decir, aparentemente es "parte del proceso el no participar en comer chocolate por ejemplo o en escribir todos los días", pero ¿El proceso se trata solo de escribir todos los días o de no comer chocolate?

Es decir, ¿No soy disciplinado en mi proceso porque no estoy escribiendo diariamente o porque el día de hoy comí un chocolate? No, en realidad la cuestión es aquí ¿Qué pretendo lograr con éste proceso? ¿Qué acciones son necesarias y cual será el punto de partida de estas acciones que ultimadamente determinaran quien soy yo al caminar éste proceso?

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido creer que si no cumplo con toda mi rutina de un día, o que si no escribo y publico un blog, eso significa que no estoy siendo disciplinado; sin embargo, lo que puedo ver mientras escribo ésto es que, al haber hecho dependiente "la validez de mi proceso" con cumplir con ciertas actividades, eso significa que el proceso en realidad está completamente en separación de mí, porque el proceso no se vuelve acerca de mi, sino de "cumplir con esas actividades para validar una disciplina" lo cual es y tiene pinta completamente de una personalidad dentro del proceso

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido colocar el proceso en separación de mi mismo, sin ver que en realidad el proceso es caminado por uno mismo, y en esto, en realidad no tiene sentido el solo seguir tales actividades solo para cumplir "una disciplina", la pregunta es en realidad: ¿Cual es el propósito de caminar dicho proceso? Porque en realidad, si lo miras con atención, la única evidncia real, la única evidencia viva del proceso, es uno mismo, porque lo que devenga del cumplimiento de dichas actividades, solo podrá depender y verse reflejado en lo que cada uno vive y aplica a partir de dichas actividades, es decir, incluso si uno escribe todos los días, el resultado no será el mismo que el de otra persona si el punto de partida es distinto, porque la forma en que tal proceso será expresado no será el mismo, depende del punto de partida.

¿Quien soy yo dentro de éste proceso?

Aquí vale la pena aclarar: ya muchas veces he caminado éste punto, es decir "mi propósito dentro de éste proceso", y en la última pblicación en la cual compartí acerca de éste punto, mencionaba que, "mi propósito sería el de apoyar a la implementación de un Ingreso de Vida garantizado para todas las personas, aplicando y analizando los sistemas y códigos culturales a través de la Semiótica para poder demostrar que es posible a través de la aplicación del Desteni I Process que la re-educación total de la población es posible y no solo eso sino "revitalizable" en un sentido que de hecho establezca un nuevo código cultural en el cual de hecho se considere a toda la vida en Igualdad...."

Y en realidad suena como una "META" muy llamativa, sin embargo, de lo que me he dado cuenta es que, "una meta, no es un propósito", porque el propósito, no es algo a lo cual deba llegarse, sino que tiene que ser vivido día con día, es decir, tiene que ver más con "un punto de partida y los principios que se estableceran en y cómo éste en cada momento" porque el proceso se vive por uno mismo y se realiza en apoyo de tal propósito, más no POR EL PROPÓSITO.

Continuo en el próximo post